Pero qué cosas hacen en mi pueblo! Jibia en salsa al puro estilo negrero

Desde que Erika expuso el tema de este mes para hemc#38 no he parado de pensar en esta entrada y por más propósito de "no me voy a enrollar más de lo necesario" creo que va a ser misión imposible ya que quiero hablarte de mis dos "hogares". Así que, y con el fin de no aburrir a los participantes del hemc, voy a hacer mi reportaje en dos entradas dejando en otro post la receta que presento en el evento. Mejor, ¿verdad? así puedo hablarte más tranquilica de mis pequeños mundos.  El primero, el español, se encuentra en un rinconcito del Cabo de Gata en Almería. Allí está anclado el hogar que fundó mi madre hace ¿miles de años? y que hoy es, para mi y para mis hermanos, nuestro faro en el mundo. Mi madre no nació allí y nosotros tampoco. El pueblito nos adoptó y mi madre se convirtió en nativa mucho antes de recoger sus cosas en Madrid y trasladarse definitivamente a él. Así que para nosotros, ir al pueblecito, es volver a casa...


Estos dos tipos tan majos son mis hermanos pequeños y estas fotos se las hicieron en una comida típica negrera  a los pies de la playa. Esta comida es muy especial, ya que fue una de las últimas veces que mi madre se sintió con fuerzas para jota y fiesta, así que como podéis ver, no faltó de nada en la mesa: sol, mar, tapicas y muchas cosas ricas más...


Los platos típicos negreros son los gurullos con jibia (en otro lugares de España se la conoce como choco), las migas con sardinas y la jibia o carne en salsa. Los gurullos son una pasta casera hecha con harina, agua y un poquito de aceite con la que se forman pequeñitas piezas a modo de granos de arroz. Hasta hace muy poco no se comercializaba la pasta preparada pero los nuevos tiempos han llevado los gurullos ya empaquetados a los ultramarinos. Bueno, al super, que los ultramarinos es otro de los comercios que prácticamente se han extinguido en España. Como te decía, en otras partes de la provincia los gurullos se comen con caza, normalmente conejo o perdiz, pero en esta parte de la costa la protagonista indiscutible es la jibia. Las migas se preparan con sémola de trigo y ajos y se sirven acompañadas con sardinas a la plancha y aceitunas. Lo típico, es comerlas como tapa y bien acompañadas de una caña bien fresquita...


En fin, que esta es mi casa y este es mi pueblo. Su nombre, Las Negras, una preciosa bahía con su pequeña y triste historia. Inicalmente, sus habitantes vivían en una cala contigua llamada San Pedro y se dedicaban prácticamente todas las familias, a la pesca. En una tormenta, uno de los levantes que vienen de "la'o" casi todos los hombres perecieron en la mar. Las mujeres, niños y ancianos, decidieron mudarse a la bahía de Las Negras ya que su geografía, al encontrarse más cerca de Rodalquilar y su actividad minera, les ofrecía mayores posibilidades de sobrevivir mercadeando con los mineros. El pueblo se fundó con un grupo de mujeres vestidas de negro, guardan luto riguroso de por vida a sus hombres, los que el mar se tragó. Así que haciendo honores a ese antiguo pueblo de pescadores que con  los nuevos tiempos han pasado a vivir del turismo, os dejo la receta de la jibia en salsa que aquí, en mi otro mundo, no puedo preparar por falta de la materia prima principal. Recuerda, si te animas a probar esta receta, que para cuando la primera cucharada inunde tu paladar, ese sabor tan marinero, es el sabor a mi casa...

Jibia en salsa al puro estilo negrero

Ingredientes:
  • 2 jibias
  • 4 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 2 tomates maduros
  • 1 poco de pimientón de la vera
  • 2 pimientos
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • Un poco de ñora (opcional)
  • 1 vaso de vino
  • agua 
  • aceite de oliva, sal y perejil

Preparación:

Trocea las patatas, la jibia y el pimiento en trocitos no muy grandes, sala con cuidado y reserva para después. Pica la cebolla, los ajos y los tomates y rehoga en una sartén con un poquito de aceite de oliva. Si tienes ñora (pimiento seco) puedes ponerle un poco al sofrito. Una vez que ha pochado un poco, pon un poquito de pimientón, un chorrito de agua y pasa el sofrito al vaso de la batidora o trituradora para conseguir una crema de tomate bien lisa. Ahora, en una cazuela u olla, pon un poco de aceite y rehoga la jibia con los pimientos y el perejil. Añade el laurel y el vino a fuego vivo hasta que reduzca el alcohol y añade la salsa del sofrito. Ahora le toca el turno a las patatas, mezcla con cuidado y cubre con agua las patatas. Deja cocer unos 15-20 minutos y rectifica de sal antes de servir...


