pastel de coco y mermelada para desenchufar

Quiero a mis chicos a rabiar, que nadie saque ideas equivocadas, pero cada lunes por la mañana, cuando el papá sale por fin de casa y el peque queda entregado en el Kindergarten... en ese mismo instante en que cruzo la puerta y me dejo caer en la mesa de la cocina... esos segundos, no tienen precio. Ese silencio, que de puro placer parece casi obsceno, no tiene precio. Ese desenchufar la mami-máquina y llenar los pulmones de aire por puro gusto y no por necesidad vital de respirar, no tiene precio...


Cada lunes, llegado este momento, no hay fortuna que compense este estado de mamitis-vegetativo. Ahora que no trabajo disfruto del momentazo en casa pero antes el sublime subidón de relajación doméstica me llegaba en el mismito momento en que cruzaba la puerta de la oficina... bueno, qué placer. Cada lunes, cada mami, nos quitábamos la bata de estar por casa para cruzar como mozas de buen ver el pasillo de la oficina gritando a placer -o casi- un "buenos días" de esos que salen del alma ... o del ombligo que tampoco es como para exagerar. En definitiva, un buenos días que dejaba requeteclaro que aquí estoy yo y solo yo. Sin prole. Sin dónde está esto o lo otro. Sin un "y no hay...?" o un "y dónde está...?"  "a qué se te ha olvidado hacerme, ponerme, coserme, arreglarme, lavarme... ?" "erme" "arme", me, me, me y requetemé...


Pero, cada lunes, entraba por la puerta de la empresa a lo "me llamo Yo, simplemente Yo" argumento más que discutible, desde luego, pero ya me entiendes a lo que voy: no eres ni mami, ni cariño, ni churri... soy Yo y aquí llego como una reina mora y que le den morcillas al polvo de mi casa, a las quejas de mis hijos y al pesa'o de mi consorte que día sí y día casi también, se le va la perola y se olvida que no es uno de los críos. Que es el señor de mi sensualidad, el que tiene que animar a mi trasero a moverse como el de una bailarina en un serrallo y hacer que en mi día -mi largo e interminable día- quede un huequito para el fantaseo emocional. Porque, me cachis, qué difícil es llegar a la noche, después de la currada diaria, después de haber apagado ocho mil fuegos, cansada y despeluchada como un teddy bear en la sala de espera del pediatra... y antes de que te de tiempo a cambiar el chip, tu compañero de aventuras y vecino de tresillo, te sale con eso de lo cansado que está, que no ha parado en todo el día, que cuánto estrés y "por cierto amor, sobró pastel? me traes un poquito que estoy muy cansado?"... me cachis... y para mis adentros pienso "cansado! mírale que listuco. Entre cansancio y cansancio tú como tonta, haciendo pasteles. Y él, comiéndoselos... y esto es lo que llaman compenetración en la pareja?... pues ya te vale, guapa"...

Y con las migas del pastel aún en el sofá, llega el martes, con unas ojeras del ocho producto de que el niño no ha querido dormir y, sobra decirlo, desencantada por completo del efecto oficina porque a tu jefe le ha subido la bilirrubina y desmadra sus malas pulgas entre todo el personal... y solo estamos a martes. El viernes suena a ciencia ficción... y ¿para qué? para que cuando por fin llegue, tu lleves tres días comiéndote las muelas porque el tiempo parece que no pasa y cada vez estas más hasta el gorro de todo y necesitas el fin de semana para .. jajaja, ¿descansar? ... me parto, mira que es ingenua la imaginación....

Pero entre viernes y lunes, entre limpieza de la casa, las compras, cocinar para la semana, los recados, sacar tiempo para jugar con los chicos, sacar tiempo para torturarte diciendo que eres una mala madre, que no te sabes organizar, que eres una floja que no llega a nada... en medio de ese caos, algo pasa que hace que te tomes dos segundos, los mires a todos fugazmente, de una pasada y te preguntes "¿qué haría yo sin ellos?" ... a parte de descansar, por supuesto...


Pastel dedicado a todas esas mamis que van por la vida deprisa y corriendo, que viven convencidas que son un puro desastre y que no llegan a nada. Que creen que maleducan a sus hijos porque están cansadas y no les sale "pelear" cada batalla y que cuando toca "hacer turno para el rancho" instintivamente, se colocan al final de la cola porque siempre, siempre, la pandilla primero...


