pastel de cerezas y frambuesas con revuelo vecinal

Una de las ventajas de vivir en Girilandia, es que puedes usar tu blog para poner a bajar de un burro a tu vecina sin que ella se entere. Este chollo se me acabará el día que mejoren el traductor castellano-germano.. entonces, me pillará seguro...Pero da igual, para cuando eso pase, ya veré como salgo del atolladero. De momento, toma asiento y sírvete un poco de pastel que voy a cortar un par -o diez- de trajes a esta mujer que me tiene de los nervios... ya? vamos! Mi Frau Vecina es una cotilla, méteme-en-todo, malintencionada y un poco como el malware que se cuela en tu ordenador, que no llega a romperte nada pero da por saco todo y más... así es ella, tocanapias profesional y criticadora por devoción..


Desde que llegamos a la casa, como es de figurar, soy el blanco de sus intransigencias. Los primeros meses nos intentó imponer sus reglas a cerca de las zonas comunes de la casa porque, aunque no es la dueña, todo es suyo.. sí, ese es su principio básico y como tú tengas algo que no es suyo, la liamos parda... en aquellos tiempos, con ese tira y afloja hubo fases que hasta nos dejaba de hablar por unos días. Un alivio que ni te imaginas. Era genial salir y entrar de casa sin que ella te abordara en el rellano o mirara el interior de las bolsa a ver que habíamos comprado... o que cada día, a la vuelta del Kindergarten, le preguntara al niño -mirándome a mí, por supuesto- "Lucas, y qué vas a comer hoy?" al principio piqué un par  de veces y luego comprendí que lo único que estaba haciendo era echar más madera a la locomotora. El temazo durante meses, era que el niño no comía suficiente carne -en su opinión, claro, que yo siempre he sostenido que come demasiada- y que los niños no deben comer pescado por las alergias... con la iglesia hemos topado! yo que soy devota a San Pescadilla... en fin, que durante un tiempo, cada vez que en su casa había lasaña o filetes rusos le daba al niño un plato acompañado del consiguiente sermón a lo "hijo, que lo necesitas para crecer sano y fuerte, ehhhh?" momento en el que yo, a toda mecha, desconectaba del germano y me ponía a canturrear flamenquillo -por dentro, que no es cuestión de chincharla aposta-. Oye, que ella sea pesada no me tiene que convertir a mí en un monstruo... hasta ahí vamos a llegar!


Y así, entre la musiquilla de la Niña Pastori y Manzanita, he estado meses y meses comiéndome las muelas hasta que por fin, me aceptó. Yo no diría que me tiene cariño, aunque a veces me aprecia y hasta bastante, diría yo. Ya nos hemos acostumbrado a tenerla en encima. Es como esa tía pesada que hay en casi todas las familias. Asumes su pesadez como algo irremediable y la adaptas a tu día a día lo más relajada posible. De hecho, cuando salimos por las mañanas, gritamos desde las escaleras "Guten Morgen, Omaaaa" y ella sale tan contenta, satisfecha de realizar el control mañanero y me informa si llevo al niño muy fresco, o muy arropa'o, o que le sobra/le falta el gorro, o.... o que el niño debería ir andando al cole y no en bici, que los niños necesitan hacer ejercicio ...¿?... con está me ha da'o en lo más profundo que aún ahora sigo sin pillar que tiene de malo el ejercicio a dos ruedas...

Desde que somos "una familia" ella está omnipresente en todo lo que hacemos dentro y fuera de casa. Sabe los días que toca hacer la compra, cada cuanto pongo la lavadora y a qué hora bañamos al niño... Álvaro la ha bautizado con el nombre de la "Omi-presente" y desde luego no hay  juego de palabras más acertado que la defina...


La última, criticar mis Kuchen.  Y a mí, los pasteles no me los toca nadie, que quede claro y por delante. El pleito comenzó con las chuches del peque. Las vecinas siempre tienen una chocolatina o unas gominolas  para el rey de la casa pero como es normal, no le damos rienda suelta. Cuando cubre su cupo, cerramos el chinringüito y a la que nos miran buscando un sí o un no, con un leve movimiento basta para saber que las chuches se acabaron por hoy. Esta regla es válida para todas mis vecinas, menos para ella. Omi-presente se salta a la torera nuestra venia y lo normal viene siendo que le dé un chupa-chups antes de comer y una chocolatina antes de cenar de fijo. Helados y demás guarradas a parte. Hace unos días, no le dejé a Lucas que se comiera unos bombones una hora antes de cenar. Le pedí que lo guardara para el día siguiente. El problema no es el azúcar en sí, sino el cacao que le pone como a Moctezuma, y sobra decir que tenemos niño-terremoto hasta las mil y quinientas...

