la chica del calendario con árbol, crema de tomate con queso azul y tarta de mazapán...

O Tannenbaum, o Tannenbaum,
Wie treu sind deine Blätter!
Du grünst nicht nur zur Sommerzeit,
Nein, auch im Winter, wenn es schneit.
O Tannenbaum, o Tannenbaum,
Wie treu sind deine Blätter!
Villancico germano de un tal Joachim August Zarnack allá por 1819

Estos pies rojos y peludos pertenecen a la chica número 23 del calendario de Noema y no, antes de que tu mente calenturienta se ponga a imaginar cosas que no son, que te quede claro que no voy a posar medio desnuda en el Pirelli. Nada más picante que participar en el calendario de adviento que cada año organiza ésta aberlinada santanderina que regenta el blog Intercultura y cocina. Estos mismos que hoy calzan el 23, el año pasado fueron del 11... sí, un númerazo donde contaba largo y tendido las costumbres navideñas de los granjeros austriacos. Este año, prometo enrollarme tanto o más que el anterior aunque con tu permiso aparco los cotilleos regionales para contarte los pormenores de la familia Nobis  -nosotros- ante las principales tareas prenavideñas: acumular nervios a la espera de la visita de Christkindl y montar un árbol de Navidad en el salón... pero vayamos por partes que hoy vengo sin prisa. En cambio, si tú vas con la hora pegada a santa sea esa parte trasera de nuestro organismo, te recomiendo que vengas a leerme en un rato apacigüa'o que hoy mi historia va pa'largo...

Uno de los nuestros estará ausente. La familia madrileña le acogerá con los brazos abiertos un año más. Así que para la operación Tannenbaum nos han faltado un par de fornidos brazos -Álvaro, que te quiero mucho hijo, que lo sepa todo el mundo-. Esta costumbre, la de montar el árbol, no es made in USA, que quede claro y por delante. Es una tradición a lo celta. Con esto no quiero decir que los celtas celebrasen la navidad poniendo bolas de colores en los abetos y cantando villancicos. El abeto era uno de sus árboles sagrados y poner uno dentro de la casa era símbolo de protección y buenos augurios... así que, mucha atención que esto puede ser importante: poner un pino en tu salón, puede traerte suerte...


Y la gente pobre que no tenían para un pino -ten en cuenta que no crecen por todas partes, así que es de imaginar que el comercio del pinito viene de lejos- colocaba ramitas de acebo en las puertas y ventanas porque se decía que también atraía la bonanza al hogar... pero mira, yo no termino de creérmelo porque, por lo general, durante siglos el pobre siguió pobre y el rico igual de rico -o más- ante lo cual, yo casi que me inclino por el abeto que por lo menos en apariencia, parece funcionar mejor. El salto de ponerse de moda un arbolito por navidad decorado con frutos secos, manzanas y dulces fue un acto de esnobismo puro y duro. A no sé qué rey, de no sé qué dinastía, de no sé qué reino -me trae al fresco los que se disputan su primera aparición- se dejo retratar con la familia alrededor de uno muy grande y hasta hoy... de aquí no hay más miga que sacar. En cambio, la elección del adecuado, ese que tiene que caber en la esquinita del salón, que esté fresco para que no se despeluche, que sea abeto para que no pinche -los pinos, me cachis que traicioneros que son- que tenga una forma bonita y un precio más bonito aún... este proceso, que si lo acompañas con música de violines parece hasta bucólico, ha sido algún que otro año un peregrinaje arduo, tedioso y hasta asqueroso. Digo! Casi agónico. Solo te cuento que el año pasado nos tocó pelear a última hora haciendo kilómetros y kilómetros en busca del dichoso arbolito... Pero este año la cosa fue rodada. A la granja ya le habíamos echado el ojo. Está cerca de casa, son muy simpáticos y nada caros... Ah, y solo tienen Tannenbaum de verdad, ninguno de los que pinchan. Así que, aunque parezca mentira, ha sido cosa de coser y cantar. Un día de maravilloso sol, mucha nieve y mucho buen rollo...