Ingredientes:
  • 180gr. de harina
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 150gr. de mantequilla cortada en dados pequeños
  • 60gr. de azúcar molida
  • 1 yema de huevo (le puse el huevo entero que no me gusta tirar)
  • 150gr. de mermelada o compota (yo la hice de nectarinas)

Ingredientes para la capa de coco:
  • 250 gr. de coco rallado
  • 4 cucharadas de ron y 1/2 vaso de leche o de zumo para rehidratar el coco
  • 120gr. de azúcar
  • 3 huevos medianos

Preparación:
Si la mermelada la haces en casa, cuida de tenerla la fuego un poco más para que reduzca bien todos los líquidos y evita frutas -como las fresas o naranjas- que sueltan mucho jugo. Si es comprada, te recomiendo que le rebajes el dulzor con unas gotas de zumo de limón para que no quede demasiado dulce...


Precalienta el horno a 18ºC. En un bol, mezcla el harina y los polvos de hornear. Añade el azúcar. Pon la mantequilla cortada en trocitos y mezcla bien con las manos. Tendrás una masa que hace efecto de "migas". Añade entonces el huevo y amasa con ayuda de una cuchara por que se pegará mucho a las manos. En un molde untado ligeramente en mantequilla -a ser posible cuadrado y de unos 23 cm.-  extiendes la masa cubriendo la base por completo. Hornea unos 15 minutos hasta que la superficie se dore ligeramente.


Mientras, haz una masa con el coco rayado que habrás tenido como una media hora mojado en la leche y el ron. Ya no habrá líquido, pero de haberlo, retira el exceso. Mézclalo con el azúcar y los huevos hasta qtener una masa uniforme. Coloca una capa de compota o mermelada sobre la base que previamente hemos horneado y cubre con la masa de coco. Hornea de nuevo unos 20-30 minutos hasta que la superficie esté doradita, no tostada. Deja que se enfríe cubierto con un poco de papel de aluminio para evitar que pierda humedad y se quede seca la capa de coco. Contra más jugoso, más rico.

Diario de abordo:

La recuperación del "tajo al bajo" ha ido más lenta de lo esperado. La cicatriz -está sobre una cesaría anterior- me ha dado más lata de lo esperado y la falta de defensas me ha hecho un par de jugarretas. Así que perdonar que haya estado tan calladica pero no he tenido muchas ganas de enchufar la máquina. El mioma, ha vuelto. Bueno, es otro, no el mismo. Sería un caso para NASA que un alienígena de esta guisa escapara del frasco donde le hicieron lonchitas y volviera soltero y entero a mis entrañas... no, no. Éste es otro espécimen que como aún es pequeño, vamos a esperar unos mesecicos a ver por donde pisa. Para después del verano, ya nos veremos las caras y a ver que cuenta, aunque ya me ha adelantado mi nuevo y estupendo doctor -al enanín_el_tamaño_no_importa le he dado billete y espero no volver a verle el bigote en la vida- que operarlo habrá que hacerlo.. eso sí, nada que ver con la complejidad de ésta. La próxima vez, será coser y cantar...

Así que las aventuras hospitalarías las pospongo a pesar de haberte prometido que vendría con los chismes de mis compañeras de cuarto. Lo dejo, con tu permiso, para la próxima que el destino quiere que las crónicas del bisturí continúen...

En cualquier caso, que sepas que estoy estupendamente. Y como prometí, contestaré a todos y cada uno de los mails pendiente. Me cueste lo que me cueste y aunque me lleve la vida entera:-)

Como siempre, gracias, gracias gracias... os quiero mucho,

32 comentarios. ¿te animas?

  1. Aiii como te entiendo, justo este momento es uno de esos en que no puedo, no puedo, llegar a todo y es que yo al menos me considero tonta .
    Mañana ingreso (y no precisamente en unas colonias escolares) ya te dije en una ocasión que parecemos parientes en eso de las visitas al quirófano.
    Por mi parte tengo dos frentes un adenoma de alto riesgo en el colon y una metedura de pata... y es que parece que mis pies recogen todo lo habido y por hacer.. el año pasado dos operaciones , mañana otra espero que no sea tan larga y tediosa como las primeras... bueno, pues estaba yo intentando dejar todo a punto : camisas, despensa, tapers, limpieza, ..... para no oir en mi largo reposo eso de "me plachaste, me cosiste, me pasaste en doc. esos temas que tenía encima de la mesa, ......." en fin, me doy un respiro leo tu entrada y (yo)la muy jili... no se me ocurre nada más que pensa: "ese pastel le gustaría a mi hijo.. a ver si tengo tiempo!
    es que no escarmentamos!!!

