pastel de grosellas (Ribiselkuchen)

Os presento el Kuchen más famosos del verano austriaco: el Ribiselkuchen. Un bizcocho con muchas grosellas y bañado en merengue. Es una mezcla agridulce riquísima. La primera vez que vine a Austria quise probarlo y llegué tarde; era septiembre y ya no había grosellas. Me quedé planchada. En mi ignorancia pregunté que por qué no lo hacían con compota o fruta congelada... Ups! casi me la cargo. Tuve que esperar un año para entender ese "imposible"...


Pero mereció la pena. El sabor ácido de la grosella mezclado con el dulzor del merengue es algo muy especial. Y no es nada difícil de preparar siempre que tengas varillas eléctricas para montar el merengue porque a mano es muy costoso de trabajar. El bizcocho suelo prepararlo en un molde rectangular grande pero mejor os dejo las cantidades para un molde de unos 26 cm. de diámetro ya que es la forma más estándar.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 150 gr. de azúcar
  • 150 gr. de mantequilla
  • 4 yemas de huevo
  • 1 sobre de azúcar avainillada
  • ralladura de limón
  • 300 gr. de harina tamizada
  • 1 cucharadita de levadura
  • un poco de leche
  • 150 gr. de grosellas
Ingredientes para el merengue:
  • 4 claras de huevo
  • una pizca de sal
  • 200 gr. de azúcar molida
  • 150 g de grosellas
Preparación:
Elaboramos el bizcocho como siempre: primero, haz una crema suave con la mantequilla blanda, las yemas, el azúcar, la vainilla, un poco de leche y la ralladura de limón. A parte, mezcla el harina con la levadura en polvo y se lo añades a la crema con ayuda de un colador o tamiz. Debe de quedar cremoso; no demasiado claro. Aunque si necesitas un poquito más de leche no dudes en rectificar. La fruta va a soltar jugo así que no queremos que quede demasiado clara la masa. Engrasa el molde y calienta el horno (entre 150º - 180º). Puedes añadir la fruta justo antes de meter el bizcocho en le horno aunque es posible que las grosellas terminen todas en el fondo. Lo mejor es iniciar la cocción y a los 5-10 minutos echar las grosellas por encima.


Mientras cuaja el bizcocho, levantamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Una vez montada, añade el azúcar molido y bate de nuevo hasta que quede bien tieso. Por último, añade las grosellas y mezcla con mucha suavidad dejando que el merengue respire Vaya, que no te pongas a darle vueltas a lo loco. Suave y que respire el merengue. Una vez hecho el bizcocho, cubrelo con el merengue y al grill un poquito (2 o 3 minutos dependiendo del horno).

8 comentarios. ¿te animas?

  1. umm que cosa tan rica""", yo tengo grosellas en el huerto y claro pues no las uso mucho por el sabor que tiene, pero un bizcocho con ellas no se me hubiera ocurrido!!!, el merengue no me gusta mucho, pero me llama la atención esta tartita!!!.. porque lo podria sustituir???...

    tienes un blog muy chulo

    besitos fuchicadores

    ResponderEliminar
  2. Este pastel es una explosión de sabor. El contraste dulce agrío es maravilloso. El merengue es suave y mezclado con las frutillas es fantástico pero se me ocurre que lo cubras con Streusel... jajajaj espera, espera... no te asustes que te cuento que es esa palabrota...

    El Streusel son unas miguitas de galleta que ponen encima de los bizcochos de frutas para contrastar la acidez de la fruta. Francamente rico y fácil.

    Mira, haz todo igual, y en vez de gratinar con el merengue gratina con esto:

    4 cucharadas de harina
    misma cantidad de azúcar
    100 gr. de mantequilla en pomada

    Lo mezclas bien y lo desmenuzas como si fueran migas... si se queda hecho una maza, añade más harina y azúcar en la misma proporción hasta que consigas las migas. Otra cosa, se puede usar azúcar normal pero yo uso glas (la muelo en la trituradora) así que da más fino...

    Cuando tengas el streusel (se pronuncia strosel) cubre el bizcocho con las frutillas y encima de todo el streusel. Estoy pensando que pesará bastante así que deja que el bizcocho cuaje un poquito antes de hacer este paso...

    En fin, que si tienes más dudas díme y te lo explico más despacito y con buena letra que ahora voy como los toros en San Fermines...

    :-) besos

    ResponderEliminar
  3. ahh asi si mai que rico, vale lo probare, a ver despues de mi cumple, que ahora mismo el cupo de cocina lo tengo a tope!!!

    gracias

    besitos fuchicadores

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por tu blog, que de cosas ricas, mmmmm.....buscaba algo para celebrar mi primer mes y encontré este pastelito que me enamoro a primera vista. Me permiti ponerlo en mi humilde cocina junto con el link a tu receta.Espero que no te importe y que pases cuando tengas un ratico a ver como queda.
    Abrazote virtual

    ResponderEliminar
  5. Uh Eva! No me he podido resistir y ya he ido a cotillearte. Hace un ratito le decía a una amiga que somos como un patio de vecinas que en cuanto una deja la puerta entreabierta no somos capaces de vencer la curiosidad de echar un ojillo.

    Gracias y bienvenida!

    ResponderEliminar
  6. Veo que esta receta es del 2009... y ahora, en el 2014 la encuentro y me puse manos a la obra. Todo me fue muy bien hasta que en un descuido de un par de minutos se me quemó el merengue....desesperada lo quité todo hice rapidamente otro y de nuevo al horno..¡No te lo vas a creer! apenas que voy a mirar una cosa en internet 3 minutos se me vuelve a carbonizar¡¡¡ Pero a la tercera fue la vencida. Pero claro... tres veces la misma masa al horno se me secó un montón. Pero así y todo mi marido dice que está muy buena. No se si acompañarla con algo mas liquido..quizás una bolita de helado o algo parecido, para disimular un poquito el exceso de horno. ¡Pero la repetiré! y me sentaré a su lado todo el tiempo que esté en el horno dorandose. Gracias por tu receta...y me encanta tu blog, aquí tienes una fiel seguidora desde ahora. Un saludito desde Gran Canaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! me cachis! creo que sí, que hay que quedarse a su lado porque ya ves que un suspiro el tío se socarra :-D Un besazo Victoria!

      Eliminar