Una vez trasportado a casa, vive durante unos cuantos días en el porche junto con los árboles de mis vecinos en espera del día D. El día en cuestión, es el 24 por la mañana. Un completo estrés. Monta el árbol, limpia la casa, sal a comprar las últimas cosas que siempre -siempre!- se olvidan... cocina, recoge, decora, dúchate, vístete, todos esperan... a estas alturas de la tarde tengo una chufa de mucho cuidado. Los miro y me parecen todos una panda de parasitillos esperando que les tires un trozo de salchicha... qué no! Yo paso, de verdad. Mira, no voy a soltarte un discurso de lo sufrida que soy -ya me da coraje no entrar en esta materia- pero solo te diré que una menda tan lerenda como yo, ha espabilado lo suyo. Ya no quiero sufrir más. Puestos a elegir me pido disfrutar como una enana. Quiero decorar el árbol sin estrés. Cocinar disfrutando de cada trocito de cebolla y deleitarme con el chup-chup de una sopa tomando cuerpo a fuego lento... decorar mi mesa sin prisas, mirar desde una esquina, ahora desde la otra... dejar a Lucas que también decore... pero te das cuenta a qué suena esto? a pura felicidad! En fin, que durante  un par de años tragué con el pack toda_la_navidad_en_un_solo_día pero luego le dejé claro al Günter que así no nos íbamos a llevar bien por navidades... a mi me gustaría montar el 22 por norma pero no ha podido ser. El árbol en mi casa se monta el 23...y sí, tienes razón, hoy estaría montando el árbol pero gracias a la entrada del calendario he podido negociar montarlo en mi día ideal :-) En serio, si es que es otra cosa, caramba! qué relajación. Qué bonito montar todos juntos los adornitos, ver al enano saltar y cantar loco de emoción y una vez terminado, encender las velas del Adventkranz, sacar unas galletas y ponernos a cantar como posesos el O Tannenbaum!


Resumiendo -si puedo que no estoy segura- el plan general para un 23 de diciembre es: primero acudir por la mañana a la representación en el Kindergarten donde cada familia nos presentamos con un buen plato de galletas que devoraremos después de la función. Después a casa a montar el árbol. Más galletas, encender las velitas manoseadas después de 4 semanas rondando por el salón - sé que sabrás perdonar que mi centro tenga esas pedazo huellas y que las chuches estén enfundadas pero donde hay pequeños no puede ser de otra forma- y muchos cánticos variados: desde villancicos a cantos populares. Este día, además, ya le podemos contar que "mañana" viene Christkindl con los regalos... de momento, tenemos un conflicto con los espacios temporales: ahora, después, pasado mañana, en una semana... todas estas circunstancias no terminan de fermentar en su cabecita así que los conceptos hay que desarrollarlos en un abanico de 24 horas a lo sumo. El resto es ciencia ficción. Así, una vez superados los nervios del árbol de navidad, nos sumergimos de lleno en los nervios ante la llegada del niño Jesús... esta es una historia un poco extraña y algo complicada. Pasó que cuando Lutero mandó a los santos a freír espárragos, dejó un cabo suelto... un pedazo de cabo! San Nicolás! La leche! el bueno de Niklas qué cada 6 de diciembre - por su onomástica- venía con regalitos y dulces para los niños... Uf! se lió parda! qué hacer: dar marcha atrás con la reforma o dejar a los nenes sin regalines???? y así, en un momento no sé muy bien si de inspiración o de idiotez, prometió a los niños que para el cumpleaños del niño Jesús, éste vendría a cada casa con los regalos que antes traía Nicolás -nada de san-. Los holandeses dijeron que naranjas de la china! que les daba igual que Nicolás fuera san o pescadero. Que no les iban a dar un disgusto a los niños. Los suecos, noruegos y filandeses no se dieron por enterados. Ellos tenía un duende que podía hacer de Nikolaus. Los alemanes por su parte, completamente descoloca'os. Mira que lo intentaron, pero no cuajó. Lo del Christkindl no convenció, los niños reclamaban a Nikolaus, pero los papás no querían saber nada del santo así que muy pocas regiones continuaron la costumbre. Intentaron un hadita -creo- al estilo norteño, pero tampoco... vacío casi total, crisis casi completa hasta que llegó Papa Noél de los EEUU... y los austriacos? me parto! A ellos les tendría que haber dado igual porque son católicos. Ellos no tienen problemas con los santos. Pero qué quieres! mis paisanos son de los que se apuntan hasta a un funeral! lo celebran todo, o casi, que mira si es curiosa la cosa: celebran la costumbre protestante que no cuajó entre los protestantes pero no celebran la costumbre católica de los reyes magos.. curioso, oder?


