torrijas en almibar y las cosas que tiene el dulce...

Seguro que has oído en más de una y de dos aquello de vaya torrija que lleva ese (... mejor señalar a terceros en estos temas, verdad?). Es posible que fuera porque hace siglos, nunca mejor dicho, era típico en Madrid comer torrijas con un vasico de vino y como están tan ricas pues ya se sabe: torrija va, vino viene y termina uno con una cogorza del ocho...


Éstas que te traigo llevan ya vinillo dulce en su almíbar pero aún así que buena onda acompañarlas de un rico vino dulce bien fresquito... que gustazo, si señor! En fin, antes que se me suba el vinín y empiece a hacer confesiones embarazosas, vamos al tema de hoy, que te quiero contar muchas cosas sobre los endulzantes naturales ya que para hacer estas torrijas no he usado azúcar normal sino miel y jarabe de azúcar de remolacha (Goldensirup, así te lo escribo, en alemán que a mi me pilla más a mano). ¿Motivos? variados...

Primero, porque antiguamente las torrijas se hacían con miel y recuerdo ver a mi madre hacer el almíbar a "pachas" azúcar y miel. Por otro lado, he usado los dos endulzantes que más me gustan y que más me obligo a usar. No lo he hecho por la reducción de calorías, cosa que desde luego estaría genial si fuera realmente efectiva . Piensa que hay muy poca diferencia entre unos y otros y es absurdo ponerse uno a recortar 5 ó 10 calorías por cada 100gr. Imagina que usas 50gr. en un postre, piensa en lo que te estarás ahorrando...  ¿3, 5 calorías? esto es de chiste...

Ahora, es cierto que la miel y el jarabe de azúcar de remolacha tienen más aportes nutricionales probados. Son, los que a mi gusto, más sabor aportan por lo que uso menos cantidad... y esto si que son matemáticas: menos azúcar, menos calorías...En cambio, los jarabes de savia como el de arce (por aquí lo venden a un precio feísimo con lo rico que está) o el de ágave (ves, este a mi no me sabe especialmente a nada) no los suelo usar porque no tienen un aporte nutricional especial . Es verdad que se cuentan muchas cosas pero casi todas son artículos que directa o indirectamente vienen asociados a venta de productos supuestamente adelgazantes y que se les atribuye la capacidad de metabolizar las grasas más y mejor, un poco en la onda el vinagre de manzana y las cápsulas de alcachofa. Ahora, ningún estudio médico afirma tal cosa y los expertos insisten que nuestro cuerpo solo responde a una regla muy sencilla; energía consumida energía quemada durante del día. Y que no hay que olvidar que son azúcares, que funcionan como el resto de azúcares y que se metabolizan exactamente igual...


Así que adiós mito! el azúcar, azúcar es y no te dejes liar por nadie. Y si no puedes vivir sin ella como yo, busca aquellas que te aporten algo más y plantéate la vida en positivo. Reduce el consumo de azúcar blanca (100% carbohidratos) por cualquier otro edulcorante natural (algo menos de carbohidratos pero nada para echar cohetes, no te hagas la neurona un lío). Piensa que el mejor producto light (llamemos light a producto con un 50% menos calorías) es comer la mitad y que si te das el gustazo de comerte un buen dulce, tendrás que ponerte el chándal y sudar un rato... no hay otra...

A la que escribía este rollo, he visto la entrada de Liliana de Albahaca y Canela y ella además te habla de otros edulzorantes más con una información mucho más profesional que la mía. Así que si andas con tiempo, pásate y verás que despliegue de información tan interesante... y ya puestos, te dejo el enlace al blog familiar, dónde te cuento todo lo que hay que saber sobre el ágave y sus bondades (la pita de toda la vida, que esto del ágave no es otra cosa que jarabe de pita...)

Dicho y hecho este discurso, te confirmo que yo me quedo con la miel y con el jarabe de azúcar de remolacha (para las torrijas, que a mi no se me caen los anillos por usar de otros tipos); la miel varia dependiendo de su calidad pero en general tiene unas propiedades antisépticas importantes. El Goldensirup tiene el 100% del aporte de hierro diario y el 30% de magnesio cosas que me seducen tremendamente aunque tampoco nos vamos a liar; para obtener esta cantidad de hierro y magnesio habría que tomarse 100gr. diarios... sin comentarios sobre la burrada...

