muslos de pollo encebollado con salsa de sidra

Esta es una de las recetas más antiguas que conozco aunque con el paso del tiempo ha ido evolucionando conmigo. Inicialmente, este pollo no llevaba prácticamente especias y hoy es una explosión de sabor. Es cierto que con la cebolla y el vino (sidra en este caso) el sabor está más que aprobado pero con una ligera mezcla de especias gana de lo lindo. Antes lo hacía en cazuela pero ahora lo horneo para que los muslitos queden más tostaditos… manías, ni más ni menos.


Las especias, en pequeñas dosis. Y la cebolla en cantidad. Le he puesto una mezcla de curry, granos de mostaza y clavo, todo molido. Apenas una cucharadita de café entre todas... además, unas hojas de laurel, un poco de tomillo y unas bayas de eneldo. Esta es mi recomendación pero puedes ponerle las que más te gusten o las que tengas más a mano. Si no tienes sidra un vino blanco le va genial. Y esta vez, sin guarnición. Unos tomatitos cereza y un poquito de la coca de tomates y olivas que he hecho al mediodía del recetario de Madrid tiene miga. Riquísima. Me ha salido algo gordita (cosas del molde) pero estaba superjugosa. Muy rica y muy fácil. Tanto que hemos repetido…

Ingredientes:
  • 2 muslitos de pollo por persona
  • 1 cebolla mediana por cada 2 muslitos
  • 1 diente de ajo por cada 4 muslitos
  • 1 cucharadita de especias variadas y molidas (curry, mostaza y clavo)
  • un poco de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • 6 bayas de eneldo
  • 1 vaso de sidra (o más)
  • 1 vaso de agua (o más)
  • 3 cucharadas de brandy
  • aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Te recomiendo que dejes a macerar el pollo unas 3 horas antes de guisarlo. Pon todos los ingredientes (menos el agua) en una fuente de horno y deja que repose. Pasado ese tiempo, pon el horno a calentar a 190º. Añade el agua y lo pones a hornear tapándolo. Si tu fuente no tiene tapa, usa papel de aluminio. Pasados unos 15-25 minutos (va a depender de la cantidad de piezas), retiras la tapa (o el papel de aluminio) y le aumentas la temperatura a 200º. Dejas que se doren un poquito y les das la vuelta. Cuando se hayan dorado por ambos lados (entre 10-15 minutos) los tienes listos. A emplatar!

2 comentarios. ¿te animas?

  1. pUes ni idea...inventar ahora mismo lo veo dificil, con todo lo que hay quizas es mejorar, mezclar sabores.....pero inventar algo...y en cuanto a lo de mejorar tambien es relativo porque donde haya una buena cazuela de barro un horno de leña.....lo mejorado será mas fàcil de limpiar mas rápido pero mejor?????
    ....una buena propuesta para comentar.
    Como siempre felicidades por tu blog. hasta pronto

    ResponderEliminar
  2. Eso creo yo; son inventos "salvavidas" que ayudan mucho cuando se trata de dar de comer rápido. Pero cocinar... es otra onda.

    En mi opinión, la olla expres es un invento doméstico, nada que aportar a la cultura gastronómica...

    bssssssssssss

    ResponderEliminar