sopa de pescado y gambas con sobras y algo de nieve

Si miro por la ventana de la cocina,  puedo ver una esquinita del kindergarten de Lucas. Esta mañana, me he asomado porque los he oído dar gritos de alegría. Tante Karola y Tante Renate (aquí, a las seños se las llama tías) los han sacado al jardín a jugar con la nieve así que me tomé un ratico más antes de ir a recogerle ya que me cuesta un montón arrancarle del jardín nevado lleno de columpios desarmados y envueltos en plásticos que no volverán a lucir sus colores hasta la primavera...


Esto es lo más bonito del invierno. La nieve. Cunado ella está, el humor mejora, los día son más luminosos y la actividad regresa a la casa: los vecinos volvemos a coincidir y a charlar a la que vamos dando paladas de nieve y limpiando los accesos de entrada. Además, la nieve nos da una tregua mientras pasa ese periodo de grises y de lluvia que se hacen larguísimos hasta que llega la primavera y volvemos de nuevo a pasar el día en el jardín, limpiando malezas, plantando semillas y repasando los estragos que dejó el frío en la madera del porche... perdona que me ponga así de ñoña, al estilo de la casa de la pradera pero es que hay cosas que de verdad , lo único que le falta es música de violines...

Pero no todo es así, no caigas en mi trampa. Las calles están llenas de sal que estropean los zapatos. Por mucho flu-flu protector que les eches, da igual; se les monta una capilla blanquecina que en algún caso, se queda de ocupa para siempre. Y ni te cuento el calvario que es andar por la vida con unos marianos debajo de los vaqueros. Y qué se te olvide ponértelos, que te la has cargado... y bueno, intenta ir de compras y haz una visita al H&M con la ropa térmica puesta. Para empezar, ya solo el esfuerzo de quitarte semejante masa de ropa te deja agotado. Después, prueba, que no es la talla, prueba otra vez, pero espera, este está mejor.... Ay quita, que yo paso. Pero si te queda muy bien. Qué no! que vámonos, que necesito aire! Y vuelve a ponerte una capa, y otra, y sal corriendo de la tienda, y sal corriendo del maldito centro comercial con una temperatura ambiente de 25 grados mientras en la calle hace -8º (con suerte). Más-menos 30º grados de diferencia en 3 minutejos. Y tú sudando como un pollo. Y luego, cuando te resfrías siempre hay quien te dice, con ese medio tonillo a lo ay-esta-españolita-despistada-no-aprende,  que no te abrigas bien!

Así que, de aquí hasta que lleguen las lluvias grises, intentamos parar lo menos posible en los centros comerciales y  disfrutamos al aire libre de esta nieve tan linda (y flamboyante, jeje, me iba a quedar yo sin decirlo!). Hacemos algo de esquí de fondo, jugamos con el trineo y mis chicos intentan hacer un igloo en el jardín que ha terminado siendo una trinchera de nieve dura como una piedra... a ver quien es el bueno que deshace semejante obra. Y sino, un simple paseito por el bosque o el campito, que entre que vuela una bola y otra se va abriendo el apetito. Y al regresar, una sopeja como está mandado. Esta que te voy a enseñar es de sobras para que la anfitriona del HEMC #40, wivith de Cuchiflitos, vea que sopa tan rica sale de unos restos de sopa de patatas y puerros con pescado...

hemc #40 - platos con sobras

La sopa original es una de esas sopas muy fáciles y rápidas. Unas patatas cortadas en rodajas, un puerro hermoso en rodajas, un par de hojas de laurel, un chorro de limón, un par de ajos machacados unos lomitos de pescado blanco y una mezcla de especias con hinojo, eneldo y  pimienta. Al final, un poquito de leche o nata líquida. A pesar de lo mucho que nos gusta nos sobró un poco y decidí hacer otra sopa. La que te presento ahora, es una de esas con carácter... si, si, con mucho genio y figura. ...