    Imprimo receta y no la hago.

    Cuídate que ya sabes que si no te cuidas tu misma lo tienes un poco mal.
    Un abrazo de los de verdad!!!

    ResponderEliminar
  2. Anda que no he "largado" ni ná!!! ja,ja,ja,.. tomate una aspirina para el dolor de cabeza después de leer mi comentario :-)

    ResponderEliminar
  3. Dolorsss!!! querida! mucha suerte y estaré al tanto de como te vas encontrando.. y es que cuando las cosas vienen con mala pata.. cachis! pero oye1 que las patas por malas que sean pueden cambiar. Espero que esta sea la última vez que te planten el "tajo"...

    jajaja! mira que sí. Pues eso me pasó. Creo que estuve 15 días limpiando y requetelimpiando para dejarles todo estupendo. 1 semana fuera y 2 de limpieza... y luego eso, echando el ojo a todo y como una boba pensando en hacerles esto y lo otro...

    Si te apetece cocinar para despejar la cabeza, pues adelante.. pero ya llevas bastante paliza encima y mira, que se apañen!

    Cuídate mucho, relájate y que pase rápido... eso lo fundamental. Y como dices, a mimarnos querida, que ciertas cosas solo se sufren en carnes propias y hay que cuidarse mucho... pero sobre todo, el coco en orden y tranquilo ... y lo que sobre lo guardas para el pastel!

    Mil besos querida y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  4. Buenoooo! con lo rollera que estoy hecha no te preocupes que a mi me parece una entradilla y poco más:-)
    Bssssssss

    ResponderEliminar
  5. Hola Mai, hace días que no te visitaba y he leído algo de un quirófano, ahora iré a investigar las entradas anteriores, no me he enterrado de "na".
    Tienes toda la razón, el lunes es un día fantástico, después del fin de semana, ese día para mí también es de desenchufeo, ja,ja,ja.
    Por cierto, ese pastel de coco me ha encantado y eso que el coco no me apasiona, pero con esa pinta no lo dejaría pasar.
    Besitos y que te cuiden mucho (aunque ya sabemos como va eso)...

    ResponderEliminar
  6. Me enanta tu receta,la mezcla del coco,con la mermelada es ideal.Pero lo que mas me gusta es tu actitud...como siempre llena de ganas de quedarte con lo mejor de cada situacion,y no perdiendo las ganas.Ahora toca recuperarse,y despues...Dios dira¡
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ay, Mai, no veas lo identificada que me siento. Supongo que más o menos todas estamos así.
    Me alegro de que estés de vuelta, aunque se haya alargado. Espero que te recuperes del todo, y sea pronto, que me río mucho con tus entradas (y tus salidas).
    Yo lo que peor llevo es la sensación de que me han tomado el pelo. Porque yo he crecido siempre con la cantinela de la igualdad, pero llegados los niños... una solo siente que le han tomado el pelo.
    En fin, haremos tarta de coco, te parece?
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. Pues llevas razón! Toda la semana trabajando de la mañana a la noche y cuendollega el fin de semana para ''descansar'' yo tengo una lista de cosas que hacer, que comprar, que limpiar, que cocinar para toda la semana... que a veces me entran unas ganas de salir corriendo a la oficina...

    ResponderEliminar
  9. Me alegro mucho de leerte... precisamente ayer pensaba en ti y justo hoy leo tu entrada... ¿será cosa del destino?
    ¡Un besazo, preciosa! Y diles a esos gamberros que te cuiden mucho, que si no, voy yo con la zapatilla en la mano ;-)

    ResponderEliminar
  10. Que bueno leerte Maite, se ve que ya estás recuperada, cuanto me alegro.
    Me llevo la capa de coco, me encanta el coco y en bizcocho casi no lo he preparado, gracias por la idea.
    Referente a tu comentario, que puedo decirte. Estoy cada día más felíz de no haber tenido hijos, cuidé a un niño por dos meses y eso que no todo el dia y puedo decirte que fué la peor experiencia de mi vida, amo mi libertad, aunque seguramente el otro lado también debe tener su recompensa, pero me da que no me gustaría tanto.
    Sencillamente agotador.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Mai, cómo me alegro verte publicar porque por varias veces he dudado si enviarte un mail o no y al final no lo he hecho, porque he pensado que mejor dejarte el tiempo para lo importante aunque en ocasiones te aseguro que me podía más el decir "que sepa que me acuerdo de ella", pero luego pensaba que ya lo sabes igual y que mejor dejarte espacio.
    Dicho lo cual, siento que la cosa haya ido regulín de lenta pero me alegro de que ya vayas estando mejor.
    El pastel se ve estupendo, este a mi marido con lo que le gusta el coco, le gusta seguro. Me lo apunto para él.
    Un beso!!! Ponte buena pronto!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen!

