carta desesperada con galletas de maíz y limón

La tierra vive ahora
tranquilizando su interrogatorio,
extendida la piel de su silencio.

Yo vuelvo a ser ahora
el taciturno que llegó de lejos
envuelto en lluvia fría y en campanas:
debo a la muerte pura de la tierra
la voluntad de mis germinaciones.

Jardín de invierno. Poemas del alma, Pablo Neruda
Mi querido Don Invierno,

Vengo a hablarle sin ánimo de importunar y  con el corazón en la mano -digo esto de pura metáfora y solo para que usted me entienda-. Antes de empezar mi desplego, que sepa que le adoro a rabiar y si bien es sabido por todos que no es la suya la estación que más adoro, necesito que me crea cuando le digo que me gusta muchísimo su olor, ese aroma que viaja con el aire fresco y que se cuela hasta en las naricillas más taponadas de mucosidades que, a su contacto -o sería más certero llamarle impacto? ... lo dejo a su parecer si me lo permite- decía, que esas naricillas enmocadas se despejan en una fracción de segundo al contacto de su gélido aliento, permitiendo volver a respirar con plenitud a la que las recién liberadas fosas nasales comienzan a inundarse de flujos acuosos abriéndose camino entre los bigotillos más o menos poblados y, una vez desbordadas, -y digo esto con conocimiento de causa- no hay pañuelito de celulosa que detenga tan generosa... flujación?...sí, lo sé, me lo acabo de inventar pero ahora que me he decido a hablarle no voy a colapsar mi masa gris en busca de una palabra ya antes usada. Le regalo ésta completamente nueva por si le pudiera servir...
Dicho esto y una vez expresadas mis simpatías hacia su estacional estado de cosas, voy al grano. Desde que diera comienzo el pasado periodo de adviento, vivimos en números rojos. Con una de mis manos -soy persona común, por lo tanto tengo manos de cinco dedos- se pueden contar las veces que el termómetro nos regaló unos poquitos de grados positivos y es muy posible que no mienta si afirmo que me sobraría algún dedo. Llevamos, por tanto, tres gélidos meses en menos números, empalmando resfriado con resfriado, angina con angina, equinacea con propóleo, caramelos de miel mano a mano con los de ecualipto... té tras té... y las fuerzas y ganas nos van fallando, señor mío. Así se lo digo. Ya no podemos más y creo que mi voz se podría hacer extensible al resto de parroquianos que por estos lares moramos... sí, de morar y  de estar bien morados, que tenemos la sangre como las barritas de pescado del Sr. Iglo...
Así que he pensado a bien recomendarle que se tome unas pequeñitas vacaciones y permita a este sol que tantas ganas tiene de lucir y que cada día nos regala un poquito más de luz, digo, que si no es molestia, por qué no nos va mandando unos cuantos grados -nada para echar cohetes, eh? 10 ó 12, no más- para ir aclimatando estos cuerpos serranos a los nuevos tiempos que irremediablemente habrán de llegar. Por aquello de que no nos pille la primavera con el disfraz de oso puesto, las botas peludas, las calles llenas de sal, los asfaltos levantados y las montañitas de perpétuas y negras nieves acumuladas por los rincones. En fin, le propongo un poco de glamour primaveral, qué le parece?

Después de todo -si usted lo piensa como calma- verá que no es mucho pedir y lejos de querer echar balones fuera, le recuerdo que la otra mitad del planeta ha estado pasando unos calores del ocho así que imagino que usted necesitará emplearse a fondo cuando le llegue el momento de cambiar de tercio... así las cosas, es por lo que me he decidido a pedirle una pequeña tregua -o un respirito- para afrontar con fuerzas el cambio estacional y de paso usted nos permite a los vivimos tan arriba, poder dar una lavadita a los cristales de casa que tienen pegotes de roña -así de claro se lo expreso- y que mientras el flú limpiador se congele al contacto con el frío exterior pues no hay nada que hacer...
Así mismo le expreso, que yo nunca -nunca- dije ni diré aquello de "váyase, Sr. Frío" porque no se trata de ponerse así. Lo que le reclamo en esta misiva es solo una sugerencia por si no se ha dado cuenta que estamos agotados y necesitados de un poquito de calor, digo! un poquito de menos frío, el suficiente como para guardar el gorro y poder domar estos pelos que, le aseguro, me encuentro en una edad donde ir despeinada ya no pone nada. Al contrario, empieza a darme un aire de locuela que no me conviene en absoluto...