Ingredientes:
  • los restos de la sopa de patata y pescado
  • 2 chalotas
  • 2 ajos
  • 1 cucharada de puré de pimiento (o 1/2 pimiento rojo)
  • 1 cucharada de concentrado de tomate (o 2 sin es salsa normal)
  • 1 trocito de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de pasta de curry
  • 1 chorrito de salsa de ostras
  • 1 chorrito de salsa de soja
  • Unas cucharadas de leche de coco (a gusto pero sin excesos)
  • 1/2 cucharada de cúrcuma
  • 1 puñado de gambas frescas ya peladas
  • caldo de verduras
  • 1 puñado de fideos de arroz

Preparación:
Lo primero que hice fue machacar con un tenedor las patatas y el pescado de la sopa anterior. En una cacerola, hice un sofrito con las chalotas y los ajos muy picados. Yo uso puré de pimiento (unos pimientos al horno unos 15-20 minutos y después de pelarlos, los trituro un poco grueso con la batidora) ya que el peque empieza a hacer apartijos en la sopa así que voy eliminando las huellas de mis ingredientes. Pero si vas a usar pimiento fresco añádelo también al sofrito ya que el puré no necesita participar del pochado. Una vez blandito, añade el puré de tomate, la pasta de curry, el jengibre, la salsa de ostras y la cúrcuma. A continuación, las sobras de la sopa anterior, la leche de coco, la salsa de soja, las gambas y, si necesitaras de más caldo, añade caldo de verduras. Cuando empiece a hervir añade los fideos de arroz y deja pasar unos minutos con la cacerola bien tapada y el  fuego al mínimo para que los sabores se asienten. Y por último, al plato bien caliente, como en esta foto que no tengo claro y el objetivo se empañó de los ricos vapores soperiles o simplemente se le caían los lagrimones de felicidad!

33 comentarios

  1. Qué casualidad y que distinta receta, leyendo la tuya me día cuenta de que me faltaron los ajos, caray no voy a aprender nunca
    Bss y esta sopa tiene una pinta buenísima, más contundente que la mía que en realidad me quedó media-aguada.
    muackk

    ResponderEliminar
  2. Ly!!!! Qué bien! que requeteconectadas estamos:-) tienes que perdonarme pero es que voy un poco atrasada con la lectura de las nuevas publicaciones y no quiero ir leyendo a la carrera así que voy con jet lag...

    Tu sopa me parece maravillosa! solo que la mia está en una onda más exótica con el jengibre y la pasta de curry ... bueno, la tuya con comino y cilantro también inspira a sabores lejanos, no?

    En cualquier caso, hemos hecho unas sopas que son un par de sopazas!

    jajajajaja! más muack pa'ti!

    ResponderEliminar
  3. mi pasión por las sopas es lo único que no comparto con mafalda, y creo que tu no andas lejos ¿verdad? me encantan!!!

    ResponderEliminar
  4. Buenaaas Doña Sopa...Como disfruto leer tus cosas , me encanta. Me quedaría acá sentada gritando quiero más!!. No hay duda que nada iguala los inviernos con nieve. Cuanto daría yo por tener algo así. Nuestros inviernos son de ciudad solo frío , viento y lluvias. Solo una vez nevó en Bs As y fue como una fiesta , salimos todos a hacer nuestros hombrecitos y tirarnos nieve. Fue tan divertido como estar con Lukitas en el Kindergarten jaja. No sabía lo de la sal y los zapatos, eso no es muy divertido. No se que son los marianos(?)
    Que decir de tu sopa . Es que cualquier ingrediente que se te cruce se transforma en sopa. Es una genialidad! Nuestra Mafalda ya estaría mudada de casa!
    Haceme un lugar en la mesa que voy con mi cuchara.
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. cuanta razón tienes con lo que dices de la nieve, las temperaturas en los centros comerciales, la ropa... ese agobio. Yo siempre he dicho que no me gusta el invierno porque pasas todo, frío y calor, sin embargo en verano solo se pasa calor...
    Estupenda esa sopa de pescado y gambas, me parece olerla desde aquí!

