Galletas de vainilla rellenas de pera

Mira, llevo un tiempo con el nervio metido en el cuerpo... estoy a las puertas de que de comienzo la temporada oficial galletera y con un mono de lanzarme al rodillo bestial! y para colmo, veo como las remesas de galletas empiezan a hornearse por todas partes, y oigo a mis amigas decir "pues yo el sábado ya me pongo..." Pero, bueno!!! qué pasa con las tradiciones? Que yo no la cumpla, pues es de entender: en España comemos pastas y galletas todo el año pero aquí, los austriaquitos, sólo en Adviento. Como les pongas una galleta entre fin de año a noviembre vas a oír cosas como "pero si no estamos en Navidad!" Uy, esta galleta sabe a Navidad!" ... (una galleta de vainilla y pera y me dice el tío que sabe a Navidad... lo flipo, pero no le digas nada que luego tenemos tensiones interculturales a cuenta de una galleta o la salsa por encima de una Knödel... que este pequeño detallín, para ti, suena a entrada pasada pero a mi me va a estar calando por una buena temporada) En fin, que por mi parte no quede y pelillos a la mar...


Pues eso. Las galletas. Que solo a partir del primer domingo de Adviento... ahora, que sepas, que desde hace más de un mes las tiendas están a rebosar de moldes, coberturas, sazonadores, harinas, y leches en vinagre! Perdona que me ponga tan mal hablada pero es que esto es de una tensión horrible. Yo, lo que quiero, son galletas. Nada más. Para desayunar y mojarlas en el café. Lo siento. Es verdad, me gusta mojarlas, que puedo hacer... También quiero galletas para merendar... y aquí llegamos a la otra espina sin sacar. ¿Por qué les hace tanta gracias la merienda española? ¿pues no es una merienda la hora del té inglés? ¿o el pastelito en la conditorie? ¿qué tiene nuestra hora de mojar el bollo o las galletas en chocolate? A ver! qué alguien me indique donde está la gracia que yo no la pillo... En fin, que de nuevo y por mi parte, que no quede y más pelillos a la mar...

Y ahora que los peces tienen una buena madeja de pelo en sus estómagos, que si tuvieran empatía estarían acordándose de los pobres gaticos y sus episodios de regurgitación peluda... valiente tontería estoy diciendo pero no lo voy a borrar ahora que estoy a tiempo... pues eso, que ahora, por fin, es el tiempo de empezar con las galletas. No es el tiempo, vale! pero me da igual. Yo empiezo y que salga el sol por Antequera. Y, que conste, que tampoco las voy a camuflar de inocencia, no. Las he fotografiado ya vestidas de Adviento con sus bastoncitos y cacahuetes... que tenía ganas de chinchar un rato... la cara de mi pobre consorte cuando me vio con los cacharros de Navidad en la mano... no dijo nada pero le leí en la frente: está loca empieza ya...


Pues hala, Allá vamos. La primera propuesta son estas florecitas de vainilla rellenas de pera. La idea era haberlas rellenado de manzana pero Lucas me dejó sin munición aunque el cambio de planes ha resultado delicioso. Y, ya puestos, te tengo que contar un detalle que define a la perfección mi estupidez transitoria en ciertos menesteres. Había visto un par de recetas de pastas de mantequilla que las llamaban "margaritas". Bueno, no le di importancia. Me pongo a cortar las galletas y uso un molde con forma de florecita. Las quería redondas peo el molde liso se me hacía muy grande así que uso este. Cuando las cierro, presiono un poco para cerrarlas, y me digo: Uuuy, pero si parecen margari.... taaas! toma! a veces pienso que la cabeza no se para que la tengo. Supongo que la llevo puesta por aquello de no llamar la atención que sino no me molestaría en cargar con ella...