Lucas lloró un poco, le consolé con un empacho de cariño materno y aceptó el trato. Me sorprendió que la cosa no terminara en pataleta, como suele pasar. Lo aceptó tal cual y los guardamos en el bolsillito de su pantalón. Hasta aquí todo perfecto. Incluso llegué a pensar con orgullo "jolín hijo, que bien me has hecho quedar". Pero no, naturalmente. Tuve de testigos a toda la familia de la Omi-presente.. y para qué te cuento! Ya no hay otro tema de discusión en el jardín: por un lado Omi-presente y su consorte, piensan que es más sano un trozo de chocolate que un pedazo de pastel -de mis pasteles-. El resto de vecinos, opinan que bien está lo que los padres deciden. Edith -nuestra última incorporación al patio, amiga y aliada contra los ataques de la abuela vecinal-, pasa de chocolate y de Kuchen porque lo suyo son los filetes y demás viandas en salado. Y Regina -mujer más alegre y bondadosa te aseguro que no he conocido, siempre dispuesta a ayudar, sonreír y lo que haga falta- se apunta como nosotros a todo, que tanto nos da un filete que un flan...


Y yo, por supuesto, me callo. Me pongo a canturrear cada vez más alto. El día menos pensado me dejo llevar y les canto la traviata. Me toca mucho la moral que un señor diabético y obeso se atreva a decir que un pastel de cerezas casero es más insalubre que una tableta de Milka -o un bombón Ferrero, el chocolate de la discordia- y para sentar cátedra, el hombre añade: "porque ya me lo tiene dicho mi médico, es mejor comer chocolate que"... pues digo yo, que si siguiera los consejos de su médico no estaría como dos mesas camilla, que el pobre hombre no puede dar dos pasos seguidos desde su puerta a la mesa del porche, caminando despacico, chorreando sudor y con un rictus de sufrimiento tremendo.. en fin, que sinceramente y con todos mis respetos: este señor sabe mucho de comer pero poco de alimentación; de nutrición sabe tanto como yo de astro-física que para mí el Apolo era un helado que comía de niña y del mundo exterior poco sé más allá de la odisea en el espacio y de aquello de "Houston, tenemos un problema" ... vaya, que muchas campanas pero poca ciencia...

Así que cuando saqué este trozo de pastel de cerezas y frambuesas al jardín, cámara en mano, se lió parda. Mientras yo disparaba la cannon, los abuelos estaban pasándoselo pipa mirando por la ventana y cachondeándose de mi extravagancia... desde luego, algo similar no lo habían visto nunca... y yo impasible chak-chak... tu sonríe pastel mío, que a miradas necias, bocados sordos...



Este pastel está especialmente hecho para llevar. Me encanta el pastel de cerezas recién hecho y chorreante de salsa de cerezas pero a veces viene bien el formato "almuerzo en la oficina" o picnic de domingo. En estos casos, la salsa es un verdadero problema. Por eso puse la mitad de cerezas y la otra mitad con frambuesas, para asegurar que cuajaría bien, ya que las frambuesas tienden a chupar los jugos. No se te ocurra hacerlo con fresas porque sueltan más jugo que las propias cerezas y entonces tendrás sopa con pastel...

El otro truco importante, es añadir un poco de maicena al relleno. Cuando dejas enfriar el pastel -si lo comes caliente no habrá hecho su magia la maicena- la salsa se cuajará por efecto de la fécula, dejando un relleno comparto y jugoso. Otro puntazo, es añadir almendras molidas a la masa. La deja crujiente pero jugosa, sin quedar quebradiza, lo que evitará roturas en los viajes del pastel... un pastel aventurero, dulce, fresco y sí: Kuchen-Kuchen-Kuchen! viva el Kuchen que te parió, pastel mío!