    ResponderEliminar
  6. Ay que ricas tus sopas siempre, por ahora la patata la tengo prohibida. Me encanta la cultura de la nieve, debo tener algo de norteña, y seguro que me pasaria lo mismo que a ti con los cambios de temperatura tan grandes.
    muack

    ResponderEliminar
  7. Realmente con carácter esta sopa! Me ha encantado el reciclado de la sopa anterior, teniendo en cuenta esos sabores has construido otra sopa completamente diferente. Chapeau!
    En mi cole las seños también eran Tante...
    Con la ropa térmica a mi ni se me ocurre entrar en un probador!
    Un beso grandote,

    Marcela

    ResponderEliminar
  8. La sopa tiene una pinta tan reconfortante... además después de la envidia que da leer lo de la nieve con tus niños, los paseos... una gozada y después.. sopita calentita! ¿Que mejor plan para este fin de semana?
    ¿Me invitas?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Hola intxaurtsu!
    lo mismo! Me chifla Mafalda. Me parece la tipa más genial del universo a lápiz y papel! Y me choca terriblemente su odio a los calditos; me temo que su mamá no sabe nada de sopas:-)
    Besos


    Erika!
    jajaajaja ¿los marianos? Son esos calzones hasta los tobillos que tradicionalmente usaban los hombres pero que desde que las mujeres usamos pantalón hemos copiado a los caballeros:-) son muy calentitos! y verdad que tiene algo mágico la nieve? También me pasa como a ti que hasta que no llegué no tenía ni idea de los inconvenientes de la sal. Además de estropear zapatos, estropea la pintura de los coches, y las calles... pero es mejor que romperte una cadera en el hielo o que tu coche salga disparado fuera de la carretera:-(
    Un abrazo enorme y en mi mesa siempre hay sitio para ti...
    ++Besos


    Hola Rosanna,
    Di que si! Mira, cada vez que llegamos a casa o salimos de ella, necesitamos como 1/4 de hora poniendo y quitando prendas. Y por partida doble; las mías y las de Lucas. A veces le digo a Günter: yo para 5 minutos no salgo que tardo más en salir y entrar a casa que en hacer el recado. No es vaguería, de verdad, es un petardo!
    +++Besos


    Hola Carmen!
    ¿Vives sin patatas? pero eso es muy traumático, no? Mira, ayer hicimos un parentésis en nuestras rutina y decidimos cenar (sin que sirviera de precedente) en el sofá. Los tres con tres tacitas de crema de patatas con zanahorias amarillas... me pareció el paraíso. Por eso hoy, mientras tenga ese recuerdo en mi retina y en las papilas gustativas, no me puedo imaginar la vida sin patatas... Ánimo! ¿tú las echas de menos?
    ++++Besos


    Hola Marcela,
    Y sabes lo peor? que es una sopa difícil de lograr prepararla igual dos veces.. cuando menos, complicado. Y si, ya he aprendido la lección y paso ampliamente de las rebajas de invierno hasta que el termómetro no abandona los números negativos (cosa complicada en estas fechas:)
    +++++Besos

    Anita!
    Estás invitada desde ya! pero no olvides traer gorro y bufanda!
    ++++++Besos

    ResponderEliminar
  10. Ay, la nieve... Desde luego que hace la vida más incómoda en muchos aspectos, yo creo que sobre todo en las ciudades, pero es tan bonita... No sólo deja paisajes preciosos, sino que tiene ese algo reconfortante (aunque suene paradójico puesto que es fría) que describes muy bien.
    Yo creo que debe llevarse en los genes y mi padre me lo ha traspasado, porque me entra una añoranza extraña cada vez que veo nieve que no es normal para una murciana.

    En la nevada que tuvimos en diciembre, paseando con mi padre por el bosque me comentaba lo mucho que echaba eso de menos. Él nunca vivió en ciudad así que, a pesar de los inconvenientes que tienen las grandes nevadas, lo disfrutaba mucho.