Ingredientes:

  • 300 gr. de harina
  • 200 gr. de mantequilla reblandecida (en pomada)
  • 100 gr. de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 1 yema
  • 1 paquete de azúcar con vainilla
  • la ralladura de un limón
  • 2-3 peras
  • 1 cucharada de azúcar por pera
  • 1 chorrito de limón
  • 1 pizca de pimienta
  • Azúcar glas para espolvorear
Antes de entrar en los pasos a seguir, quiero contarte un par de cosillas. Lo primero, es que la receta de las galletas es la misma que se usa para los Linzer Augen (rellenas de mermelada y tapadas con una galleta con 3 ojos) salvo que para la ocasión le he añadido la corteza de limón. En cualquier caso, este es un ejemplo de  galletas de mantequilla clásico. La autora (una señora llamada Marianne Obermair) habla de los ingredientes 1-2-3. Un aparte de azúcar, dos de mantequilla y 3 de harina. Esta es la madre de toda la ciencia que pueda tener una galleta de este tipo. El resto, va a depender del sabor que le quieras dar: con más vainilla, con cascará cítrica, con aroma a licor... en fin, como siempre, imaginación al poder. En el uso de los huevos, es más cuestión de sentido común. Entiendo que no te fíes mucho de mí después de lo de las margaritas, pero aún así, te cuento: los Linzer Augen llevan solo 2 yemas. Son unas galletas con una consistencia bastante blanda así que se desechan las claras. Pero, si va a llevar un relleno con algo de liquido como es el caso, lo suyo es añadirle cuando menos una clara para que no queden demasiado mojadas. En los lugares con mucha humedad, recomiendo usar los 2 huevos enteros  o 1 huevo y una yema (yo lo he hecho); recién hechas quedan algo duras, pero al día siguiente están perfectas y conservan ese toque algo crujiente más tiempo... en cualquier caso, hagas o que hagas, no van a salir mal...

Preparación:

Pelas las peras, las cortas en trocitos pequeños y las pones a cocer en un cazo con el azúcar y unas gotitas de limón. Cueze hasta reducir el líquido pero intenta que la fruta quede un poco al dente. Para eso, cuece a fuego medio y vigila bien para que no se pegue. Una vez conseguido el punto a la mermelada, añade un poquito de pimienta negra molida. Verás que toque más especial...


Bate la mantequilla lo más reblandecida posible junto con el azúcar, la ralladura, el huevo y el extracto de vainilla. Este proceso de batir se hace fenomenal con las varillas eléctricas -o con robot pero este aparato es típico de frikis del amasado-. Si tienes que batirlo con varillas a mano derrite previamente la mantequilla y deja que temple -no la uses en caliente que se cuajarán los huevos- y una vez batidos los ingredientes, deja que enfríe a temperatura ambiente antes de seguir con la receta. Si usas esta crema sin enfriar te va a engañar el harina. Necesitarás echarle más cantidad y cuando las comas te vas a acordar de ese harina de más, fijo. A esta crema, le añadimos el harina con la pizca de sal. Ve poco a poco y amasando hasta que tengas una pasta muy suave y algo húmeda pero que se despega sin problemas de la mesa de amasar... Cubre con un film de cocina y deja en la nevera que repose al menos una hora. Lo suficiente para que coja bien el frío y se endurezca que así es más fácil trabajar después la masa...

Extiende un buen trozo de masa con el rodillo -unos 5 mm. de espesor-. Puedes enharinar la superficie pero con moderación. Se dejan trabajar muy bien. Corta la masa con un corta-galletas con forma de flor y con ayuda de una cucharita de café coloca un poco de relleno en el centro de la galleta. Coloca encima otra galleta idéntica, y presiona con la yema del dedo los bordes para sellarlos... Hornea de 10 a 15 minutos a 180º C. una vez frías, expolvoréa un poco de azúcar glas por encima...

28 comentarios. ¿te animas?

  1. Qué preciosas te han quedado y deben estar realmente exquisitas, te cojo un par de ellas (una es muy poco, seguro).
    Bs

    ResponderEliminar
  2. Muy bien explicao!!!! qué narices, galletas a cualquier hora como tenemos aquí!!! :-) :-)
    Estas tuyas te han quedado preciosas!!!!
    Yo tengo que amortizar la pistolita, así que este finde volveré a hacer!
    Muchos besicos

    ResponderEliminar
  3. Wowwww!! amiga, no te lo digo sólo por agradar, pero de verdad que no has hecho una sola receta que no me encante!, todo me gusta! es muy mi estilo jaja..
    Hermosas imágenes..
    besos chula
    Gaby
    PD: si que te curraste! jaja

    ResponderEliminar
  4. Hola Maite,
    Debo de confesar que yo no casi nunca hago galletas, no me gustan mucho. Pero esta receta me la llevo! rellenas de pera! que ricas!
    Gracias por compartir la receta, estoy segura que gustaran en casa.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Bueno Mai , a mi también las galletitas me vienen bárbaro en cualquier momento del año . Y que viva la transgresión! Al menos en la cocina..
    La pera me gusta mucho así que me uno al grupo de Lucas y nos vamos juntos por ahí a comernos estas deliciosas galletitas "florecitas" hechas por mami.
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. holaaaa, perdonar que haya tardado tanto en contestar pero he estado toda la tarde en la cocina: cocinando y arreglando rotos de Lucas... jajajaja...