En cualquier casi, son los dos únicos azúcares que he encontrado con estudios serios que les raspen algún valor nutricional, siempre partiendo de lo mismo: el azúcar es azúcar. No es buena. Hay que reducirla, etc., etc. Que parece que cuando se habla de sus propiedades se nos queda en la cocorota el concepto " Uy, hay que comer mucho de eso que es muy bueno para esto, o lo otro..." No, ningún azúcar entra en esta categoría de comentarios...


Y ahora, para celebrar que el azúcar es pecado, que solo l@s niñ@s malot@s como yo nos ponemos las botas y que los pecados golosos hay que purgarlos con ejercicio diario (no vale hacer lo que se hacía antiguamente en la iglesia católica, que se pagaba por saltarse la penitencia... ni de coña!) y que si no lo haces tendrás que asumir tus actos: no vale ponerte de jarabe de ágave hasta la bola y luego ir con el palo de " Ay, que bien... que super sano mi super pastel, super endulzado" ... no, no... no me mientas! que me han dicho lo que saben, y mucho, de estas cosas que el azúcar es azúcar, venga en el frasco que venga. Que es un capricho y punto. Así que, aquí te dejo este tierno capricho de cuaresma para aprovechar y pecar a gusto... rebelde que es una :-)

Ingredientes para la torrija:
  • 1 barra de pan
  • 1 vaso de leche
  • 2 cucharadas de jarabe de azúcar de remolacha
  • una pizca de canela molida
  • 2 huevos XL
  • abundante aceite para freír
Ingredientes para el almíbar:
  • 1 vaso de agua
  • 1 vaso de vino dulce
  • 1 rama de canela
  • la cáscara de un limón y de una naranja
  • 50gr. de miel
  • versión golosos: añade una cucharada de  jarabe de azúcar de remolacha
Preparación:
Primero, ve preparando el almíbar.  Pon todos los ingredientes en un cazo y deja hervir a fuego fuerte hasta que reduzca como 1/4 (no mucho más para que no quede el almíbar demasiado empalagoso). Baja el fuego al mínimo. Mientras, pon a calentar la leche con el jarabe de azúcar de remolacha y la canela . Mezcla bien y deja que temple la leche.  Pon a calentar una sartén con el aceite. Corta el pan en rodajas de unos 2cm. que pasarás primero por la leche y luego por el huevo. Fríe la primera tanda dejando que se doren por ambos lados y pásalas a una fuente con papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Sumerge cada torrija en el almíbar unos 30 segundos por cada lado y colócalas en una fuente plana. Cuando termines, te quedará algo de almíbar aún. Yo lo que hago es reducirlo un poco más a fuego fuerte y con una cuchara o pincel cubre cada torrija con este almíbar más denso. Así no quedarán demasiado mojadas pero no se secarán... deja enfriar si tienes fuerza de voluntad...

46 comentarios. ¿te animas?

  1. Amén! Totalmente de acuerdo contigo!
    Yo lo único que experimento con edulcorantes es porque mi padre es diabético, y a ver si consigo algo rico para darle de vez en cuando un caprichito... Aunque también es verdad que se va a poner más contento con unas bolitas de esas de ayer tan ricas... :)
    Si es que en casa somos poco golosos, que se le va a hacer. Y ahí estan, las torrijas de la abuela de mi pinche en casa, con una pinta fabulosa y que nadie se come... en fin.
    Bueno, que hoy estoy charlatana, jejeje!

    Por cierto, las torrijas te han quedado espectaculares. Yo siempre las había visto con leche y canela...