    sí, sí. Pasé por la mesa de torturas pero ya está todo superado... jajajaja, mira, tenía una compañera en la oficina que siempre decía "no se lo digas a nadie, pero te juro el domingo estoy deseando que llegue el lunes" y no porque la gustara trabajar, al contrario. Para tomarse un respiro de tanto crío y tanta comida familiar, un tantos platos que fregar, que la comida se junta con la cena y toda la familia apalancá como si no hubiera más casas... que sí, que no hay cuerpo que resista ese ritmo:-)
    Besos y muchas gracias


    Hola Cooking!

    Eso, ahora para adelante que lo peor pasó. Y como dices, depués pues ya se verá que lo que tenga que ser será y para mejor:-) Muchas gracias guapa!
    Besos


    Hola Horno!

    Así es. La vida entera escuchando y viendo lo mismo, mujeres agotadas que no pueden dar más de sí... eso es lo que nos tocó y que conste que me quejo con la boca chica que vaya diferencia de críar a un hijo trabanjo hasta las mil cada día y otro sin trabajar fuera de casa.... nada que ver, en serio.

    Así que yo también salí escarmentada de la "igualdad". Soy de esa generación donde se decía mucho eso de "sentirse realizada"... yo me he sentido como una mula cargada siempre de arriba para abajo.... realizada? pero qué es eso? trabajar como una burra en casa y en la oficina las chicas, las peor pagadas y los puestos importantes para ellos porque claro, "vosotras preferis ser madres que hacer carrera" ... suena a chufa, verdad?

    Eso, te guardo un trocito y que no nos coman más el coco. Los hijos y la familia es cosa nuestra por lo que sea: tema hormonal o herencia histótica. Da igual. El caso es que somos nosotras las que tomamos el testigo y nos liamos la manta a la cabeza para compaginar hogar y profesión... y a veces el cuerpo no da para tanto:-)Besos guapa!


    Hola Salome!

    jajajaja! sí, esa es otra. Ya no sabemos estar paradas y cuando nos queda un rato para respirar nos da por cocinar, amasar o hacer pepinillos en vinagre.. qué se yo!
    Muchos besos


    Hola Marona!

    Ahhh, fijo que sí :-) eso, a ver si tú puedes que yo les amenazo pero los tíos zalameros se pasan la vida dándome besos, y diciéndome cosas bonitas así que me doblegan con un para de dulzuras... a ver si tú tienes más suerte con estos ¿gamberros? gamberrazos! que eso es lo que son :-P Besos


    Hola Kako!

    ves? yo no los cambiaría por nada del mundo... estoy convencida que aún sin ellos, el rollo igualdad -como dice Tengo un horno- seguiría siendo una tomadura de pelo... y aunque agotador, merece la pena:-) Muchos besos


    Hola Marhya!

    Oye,cuando quieras me escribes! ya ando detrás desde hace mucho de escribirte y contarte pero con el atasco que tengo en el gmail lo he ido dejando.. muchas gracias y con saber que estás ahí es ya una cosa grande:-) Besazos guapa!

    ResponderEliminar
  13. ¡que cosita más rica! por acá existe un pastel similar pero en lugar de mermelada lleva dulce de leche ;)

    ResponderEliminar
  14. A mi madre le pasa igual, llegar a trabajar por las mañanas para ella es un placer, es cuando desconecta de nosotros jaja. Dentro de unos añitos me tocará a mi también. Espero que tu recuperación vaya bien. Disfruta del tiempo libre y de este dulce buenísimo! Bss preciosa

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado este pastel, que rico se ve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Buenooo....ya tenía ganas de oirte, no tengo tiempo para nada, nada, nada, ya sabes, fin de curso..........una locura, pero miro el reader todos los días con la esperanza de encontrarte por aquí, así que, hoy voy a dormir tranquila....un besazo

    ResponderEliminar
  17. Hola Sole!

    uhmm... eso suena fenomenal. Habrá que investigar:-) Besos y muchas gracias


    Hola Lydia!