En fin, que entre árbol de navidad y Christkindl hay que comer. Yo te dejo uno de mis menús clásicos: sopa y pastel, la pareja de hecho más maja y rica jamás vista. Para que tome forma navideña, la sopa es una crema de tomate bien potente con queso azul y mucho verde por encima. El pastel, uno muy facilito hecho con mazapán y uvas, un guiño gigante a las navidades españolas...

Crema de tomate y queso azul


Ingredientes:
  • 1kg. más o menos de tomates maduros
  • 200gr. de tomates secos
  • 3 cucharadas de concentrado de tomate
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 trozo de puerro
  • 1 trozo de apionabo (Sellerie) o un tallo de apio y un trozo de nabo aromático que no pique
  • 1 vaso de zumo de manzana o de uva
  • 1 litro y 1/2 de caldo de pollo
  • Un buen trozo de queso azul (completamente a gustos)
  • opcional: un poco de queso crema tipo Philadelphia para suavizar
  • Un poco de cebollino y eneldo fresco
  • un chorrito de aceite de oliva
  • sal y pimienta a gusto
Preparación:
En una cacerola con un poco de aceite de oliva, saltea los tomates y las chalotas troceados, los tomates secos y los ajos. Rehoga brevemente, añade el caldo y las verduras. Deja que la sopa se haga a fuego lento como mínimo 1/2 hora. Añade después el zumo y deja que cueza unos 10 minutos más. Separa del fuego, añade el queso azul y tritura bien la sopa. Prueba y rectifica con sal y pimienta. Si está muy fuerte para tu gusto, añade un poco más de zumo y un par de cucharadas de queso crema. Lo va a suavizar considerablemente. Esto es una cuestión de gustos. Más suave o con más carácter... a nosotros nos gusta fuerte de sabor pero ya se sabe como van las cosas en cada casa. Si tu trituradora ha dejado restos, te recomiendo que pases la crema por el chino. Cuando emplates, espolvorea bien de verde por encima:-)


Pastel de mazapán y uvas


Ingredientes:
  • 1 lámina de masa de hojaldre
  • 200gr. de mazapán
  • 200gr. de crème fraîse
  • 3 huevos
  • ralladura de un limón
  • 1 sobre de azúcar avainillada
  • 2 cucharadas de almendras molidas
  • 1 cucharada de maicena (opcional)
  • unos 200gr. de uva
  • azúcar glas para espolvorear
Preparación:
Calienta el horno a 200ºC. En un molde de entre 23-25cm (da igual la forma) recorta y coloca la lámina de hojaldre cubriendo solo la base del molde. Pincha bien con un tenedor la masa para que no coja aire en el horno. Hornea entre 10 a 15 minutos hasta que la masa esté dorada. Mientras, pon en el baso de la trituradora el mazapán, los huevos, el crème fraîse, la ralladura de limón, el azúcar avainillado, las almendras molidas y la cucharada de maicena y bate hasta que tengas una crema suave y sin grumos. Saca con cuidado de no quemarte con el molde, reduce la temperatura del horno a 180º y cubre la base con uvas cortadas en mitades. Añade ahora la crema y hornea hasta que el pastel quede cuajado -entre 40 a 45 minutos dependiendo del horno-. Deja que enfríe y espolvorea con azúcar glas antes de servir:-)