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Te han quedado espectaculares! Nunca las había visto bañadas en almibar. Tiene que estar requetebuenas pero menudo subidón de azúcar. No conocía el jarabe de remolacha, pero por las maravillas que cuentas habrá que probarlo así que comenzaremos con las investigaciones pertinentes de ver donde lo encuentro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Anita! pues mira que cuando quiero reducir azúcar suelo acudir a las frutas maduras o secas como el coco, los orejones, las pasas, higos dátiles ... muchas veces rehidrato estas cosillas y las hago un puré fino que añado en vez de azúcar en bizcochos y muffins... luego, esto supongo que tu padre no podría, un poco de miel o jarabe para "mojar un poco" la masa y ya está... el truco de las frutas secas va muy bien y si no sois golosos pues mejor aún porque deja un toque suave y afrutado...

    Pena de torrijas de la abuela! cachis!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  4. Hola de nueva Pilar! qué tal guapa! pues nada, si te parece mucha azúcar pues quita un poco de miel y arreglado; los 50gr. suelen ser unas 3 cucharadas; pon dos y listo. Si dejas solo una va a parecer que están mojadas en aguachirri... El el goldensirup es como el tuerto en el país de lo ciegos :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa! Me ha gustado mucho tu reflexión sobre los edulcorantes naturales jeje. Las torrijas tienen un aspecto estupendo. Encima hace tanto que no las como... que envidia jaja. Besitos :)

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja.. Me encanta leerte.. Todo el tema del azúcar lo había discutido en varias ocasiones con una amiga que toma Fructosa porque tiene menos calorías...¡¡absurdo!!.. Y es mas.. si al hígado le da la gana de convertir la cadena de polisacárido de fructosa a glucosa.. ¡¡pues se ha reído de tí!! Lo explicas fenomenal.
    Y por cierto... andaba yo programando mi entrada de torrijas para el domingo... ¡¡Andamos con el mismo antojo!!.. Claro que yo uso todo el azúcar del mundo.. eso sí.. sin gluten.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Toda la razón. Yo m las comía sin pensarlo. Los caprichos son lo que son, pero hay que disfrutarlos y luego pues ya veremos.
    Un abrazo y ya me comía yo ahora un par de ellas.
    Buen día

    ResponderEliminar
  8. Yo soy del grupo de las golosas y la verdad es que pienso lo mismo. Si vamos a pecar hagámoslo con ganas. La verdad es que cuando me dan ganas de comer algo dulce tiene que ser dulce de verdad, sino ni yo misma me creo el engaño. Por acá no es muy común comer panes almibarados de hecho no se consume mucho ningún tipo de jarabe. La idea me gusta mucho para una tarde de Domingo sentada en el sillón con un libro y el vaso de leche en la mano. Y sin ninguna culpa!
    Ricas, muy ricas tus torrijas. Ah ! Para mi sin vino por favor..
    Cariños

    ResponderEliminar
  9. Hola Lydia!
    Pues eso me ha pasado a mi; que hacia tanto que nos las comíamos que ya tenía un poco de mono;-)
    Besos


    Hola Pikerita!
    si verdad? yo también he probado con el mundo fructosa y tampoco. Creo que es más positivo aceptar que dulces se pueden comer siempre en versión light (come la mitad) y luego a mover el culete un rato;-P jajajaja! Es la única versión posible! Además, para que nos peleamos por el azúcar de las torrijas si las estamos friendo en aceiteeee! ¿no es de locos? jajajaja! me gusta ver que tenemos las cosas claras! eso sí! al glutén ni mirarlo! con pan especial...
    +BEsos


    Hola Curra!
    Eso es. Nos damos el capricho y luego recortamos por otro lado; mucho más sensato y positivo es reemplazar la pasta normal por la integral! eso si que merece la pena y es un esfuerzo con recompensa!
    ++BEsos


    Eso está hecho, Erika!
    Dejamos el vinito para otra ocasión y te sirvo un vaso de leche ya mismo! pero que gusto pecar a placer ante un buen libro... delirante!
    +++Besos