Dejo la decisión en sus manos y a su buen entender. Me he permitido adjuntar a esta carta una caja de galletas de maíz y limón -deliciosas a rabiar- sin ningún tipo de pretensión, se lo aseguro. Tan solo deseo hacerle llegar con ellas mi cariño y mi amistad porque pese a vivir tiempos tan duros y sufridos, sepa que cuenta con toda mi admiración. Siempre suya,
Para más señas, la receta original, aquí.


Ingredientes:
  • 1 taza de harina blanca de trigo
  • 1/4 taza de harina fina de maíz
  • 2 cucharadas de maicena
  • una pizca de sal
  • 125gr. de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1/3 taza de azúcar glas
  • unas gotas de  extracto de vainilla
  • ralladura de limón
  • unas gotitas de concentrado de limón
  • azúcar de granulado normal para rebozar
Preparación:
 Lo primero que te recomiendo, es que ralles muy fino la cascara de limón para que el sabor quede bien difuminado e intenso. Yo he hecho una masita con las ralladura de limón y las gotas del concentrado obteniendo una pasta que mezclé con la mantequilla y el resto de ingredientes húmedos (todos menos las 3 harinas). Una vez que están bien mezclados -no me molesté en coger las varillas eléctricas. Lo hice a mano y la mar de bien- añades las harinas y la maicena tamizadas.  Amasa hasta que esté suave y bien formada, haz una bola que envolverás en un paño o plástico de cocina y deja que enfrie en la nevera -si tienes prisa en el congelador-.

Calienta el horno a 180ºC. Haz bolitas no muy grandes - a mí me salieron unas 25- y rebózalas en azúcar normal. Las vas dejando en una placa de horno forrada con papel de hornear -no muy juntas a pesar de que no aumentan mucho de tamaño-. Con un tenedor marca -aplasta- cada bola. Para que quede más perfecto, hazlo en dos tiempos: marcas firmemente por un lado cuidando de mantener la redondez de la galleta y luego por el lado opuesto cuidando de hacer coincidir las marcas del tenedor. Vuelve a echar una pizca más de azúcar encima de las galletas y hornea hasta que estén ligeramente doradas -no cogen mucho color-. Si puedes, deja que enfríen antes de probar...


La versión de Erika..
Domingo 6 de marzo, día soleado y en positivo. Ayer sol y 7ºC!!! maravilloso! al solecito hasta hacia calor. Hoy hasta llegaremos a los 10º... gracias, gracias, gracias!


Y estas son las galletas que ha hecho Erika. Preciosas! Le ha rebajado algo la mantequilla y le puso más harina. En lugar de harina amarilla de maíz, las ha hecho con poleta amarilla, de grano más grueso y la textura quedó fabulosa... perdón, flamboyante! Carmen planteaba en los comentarios la cuestión sobre el tipo de harina: más refinada o gruesa, y creo que con este ejemplo podemos estar seguros que con cualquier harina de maíz saldrán perfectas..

No es la primera vez que compartimos receta o cocinamos lo mismo. Tenemos gustos -a la hora de cocinar y comer- muy parecidos aunque el hecho de vivir cada una en un extremo del planeta hace que añoremos muchos ingredientes "exóticos" para una, cotidianos para la otra... internet es maravilloso, no crees? esto antes hubiera sido imposible a no ser que gastáramos de poderes telepáticos pero me temo, que esto hoy por hoy como que no usamos. Dentro de diez años, vete tú a saber:-)

30 comentarios. ¿te animas?

  1. Con esta carta y estas apetitosas galletas seguro que terminando el fin de semana empieza a subir la temperatura una barbaridad, ¿cómo va a poder negarse? Lo tienes hecho.
    Un cálido beso, mientras tanto.

    ResponderEliminar
  2. Bueno a ver si te hace caso y nos da un poco de tregua jejejeje

    Tiene una pinta...dicen "cómeme!"

    ResponderEliminar
  3. A ver a ver Marhya! porque entre tú y yo, que sepas que un poco susceptible es este invierno y basta que estés deseando que se marche para que el tío cabezota se quede... yo desde luego por mi parte, ya no puedo hacer más nada:-) Besos


    Hola Paxarina!
    Mira que si dicen cómeme, que ya no hay. ahí tengo ablandando mantequilla porque vuelvo a hacerlas que con este frío un té y galletas es lo mejor que uno puede echarse encima:-) BEsos

    ResponderEliminar
  4. ....antes de decir nada he visitado al Sr.Google para hablar con conocimiento de causa y, no quiero ser "pájaro de mal agüero" pero la cosa no pronóstica ni mucho menos estas temperaturas a las que tu tan "buenamente" aspiras...solete si pero frrrrío... pero si con ello te consuelas sepas que por estos lares la cosa esta en plan chubascoso..vaya un día gris total, pero con este color tan precioso de tus galletas parece que la cosa se alegra un poco...me encantaría probarlas, el sabor ha de ser delicioso.
    Y si ponemos una vela a Santa Bárbara, me suena que es la patrona del tiempo???
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Espero que no te moleste, pero ultimamente muchas veces me salto la receta, me gusta más la entrada, y hoy es genial.