En fin, amores míos! Soy una pesada, lo sé y no me importa. Tenía muchas cosas que contar y aún así tengo la sensación de haberme dejado mucha chicha en el tintero. Ser felices, vivir la navidad como más feliz os haga y disfrutar con mucho amor.. y por favor, cantar algún villancico que otro que excepto los de radio cada vez se oyen menos:-)
Os quiero mucho:-D

25 comentarios

  1. Mayte ya te echaba de menos!!! mira que tus entradas derrochan alegría y energía....qué envidia, yo soy de las rancias que no disfrutan mucho la navidad, en fin, antes me escapaba de viaje pero últimamente.... no sé, se me revuelve demasiado la cabecita con fantasmas y seres queridos que ya no están, pero, yo lo intento y también pongo mi arbolito y decoro la casa y hay dulces de navidad en un plato y pongo villancicos (que los aborrezco), yo lo intento. Bueno, qué decirte de la sopa, la de tomate y cebolla son mis favoritas, creo que ya lo sabes, y yo como tú, sopa y tarta, la pareja perfecta. Un besazo muy fuerte de Bilbao y como aquí se felicita: Zorionak eta urte berri on, a los tres de casa y al que se te queda en Madrid

    ResponderEliminar
  2. Cuanto tiempo!!!!!
    Me encanta venir a verte y leerte, tus entradas son de lo mejor de la blogosfera.
    Te deseo unas felices fiestas con tus chicos y un año lleno de cosas maravillosas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Dos recetas estupendas. Ya veo que estabas inspirada, me ha encantado la narración del lado oscuro del árbol de Navidad: elección, búsqueda, recolección hay que pincha y que ensucia,muy bonito pero digamos que a veces es una tradición engorrosa.Ya veo que has remozado el diseño de tu blog,ha quedado muy bien.
    Que pases unas felices fiestas

    ResponderEliminar
  4. Toda una odisea prepararlo todo en Nochebuena... me gusta tu estilo... aqui ya sabes que lo del arbolito no lleva tanto rigor, eso sí, lo mejor de mi casa es que cada año crece en adornos hechos a mano jajaja...
    En fin guapa, que me ha encantado tu historia y que lo celebreis todo, aunque si te das cuenta aquí el dichoso papa noel ya hace estragos así que tambien debemos ser como esos austriacos qeu se apuntan a un bombardeo.
    Que feliz navidad, que te quiero un monton y que te deseo lo mejor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Pasar a saludarte es siempre un placer tanto por las recetas como por las narraciones. Yo todavía tengo el árbol por montar pero no me voy a estresar. Además este año hasta reyes no me toca cocinar así que ha disfrutar. Esta crema de tomate y queso tiene que estar de muerte lenta.
    Felices Fiestas y muchos besos!

    ResponderEliminar
  6. Mayte, ¡qué dos platazos más buenos! No sé cuál me gusta más...
    Espero que pases una Feliz Navidad con todos los que están cerca y los que están cerca en el corazón pero un poco lejos físicamente, polluelo grande incluido.
    ¡¡¡Un besazo, guapa!!!

    ResponderEliminar
  7. Mayte me ha encantado tu relato yo tambien pongo mi arbolito y nacimiento pero los primeros dias de Diciembre, la sopa tiene una pinta espectacular, un beso y feliz navidad

    ResponderEliminar
  8. Voy muy mal de tiempo y no dedico , o no puedo dedicar, tiempo a leeros con frecuencia, personalmente me encanta leerte desprendes esa alegría chispeante que algunos solo tienen por Navidad, tu la tienes todo el año. Que maravilla de chiquilla.
    Me encanta pasar la navidad en la nieve, este año por motivos varios no podrá ser, es una lástima pero si que podrá ser es pasarlo junto a los míos (los 4 de acasa y los que se agregan luego que pueden ser 8 u 80).
    No cre o que haga esas recetas que nos mueuestras pero si que puedo decirte que transmiten amor por todas partes.
    Te deso lo mejor de lo mejor de lo mejor y como suelo decir en estas fechas: que lo mejor del año 2010 sea lo peor del año 2011 .