    Ly, coge todas las que quieras que entran fenomenal! Es como comer pipas, que uno lo hace más por vicio que por hambre! Bssss

    MaryLou! jajajaja, vaya guasa que nos traemos... jajajaja por cierto, tu pistola me ha dejado a cuadros! que maja la tia! + bsss

    Gaby! si, verdad? tenemos la misma onda a la hora de cocinar. Ya sbes el dicho: dios nos cría y nosotros nos juntamos;-P ++bsssssss

    Hola Marilyn! Pues ya me habia dado cuenta porque busqué una etiqueta de galletas por tu blog sin éxito, así que me lo imaginé. Seguro que es como siempre; lo que te falta es ponerte y luego no habrá quien te pare.. jajajaja... +++Bssssss

    Erika! Qué buenas migas ibas a hacer con Lucas. Mira unas frutas, zanahorias que no le falten, galletas y bollitos.. así el tío es más feliz que una perdiz! ++++Bssssss

    ResponderEliminar
  7. Mira, yo soy cero tradiciones en todo, es más lo evito a full, no tengo árbol de navidad, no abrazo para año nuevo, no hago galletas de calabazas en octubre, no haga nada cuando dicen que se debe hacer y pienso que en la vida una debe regirse por sus instintos y por lo que le apetece, buscando las normas que nos parecen correctas y no lo que dicta la sociedad.

    Adoro comer galletas siempre, ya sean navideñas o no, es cosa mía. Soy perezosa para hacerlas, si. Pero no hay similitudes con las cosas compradas, aunque el lebkuchen me mata y aqui solo se vende en esta fecha, por eso debo hacerlas para todo el año.

    Concuerdo contigo y tus galletas son de lo mas originales, con esa pancita de pera me parecen genial.

    Tengo galletas en mi blog?, si pero como que no para navidad, ya me pondré a ello.

    Besos maite.

    ResponderEliminar
  8. ¡ Cómo me gusta venir a esta cocina ! Me gusta lo que nos cuentas y cómo nos lo cuentas.
    Tú di que sí, haz las galletas cuando te de la gana no cuando diga el calendario.
    Se ven deliciosas.
    Un abrazo y buen fin de semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  9. Cambio panellet por galletia de vainilla rellena de lo que tengas...ummm pero que buenas deben estaaaaaar...y vaya salero que tienes niña, me parto de risa leyendote...para que luego digan que internet es malo jajaja...un besazoooo!!!

    ResponderEliminar
  10. Buenos días Kako! pues mira que a mi si que me gustan las tradiciones. Creo que son nuestras señas de identidad. En España, nos está costando un montón recuperarlas y te reconozco que es una de las cosas que más admiro de mi pueblo adoptivo. Mira, en mi casa se nos enseñó eso de "donde fueres, haz lo que vieres" y es algo que también intento inculcar en mis hijos. En cada lugar que he estado, o casa en la que me han invitado, he comido, dormido y demás "idos" cunado y como los demás lo han hecho aunque mis costumbres fueran otras muy diferentes...

    Ahora, lo que pasa en casa, es que a veces entramos en conflicto. ¿Qué tradiciones son las que implantamos en nuestro hogar? ¿las suyas y las mías? en el fondo esto es un tira y afloja como cualquier otro. Y ojalá que todos nuestros problemas en la vida fueran como estos ya que en el fondo, tienen un rollo comedia muy simpático... Muchos besos

    Buenos días María José! sabes lo que pasa? que mi chico es muy goloso así que se burla una chispa de mis cosas pero entre bocado y bocado, sabes? que él nunca pierde comba ;-P Y además, luego con un achuchón y un "pero que cosas tiene mi españolita" todo arregla'o
    Muchos + besos