    ResponderEliminar
  6. Núria! ya hija, yo pido milagros en vista que la previsión no se aventura a calentar nuestras esperanza. Aquí a mi verá tengo al Günter que se ha tenido que venir a casa antes de tiempo... otra vez con gripe! y no nos quejamos que su compañero está en el hospi con pulmonía... y es que los cuerpos ya no resisten más! tenemos las defensas como el termómetro: bajo mínimos...

    Oye! qué buena idea. Ni se me había ocurrido y como es la patrona de los mineros pues tenemos una capillita en el bosque detrás de casa, cerca de una de las antiguas entradas a la mina... mira, ya sé donde encender la velita.. ya te contaré:-) Besos

    Hola Eu!
    No me molesta en absoluto. Es más, lo tengo requete asumido. Ya me han dicho muchas veces que si no tengo receta que no me haga apuros y que yo publique que da igual... ahora, sin historieta, que ni me atreva:-P Besos

    ResponderEliminar
  7. Y tu te piensas que se va a ir el invierno si le pones estas galletas? te digo que aqui tenemos indicios de primavera y es cuando más estornudo y más me resfrío, los cambios no me van bien.Yo a lo que temo de verdad es al horible verano que tenemos aquí y que dura mucho más que tu invierno.
    Por cierto nunca he hecho glletas con harina de maiz y tengo una duda, debe ser refinada o sin refinar? Tengo entendido que la no refinada es más amarilla.

    ResponderEliminar
  8. Con semejante declaración de amor supongo que Herr Winter va a tener que derretirse ante tus pies.
    Esto es cíclico y creo que será así siempre, cuando ya no nos quedan fuerzas para soportar más inclemencias, es cuando nos dan un respiro. O será al revéz?, sabiendo que llega el final , nos ponemos ansiosos por el tiempo que se avecina.
    Tus galles prometo que las voy a probar y te voy a mandar una foto para darle veracidad a mi promesa.
    Y para levantar un poco las defensas vos dale nomás con las sopas nutritivas, que le van a ganar a los resfríos!
    Si querés yo también le charlo un poco y lo seduzco a este Don, para que se venga pal´sur a refrescarnos un poco.
    Cariños

    ResponderEliminar
  9. Ayy pobre!! como será ese frío que aquí estamos ahora mismo a 10º y no aguanto el pelete :)
    Que ricas galletitas, eso y un buen chocolate caliente seguro q te anima la tarde.
    bsss guapa

    ResponderEliminar
  10. Carmen, mujer! 10 ó 12 graditos no es tanto pedir:-P si es solo dejar estos fríos glaciares... eso sí, la primera aquí es preciosa y super agradable. Inevitable estar deseando que llegue... cada uno en su "hábitad" tiene sus preferencias, verdad? :-D

    Pues tengo de las dos. Una un poco más gruesa que es superamarilla y otra más fina más color crema... usé la fina que para las galletas se me antojaba que quedarían más finas. Y muy ricas:-)
    Besos


    Hola Eri!
    Eso espero que Günter está aquí con 39º de fiebre... madre mía! salimos unos entramos otros. Y sopas? ahí tengo puesta la olla con una super completa: con carne, verdura, pasta y hasta un huevo le voy a escalfar. Un bombazo vaya. Hoy duermo en el sofá querida. Lo siento, pero no me meto en la cama con mi mozo ni harta de sopa:-)

    Y siiiiii manda foto! ¿podré publicarla en esta misma entrada con las mías? me chiflaría hacerlo:-)
    Besos

    Ly! eso es lo que a mi me gustaría. Un día con 10 graditos.. uhmmmm, que maravilla. Y no hay mas remedio: galletas y té, galletas y café o galletas y chocolate calentico y aromático.. no hay mejor plan:-)
    Besps

    ResponderEliminar
  11. Las galletas deliciosas pero tu carta me ha gustado mucho más!
    Espero que tengas suerte y el invierno te haga caso,aunque solo sea un poquito.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. y pensar que aquí no hemos bajado de 18ºC......
    Pero mira lo positivo, tienes al ladito los Alpes!!!
    Bueno, ánimo que casi es primavera.

