Sopa de tomate con Frittaten y Christkind

¿Cómo qué otra vez sopa? ¿Y qué otra cosa mejor puedo ofrecerte con el frío que hace? Además, después de estas fiestas, que uno suele sobrepasar sus límites zampones, aprovechar esta tregua hasta fin de año con una dieta más ligerita viene de miedo... Nuestra navidad ha sido este año de los más entrañable. Es la primera que Lucas se ha enterado de qué va el asunto y nos ha hecho disfrutar de lo lindo. Aquí, en Austria, no viene Santa Claus. Es el propio niño Jesús el que regala a los niños. Hace un par de años, mi suegra me preguntó: "uy, que raro; con lo católicos que sois y no celebráis el Christkind!" Me picó la curiosidad, porque a mi modo de ver, más católico que sus majestades los reyes magos no hay nada. Así que buscando y buscando (un clic en wikipedia) nos enteramos de la historia del pequeño Christkind...


Hubo una vez, un señor llamado Lutero que mandó a la iglesia católica con su biblia en latín a hacer calceta...  su osadía no se quedó ahí, ni muchísimo menos. Además de traducir tan santo libro al germano (hizo lo que pudo, y en él muy posiblemente tengamos que acordarnos cada vez que a la que lees algo en alemán, la prensa por ejemplo, te quedas a verlas venir ya que hasta el final de frase no te cuelan el verbo, por lo que a veces piensas que te están contado una de vaqueros y luego resulta que era de chinos... así no hay quien se entere de lo que pasa por el mundo, caramba! Pero eso... eso es otro cuento). Al nuestro. Pues que además de traducirlo, se le metió entre ceja y ceja que los santos no eran santos y que por el, se podían también ir a hacer calceta. En definitiva, la lió parda. Y tardó un tiempecico en darse cuenta en el berenjenal que se había metido. Mientras hacían su contra y su reforma, los niños no veían el día en que llegara St. Nikolaus con sus regalos y dulces... co....contra! Pero si los santos no existen que hacemos con el Niko!!!!
Y como suele pasar con los adultos cuando tienen que mentir a los niños, improvisó: les contó una bonita historia sobre el niño Jesús, que por su cumpleaños entregaría un regalo a cada niño que fuera bueno... cada 24 de diciembre, después de cenar y mientras muy oportunamente los niños salían a dar un paseín o se iban a jugar a otra sala de la casa, Christkind se colaba por la ventana y dejaba los regalos en ¿el árbol? (ni idea la verdad, no hemos encontrado la conexión Christbaum-Cristkind) y al marcharse tocaba una campanita. Los niños, en ese momento, entendían que su buen comportamiento había dado sus frutos... o lo que fuera.
Esta historia, trajo tela. Los holandeses y en general, todos los Países Bajos se negaron en rotundo en olvidar a St. Nikolaus; con la ilusión de los niños no se juega! hasta ahí vamos a llegar! y una cosa es un santo torturado y otra muy distinta el bueno de Santa tan majo y alegre. Los alemanes, por su parte, lo intentaron, pero eso del Christkind (o lo de la campanilla, vete tú a saber) no cuajó. Los ingleses, directamente, prohibieron las celebraciones navideñas y hala! Santas pascuas como se suele decir! o si lo prefieres, aquí paz y después gloria! Los austriacos, en cambio, se apuntaron a todo. Siguieron celebrando St. Nikolaus, se sumaron a lo de los árboles de navidad y de hecho, parece que fue la corte vienesa la que puso de moda en el mundo católico los Tannenbaum decorados con bolas de cristal y frutas. Y, por supuesto, se apuntaron al Christkind! Si hombre, se iban a quedar sus niños sin Christkind!

