strudel de requesón: topfenstrudel

Esta es una de las primeras recetas que traje al blog y uno de mis strudel favoritos. Hoy, después de casi 3 años danzando con el blog rectifico la receta ya que he tenido infinidad de problemas con la anterior.Tengo que decir que el strudel de queso es el más difícil en mi experiencia. Si se quiere un relleno ligero y suave, el relleno tiende a estallar en el horno y si se endurece (aumentando la cantidad de sémola de trigo) queda más bonito visualmente pero el relleno es un bombazo. Después de mucho probar, esta es  la receta con la  que me quedo. He reunido unos 5 rellenos diferentes: uno espesando la crema de queso con polvos de hacer puding -era la versión anterior- otro con más yemas de huevo y espesando la masa con fideos finos para sopa -suena raro pero así es- otro con mantequilla y sémola- no gracias- y otro un poco de aquí y otro de allá. Me quedo con este, porque es el más ajustado y aunque no queda un strudel muy alto y gordote, queda un relleno fantástico.


Ingredientes:
  • una lámina de masa quebrada
  • 350 gr. topfen, requesón o queso quark 
  • 100 ml. de nata 
  • 1 huevo
  • de 50 a 80 gr. de azúcar 
  • media cucharadita de azúcar avainillada
  • la ralladura de un limón y unas gotas de limón
  • 3 cucharadas de sémola de trigo
  • opcional: un puñado de pasas de corinto remojadas en ron
Nota:
  • Un lector ha dejado un comentario diciendo que masa quebrada no, que masa de hojaldre. Es cierto que mi traducción es posible que no haya sido la correcta pero añadir que no está hecho con masa de hojaldre. Es una masa similar, parecida a la masa danesa que es un falso hojaldre. Es más ligera y menos hojaldrada. Si la dejas en su grosor normal, puedes hacer bollos de todo tipo y estirada es genial para strudel o base de masa. Cuando yo me fuí de España hace 10 años no se vendían allí este tipo de masas o bases para pasteles. Ni idea de si ahora se encuentran en los supermercados pero la ventaja que tienen frente al hojaldre es que son menos grasientas.
Preparación:
Pon a calentar el horno a 200ºC (180º si es de aire). Monta la nata con ayuda de una batidora y la reservas. Bate el resto de ingredientes hasta conseguir una crema suave y añade la nata que unirás suavemente sin batir mucho.  Deja que repose unos 15 minutos en el frigorífico.


Extiende la masa y si es necesario con ayuda de un rodillo reduce su grosor (queda más rico el strudel cuanto más fina sea su masa). Extiende ahora la masa quebrada sobre un trapo limpio o una superficie de papel de hornear para poder trabajar mejor el rulo. Extiende el relleno sobre uno de los lados de la masa. No olvides dejar márgenes para luego poder plegar los extremos. Con la ayuda del trapo, vas enrollando con cuidado y le vas dando forma. Antes de dar la última vuelta, coge los extremos inferior y superior y los doblas para dentro... una vuelta más y el strudel queda cerrado.

Cuando el horno esté caliente -nunca antes- introduce el strudel.  No te demores en este punto del proceso, ya que una vez enrollado si lo dejas reposar la masa se podría mojar y estallar en el horno. Intenta montar el rulo cuando el horno ya esté listo. Cuando esté dorado, lo sacas, lo dejas enfriar y lo cubres con azúcar glas.

3 comentarios. ¿te animas?

  1. Pues muchas gracias por esta receta, Mai! Llevo días queriendo hacer strudel. Me encanta. Lo he probado de manzana y de requesón, ambos son exquisitos, la verdad. Ahora me estoy mudando, pero cero que la semana que viene me lanzo a la aventura con este fabuloso postre!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. una lamina de masa de hojaldre ya que las masas quebrada son otro tipo de masas ques e desarman

    ResponderEliminar
  3. Mai, esta receta me encanta. Veo que te queda como si fuera hojaldrada, ¡¡¡ que delicia ¡¡¡¡ se sale de la manzana .... que también tengo ganas de hacerla, ya lo sabes.
    besotes que me come el tiempo

    ResponderEliminar