    ResponderEliminar
  13. Hola Cavaru!
    Yo también espero que se apiade de nosotros y podamos decir adiós al mundo "bajo cero" :-) BEsos


    Hola Ajonjoli!
    Sí, si el lado positivo lo valoro mucho. Incluso en lo que a temperatura exterior se refiere. Quiero más positivismo:-)Besos

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que no me hago a la idea de lo que será vivir esos inviernos tan largos y tan fríos pero si estoy segura de que debe ser desesperante...si pudiera te mandaba un poquico de sol que aquí no deja de brillar casi nunca.
    Las galletas son preciosas, tienen una pinta tan delicada...
    un besico.

    ResponderEliminar
  15. A mi esos frios me traen recuerdos fantásticos de juventud en la República Checa y quizás idealizados por la lejanía. Con estas galletas todo es más llevadero. Buen día

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué casualidad! Acabo de sacar del horno unas galletas de harina de maíz ... salvo que yo estaba pensando en la próxima primavera, que una vez más han pronosticado como muy dura para los alérgicos, he suspirado y recordado a mi marido estornuando y con los ojos rojos... señor, nunca estamos contentos.
    Seguro que pruebo esta receta, el maíz me encanta.
    Un saludo,
    Chiflu

    ResponderEliminar
  17. Hola Lola!
    Tengo la suerte de vivir en una de las zonas con mucha luz y sol de Austria pero el frío es tremendo este año. Es cierto que siempre el final se lleva mal pero este año estamos desesperados.. me cachis! bueno, siempre nos quedará un buen té con galletas. Estas galletas, por cierto, son muy en tu onda así que si las haces te van a encantar:-) Besos

    Hola Marus!
    Sí es verdad. Yo también tiendo a idealizar los inviernos cuando están a punto de llegar: pienso en todo blanco, los mercadillos de adviento, el zumo de manzana caliente con clavo y canela, el trineo, patinar en el lago helado... muy bucólico todo pero de eso, salvo el lago helado y el zumo, ya no hay nada. Todo es monocromo y sucio... y este año demasiado frío. Y sí, mientras tengamos galletas y sopas todo está bajo control :-P Besos


    Hola Chiflu!
    He borrado uno de tus comentarios porque me habían llegado por duplicado;-) A mi también me gusta mucho el maíz y llevo una racha experimentando mucho con él. Y es verdad, en España hay muchos alérgicos así que la primavera es un engorro. Aquí la verdad es que no conozco a nadie alérgico así que no tengo ni idea de como lo pasarán. De todas formas, yo no pido tanto: 10º grados nada más. Tener una temperatura de 10º no desata los pólenes pero nos da para calentar las orejas:-) Besos

    ResponderEliminar
  18. que se vaya o se quede, pero que se decida que estos cambios de tiempo me matan. Las galletas preciosas!!!

    ResponderEliminar
  19. jajajajajajajaja Ayyyy, Maite, pobrecillos ustedes con esos fríos y esas nieves negras en las esquinas. Me has hecho reír un ratillo. Fíjate tú que esta mañana, a las 8 había donde vivo 13ºC y ahora debe haber unos 16ºC y anda que no tenemos pelete por aquí. jajajajajaja
    Venga, va, Sr. Invierno, dé Vd. una tregua a estos pobres humanos, que se quiten tanta prenda y que puedan reconocerse a distancia. jejejeje
    Yo creo que con las galletas le has terminado de convencer, pero éste se va a hacer el remolón para que le invites también a un buen té o a un café de esos potentes que gustan en casa. Prueba a ver...
    Unas galletas realmente apetitosas. Limón!. ñam ñam
    Un besote y feliz viernes Maite (y Günter ya se ha recuperado?)

    ResponderEliminar
  20. que linda carta!!! me gustó mucho!!! y con estas galletitas el invierno debería de escucharte un poquito, jeje
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  21. jaja si lo que digo es que con esas galletas no se quiere ir nadie de tu lado!
    lo de la harina tengo que probar, además recuerdo una receta de mi madre de buñuelos que os hacía con esa harina, besotes

    ResponderEliminar
  22. Hola Carmen,
    amén:-) gracias y Besos

    Hola Laube,
    Pero mira que majo, hoy no hemos tenido menos excepto por la mañana cosa normal. Y es que no hay nada como diálogo y galletas. Infalible;-P Gü tan solo con unas decimillas. Buenas señal. Espero que mañana esté como una rosa. Muchas gracias guapa:-) BEsos