Te hablaría horas y horas sobre este estupendo lugar donde guardo tantos recuerdos, risas y buen rollo pero casi que me las guardo para cuando vuelva y pueda prepararte unos gurullos para chuparse los dedos...

Besicos y os quiero mucho:-)

38 comentarios. ¿te animas?

  1. No sabes como he disfrutado con tu entrada de hoy.
    Nací en Sntander pero toda mi familia materna es de Almeria. Mi sangre es 50% almeriense. Has nombrado el plato estrella de mi familia, los gurullos con conejo. En verano vamos al pueblo a Velez Rubio y traemos gurullos artesanales para todo el año.Ahora mismo mi frasco de gurullos está acabado. Lo que daría yo por poder comprarlos en la tienda de ultramarinos auque mi abuela dijera que los comprados no son iguales a los caseros....
    ¡ En fin ! Tu plato de hoy también lo he probado varias veces, y las tapicas....¡ qué cosa más rica !
    Ahora no sé como estará la cosa pero de niña cuando salíamos de tapas por Almería ya no cenábamos.
    Me he enrollado mucho pero te quería transmitir mi emoción al leer tus palabras.
    Espero esos gurullos...
    María José.

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla!!!Me ha encantado y he disfrutado muchísimo tu entrada. Las comidas sorprendentes y novedosas para mi. Como siempre me encanta leerte y te echo de menos, pero no tengo tiempo para casi nada...

    Besitos
    Núria

    PD: A principios de diciembre, volveré a tener vacaciones....

    ResponderEliminar
  3. María José! Pues si niña! Aún puedes salir a comer o a cenar de tapas: el tabernero, el pincho, el pescaito, el ajoblanco... y aunque es verdad que los gurullos comprados no es igual lo cierto es que también son muy ricos :-)
    Ni te imaginas la ilusión que me hace lo que me cuentas y me alegro muco por haberte trasmitido la emoción y el cariño con que he descrito mi "mundito"

    muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  4. Núria, peque! Cuanto tiempo! Como me alegro de saber de ti. Espero que estés mejor y me alegro que mis cosillas te gusten.
    Muchos besos y estoy deseando volver a ver a la NúriArte en acción!

    Besotessss!

    ResponderEliminar
  5. Yo también espero recuperar las ganas pronto!!Sigo con los dolores, y pocos ánimos para llevarlo todo..

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Liiindo! Qué pena que estas cosas se desconozcan y se vayan perdiendo, hay que recuperarlas!
    B*

    ResponderEliminar
  7. Muchos besos Núria guapa y sigue cuidándote mucho!

    ResponderEliminar
  8. Es verdad Epa! hay que sacar estas cosillas para que se sepan y sobre todo, para que nos las olvidemos. Qué buena idea la de Erika!

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Chin! hoy no fui la primera en comentar me ganaron! jaja..
    Maite, no te imaginás como me gusta leerte. La manera que escribís es tan amena y pareciera que estás enfrente contando la historia!No sé como conseguís eso a mi me cuesta escribir!
    Que gusto me dió saber más de ti, tu familia y costumbres.
    Un abrazo con mucho cariño
    Gaby

    ResponderEliminar
  10. que bonita la entrada ,nos has contado muchas cosas en ella ,si voy alguna vez por alli pedire este plato.
    un beso

    ResponderEliminar
  11. Gaby, guapa! te gusta? me alegro. La verdad es que me gusta mucho escribir y lo hago desde hace muchos años. Y sabes? me hace gracia lo que me dices: que escribo como si estuviera hablando porque hace tiempo, un amigo muy querido, me dijo que oírme hablar era como estar leyendo :-) qué curioso, verdad?

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen guapa! Si vas alguna vez por allí abajo díme y te diré cuales son los imperdibles del cabo de gata...

    Y, ya puesto, aprovecho. Si queréis que se os caiga la babita... jeje... estoy en fase maldaz_mañanera hasta que me tome ese té que tengo reposando... pues, eso, que para que los jugos bucales se os derramen cual catarata en primavera, mirar esta galería de fotos del Parque Natural haciendo clic aquí

    Muchos besos Carmen!