Ingredientes para la masa:
  • 200 gr. de harina
  • 125 gr. de almendras molidas
  • 1 huevo semi batido
  • 2-3 cucharadas de agua fría
  • 100gr. de mantequilla cortada en trozos
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de azúcar

Ingredientes para el relleno:
  • 1/2 kilo de cerezas
  • 1/2 kilo de frambuesas (no reemplazar por fresas)
  • de 120gr. a 150gr. de azúcar moreno (depende de los golosos de la casa. Yo usé 120gr.)
  • 1 cucharadita rasa de canela
  • un chorro jugo concentrado de limón
  • 3 cucharadas de maicena

Preparación:
La masa, como siempre. En un bol pon el harina, las almendras molidas, la sal y el azúcar. Lo unes todos un ratico y le añades la mantequilla fría en trozos. Desmenuza con las manos hasta que no quede polvo de los ingredientes secos y toda la mantequilla quede unida a ellos en forma de grandes migas. Bate ligeramente el huevo y le añades un par de cucharadas de agua fría. Mezcla con las migas y amasa hasta que estén todos los ingredientes bien ligados. Si queda muy dura, añade una cucharada más de agua fría y si se pega demasiado -a mi me gusta que la masa no quede muy "mazacota" como decía mi madre- espolvorea un poquito más de harina pero con mucha mesura... no tiene que quedar muy dura. Para endurecerla, deja que repose en el frigorífico una hora. Mientras, deshuesa las cerezas y en un bol, pones toda la fruta junta, el azúcar, la canela, el jugo de limón y la maicena. Lo mezclas todo bien y lo reservas...


Pon a calentar el horno a 180ºC. Engrasa un molde redondo desmontable de unos 20-22 cm. de diámetro. Coge la mitad de la masa, la extiendes sobre la mesa con la ayuda de un rodillo y cubre la base del molde que aún no habrás montado. Recorta todos los bordes hasta que te quede la circunferencia perfectamente ajustada a la base. Monta ahora el borde y con la mitad de la masa restante -previamente extendida con el rodillo- recorta dos tiras largas y simétricas de masa. Enrollas cada una sobre sí misma, y así vas forrando el borde lateral. Las juntas las sellas presionando con los dedos. Rellena el molde con la fruta y con el resto de la masa, corta tiras que irás cubriendo como si fuera una rejilla. De esta forma, el relleno respira y evitas acumulaciones de vapor que retengan en exceso los líquidos del relleno. Hornea hasta que la superficie esté suavemente dorada. No controlo mucho los tiempos pero calculo que necesitarás un mínimo de 20 minutos y como máximo 40 para que la masa quede bien hecha sobre todo por la base. Cuando dudo, bajo la temperatura a 150º y dejo pasar los 40 minutos. Así no fallas...

28 comentarios. ¿te animas?

  1. Ayyyyyyyyy.....lo que me he podido reir leyendote!!! Sinceramente, yo no podría con unos vecinos así, eh? Bendita paciencia que tienes! Y yo me quejo porque mi vecina de abajo me dice que taconeo por las mañanas, jejeje....
    Me ha encantado la historia y la receta. Brutal la pinta de la tarta, eh? Muy guay el truqui de la maicena, anotado!

    ResponderEliminar
  2. Ay madre, pero qué aguante tienes! A mí habría dejado de hablarme a la segunda impertinencia, no soy yo poco borde. Criticar lo que doy de comer a mi hijo?? Por encima de mi cadáver!! XD O eso, o me mudo de casa...

    ResponderEliminar
  3. Que pena que se haya acabado tu entrada, con lo bien que me lo estaba pasando, creo que yo también soy algo cotilla porque con tu entrada he disfrutado de lo lindo. Por cierto la tarta riquisima!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Creo que tus vecinos no han catado semejante kuchenmanjar en toda su vida, por eso le dan chocolate a Lucas!!!! No tienen ni idea.......y vendita tu paciencia, yo les hubiera mandado a la playa hace ya un tiempo... y como siempre tu tarta de campeonato, pero qué mano tienes!!! yo no me atrevo aún con las masas, pero cada vez que veo tus tartas...me muero, y si además son de frutas rojas, ya no te cuento. Un abrazo gordote

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, qué pesaos... mira que yo pensaba que por esos lugares la gente sería más discreta con eso del consejo no solicitado, pero veo que no. Y lo de que te den lecciones sobre lo que das a tu niño me parece de locos!
    En fin, que bendito sea tu kuchen, y fuera las golosinas cuando hay uno de esos.
    B*

    ResponderEliminar
  6. Que divertida tu vida social de jardín jajaja... estoy en la oficina, con un lío del carajo y de repente pita el chivato diciendome que actualizas y te he leído a trozos, pero no he sido capaz de dejarte para esta noche.... me has enganchado desde el minuto uno jajaja y estoy aguantando la sonrisa, porque dirá mi compi que escribir de hostelería no es tan divertido como para que yo me parta.
    En fin coleguita que qué sabrán esos austriaquitos vecinos tuyos sobre lo que es bueno! a esos les daba yo a probar uno de los gazpachos de la abuela para que supieran lo que es bueno y se dejaran de tanto milka!
    besitosssss (ahora si me pongo a currar)

    ResponderEliminar
  7. Pero qué divertidísima eres, como me lo paso con tus charlas, si parece que comparta rellano contigo, menuda tipilla eh!!!
    Delicioso este pastel mientras leia tu andanza vecinal.
    Besitos guapa y sigue así me encanta.