    Tu sopa base es muy muy similar a la que cae en mi casa cada semana cuando hace mucho frío. Pero la versión 2.0 con sus sobras me ha encantado, con ese toque tan oriental... Me lo apunto ya mismo :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Qué sopita tan rica y reconfortante, me encantan esos aromas orientales.
    Y qué envidia lo de la nieve! Por aquí no nieva nunca, y cuando fuimos a Munich y Salzburgo en diciembre teníamos tanta ilusión de que nevara y nada, empezó a nevar al la semana siguiente. De todas formas, y para darte un poco de envidia, ayer el sol ya anunciaba la primavera, dentro de un par de semanas ya podré tomar el sol en el patio...
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Akane!
    Te suena la versión verdad? claro, es una adaptación (o prolongación más bien) de la que en casa llamábamos sopa pobre o sopa a la importancia que consiste en hacer un buen sofrito y mezclarlo con caldo. Si iba solo con fideos, era sopa pobre. Si llevaba algún tipo de picadillo o tropezón era a la importancia:-)

    Y en serio que yo creo que la nieve tiene magia (agua dura y blanca caída del cielo... tiene que ser por obra y arte de un mago:) y si encima los genes andan de por medio pues ahí lo tienes: una murciana enamorada de los glaciares. Genial, oder?

    Besos mi niña!

    ResponderEliminar
  13. Ves Lolah? una cosa por otra, verdad? Y ambas maravillosas. Estuviste también en Salzburgo? que lindos los mercados de navidad verdad? Y las bolas de Mozart (suena fatal pero no es culpa mía)... pues si, una pena ya que si nieve no luce igual en invierno aunque ambas ciudades son tan bonitas que compensa el paseo desde España :-)
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Umhh, que ricas las dos sopitas. Yo, como Carmen, vivo sin patatas y sin zanahorias cocidas, también, y sin calabaza, habas... Pero se solventa bien con otras verduras como el calabacín, la berenjena, la cebolla... Y con las maravillosas legumbres!!!

    Precioso el trocito de tu jardín, en invierno y en verano...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Maite......me ha encantado el relato...genial, yo tambien soy una enamorada de la nieve, tiene algo que como dices te reconforta; las fotos preciosas, y esto de tener un poco de jardin para poder cuidar y plantar debe ser genial....
    y bueno la sopa ya no te digo, yo tambieb cojo una cuchara y me vengo a por un plato......besos

    ResponderEliminar
  16. Uhmmmm!! las legumbres! qué poquito se las quiere por aquí pero a nosotros nos encantan, menos mal! Sabes, en la entrada anterior estuvimos hablando de lo que me gusta la palabra flamboyante, es una de esas palabras mágicas para mi... pues otra, es chascarrillo. Me chifla:-) verdad que es lindo? lo disfrutamos mucho... un beso Polita!


    Núria! yo vivo encantada con el jardín. Cuando llega el buen tiempo te bajas y punto; nada de arreglarte para salir ni tontadas... me bajo hasta el portátil o un libro mientras Lucas juega. Además, el cuidar de las verduritas y ver a Lucas cogiendo rabanitos el solo, se va a la fuente y pa'dentro! Eso con el buen tiempo y ahora con la pala que es más grande que él intentando apartar nieve mascullando entre dientes " siempre nieve por todas partes... siempre nieve". En serio que me parto!
    Un besazo,

    ResponderEliminar
  17. humm, que sopa más reconfortante!!! tomo nota. Acabo de conocer tu blog y me encanta, ya no me pierdo nada :)

    Salu2. Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  18. Deliciosa sopa, me encanta este tipo de sopas aunque en casa no son muy fans asi que no la hago mucho.
    He sonreído mientras leía tu relato, no porque me haga gracia, si no porque esa situación la vivo yo a menudo. Para evitar lo que tu dices cojo y me compro directamente lo que me parece y si luego algo no me gusta o no me va, lo devuelvo y andando!
    Es que paso de probarme nada con tantas capas como las cebollas jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Hola Mai¡Me parece que esta sopa tiene que estar muy rica,se le ve ,en el tono del caldito,y segun los ingredientes que lleva...
    Por cierto las fotos de la jardinera de flores en las dos estaciones,me han parecido muy lindas¡
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola Paula! Bienvenida y pasa que algún cacito de sopa queda...
    Abrazos,