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo contigo Maite....la verdad es que soy de las golosas sobretodo por la mañana...pero estoy cambiando el azúcar blanco por otros por recomendación médica, ya que me han dicho que el azúcar blanco no tiene nungún aporte mineral y además no deja absorver el calcio (si se come en grandes cantidades) y otras cosas...total que comencé a buscar otras alternativas...azúcar moreno, ágave, miel....golden syrup que antes que tu me lo comentaras no tenía ni idea...y que estoy a la busca porque no es fácil....vamos que esta entrada y la de Liliana me ayudan mucho.
    En cuanto a las torrijas te diré que las más buenas que he comido fueron en Múrcia el año pasado, que ricas estaban.....y estas tuyas con este almibar bufff me cojería unas cuantas...me encantan...la pega es que en casa no gustan y si hago...me las tengo que comer todas.....y porque no, no???
    La fotos me encantan, simples pero preciosas...........
    un besazo

    ResponderEliminar
  11. Me encanta ese tierno capricho semanasantero que te has marcado y tienes toda la razón, azúcar es azúcar, así que o reduces o meneas el culo... porqué será tan difícil cumplir esa regla?
    con esa foto que has puesto es bien difícil y claro, una que está antojona.... ea!, que mas has liao mala bruja!
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Una cosa tengo muy clara desde hace mucho tiempo: lo que es dulce, lleva azúcares seguro y si no los lleva, es algo químico muy sospechoso. Así que nada, resignación y zapatillas deportivas :D Besos de una adicta al sirope de arce, jujujuju

    ResponderEliminar
  13. Buenoooo, me está saliendo un hilillo de saliva que pronto va a inundar el teclado. Una cosa no me ha quedado clara, cuando hablas de Goldensirup, ¿te refieres al sirope de remolacha que venden por aquí (mira, yo hablé hace tiempo de él aquí?

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa!

    En España, el jarabe de azúcar de remolacha no es tan conocido como nos pensamos y el desconocimiento hace que mucha gente tenga recelos a la hora de usarlo y/o comercializarlo. Yo lo uso desde hace un año, cuando me detectaron la anemia. Me hablaron de él y he tenido la suerte que el sabor me ha encantado... está de vicio!

    Qué pena vivir rodeada de anti-torrijos:-) tendrás que tirar de mami y para cuando vas a verla pedir que te haga (toriijas para tomar, no para llevar que las madres en cuanto tienen ocasión sacan el tupper:)
    Besos


    Hola Rosa!

    Esa es una de las grandes preguntas de la humanidad? uno, ¿por qué el azúcar engorda? ¿por qué siempre engorda más el azúcar ajeno que el propio? ¿por qué nos cuesta tanto mover el culo? ainsss... esta vida es un misterio!

    Ves? ya me estás llamando bruja cuando lo único que he hecho ha sido hablar sin pelos en la lengua y fotografiar esas indefensas, jugosas y tiernas maravillas pascuales :-D
    +BEsos


    Hola Marona!

    Pues ahí está la cosa; que hay que consumir productos naturales y minimizar los químicos... que la química en la alimentación debe estar muy muy ajustadica... bicho, bicho... además, nosotras lo tenemos fácil; nos subimos una montañita o dos y asunto zanjado.... Ains, el sirope de arce! cómo una savia puede ser algo tan rico!
    ++Besos


    Eso es, Noema!
    Siiii! jeje! ese! guauuu! qué color! Es justo como dices; tiene ese sabor a caramelo con un toqué amargo.. buaaaahhh, qué rico! No hace mucho lo probé con leche y me gustó tanto que pensé que en las torrijas debía quedar para morirse... y, en fin, otro dulce que borro de la lista de ingredientes con azúcar blanquilla...
    +++Besos!

    ResponderEliminar
  15. Yo no soy especialmente golosa. Las torrijas tienen una pinta espléndida, nunca las he probado con almíbar. Tampoco he probado el jarabe de remolacha (de hecho tampoco lo he visto en ninguna tienda, que recuerde, pero ya me voy a fijar más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, qué entrada mas dulce sin azucar te has marcado compi, muy interesante, me lo he tenido que leer dos veces pero he aprendido mucho. Ademas me has recordado que tengo que hacer torrijas, que ya pronto es temporada alta y yo sin darme cuenta, y aqui se me revolucionan si no hay un par de fuentes llenas.