Así que en mi casa, Christkind entró por la ventana y se la dejó abierta. A falta de campanilla tocó un cencerrito que estaba colgado en el Christbaum y dejó sus juguetes debajo de sus ramas. Tendríais que haberle visto gritar al peque por la ventana "Danke Christkind!!! Danke!!!!" Por cierto, ayer a la que paseábamos, nos paramos en una juguetería que tenía en el escaparate un tren eléctrico enorme! guau! la caña. Y adivina lo que hizo el pequeñajo: ponerse a gritar a "Christkind, por favor, me lo traes?" Toma la que nos ha caído...
En fin. Que ya ves que la historia no viene sola. Que hoy hay otra vez sopa. Que, además, tampoco viene sola. Viene con Frittaten, un compañero de baile clásico en cualquier sopera austriaca . Pero clásico, clásico. No medio clásico o un poco clásico. Clásico hasta el aburrimiento. Se trata de unos Palatschinken (osea, crepes) hecho tiritas y danzando por la sopa. La que sea, que estos Frittaten te bailan a ritmo de vals, de polca y si me apuras, hasta una jota...


Ingredientes para la sopa:
  • 1 litro y 1/2 de caldo bien contundente (con verduras, unos huesos de carne y un esqueleto de pollo)
  • 3 cucharadas de tomate concentrado o el doble de salsa de tomate
  • un ramillete de hierbas aromáticas frescas (a tu gusto)

Ingredientes para los Frittaten:
  • 75 gr. de harina
  • 125 ml. de leche
  • 2 huevos
  • un poco de sal
  • un poco de mantequilla para la sartén

Preparación:
La sopa no tiene misterio alguno. Cuando tengas el caldo, lo cuelas, le añades el tomate y las hierbas a tu gusto. Lo reservas calentito. Para los Frittaten tampoco hay misterio: haz la masa de los crepes batiendo todos los ingredientes juntos.  Pon a calentar una sartén a fuego mediano. Pon un poco de mantequilla y una vez derretida, sin demora, añade una fina capa de masa. Cuando este doradita, le das la vuelta y repites la operación. Dependiendo del diámetro de la sartén tienes masa para 3-4 crepes. Una vez terminados, los cortas en tiritas finas y a la sopa.

14 comentarios. ¿te animas?

  1. Hola wapa!!!como siempre me has dejado con la boca abierta, y es literal....estoy aquí tomando un agua (tengo el estomago malo...el virus ese de las narices) y estaba leyendo tu historia embobada totalmente.....la sopa me la apunto porque seguro esta buenísima como todas las demás....un besote

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa! No me digas que sigues con el asqueroso virus ese? Qué malos recuerdos tengo yo de él! Y del peque, que fue el arma biológica encargado de infectar a todo aquel que le hacia una carantoña! Ay cachis!

    Mejórate vale? sigues necesitando ideas para el primero? ayer saqueé de la biblio un libro de Jaime Oliver que está de lujazo!

    Un beso y mejórate!

    ResponderEliminar
  3. Los austríacos se anotan en todo! Me encantó, yo soy de las que le encanta hacer y recibir regalso, así que cualquier excusa es buena. Me imagino la cara de Lukitas pidiendo su regalo. Te darían ganas de comertelo a besos!
    Y con lo de las sopas che, vamos a tener que ponerlas en alguna lista de pendientes por aca, porque el calro sigue subiendo y solo se aceptan helados y juguitos
    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Que linda tu navidad, seguramente fué un disfrute el ver a tu hijo pidiendo sus regalos.
    Ya sabes que de sopas yo no voy, aunque ayer como excepción tomamos un caldillo de pescado, pero son rarezas, nada cotidiano.
    Me gusta tu sopa, se ve linda.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. que historia!!! lo bueno que tiene es que podeis hacerlas todas las fiestas, o sea que te queda reyes aunque sea en la intimidad!
    y esa sopita tiene una pinta deliciosa!
    besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola Erika! Ay que cachis con los calditos que por esas latitudes no cuajan en absoluto. Siempre digo lo mismo y nunca lo hago pero en una de estas te paso un receta de sopa fría que enfríe bien esos calores...
    Y mira, con el detalle de Luquitas casi nos da algo: no había mucha gente pero los que lo oyeron se partían de la risa:-D