    ResponderEliminar
  8. Hola Lore!
    Y encima, vivo en un país donde todos presumen de no meterse en lo ajeno y yo no podía creerme que me hubiera tocado el premio gordo... nosotros andamos descalzos en casa -costumbre europea, que hasta las visitas se descalzan- y aún así cada día dice que sabe a que hora se levanta el niño... o me sale con lo de "el niño ha dormido la siesta, no? porque no le he oído..."

    Te prometo que a veces se me hace la cosa muy cuesta arriba:-)
    Besos



    Hola Miriam!
    Es el efecto guiri, que en español se me hubiera soltado la lengua a la segunda de cambio... aquí he aprendido eso de hacerse la sueca y directamente ni la contesto a sus muchas impertinencias... pero las críticas de lo que come, hace o deja de hacer el niño me ponen de los nervios... la tía además se pilla unos rebotes del ocho porque nadie le sigue la cuerda y es en esas situaciones, cuando se enfada y deja de hablarnos cuando descanso por fin... poco, porque no puede estar callada ni debajo del agua:-)
    BEsos


    Hola Chelo!
    Bueno, volveré de nuevo a la carga con la historia de los tomates que nos ha hecho reír mucho... ni te imaginas lo que se chincha con nuestras tomateras:-) Y yo cotilla, mucho por supuesto. Me gusta lo ajeno, saber que pasa y que se piensa.. pero sin invadir. cachis! que tremenda es!
    Besos


    Hola Intxaurtsu!
    Lo que no soporta es que el resto de vecinos adoran las cosas que cocino y en más de una, me han encargado cosas... eso es lo que no soporta! con lo envidiosilla que es! y lo de las masas es ponerse y cuando des con una receta "base" el resto es casi igual. Con un poquito de azúcar para tartas y solo con sal para tartaletas y quichés... luego todo es lo mismo:-)
    BEsos


    Hola Epa!
    eso creía yo e imagina mi frustración! me cachis! En España dí alguna vez con algún vecino algo pesadete pero nada que ver... y todos nuestros amigos siguen insistiendo que no es normal. Que señoras tan entrometidas no hay casi... pues me tocó la casi! y digo lo mismo! entre un dulce casero y una golosina no hay nada que comparar. Nada! y que decir que Lucas es casa come Kuchen pero también frutas, yogures, su rebanada de pan con mermelada que no le falte... lo suyo, no cada día el mismo festival de chuches, para que el niño coja la costumbre desde bien pequeñito, no? me cachis!
    BEsos


    Charrita!
    jajajajaja! no me hagas reír que a los chicos ya los tengo acosta'os... jajajaja! me cachis! ya ves que hay hostelería y hostelería y este tipo de hostelera o una se la zampa con humor no sino no entra :-D me cachis! sigues currando como una posesa? ainsss... tú sigue así y te va a dar un jamacuco.. ni idea que es pero esa frase la tengo muy leída:-) Y como dices, no tienen ni idea. Viven en su mundo cerrados a cal y canto y solo lo suyo es bueno, no tienen más miras... y con el gazpachito lo va a flipar la buena mujer, que ya hemos hecho una quedada para hacer paella y gazpacho en el jardín un domingo de estos. Por supuesto no la hemos invitado pero fijo que se apunta. Menuda es ella:-D
    Besos


    Hola Toñi!
    Mil gracias guapa! así la verdad que se lleva mejor. Me tenía muy quemada la mujer y tenía que desahogarme:-) un abrazo grande,
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hay que ver qué aguante tienes, yo no sé si le habría contestado, porque para esas cosas soy muy tonta, pero desde luego la ignoraría hasta que se aburriera...si hay algo que no soporto es que se metan en mi vida.
    Y encima criticar tu pastel...pero si es una preciosidad!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  10. Que divertido relato has compartido, realmente me parecia estar viendo el rellano, el patio y la Onmi-presente..jajjaja. El pastel impecable, delicioso y viajero, estos son los buenos, los que se comparten.Besos.