    Yo no tengo problemas con el azucar, es mas, hago bastante deporte y a veces es que me la pide el cuerpo, pero reconoczco que me gusta mas la de caña completa, o en su defecto una cucharadita de miel, uysss sobre todo con las cuajadas...el sirope de arce ha sido también un descubrimiento, aunque no abuso mucho de él, y al caso es que el Goldesirup lo veo constantemente en los lineales de KAufland pero nunca me ha dado por ponerlo en el carro, te haré caso para cuando termine el bote de sirope de agave que compré para probar también.

    Y que quieres que te diga, que mi abuela hacia unas torrijas buenisimas con azuquitar blanca y vino tinto, y ni se planteaba el tema del azucar, es verdad que no habia problemas de salud en casa, quizas eso te hace no tener que buscar alternativas.

    Y yo soy del club de darse el gustazo de comer un dulce, luego aumento los km de footing y ya esta!!

    Te he dicho que me han encantado tus torrijas? pues lo han hecho, muchas gracias por poner cosas tan ricas.

    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Muy ricas esas torrijas,
    se nota que ya va llegando la epoca de este dulce, he visto algunas ya por los blogs.
    Yo he seguido la receta de mi madre, y este año las voy a publicar,que están buenismas!

    ResponderEliminar
  18. no conocía las torrijas con almibar, yo siempre las empapo en leche porque es así como se han hecho siempre en casa, pero me parece que estas las tengo que probar, Maite que me estoy poniendo bonita con tus platos!!!! Aún tengo que probar el struddel de manzana, pero con una recetita tan fácil ¿cómo me puedo resistir???

    Me encanta leerte....vaya salsa que tienes, un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Pues cuando un postre lo hago con todas las consecuencias, nada de mantequilla light o chuminas varias! Todo bien rico, y si te muerde la conciencia te sirves menos ración y andando, no?jejejeje
    Estas torrijas se salen solas de la pantalla guapa!!
    Bicos!

    ResponderEliminar
  20. Aaaaamén a todo lo que has dicho!
    Estoy totalmente de acuerdo con tus reflexiones, opiniones y con tu filosofía de vida respecto al azúcar y al dulce :D
    Lo mejor de todo es no reprimirse los antojos dulces, que alegran mucho la vida, siempre que se haga con moderación, combinándol con vida activa y mucho mejor si el dulce es casero :)
    Yo tengo unas ganas terribles de probar el Goldensirup, que comenté su existencia pero por aqui no lo encuentro por ningún sitio.

    Qué gracia me ha hecho que pensáramos en post tan parecidos casi al mismo tiempo! Estamos conectadas, no hay duda :D Además así nos complementamos, que a mi me faltaba mucho por decir. Gracias por el link, me ha hecho ilusión y siempre es un honor aparecer nombrada en tu blog ^_^

    Ahh, las torrijas. Yo no las asocio a la Semana Santa (aquí somos más de conejitos y huevos de chocolate) sino a mi abuela, que nos hacía unas riquísimas a mi hermano y a mi cuando éramos pequeños.
    Con mis primos algún verano (sí, mala época para torrijas pero qué le vamos a hacer, éramos golosos) intentamos recrearlas... aún tengo la marca de una quemadura en un brazo del chisporroteo bestia de aceite que soltaron al principio, jaja. Heridas de guerra, como yo las llamo :P

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Hola Eva!
    Qué tal guapa? completamente de acuerdo contigo, no se dice que no a nada. Y mi abuela también las hacia con azúcar blanquilla, claro que si! yo tengo la suerte de experimentar lo que mi abuela no pudo... anda que si ella hubiera podido echar mano a tantas cosas diferentes y nuevas! hubiera disfrutado como una enana,
    Besos


    Hola Carmen,
    si verdad? jajajaja! era inevitable no dejarse seducir por las torrijas, verdad? deseando estoy de ver la versión de tu madre!
    +Besos