    Besos

    Hola Kako,

    La verdad que ha sido muy linda; Günter dice que para disfrutar de la navidad ha que pasarla con niños y creo que tiene razón. Ellos le dan una gracia muy especial. Ayer sopa? Muy bien que aunque no os guste hay que afinar esos cuerpos de vez en cuando :-)

    +Besos

    Hola Ivana,

    Eso es. Eso es lo bonito que va a aprender muchas tradiciones y sobre todo, que vaya por donde vaya en la vida sepa acoger, respetar y compartir las tradiciones que cada sitio. Los reyes será una celebración más íntima pero no la vamos a dejar pasar:-))) Y la sopita... je, je, muy rica. Es además, la favorita de Lucas!

    ++Besos

    ResponderEliminar
  7. Jolin Mai!
    Es que me quedo embobada leyendo tus historias, y hasta me imagino a Lucas y todo!!!Gritando!jajaja.
    Que bien , la verdad es que los niños le dan otro aire a la navidad, verdad?Lo mismo si algún dia tengo un hijo las veo de otra forma..

    Por cierto, Lucas habla español no??? Einnn??jejeje.
    Ah!Gracias por las ideas para el Lemon Curd!!Te contesté ya al mail!
    Muakaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  8. Con el hambre que traigo le saltaría a esa sopa! se ve deliciosisima!
    Gaby

    ResponderEliminar
  9. Mai me quedé muy apenada porque yo no había visto la entrada anterior, te quedaron fabulosos. La ultima actualizacion que me llegó fue el de tu cumple creo..
    Besos guapa..

    ResponderEliminar
  10. Hola Alicia!
    De verdad que la navidad se vuelve especial con niños:-) ya lo verás cuando te llegue;-P jajajajaja!
    Y si, el peque habla español. Usa más el alemán por una cuestión práctica; tuvo un tiempo que le hablaba a la gente en castellano y vio que así no conectaba así que cambió de tercio. Se hace mucho lío pero cada día los domina mejor.
    Un muakaa de esos tan majos que tu das!

    Hola Gaby!

    No te apures que no pasa nada! Las entradas están ahí para leerlas en cualquier momento. Antes o después es lo de menos. Me alegro que te hayan gustado! Un beso

    ResponderEliminar
  11. Y si sabe tan bien con lo aparente que es... no digo más.
    Qué buenas fotos además ;)

    ResponderEliminar
  12. Pues mira! creo que tan rico (o casi) como ese roscón de reyes tan pintón y tan majete. Yo soy como tú, que me gusta empaparlo en café... jejeje, ni te imaginas la sensación de rebeldía que me inunda cada vez que lo hago porque... bueno, me callo que no es aquí donde me debo contar estas cosas. Oye, que voy para allá y te cuento!

    hasta ahora!

    ResponderEliminar
  13. Curiosa historia, no sabía muy bien el origen y la tradición del Christkind; ya he aprendido algo más :)

    Estos días siempre pienso en la gente que aprecio y me imagino cómo estarán celebrando sus navidades en el mismo momento que yo paso las mías, y no pude evitar imaginaros a vosotros, con el peque y su cara llena de ilusión, rodeados de mucha nieve y con platos bien ricos ^^

    No te canses de poner sopas que a mi me gustan mucho y siempre me apetece aprender recetas nuevas. Son platos además muy ligados a la tradición de un lugar, como los guisos.

    Un abrazo y que el Año Nuevo os traiga mucha más felicidad!

    ResponderEliminar
  14. Akane guapa! Por sopas que no quede. Esta noche tenemos para cenar la Soljanka de Noema; ya le tenía el ojo echado, sabes y de hoy no pasa sin que la pruebe...
    Y nuestras navidades muy tranquilicas en casa y recibiendo amigos.Estres cero! Un lujazo la verdad!

    Pasálo muy bien lindura; diviértete hasta caer rendida y que seas muy feliz!
    Un besazo!

    ResponderEliminar