    Así es. Un buen día el mundo dará la vuelta y te verás en el papel de tu mami.. y entonces nacerá un lazo más intimo y cómplice con ella. Y descubrirás qué sensación tan maravillosa es la de liderar un proyecto de vida tan mágico.. eso de traer nenes al mundo es algo grande, en serio.. peroooooo... Ay con los peros. Descubrirás el lado oscuro de la fuerza :-D jajajajaja
    Besos guapa!


    Hola J. Manuel!

    Muchas gracias por tu visita y un besazo:-)


    Hola Intxaurtsu!

    Muchas gracias guapísima:-) espero que no te vuelvan loca en el colegio y puedas disfrutar de unas merecidas vacaciones... muchos besos,


    Y buenas noches a todos, que se me cae el ojo de sueño puro y duro
    Gute Nacht!

    ResponderEliminar
  18. Hola Maite...que ganas tenía de leer una de tus entradas como las he echado en falta...ay si los "matarías" pero en el fondo los quieres a tu lado verdad??? pesados como són pero a tu ladito...eso si de vez en cuando un descanso va de perlas...me pasa lo mismo....
    Oye esta tarta genial, no era mucho de coco pero este año he probado alguna recetilla y cada vez me gusta mas...
    un besazo

    ResponderEliminar
  19. Hola Mai, ¡qué bien leerte de nuevo, como siempre, tan divertida!
    Creo que todas, incluso las que no somos mamis, necesitamos esos momentos. Curiosamente creo que los míos son muchas veces cuando cocino. Muy rico el pastel, nunca se me ocurre hacerlos con mermelada y no sé por qué.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Ésta es mi Maite!!!!!!!! Ayyyyyyy, cómo se nota que has vuelto como una Jeanne d'Arc!. Así me gusta... Siempre es un gustazo leerte y reírme a destajo, a pesar de que yo no tengo más críos que uno de 43 años... jejejejeej. Sí, sí... Y me dicen que tenga más!. Ja!. Ya te digo yo que con uno me basta y me sobra.
    El pastel de coco (mojadito en ron, ehhhhhhh) me ha encantado y promete ser sabrosón... a que sí?. Pues me lo llevo a cuestas.
    Oye, dile a la fábrica de miomas que ya está bien... que tú ya has llenado el cupo. Qué carajo!
    Un besote Maite... Feliz martes

    ResponderEliminar
  21. Cada una de las palabras de tu entrada es como si me hubieras leido el pensamiento... segun avanzaba decia, esto también, esto también... creo que esta entrada va a ser de lectura obligatoria para el maromín, como dice Lourdes jajjajaja...
    Lo mejor de todo es ver que has vuelto... como te echaba de menos!!!
    Un besazoooooo

    ResponderEliminar
  22. Hola guapas! qué alegría más grande ver vuestras letras de nuevo!

    Núria!
    jajajaja! sí, ajusto así:-D a mí el mundo coco me deja loca loca... me chifla! así que ya que horneo, que sea a mi gusto :-) Besos linda!

    Epa!
    Es verdad, no tiene que ver. Es cierto que con los hijos todo se hace más visible, más escandaloso, pero la cuestión es que en el cuidado del "barco" siempre terminamos monopolizando el timón -por lo que sea- y nos decimos una y otra vez "pero quién me mandaría"

    :-) muchos besos

    Laura!
    jajajajaj! ahhhhhh, mira, a punto he estado de contar el secreto del ron pero me he dicho "calla, calla... que ese sea un mensaje "camuflado" para Laube... y mira sií! lo pillaste:-D

    Este roncito de miel está haciéndome las delicias:-)
    Besos


    Charrita!
    otra vez al frente del teclado como a mi gusta:-) jajaja! verdad? y sí, estamos todas hechas a partir del mismo trocito de arcilla... ellos, en cambio, no se.. yo creo que no somos de la misma plasta... por lo que sea, suelen ser ellos los que se comen los pasteles a la que descansan.. pero también te digo que a veces no saben valorar bien la suerte que tienen:-)

    Otro besazo para ti y un par de ellos para repartir a los chicos

    ResponderEliminar
  23. jejejejejejejeje Maite, ya sabía yo... Me alegra que le estés dando uso!.
    Un besoteeee

