desde la despensa... con amor

Y así, a lo 007 con licencia para cocinar, doy comienzo a este blog (valiente estupidez acabo de soltar pero ya se sabe que los comienzos son siempre difíciles). Lo dicho, inauguro este blog para hablar de la magia de las especias, de sus sabores, sus colores, olores… de sus leyendas y sus poderes. Encantos casi mágicos que a lo largo de la historia han estado siempre presentes como símbolo de poder y riqueza. Cristóbal Colon buscaba oro y especias cuando descubrió América y Cleopatra se valió de ellas para seducir al Cesar. Dicen que en la Edad Media la mejor manera de sobornar a un juez era regalándole especias y todas las rutas comerciales desde los fenicios hasta las Compañías de Indias Orientales regentadas por ingleses y holandeses se enriquecieron rápidamente con estas mercancías de ultramar.

Aventureros, navegantes, comerciantes, reyes, burgueses, nobles, artesanos, clero, curanderos, chamanes… todos seducidos por el encanto de las especias y con razón. Y ¿cómo iba a librarme al encantamiento? He sucumbido a esta maravillosa cultura y estoy encantada. He redefinido mis recetas y he fusionado mis sabores de siempre con la frescura de las hierbas aromáticas y el atrevimiento de las especias… todo un gustazo, os lo aseguro.

Por tanto, el plan consiste en que cada semana os escribiré desde mi despensa, os hablaré de mis experimentos y os animaré a que probéis las cosas de siempre con gusto diferente.

He elegido empezar hablando del curry, una mezcla de distintas especias para aderezar todo tipo de platos. La palabra deriva de kari, que significa "salsa" en tamil y que se usa en el sur de la India para denominar a cualquier plato que se acompañe con arroz. En Europa nos llegó gracias a las Compañías de Indias de ingleses y holandeses. Existen muchas variedades de curry dependiendo de la mezcla de especias pero las más usadas son la cúrcuma, jengibre, canela, cardamomo, cebolla seca, clavo, cilantro, comino, fenogreco, semillas de hinojo, nuez moscada, tamarindo, semillas de mostaza y semillas de pimientas variadas. Posiblemente, el curry más preciado es el procedente de la región de Madrás y quizás el más picante de las variaciones más populares. El curry procedente de Marruecos tiene un sabor más intenso a cilantro y comino. En Pakistán se prepara sin cúrcuma por lo que pierde su color amarillo característico…


A mi personalmente, el curry me gusta más suave, por lo que lo rebajo con comino, jengibre y canela. Te paso una tablita de medidas por si quieres probar:
  • 2 cucharaditas de jengibre y comino
  • 1 cucharadita de cilantro, cardamomo, clavo y pimienta negra
  • 4 cucharaditas de cúrcuma
  • ½ cucharadita de cayena o chili molido
Otra cosa que puedes hacer es, a partir de una mezcla ya preparada, añadir aquellas especies que quieras que dominen algo más (canela, cardamomo, comino… o más cúrcuma para que este más suave de sabor). En fin, que las posibilidades son casi infinitas y la única mezcla que realmente vale es la que a ti más te guste… ya me contarás!

3 comentarios. ¿te animas?

  1. ¡¡qué buena idea!! Este blog me viene de miedo, nuevos sabores, nuevas recetas y de tu mano que las sabes usar de muerte en la cocina,

    ¡¡¡qué placer!!

    Abrazo de dos vueltas con una pizca de canela y cardamomo ¡¡muak!!

    ResponderEliminar
  2. Superschoene Seite! Die naechsten Avocados, die mir unter die Finger kommen, werden zu Deiner Guacamole verarbeitet! Dann kommst Du auf ein Bier vorbei und sagst mir, ob ich alles richtig gemacht habe, ok guapa?
    Besos,
    Claudia

    ResponderEliminar
  3. Me vienes caida del cielo con estas recetitas... No podian llegar en mejor momento.

    Los delantales ya estan recien comprados, asi que Noah y yo te vamos a seguir de cerca.
    Muy chula la pagina.

    Besos de canela.

    p.d. Tiembla Simone Ortega, :-)

    ResponderEliminar