    Hola intxaurtsu,
    Ainsss loca estoy aún pensando en un viaje por tierras lejanas... que gustazo! Uy, bonita segurísimo con mis platos o no... ahora, con la racha que llevo de publicar dulces, como te haya inspirado para caer en un par de ellos puede que te chafe la operación bikini.Lástima que no vivamos más cerca sino me pasaba por tu ventana y nos iríamos a caminar por esos bonitos montes que hay en tu tierra... así que nos echen dulce al body!
    ++Besos


    Hola Pam!
    Eso mismo guapa! pienso como tú! las cosas si se hacen que se hagan bien y con prudencia;-) y luego, marchando que es gerundio! jajajaja
    +++BEsos


    Hola mi niña!
    jajajaja! mira, me encantó! me lo dijo Núria de estoy en ello; habíamos hablado de los azúcares hacia poco y ayer me comentó que habías publicado y mira... cuando lo leí me dije: pero como es posible que estemos tan en onda! jajajaja! si no encuentras, dimelo que pronto vendrá álvaro a pasar unas semanitas en casa así que a la vuelta le puedo colar un botecico para que te lo mande desde España... tú dime sin compromiso ninguno:-)

    Y mira, tú aquí en este blog como si fuera tuyo! y no hagas que me ponga colorada! quita quita! con esa sensibilidad que tienes para todo. Felicidades guapa! .. uhmmm y con heridas de guerra? yo tengo una en la mano; novatada, sabes? la peque en el horno, muy típico:-)
    ++++Besos

    ResponderEliminar
  22. Muy buena reflexión. Estamos totalmente de acuerdo en que el que quiera comer dulce y no engordar la única forma es el ejercicio. Muchas veces merece la pena algún caprichillo (nada de bollos industriales, lo hecho en casa mejor) aunque luego haya que hacer más minutos de bici o corriendo :-)

    Las torrijas tienen muy buena pinta, en casa las hacemos de forma un poco diferente. Pronto las podrás ver porque no tardaremos en hacerlas, que ya es época.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Ay, Maite, ya me podías haber dicho que las torrijas así no engordan nada de nada! Con la ilusión que me haría comerme un par sin sentirme culpable...no te puedes imaginar cuanto me gustan, aunque nunca las he hecho con almíbar, sino rebozaditas en azúcar y canela...no sigo que me pongo mala!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  24. Mai, tienes toda la razón, el azúcar o reduces cantidad o después de esas torrijas, a sudar un poco! ;)
    Me encanta ese capricho de Cuaresma y con el almibar deben de estar de muerte!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Hola Mai¡
    que casualidad,esta mañana,he estado hablando con una amiga sobre hacer torrijas...ya sabes que aqui en semana santa son muy típicas.Estas me paracen deliciosas¡¡Le das un toque muy personal.
    besos.

    ResponderEliminar
  26. Hola chicas!
    Claro que si! mira, yo acabo de volver de mis 6 kilómetros diarios ahora que ya no hay nieve vuelven las buenas costumbres! y no corriendo, sino caminando por el monte cuesta arriba, cuesta abajo que es más divertido; y con esto y un bizcocho me quedo más pancha queeeee... un.... ocho! Deseando estoy de ver vuestra versión! por cierto guapas, no puedo comentar en vuestro blog; ya os escribo y os cuento,
    Besos


    Hola Lolah!
    Mira, si quieres puedo soltarte una serie de cuentas aritméticas que justifiquen que el azúcar de estas torrijas no engorda... creo que con una estadística aquí y un gráfico allá todo ello presentado en un "power point" podríamos conseguirlo... pero el aceite de freírlas.. ains... ese no hay quién lo camufle! engordan y por eso están tan ricas! porque el pecado nos atrae, no hay otra,
    +Besos


    Hola Mercè!
    Eso es compi! y con almíbar tiene su punto; además, cuando a uno le saben a poco unas torrijas es como que le da cosa hacer otra tanta; eso es de tragaldabas; pero, en cambio, si uno varia en la manera de prepararlas, ahora con azúcar y canela ahora con almíbar, siempre puede decir: "Nooo, si yo estoy experimentando, nada mas" cachis, qué bien suena!
    ++Besos