    ResponderEliminar
  13. Los gurullos...!!! no los como desde hace un montón de tiempo. Mis abuelos maternos eran de Cuevas de Almanzora y los paternos eran de Vera. Los hacía mi abuela, mi madre los hizo poco. o tengo apuntada la receta, pero aun no me he puesto. En mu casa los hacían en potaje, con ajos tiernos, judías blancas, ajos tiernos...
    Me has traído muy buenos recuerdos, y voy a ver si un día de este invierno los hago:-)
    Besicos

    ResponderEliminar
  14. Cuantas sorpresas me estoy llevando, MariLou! O sea, que por tus venas corre sangre índala pura????? Qué estupendo! Bueno, sería genial que pudieras hacer los gurullos al estilo de tu abuela! y María José también. Y seguro que no habría dos potajes iguales. En esta zona de los Campos de Nijar se prepara con jibia, garbanzos y habichuelas. Mi madre le añadía al majado, además de ajo y ñora, unas almendricas... uhmmm... cachis que rico!

    bsssssss

    ResponderEliminar
  15. como he disfrutado leyendote....a parte de que me has contado cosas que no sabia, es super guapo lo que ademas transmites con la historia, a mi me pasa tambien cuando hablo de la familia los lugares donde creciste...y de las tradiciones de cada lugar que actualmente a mucha gente les da igual y que creo son super importantes e interesantes y encima las recetas de siempre ricas de comer.
    besos

    ResponderEliminar
  16. Núria! Hola guapa! Si es que es super bonito hablar de los nuestros. Yo cada día soy más como una abuela, siempre dispuesta a desempolvar una nueva historieta...
    bsssssss guapa!

    ResponderEliminar
  17. Mai, que maravilloso post. Una descripción preciosa del pueblo donde nació tu madre.
    La foto de la casa, la vista hacia el mar me parecen soñadas, esa mesa llena de delicias, productos marinos que tanto me gustan y que añoro desde un país sin mar. Que lindo!

    Sólo me asalta una duda, cual es la jibia?

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  18. La jibia es un bicho de la familia del calamar y de la sepia con un saborcillo muy especial....

    Hola Kako! tenía en mente haberlo explicado en la entrada y mira... se me pasó con el batiburrillo de cosas que quería contar... jajajajaja. Fíjate, al mirar las fotos me vino ese olorcito a sal.. cachis! el mar si que se echa en falta!

    bssssssssss

    ResponderEliminar
  19. Mai, no conocía tu blog y justo he ido a caer en esta entrada en la que hablas de Cabo de Gata, yo no tengo ni pizca de sangre andaluza, pero soy una enamorada de esas tierras, Las Negras, Los Escullos, La Isleta....al otro lado La Almadrava y La Fabriquilla..., en mi blog hice una entrada de Cabo de Gata y otra de La Alpujarra a la que también voy con frecuencia. He tomado nota de tu receta y te prometo probarla... y acordarme de ti. Un post precioso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Hola tocaya! Me chiflan estos hilitos que nos conectan sin nosotros saberlo, y un buen día plof! aquí estamos, conociéndonos en el momento justo! Me imagino la sorpresa al ver ahí al Cerro negro... jajajaja

    Muchos besos! me voy a verte;-P

    ResponderEliminar
  21. Pero como me gustan tus entradas... y las fotos.. todo!!

    No conozco Almeria ni la zona.. pero con tus historias, me dan más ganas de ir!

    Espero impaciente la siguiente entrada.

    Por cierto Maite, donde tengo que tocar para que puedas escribir en mi blog??? jajaja.Muak!bSS!

    ResponderEliminar
  22. Ali cariño! muchas gracias guapa! y en cuanto puedas tienes que ir a darte un par de paseitos por el Cabo de Gata que es super bonito!

    Bssssssss y te mando un mail con los pasos a dar para cambiar la incrustación. Es una pena, pero incrustado solo funciona para usuarios de Explorer... los demás estamos castigados:-)

    bsssssss

    ResponderEliminar
  23. Mai: Que te puedo decir! Me encantó todo las fotos , los paisajes , la mesa servida, la comida y la historia. Ay la historia! Me dio tanta tristeza, me imagino todas esas mujeres tan solas, tan fuertes , tan de la mar. Disfruté mucho de todo lo que contaste.
    Por favor no es para tanto lo del tema que elegí! A cualquiera se le hubiera ocurrido. Es que yo como vos , soy muy novelesca y las historias me envuleven, me transportan, y yo me dejo llevar.
    Gracias amiga
    Cariños

    ResponderEliminar
  24. Erika! si que son tristes las historias de la mar. Mira, recuerdo de pequeña a la madre del Juanillo uno de los pescadores del pueblo que cada atardecer salía de la casa para quedarse a solas frente al mar... me contaron que perdió a su marido en la mar y ni una sola vez faltó a su cita. Por aquel entonces el pueblo era muy pequeño y todas las puertas andaban siempre abiertas y ya sabes, los críos eramos siempre muy bien recibidos. Recuerdo pocas cosas de su casa, excepto el hogar en el cocinaba, una gran chimenea de leña maravillosa... y el olor a canela en la carne!