    Qué tal 1de2! Verdad que si? En alguna he hecho lo que tú, lo compro y a probar en casa... ;-) !si es que vamos encebolla'os!
    + Abrazos,

    Hola cooking,
    Tengo que decir que estaba de vicio pero claro, que puedo decir yo de mis criaturicas-caldosas... pues que están pa'comerselas! nada más;-P
    ¿Bonito el pilón verdad? el jardín tiene unos cuantos detallicos bien bonitos...
    ++Abrazos,

    ResponderEliminar
  21. Mai!!Que entrada más flamboyante!jajaja. ;) jajaja.
    La leche guapa!Mira que haces sopas riquísimas y preciosas en las fotos !
    Si voy a verte algún invierno, me harás una??? Muakkk!
    Que bonita es la nieve.. a mi tb me encanta.. pero en Madrid no suele caer tanta como este año.. que penita!

    ResponderEliminar
  22. El día que vengas a verme voy a tirar la casa por la ventana! sopa, sopitas y sopazas haré si vienes!

    muack!

    ResponderEliminar
  23. A mí también me encanta la nieve. Por acá nevo casi dos semanas sin parar y apenas hoy se empezo a derretir un poco, aunque la semana que entra esperamos más!

    Que rica entrada para el HEMC, tengo que ver en mi refrigerador para crear algo para este mes.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. deliciosa y reconfortante, me encantan los ingredientes que has usado,

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola Ben! No me digas que andáis con tanta nieve! qué bien, no? quizá para la ciudad un poco incordio pero bueno. Lo bueno del hemc de este mes es que es muy fácil de conseguir ya que con rebuscar un poco por las profundidades de la nevera, seguro que sale algo;-)
    Un beso,

    ¡Hola Pity! ¿de regreso al 100% a la vida londinense? por cierto, también estaréis con un frío del 8 aunque supongo que nada que no pueda arreglar una humeante taza de té... con leche, por supuesto!
    Otro beso,

    ResponderEliminar
  26. Maite, cuando recién llegue a Suiza me pasaba algo como lo que cuentas. Me ponia mucha ropa y luego sudaba como condenada.
    Pero parece que en Austria la sensación térmica es más porque aqui tambien tenemos de máx. menos 8° pero jamas me he puesto ropa terminca ni ando con sweter debajo. Tampoco he usado nunca algo bajo los vaqueros, que es esa palabra Marianitas? o algo asi?.
    Yo voy muy normal vestida, gorro y guantes y un buen abrigo, en eso si invertí para justamente ponermelo y debajo andar casi de mangas cortas.
    Tu sopa se ve muy rica, a ver si alguna vez la preparo.
    Besos querida.

    ResponderEliminar
  27. Hola Kako, los marianos son unos calzones hasta los pies, ni idea por qué los llamamos así. Y, bueno, si no los necesitas señal que no tienes problemas ni de circulación y de huesos. Afortunada que eres;-)

    Y ... ejemm... no es que quiera presumir pero tengo un abrigo de plumas la mar de majo y otro par de chupas bien chulas... en fin, que conste que no lo digo por presumir pero me lo has puesto a huevo.

    jajajajaja, yo también me visto normal. Aún no he encargado ningún traje de "astronauta" como el que lleva lucas. Eso, si, que mis marianos no me falten!

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias Migue, y sabes? a mi me gusta la tuya...

    ResponderEliminar
  29. No soy muy sopera pero vas a conseguir que realmente me guste la sopa....
    Un abrazo,
    María José

    ResponderEliminar
  30. Hola María José! Cachis, mira que si llegas a venir un poquitín más tarde te dan de narices con un pan dulce que seguro que te hace más gracias que la sopa... pero bueno, yo encantada que hasta pasado a saludarme que me gusta mucho verte... o leerte.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  31. Lo prometido es deuda....
    Muchas gracias por tu participación en el evento.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  32. Un placer guapísima! Muy buena idea y muy interesantes las recetas aportadas!
    bsssssssssssss

    ResponderEliminar