    Hola Cooking!
    Hombre! y que no falten verdad! mi madre no hubo año que dejarla pasar sin hacerlas. Tenía un tupper tremendo de grande (algo exagerado que no he vuelto a ver en mi vida) y lo llena hasta el borde; el almíbar lo hacia mitad azúcar, mitad miel y vino de jerez... ni te imaginas lo que era eso... lo más tremendo que te puedas imaginar! en fin, ya sabes que como las cosas de mami nada! o casi nada, que luego veo las cosas que preparáis y me quedo loca,
    +++BEsos

    ResponderEliminar
  27. Yo soy de las de miel, suave eso si, pero como la miel nada de nada. El goldensirup me encanta, se que suena fatal, pero me amorro a la botellita y como si fuera un chupito,jajaja, menos mal que el vicio sólo me da por éste líquido y no por el alcohol,jajaja, sino ni sería capaz de escribirte!!!Las torrijas son mi perdición, aún no me he puesto a ellas , pero no creo que tarde mucho, que bien saben, y que de recuerdos me traen!!!Besos guapetona, y las fotos fuera no?? guapa que la primavera la tenemos ya aquí!!!!

    ResponderEliminar
  28. AY!!(en mayusculas), porfin en casa, encantada de mirar tus torrijas celestiales. Despues de regresar del paraiso de las hamburguesas, pizzas, texmex, quesos derretidos y donuts...Señor,12 dias sin comer de cuchara, ni si quiera los cubiertos y vasos son de verdad, todo de usar y tirar...viva la cuchara y los potajes gloriosos.
    Gracias Maite por tu Amor!

    ResponderEliminar
  29. Felicidades Elvira!
    Enhorabuena por esas tortas de pan; por esa energía que tienes que no sé de dónde la sacas! jajajaja! que sepas que eres mi heroína tronquita! jajajaja! yo mundo dedo... como caíga en el frasco la hemos liado... jajaja! si, pienso como tú; la miel me gusta pero con cautela sin usar mucha; son sabores intensos que no necesitan de mucha cantidad pero dan un toque muy lindo en la repostería. Ains, los recuerdos! las que estamos lejos nos volvemos más "ñoñas", verdad? pero venga! hay que animarse que dicen que de esta viene la primavera seguro... Besos guapa!


    Maryam!
    Bienvenida! qué gusto volver a tu paraíso mediterráneo, verdad? cómo me gustó ver ese trocito de tu cocina, rodeada de pan y con un ayudante tan fantástico...gracias a tí Maryam por haberme encontrado;-)
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  30. Mai.. deliciosas!Y qué textura!
    A ver si me animo a hacer algun dia torrijitas.
    Muak.

    ResponderEliminar
  31. En Costa Rica las llamamos Torrejas y tienen antecedentes de antaño. El vino es el elemento a diferenciar, aunque ya las he probado con el mismo y en verdad son bien sabrosas.
    Me complemento con tu receta para intentar preparar mi próxima versión. Se ven deliciosas. Felicidades.

    ResponderEliminar
  32. Dios Mio, Mai, yo que no las quiero hacer todavía, y me encuentro con esta foto, si estoy babeando desde que la vi.
    No se si quedará saliva ya en mis glándulas, o por el contrario están más secas que la mojama.
    Que foto, que TORRIJASSSSS.
    ainnnsss, pecadora.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Hola Alicia!
    Qué tal bombón! claro que si, tienes que hacerlas casi por obligación que unas pascuas sin torrijas es como el cine sin palomitas,
    Besos


    Hola Luis,
    Cómo me gustará ver tus torrejas; se comen también por pascua? me quedo muy intrigada esperando que nos cuentes, Pura vida!