    ResponderEliminar
  24. Qué gusto volver a leerte! Te he echado mucho de menos, me estaba pareciendo que tardabas demasiado y estaba preocupada. Afortunadamente veo que vuelves con el mismo humor de siempre, aunque siento que aún no se hayan acabado las molestias.
    Me encanta ese pastel, hace poco hice algo parecido y esa capa de coco es pa' morirse.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  25. Hola Lolah!
    Yo también os he echado de menos:-) y cuando me he pasado por tu despensa y he visto TODAS esas maravillas casi me caigo de culete.. qué cosas haces Lolica mía!
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Otra Lola al telefono, jajajaa, ¡¡¡ que alegría me dio hablar contigo la otra noche y al día siguiente también me acorde mucho de ti, no podía con mi cuerpo, jajjaaaa, una tiene sus años y sus horitas de sueños...¡¡¡¡.
    Mai ya sabes que te entiendo con la pesada carga dl caracol, que no creo que la cambiaría y Kako, aun no conoce la felicidad de un hijo a pesar del trabajo que dan, una sonrisa, un toque de mano ¡¡¡ que no cambio a ninguno de mis 4 sufrimientos ¡¡¡¡¡ y a la costilla que le cuesta coger una sartén,,....jajjaaaa

    Mimate y déjate mimar, porque ellos saben hacerlo, el mimarte y cuando se ponen se ponen, je je. Y eso no tiene precio. No se si estoy realizada o soy feliz, pero cuando una a pesar del cansancio, noto que estoy bien conmigo misma..no hay mas que pensar.
    No me des bizcocho sabes que ando a regimen, hazme un favor, publica algo que no me engorde, jajajaaa.
    Bss desde tu tierra querida.

    ResponderEliminar
  27. Hola Mai ,ya estoy aqui y para quedarme.
    Como es posible que no hubiera dado nunca con tu blog??
    Que sabias palabras nos dices y que reales ,vamos como la vida misma,y yo ahora que tambien estoy de baja y disfruto de esos momentos en la mañana de soledad maravillosa me siento todavia MAS identificada contigo de lo que antes hablamos.
    Y el pastel de coco es rico,original y delicioso.
    Besos fuertes Esther

    ResponderEliminar
  28. Guten Morgen Meine Damen!
    Qué gusto encender la maquinita y leer vuestros comentarios.. ahora mismo, disfruto de ese momentico "solo mío" :-)


    Lola!

    Ahhhh, que "resaca" tenía por la mañana.. parecía que había estado de juerga la noche entera pero ¡qué quieres! disfruté charlando contigo como una enana y de hecho, este post está completamente inspirado en esa charla tan maja que nos trajimos... jajaja! y sí, mis sufrimientos (2+1) son lo más bonico que tengo en la vida. Ellos me inspiran, me agotan, me desesperan y me impulsan a ser mejor.. un batiburrillo maravilloso que me pone las pilas cuando se descargan... eso sí, un descansico de vez en cuandooooo... pues hace falta :-)

    Tengo que reconocer, que a veces me miman un poco a la fuerza, que soy un poco madre "meteorito" a la carrera haciendo aquí y deshaciendo allá... ayer mismo el enano me propuso, yo con el trapo y el flu-flú en la mano, que nos fuéramos al sofá.. "a qué mi vida?" "a reírnos" ... y así fue: sin chistes ni palabras ni canciones... solo nos reíamos, a palo seco. Cuando terminamos me dijo "Ay mami, qué chulo" ... y el padre otro, ayer me vio la cara de "blandiblú" y sin mediar palabra me dijo "me voy a planchar... o quieres que haga mejor otro cosa?" me cachis! ... habrán leído la entradaaaa? uhmmmm....
    Besos, besos y besos


    Esther!

    Eso me ha pasado a mí... ver tu blog, la belleza que hay en esas fotos y esas recetas... pero somos muchos y ya no somos capaces de descubrirlo todo, verdad? pero el destino -o la casualidad, depende de quién lo mire- ha querido que sea ahora para que todo tenga más sentido:-)
    Estoy ENCANTADA, Esther!
    Muchos besos querida:-)

    ResponderEliminar
  29. Un beso muy fuerte.
    Yolanda

    ResponderEliminar
  30. Hola guapa!!!! Me alegra leer tu relato y observar que vas mejor. Quierete mucho y dejate cuidar. El pastel de coco un pecado de rico. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  31. Mira Mai, si te vemos por aquí, no te preocupes mucho de los mails por contestar, que al final, nos adoptas como hijas y ya nos vale, otro frente que atender. Este pastel se ve delicioso y lo que me gustaría hacerlo, si tuviera algo de tiempito. Voy a hacer como Dolors, lo copio y no lo hago, pero lo haré.
    Cuidate mucho y no le tomes el gustillo a esto de los hospitales anda, que con lo majísima que tu eres, igual "tasenganchao" y no, vente para acá.
    Un beso muy, muy grande Mai. Cuidate.

    ResponderEliminar