lasaña de calabacín y bacon

Este año estamos teniendo una cosecha de calabacines inmensa. Practicamente, lo comemos a diario: en crema, en sopa, salteado con pasta o con verduras, al grill ... Hace dos días, volví a recolectar y comprendí que necesitaba más ideas. Se me antojó en lasaña, pero no en la clásica vegetariana. Tenía el capricho de algo especial y lo encontré...

En el blog Directo al paladar, he encontrado una receta estupenda: lasaña de calabacín y bacon al pesto. Aún no he preparado está receta de forma ortodoxa. La hice con las cosas que tenía en casa y con alguna pequeña variación. En cualquier caso, no voy a dejar pasar mucho tiempo sin prepararla tal y como es...

En lugar de ponerle las rebanadas de tomate natural (Lucas tiene problemas con el tomate crudo en el plato, porque en el huerto se come los cherry como si fueran fresas...) preparé un salteado de tomate (en la preparación os explico cómo hacerlo). No tenía requesón así que procedí con la clásica crema para cocinar (70% nata light y 30% leche desnatada). El pesto a la genovesa lo compro preparado; es una marca italiana que está muy rico y, ya que lo uso muy amenudo, me ahorra mucho tiempo...


Y por último, he utilizado también pesto rojo que es muy práctico en la realización de muchas salsas y sofritos. Consiste en asar un par de pimientos rojo y dos dientes de ajo; una vez asados y pelados lo trituras junto con un tomate seco o un poco de tomate concentrado y aceite de oliva. Se conserva muy bien en el frigorífico y tienes para unas cuantas veces...
Ingredientes:
  • 12 láminas de lasaña
  • 2 calabacines medianos
  • 4 tomates
  • 150 gr. de bacon
  • 250 ml. de crema para cocinar o nata light
  • pesto genovesa
  • pesto de pimiento rojo
  • queso enmental rallado
  • queso parmesano rallado
Preparación:
Preparar las láminas de lasaña siguiendo las instrucciones del fabricante. Los calabacines los cortas en rodajas no muy finas, salpimientas y los pasas por la sartén apenas mojada en unas gotas de aceite de oliva. Después, le toca al bacon: pasálo vuelta y vuelta por la sartén para que se desengrase. En la misma sartén (quita si hiciera falta el exceso de grasa del bacon), saltea los tomates cortados en trocitos con un poco de sal de especias, una cucharadita de pesto genovesa y otra de pesto rojo.


En una fuente de horno por un poquito de la crema de cocinar o de nata y coloca la primera capa de pasta, después una capa de calabacín, bacon y un poco del salteado de tomate. De nuevo láminas de lasaña y lo mismo hasta llegar a la cuarta lámina de pasta. Coronamos con el queso rallado y un chorrito más de crema. Horneamos según el tipo de pasta (si la pasta está cocida en agua previamente solo gratinaremos; si es pasta sin cocción hará que hornear el tiempo que recomiende el fabricante).
Una vez lista y emplatada, expolvorear con parmesano.. Lecker!

0 comentarios. ¿te animas?

Publicar un comentario en la entrada