    Buenos días Mº José! eso está hecho! que se me han puesto entre ceja y ceja esos ricos panellet... y mira, para mi internet es de lo más divertido que hay. No hay vez que me conecte y no me parta de la risa con algún comentario o entrada. Y si nos partimos de la risa juntas, mejor que mejor que la risa se contagia mucho más rápido que un resfriado ... achus!

    jajajja.. que nooo... que es una bobada de las mías :_P
    Muchos ++besos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, ya sabes que yo también ando en las mismas, pero es que ya toca, que el Adviento está a la vuelta de la esquina. Eso sí, yo este año muy previsora, he empezado con las pruebas generales que irán saliendo más adelante. Mis estudiantes de español han sido los conejillos de Indias y se han zampado la primera hornada.
    Vivir en una familia multicultural y tener diferentes tradiciones no me parece un problema si no riqueza. No creo que haya que implantar ninguna sino esperar y ver lo que sale de la interacción de las dos, que probalemente no será nada ni muy austriaco, ni muy español (en tu caso), pero sí algo nuevo e igual de bonito. (Siento la parrafada, lo mío es deformación profesional!).
    Las galletas muy muy ricas (y gracias de nuevo por el enlace).

    ResponderEliminar
  12. Uy, yo llevo con el mono de empezar la temporada de galletas navideñas desde que en Agosto compré mezclas de especias y demás cosas en supermercados de Suiza :P
    Te comprendo perfectamente; un año se me ocurrió preparar unas Mailänderli a principios de noviembre, y mi padre lo primero que suelta: "Pero las galletas se hacen en Navidad"... ¬¬ Y bien a gusto que se las comió, eh!

    Bueno, diferencias culturales :P En realidad son cosas que añaden un poco de sal a la vida, que si todos fuéramos iguales vaya rollo.

    A mi también me gusta mojar galletas (y otras cosas) en el café! Qué bien me vendrían un par de tus galletas ahora, que tengo una taza humeante esperándome :D

    Me has inspirado, a ver si asalto el horno pronto...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Que afortunados tus pupilos Noema! Y es verdad, una familia multicultural "es" riqueza lo mires por donde lo mires. Una amiga mía me dijo que envidiaba a Lucas; el crecerá con una mente más abierta a todo: a los idiomas, a la comprensión, a la adaptación... a cualquier medio, lugar o cultura. Y creo que es verdad.

    Ahoraaaa, su pobre madre es una SANTA! te lo digo yo que me conozco que por algo yo soy yo! Que cada vez que me quieren chinchar me tocan las galletas!

    :-) chorradas aparte y ahora hablando en serio. Sabes de lo que me estoy dando cuenta desde que vivo aquí? que estamos adaptando o fusionando las costumbres heredadas y creando las nuestras propias. En cualquier caso, lo que deseamos es que Lucas aprenda a disfrutarlas y a saber la historia que hay detrás de cada una de ellas.

    En España, Günter me preguntaba muchas veces por cosas que no sabía explicarle el porqué... así que a buscar en Wiki. Sin darme cuenta, aprendí un montón de nuestras cosas. Al llegar aquí, fue al revés. La buena de la Wiki nos ha enseñado un montón de nuestras propias culturas. Cosas que antes, pues ni te las planteas. Están y punto...

    Así que, toda esta parrafada (que creo que supera a la tuya) para venir a explicar que tienes razón.

    Valiente contertulia te has buscado que no entra a debatir!

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  14. jajajajaja eso Akane! Saca el rodillo que mira que Noema tiene razón! No había hecho cuentas y esta tarde cuando me dice Gü, necesitas que demos un paseo por la montaña para coger el verde del centro de Adviento, no vaya a ser que el fin de semana que viene vayamos con prisas... Bum! toma, que es verdad! Y yo aquí toda de chula con mi historia de las galletas que no pueden esperar... ejem. El día que me amueble la cabeza no me voy a reconocer.

    Hala, guapa muchos besos!

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que se meten por los ojos¡¡¡¡me encantan,con su azucar glas y su relleno de pera...seguro que las pruevo¡¡Ah las fotos son preciosas.Es una suerte haber llegado hasta aqui y descubrir tu estupendo blog.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Ja, ja, ja! Me ha encantado eso de "esta galleta sabe a navidad". Si, por aquí la galleta es casi alimento básico, de navidad, verano, primavera y otoño. Por cierto, por desagracia me quedo sin probarlas y poder decirte que saben a navidad, pero tienen una pinta...

