bizcocho de coco y chocolate blanco

Bizcocho inventado que una vez cogido el truco no hay quién te pare. Al igual que con los muffins, si tienes una receta base, el resto es pura imaginación...




Mi receta base favorita, es la del bizcocho de yogur. Por un lado, sus ingredientes y medidas son fáciles de recordar y elaborar; es un bizcocho bajo en grasas y con una cantidad de huevo muy ajustada; es factible de ser adaptado a dietas más severas (puedes quitar el azúcar y sustituirlo por edulcorantes o reemplazar el harina por integral); y es muy agradecido a la hora de experimentar con él (prueba de ello, es la receta de los muffins que no es otra cosa que una adaptación de ésta). En definitiva: que para cargarte un bizcocho de yogur tienes que quemarlo ya que no ha otra manera de sabotear esta receta...

La receta base del bizcocho de yogur es la siguiente:
  • 1 yogur de limón
  • 2 huevos
  • 1 cáscara de limón rallada
  • 1 vaso (el envase del yogur) de azúcar
  • 1/2 vaso de aceite (cualquiera menos de oliva)
  • 1/2 vaso de leche (de vaca, soja, almendras...)
  • 2 vasos de harina
  • 1 sobre de levadura
Originalmente, esta receta tiene 1 vaso de aceite (ó 4 cucharadas de mantequilla) y no lleva leche pero he descubierto que así se reduce las grasas a la mitad sin sacrificar la esponjosidad del bizcocho.



Y ahora, te cuento los cambios que he hecho para esta receta en particular; primero, he reducido el azúcar ya que entre el chocolate y el coco podía convertirse en un "caramelo" y no es el plan; he suprimido la ralladura del limón por unas gotas de vainilla para incentivar un poco más el chocolate. He tenido que poner más leche ya que el coco chupa muchos líquidos... y por último, el yogur. Quería que este bizcocho fuera más jugoso sin tener que añadirle más aceite o mantequilla así que reemplacé el yogur por topfen, un tipo de requesón muy típico aquí en Austria que solo tiene un 0,2% de materia grasa pero funciona para conseguir la textura que buscaba. A falta de topfen, puedes probar con requesón o con saerrahm.

Ingredientes:
  • 2 huevos
  • 250gr. de topfen (requesón o saerrahm)
  • unas gotas de extracto de vainilla
  • 1 vaso (el envase del topfen) de azúcar
  • 1/2 vaso de aceite (cualquiera menos de oliva)
  • 1 vaso de leche (de vaca, coco, soja, almendras...)
  • 1 y 1/2 vasos de harina
  • 1 y 1/2 vasos de coco rallado
  • 150gr. de chocolate blanco derretido en un poco de leche o ron
  • 1 sobre de levadura
Preparación:
Mezcla todos los ingredientes menos el coco, la levadura y el harina en un recipiente. Recuerda que el chocolate lo habrás tenido que derretir previamente (al baño maría con un poquito de leche o licor).Cuando tengas una crema suave y homogénea, añade la levadura mezclada con el harina y por último el coco rallado. Engrasa el molde con un poquito de aceite y pónlo al horno precalentado a 180º. Cuece hasta que esté dorado el bizcocho y el centro esté cuajado (cuando pinches en el centro, el cuchillo debe salir sin estar manchado de masa sin cuajar). Deja que se enfríe o temple antes de desmoldar.

Cobertura:
Derrite unos 50gr. de chocolate blanco en 3 cucharadas de nata líquida; Con ayuda de un pincel baña el bizcocho por la zona superior y laterales. A continuación imprégnalo de coco rallado.

2 comentarios. ¿te animas?

  1. Esta es mi ocasión ... no hay comentarios y yo nunca habia comentado en tu blog. Esta entrada estaba pensada para mi.
    La pequeñurria de la familia queria un pastel de coco ... ¿qué hago? Preguntemos a Maite. Tu como siempre, ahí estabas.
    Muchas gracias por todas las cosas que compartes con nosotros. Es un placer visitar tu "casa"!
    Salud y felicidad!

    ResponderEliminar
  2. Holaaaaaa!
    siiii, tengo unas cuantas recetas del principio. De cuando sentía un pudor tremendo cada vez que publicaba y mírame ahora: una deslenguada:-D

    Me hace mucha ilusión que hayas encontrado un huequito para contarme. Me gusta mucho, mucho. Los blogueros somos muy parlanchines y lo normal es que acaparemos todos los comentarios con nuestras tontadas... muchas veces me he preguntado si no me contáis más porque no os apetece o porque no os dejamos hueco...

    Así que me gusta ver que en mi relleno quedan macetas donde esconder las llaves y así dejar oportunidad para que cualquiera que lo desee, entre en mi casa y se sirva a su gusto:-)

    Por cierto, comparto con tu enana el gusto por los pasteles de coco,

    un beso e igualmente: salud y felicidad!

    ResponderEliminar