    Hola Sole,
    Muchas gracias:-) Besos

    Carmen,
    Mira que hoy se ha apuntado también el solecico y entre galleta y galleta nos ha ido quitando "grados rojos" Hoy los termómetro han estado en monocromo:-D uy, esos buñuelos... ya me dejas con la cosilla dentro:-) Besos

    ResponderEliminar
  23. Mas fino no se lo has podido decir, lo malo es que le gusten tus galletas y no se quiera ir hasta terminarlas, asi que si aún te quedan mañana dieta única chocolate caliente y galletas.
    La receta me parece muy original con esa harina me gusta tu receta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Como no iban a estar flamboyantes con tus explicaciones magistrales. Te cuento que yo, como los niños, las primeras las quería aplastar rápido con el tenedor de una sola vez y me acordé de tus indicaciones. Ahí fue que me lo tomé con calma y las empecé a hacer más prolijitas.
    No se si la telepatía vendrá a mí, pero da lo mismo mientras tengamos internet el ida y vuelta es fantástico y gratificante.
    Unos graditos más y la cosa se va poniendo buena. Solo hay que esperar unos días y todo va a cambiar.
    Ahora comparándolas veo que las tuyas salieron más amarillas.
    Cariños

    ResponderEliminar
  25. Hola María Dolores!
    Muchas gracias. Y mira, parece que le han gustado porque anda bastante relajadito. Tenemos sol y gorros fuera:-) Besos

    Erika!
    :-)
    Sabes tengo una duda. Puede que las pusiera más harina de maíz pero no estoy segura. Tengo que hacerlas de nuevo para asegurarlo pero ahora que veo que las mías están más amarillas me entra la duda... la verdad es que con mi mala cabeza todo es posible. Últimamente me la juega cada dos por tres...
    En fin, esto demuestra que mis explicaciones tienen muchas ganas pero poca maestría:-P

    Muchos besos y te dejo que ando viendo Charada en la tele. Me suena raro oír a Cary Grant y la Hepburn en alemán:-D

    ResponderEliminar
  26. Si que son preciosas estas galletas ..las fotos no mienten ...apetitosas...la carta me parece que no la ha recibido el Dios del TIEMPO ..pues sigue fastidiando.Besos MARIMI

    ResponderEliminar
  27. Llevo días queriendo decirte hola, pero ya ves, no me gusta leerte con prisas ni contestar a toda pastilla y así, se me han pasado dos recetitas... IMPERDONABLE... Lo primero las galletas me gustan, mucho, pero eso ya lo sabes o lo supones, que en esta materia vamos a la par. Lo segundo, yo también le voy a enviar una cartita al invierno, aunque aquí tengo más suerte, ya luce el sol y a veces el abrigo de paño sobra un ratito por la tarde... La carta la escribiré en tu nombre aunque solo sea para que tus cristales estén relucientes jeje...
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  28. Hola Marimi!
    pues mira, mi invierno se ha dado por enterado -le pillaría de buenas y entre galleta y galle cada día nos va subiendo unos graditos:-) te recomiendo que pruebes mi remedio que es la mar de eficaz:-) Besos


    Hola Charrita!
    Buenoooo, puedes faltar dos entradas y doscientas, que aquí todo se te perdona comadre... y sí, te aseguro que estas son de las que nos gustan. Fáciles, rápidas y ricas... y mira, como la previsión es que vamos a llegar -y a superar, yuju!- los 10º me he relajado y voy a esperar a que haga "calor" para sacar el paño y empezar a frotar... y sí, estoy suena a excusa total!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  29. No me extraña que el invierno se diera por enterado, eres absolutamente irresistible y debe ser muy difícil negarte nada. Encima y por si fuera poco, con galletas tan deliciosas como estas, se ven suavitas y ricas, ricas.
    Mai, creo que estoy enamorada de tu forma de escribir, de tu genialidad para hacerlo, disfruto muchísimo cada vez que te leo. Gracias, lo que me das/nos das, es importante.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  30. así es, imposible decir que no con una galleta de estas en el carrillo. Son suaves y cítricas, que gustan igual a los golosos como a los qué no lo son.

    Me emocionas una barbaridad! no sé que se pone más contento, si mi corazoncito o mi ombligo :-D y sabes, cuando pase por la siguiente crisis blogerra -fijo que caerá alguna más- me voy a acordar de esto que me has dicho... y asunto resuelto:-)

    Muchos besos y yo también te quiero mucho

    ResponderEliminar