    Besos y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  9. AAAAYYYYYYY.AYYYYY...que bonito...mira si la intención era contagiarnos de este espiritu navideño que corre por el ambiente....lo has conseguido....aunque te diré una cosa...aquí entre facturas, papeles de todos tipos, tamaños....pues que niña la nAvidad todavía no la huelo.....pero bueno suerte que me pongo en situación en un abrir y cerar de ojos.
    La historia del árbol me ha encantado al igual que las recetas.....
    yo también te quiero muuuucho.
    un besazo

    ResponderEliminar
  10. MAIIIIIII, Feliz año!!
    Me parto con tus entradas como siempre.Que este año 2011 sea genial para tí y los tuyos.Por cierto, te mandé un email hace tiempo, lo leiste??Muak!

    ResponderEliminar
  11. No me digas que en Austria no se pone el árbol hasta el 24! Yo este año me he retrasado y ya hace dos semanas que lo puse, claro que cuando llega el siete de enero ya estoy hasta el gorro de él...
    Mira que soy golosa, pero hoy se me han ido los ojos a esa sopica de tomate...no me la pierdo!
    Bueno, querida Mai, mis mejores deseos de unas maravillosas fiestas, seguro que con tu alegría y tus ganas de disfrutar serán fantásticas.
    Un beso muy fuerte para ti y tus hombres.

    ResponderEliminar
  12. Hola a todas!!!!!

    Que os quiero mucho y prometo mañana sacar un ratico para contestaros y charlar agustico, pero es que el turno le ha llegado al peque: está con fiebre! si es que me cachis! demasiado frío y los pequeñajos como que les da igual 8 que -18...está con toda la calentura y viendo Polar Express... me está llamando todo lastimero mi pobrín! he encendido para dejaros y par de besotes y prometer que vuelvo.

    Ahora con vuestro permiso cierro la máquina y me acoplo con el enano en el sillón!

    :-)

    ResponderEliminar
  13. Pero bueno, bueno, chica del calendario! es que me mondo contigo...
    Esa sopita, hummmmmm ica-ica
    Feliz Navidad y un besote enorme, con uva o sin ella ;)

    ResponderEliminar
  14. Mai, qué me he reído con tu entrada... No conocía esos detalles de san o no san nikolaus y lo del día D. con el corre que te pillo... qué estress!.
    La sopita, deliciosa... qué color más lindo!.
    El pastel de mazapán promete...y mucho!
    Disfruta de estas fiestas y no te dejes estresar!
    Un besote

    ResponderEliminar
  15. Con mi padre siempre teníamos la discusión de cuándo poner el árbol. Nosotros cuanto antes, él que se pone el 24... El marido de la prima de mi novio es alemán y también ha "peleado" en su casa en Madrid por ponerlo cuanto más cerca del 24, aunque al final tuvo que ceder un poco :P

    Me ha encantado la entrada navideña de hoy :) Vivan los árboles decorados!

    Un abrazo, que tengáis unas fiestas maravillosas y el año nuevo os llene aún más de felicidad.