    Hola Carmen,
    jajajaja! así me aseguro que caemos todos en la tentación. Es más divertido pecar en compañía, verdad? jajaja,
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Qué ganas de comerme una torrija de esas me han entrado,Dios mío! En casa las solíamos hacer rebozadas en azúcar,pero con el almíbar deben ser una gozada... Me las apunto ,a ver si las pruebo y mato el gusanillo que me ha entrado al ver las tuyas...
    Un beso,

    ResponderEliminar
  35. Hola Rosi,
    Si no las has probado, tienes que hacerlo. No puedes perdértelo! Están muy ricas y puedes hacer el almíbar de mil formas; con miel, miel y azúcar, azúcar solo, con vino dulce, jeréz, tinto, con coñac... pega con todo!
    Besos

    ResponderEliminar
  36. Hola Mai, acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho...coincido totalmente contigo en el tema del azúcar, yo como poco pero procuro disfrutarlo al máximo..jejej, esas torrijas están de vicio...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  37. Nunca he probado torrijas pero si hay que pecar que sea con una de las tuyas que tienen un aspecto delicioso!!! ufff me pierdo con los azucares, y eso que aqui no tenemos mas que del normalito...un beso guapa

    ResponderEliminar
  38. Hola Ana,
    Bienvenida! y es un gusto tenerte por aquí, y este gustazo si que no tiene ni carbohidratos ni grasas; es todo cosa buena,
    Besos


    Hola Mª José!
    No son típicas en la isla? no me digas? uy, pues cuando nos conozcamos hay que hacer algo que no puedes estar sin probar una de estas...
    +Besos

    ResponderEliminar
  39. Mai,
    Leerte me da mucha alegría, porque trasmites alegría... Siempre acabo riéndome, porque eres un crack contando anécdotas y explicando los por qués y las recetas!!!!
    Qué ricas las torrijas!!!!
    Tus fotos? Expectaculares!!!!
    Un besazo,
    IDania

    ResponderEliminar
  40. Niña, nunca las he hecho bañadas en almibar, siempre en leche pero qué ricas que deben estar! El jarabe de remolacha ni idea, mira que de cosas nos enseñas!
    Besitos

    ResponderEliminar
  41. Hola Idania! cómo estás? cuánto me alegro que sonrías con mis cosillas ya que yo me divierto muchísimo escribiéndolas! Muchas gracias de corazón y me animas siempre mucho con esa delicadeza y amor que pones en todo lo que haces,
    besos


    Hola Marta,
    pues tienes que probarlas guapa, es una delicia. Así, mojaditas, creo que son más típicas de la zona de Castilla-la Mancha y Extremadura; y lo del jarabe de remolacha es otro de mis descubrimientos extrafronterizos ya que en tantos años en España apenas había oído hablar de él; bueno, al leer a Noema me acordé de algún comentario de mis abuelos, cuando hablaban de los tiempos del racionamiento que el café y el azúcar no se conseguían ni de estraperlo y que había que conformarse con achicoria y azúcar de remolacha... así que puede que en España se dejara de consumir porque "traía malos recuerdos"...no se, digo... que lo mismo es una barbaridad pero quién sabe...;-)
    +Besos

    ResponderEliminar
  42. Algunos edulcorantes són pura química y no demasiado sanos...

    Lo que engorda es comer demasiado está clarísimo.

    Nunca he probado las torrijas, aquí en Catalunya no se preparan demasiado. Tendré que animarme algún día a prepararlas.

    ResponderEliminar
  43. Hola Mònica!
    Qué tal guapa! pues tienes que probarlas que estas bien ricas y una forma muy fácil de dar salida al pan que se nos ha quedado mustio...
    Besos

    ResponderEliminar
  44. las torrijas me pierden, solo verlas me pone nerviosa, que pinta por favor!

    el golden syrup de aqui de inglaterra no esta hecho con remolacha, aqui usan azucar de caña asi que me quedo con las ganas de probarlo, o mejor, me paso por la tienda alemana del mercado y pregunto no? besitos

    ResponderEliminar
  45. Si es verdad! yo no lo sabía hasta que hablando con una amiga nos dimos cuenta que no "hablábamos" de lo mismo. Cuando vino a casa le enseñé mi bote y ahí empezamos a darle vueltas al asunto y descubrimos que lo que ella compraba en Londres no es lo que yo uso aquí. Es una buena idea preguntar en esa tienda. Para evitar confusiones, en germano se llama Zuckerrübensirup. Parece una palabrota verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  46. Maite me gustan mucho estas torrijas. Tienen que estar exquisitas.
    Un beso
    rosa

    ResponderEliminar