    Y estas cosas ya solo las podemos contar porque hoy en día es otra onda... ni buena ni mala, pero otra cosa...

    En fin, que yo también me dejo llevar y no hay quien me pare...

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  25. Vaya que si!!, menudas cosas hacen en tu pueblo Mai... leyendote he recordado mi niñez en el que era "mi pueblo", un pueblo de Castilla en el que tampoco nací , pero que allí pasé la etapa más preciosa de mi vida...hay lugares que hacemos nuestros porque están plagados de recuerdos y de vivencias que hace que así sea... pasan a formar parte de nuestro mundo más íntimo. Leerte,Mai, es siempre un tremendo placer... buena comida y buenas fotos aderezadas con ese exquisito gusto a la hora de redactar tus recetas... no se puede pedir más!!...

    ResponderEliminar
  26. Martuki!!! hola guapa! cuanto me alegra haberte hecho recordar cosillas de cuando eras enana... qué genial! Hala guapa, que tengas bonitos y evocadores sueños de aquellos años en lo que todo eran juegos, carreras, arañazos y tirones de orejas :-))))

    bsssssssss

    ResponderEliminar
  27. Pues tu pueblo se ve bien bonito, muy mediterraneo con esas casitas bajas todas de color blanco. La foto del pescador preciosa y el día de las tapas en familia debió de ser una fiesta! Tu historia me ha puesto nostálgica recordando mi infancia y las vacaciones en familia en la costa catalana, en Sitges, otro precioso pueblecito marinero..
    Besos
    Nuria

    ResponderEliminar
  28. Hola Kiwi!Sabes, el pescador de la foto se llamaba Juan el gato; era el tío más gracioso que te puedas imaginar. Se pasaba la vida gastando bromas a las mujeres; cuando estabas despistada, te tocaba el tobillo o el brazo con si fuera un gato "enfada'o" y pegabas cada bote del 8. Todo el mundo estaba siempre pendiente de él, esperando a ver la cara de susto de si siguiente víctima ;-P

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  29. no has relatado una cronica preciosa una receta deliciosa, me encantan los calamares, chocos, jibias, sepias, pulpos y pulpitos, asi que esta receta cae seguro, besitos y buen trabajo!

    ResponderEliminar
  30. Pity! guapa! muchas gracias maja! Y mucho besotes

    ResponderEliminar
  31. Qué bonita entrada, me ha encantado.
    Bs muchos

    ResponderEliminar
  32. Hola Ly! qué buena pinta esos chocolatitos! Pues yo estoy la mar de encantada de que te guste.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  33. Hola Maite,

    soy Alex, de Cuadernos de Cocina Oriental.

    Hasta ayer nunca había entrado en tu blog. Me ha encantado. Esta lleno de alegría y de dulzura.

    Enhorabuena y adelante,

    gracias,

    Alex

    ResponderEliminar
  34. Guru Masala! Haberme dicho que venías y te hubiera preparado algo rico! Qué alegría me has dado! Mira, voy de sorpresa en sorpresa; Qué alegría de verdad!

    Abrazos Alex y muchas gracias a ti!

    ResponderEliminar
  35. Acabamos de descubrir tu blog y estamos maravillados con él. Nosotros también sentimos el Cabo de Gata como nuestra segunda casa y llevamos años fantaseando con mudarnos allí. Quizá algún día lo consigamos.
    Vamos a seguir trasteando por aquí, que seguro que vamos a encontrar muchas cosas interesantes.
    Saludos.
    Paco y Ainhoa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco! Hola Ainhoa!
      Ahhhh, mi madre cumplió su sueño y se hizo cabogatera en un abrir y cerrar de ojos:-) muchas gracias y bienvenidos!
      Besos

      Eliminar
  36. Yo cuando voy a Almería me gusta siempre pedir la jibia en salsa. Seguí tu receta y salió buenísimo. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel! qué alegría más grande venir de nuevo a esta entrada tan especial para mí :-) un abrazo gordo!

      Eliminar