    ResponderEliminar
  16. Maite, qué lectura tan amena, cómo la he disfrutado.
    Como ya ha mencionado Akane, en Alemania también tienden a esperar al 24 para poner el árbol, aunque suelen ser los más "radicales" de la Navidad, me alegro de que este año te haya dado la excusa perfecta para ponerlo antes. Tenemos que gestionar ya el día del año que viene, ¿eh?
    Será el estrés que le da fiebre al pequeño? los nervios?
    En fin, muchas gracias por la entrada y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  17. Maite, me ha encantado leerte y saber el por qué del abeto. Sabes, me acordé de ti el otro dia, pues pasé por una venta de pinos y decoraciones para navidad y había de esas ramitas que pusiste en la entrada de las galletas, llevan como unas pelotitas blancas, me parecieron muy lindas esas ramitas y leyendote ahora supongo que es también para la bonanza y yo sin ramita ni arbol, pero como a nadie le falta Dios :) mi vecino a venido a compartir una rama de su pino, para que tengan un poco de navidad, asi nos dijo.
    Un beso Maite, que pases unas felices fiestas y hoy espero que más relajada al tener el arbol armado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. MAite, una entrada completita y llena de info, ademas de las dos recetas delicisas que nos presentas. Muchos besitos y Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  19. Hola amiga, estoy en un segundo en el que pude parar y no puedo dejar de escribirte.
    Nosotros el arbolito por suerte lo tenenmos armado, puf una cosa menos. Pero hace dos días que no paro de hornear y amasar como loca. O sea que añoro la calma que vos sí te podés tomar.
    Espero que Luki se mejore de su fiebre.
    La historia del arbolito me encantó. La voy a volver a leer, es super interesante y a mí que me encantan las historias!
    Te escribo mañana más tranquila. Les deseo una muy feliz Nochebuena!
    Cariños y yo también te quiero mucho

    ResponderEliminar
  20. Mai pasaba a felicitarte porque aun es hoy el dia de la Sagrada Familia y tu tienes un familia preciosa, no queria dejar pasar....espero que hayas pasado un dia calido dentro del frio austriaco.
    bsss dsde Almeria.

    ResponderEliminar
  21. Que te voy a decir... pues que me ha encantado tu post como siempre,y que ne lo he pasado genial leyendolo...
    Espero que se mejore tu chiqui, y es que los niños son imprevisibles y una nunca sabe cuando les va a dar una calenturilla de las de ellos... Seguro que con tu cariño de madraza se sentirá mucho mejor...
    Muchas felicidades y todo mi cariño,besitos,

    ResponderEliminar
  22. Mai, corazón: No eres ninguna pesada, al contrario, estaría leyéndote todo el día, tienes el arte de enganchar por escribir de una forma muy amena y tus historias me encantan.
    Espero que Lucas esté ya bien y que haya tenido muchos regalos de quien quiera que sea el que vaya a satisfacer su pequeña ilusión de niño feliz.
    Un beso muy grande y sí, yo también te quiero.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  23. Mirá a la hora que paso a saludarte! Pero no quiero dejar de mandarles los mejores deseos de felicidad, de esa tan intensa que te hace pensar qué habremos hecho para merecerla. ;)
    Está precioso tu blog, con tanta decoración navide~na y todo remodelado! Además me han encantado las fotos, la búsqueda del árbol y la nieve sobre los zapatos. Desde acá te tendríamos que mandar una foto con ojotas, pero tendría que hacerme la pedicura primero. :)))
    Te mando un besote y un abrazo grande,

    Marcela

    ResponderEliminar
  24. Holaaaa!

    De nuevo, perdonar que no me haya pasado a saludaros pero hemos pasado unos días pochos pochos...

    Como ya os adelanté, Lucas comenzó con esa fiebre que ha durado varios días y varias visitas al doctor; al final, antibiótico porque las infecciones de oído y garganta no remitían; está hecho un palillo pálido pero feliz...

    Después, papá. Aún sin recuperarse de las anginas vuelve a caer con mucha fiebre. El día 25 lo recibimos con la visita del doctor -menos mal que visitan en casa porque ya estaba con 2 enfermitos...

    Y claro, caí. Cómo no! hoy no tengo fiebre y aprovecho para entrar y leeros que os echaba de menos...

    Mucha felicidad queridos mios y pasarlo pipa:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  25. ¡¡Felices Fiestas Mai!!.. Que ya sabes que me encanta leerte y me cambia hasta el humor hacia el bueno cuando lo hago...
    Besotes.

    ResponderEliminar