    ResponderEliminar
  17. Oi , gosto muito do teu blog, eu tb tenho um blog sobre artesanato em geral e outro sobre culinária
    e agora estou disponibilizando aos meus leitores download gratuitos de revistas encontradas pela net sobre os dois temas culinária e artesanato,os endereços são http://agulhaetricot.blogspot.com e o A la Tita Carré http://alatitacarre.blogspot.com ,visite-me, e também apareça em minha loja online Maison by Tita carré, http://maisontitacarre.blogspot.com e http://www.elo7.com.br/titacarre , beijo.

    ResponderEliminar
  18. Hola cooking! Digo lo mismo; no conocía tu blog y a la que buscaba galletas para el índice di contigo; y me quedé alucinada con las galletas de quark y membrillo... bueno, con todas:-) Mucho gusto y seguro que ya no nos perdemos ;-P

    ResponderEliminar
  19. Hola Marilu! pues mira, yo aún no lo se, porque esta vez me ha despistado de todo. El olor a canela y a especias se asocia mucho a la navidad aunque es raro ya que los strudel y otros dulces de frutas llevan canela y clavo y se consumen todo el año... Después pensé que podía ser el conjunto de especias pero esta vez me ha roto los esquemas porque la poquita pimienta que lleva no predomina, es un leve regusto al final...

    Así que creo que es el conjunto; cualquiera de nuestras pastas de té, si son caseras, les va a saber a Navidad...

    Pero hija, esto es lo que creo hoy, porque lo mismo mañana me sale con otra cosa...

    jajajaja, besos!

    ResponderEliminar
  20. Hola Roberta,

    Me alegro de que te guste mi blog pero para hacer publicidad hay otros medios. Colarte así en mi casa, es muy poco elegante por no llamarlo grosero. Mira, la próxima vez, me escribes y me pides permiso, vale?

    Vamos a demostrar al mundo que aún nos queda algo de buenos modales!

    ResponderEliminar
  21. Pero que estupendas margaritas-flores te han quedado!´Pero quiza yo me decante por el relleno de manzana, que en casa les gusta más, y aprovecharé cuando venga alguien para el de pera y así probarlo porque si no ya se que me las tendría que comer todas y tampoco es plan, que luego los kilos no perdonan. Un encanto de post que me ha alegrado la mañana del lunes!
    Petons!

    ResponderEliminar
  22. Qué bien Pilar! Y sabes? si haces las de manzana díme que tal salen porque aún no las he hecho! jajajaja, esto es lo que tiene la imaginación, que corre más que nuestro horno! jajajajaja

    bssssssssss

    ResponderEliminar
  23. Me encnta cuando cuentas las tradiciones de donde vives, a mi tambien me gusta seguir con las tradiciones, es parte muy importante de la cultura de los pueblos...creo yo.
    Que decirte de las galletas rellenas de pera.....buffffff, yo no me cojo 2 me cojo 5 o 6......
    besos

    ResponderEliminar
  24. Hola Núria guapa! si, verdad? a mi también me gustan mucho aunque a veces tengamos que jugarnos a los chinos la tradición a seguir... jajaja, es broma. Yo para eso soy muy cría. Disfruto mucho, la verdad!

    bssssssssssss

    ResponderEliminar
  25. rellenas de pera? nunca lo hubiera iagindo, me encanta la idea, deliciosas!

    ResponderEliminar
  26. Hola Pity! la verdad es que estaban muy ricas; ahora que yo me he quedado con las ganas de hacerlas con manzana... tarde o temprano tienen que caer rellenas de trocitos de tentación de blancanieves... bsssss

    ResponderEliminar
  27. Qué maravilla de imágenes!!!como ya te han dicho por ahí... francamente espectaculares, y si además van acompañadas de un texto tan bien escrito y con tanto gusto... pues ya es el summum... tentadoras y delicisas galletitas... mmmun placer para la vista y para el paladar...besotes grandes

    ResponderEliminar
  28. Martuki! qué cosas tan lindas dices! y con qué dulzura! Muchas gracias y muchos besos!

    ResponderEliminar