    ResponderEliminar
  11. Maite cuando vi el titulo ya me acorde del otro dia y pense aqui cuenta lo de la intrusion con la vecina.
    A mi tambien me tenian engañada esos austriacos pense que eran mas discretos,pero vamos como en cualquier patio de vecinos de lo mas castizo.
    La tarta de lo mas fotogenica!!Menos mal que dices lo de las fresas porque yo ya iba de cabeza a ellas ,que aqui de momento las frambuesas parecen un articulo de lujo,te las ponen en unas bandejitas caras,caras como si fuese un producto gourmet.
    Besos mi niña,esther

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Ayyyyy, Mai, que todas tenemos alguna vecina parecida...!!! La mía de abuela nada, que tiene pocos años más que yo, vamos, que no llega ni a los cuarenta, pero chica, podía ser una tatarabuela metete como la tuya, siempre tienen algo que decir, si vas andando que hay que ver con lo cómodo que es el coche y si vas en coche que hay que hacer ejercicio e ir andando (por no aburrirte a ejemplos que seguro que ya tienees tú de sobra con la tuya). En fin, jamía, que ante eso nada mejor que hacer las fotos de rigor y disfrutar de ese kuchen como se merece, osea, con los cinco sentidos, a dos manos y carrillos llenos. ¡Que se ve estupendísimo!!!
    Besos, guapa, y chubasquero, para que resbale.

    ResponderEliminar
  13. Ay Maite, yo no lo hubiera soportado, no se de donde sacas tango aguante, tendré que probar si Niña Pastori también me lo da a mi, aunque aquí vecinas así no tenemos. Vamos, es mucho peor que una suegra!!!!!!!!!
    El pastel lo veo delicioso, ya me gustaría a mi tenerte de vecina y que sacaras estas maravillas al jardín, te aseguro que no volvían a entrar a tu casa ;-))
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Hola Lola!
    Ahhh, qué te voy a contar que tú ya no sepas. Si es que estamos cortadas por el mismo patrón. Me llevo unos rebotes del ocho que se los come el Günter y luego, callo como una tonta y tarareo al Manzanita... pero mis caretos y los silencios que me marco sé que hacen que se coma las muelas y con eso cumplo mi venganza :-P ainsss, te juro que me cuesta un horror... pero bueno, ahora tengo una aliada más en el Hof que la mantiene a raya:-)
    Besos


    Hola Joaquina!
    jajaja, así es, hija. Esto solo se puede comer con mucho humor:-) muchas gracias y besos


    Hola Esther!
    me cachis Esther, que tipa. Me saca de mis casillas pero te juro que no voy a dejar de hacerlos. Que se fastidie cada vez que le baje el olorcito a masa recién horneada... y eso es ella! castiza a más no poder... tiene ese punto de chulería pero con voz de pito y con acento estírio :-D Lo de las fresas he insistido tanto justo por lo que dices. Que yo en España reemplazaba las frambuesas por fresas y en este caso es mejor todo cerezas... que sale igual lo que pasa que para el blog no quería que fallara y por eso he querido asegurar.. pero Günter me lo criticó el tío, me dijo que me había cargado el sabor de las cerezas y que predominaban las frambuesas... prueba con todo cerezas y las 3 cucharadas de maicena. Con tal que enfríe por dentro para que cuaje la fécula creo que bastará,
    Besos


    Marhya!
    Entones nada puedo añadir que tu ya no sepas.. qué tipas, por di'ó! y no te quepa duda que eso es lo que hay, mucha envidia. Además, cada vez que hay pastel reparto por los vecinos pero con ella no, por la diabetes del marido... ella mismo me lo pidió y yo lo sigo al dedillo... pero claro, se come las muelas cuando le oye decir a un vecino "qué rico Maite" ... arruga la nariz y saca el dedillo "Nein, Nein, Das ist nicht gut, gehhh? qué costra más grande, de verdad,
    Besos

    Hola Carmen!
    Eso, prueba, prueba...lo bueno es que en germano desconecto rápido y dejo de enterarme de lo que hablan. En castellano no funcionaría que por mucho que quiera "no oír" siempre te quedas con las palabrejas de fondo... una ventaja desde luego, porque a medida que piloto más, y me entero mejor, más gordos son mis "globos" :-)
    Ni te cuento Carmen si nos tuviéramos de vecinas... ese mano a mano no lo resistiría... tus dulces bocados y mis Kuchen.. directa al manicomio:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Sibnceramente creo que yo ya hubiera "asesinado" a la vecina "Oma" y me la hubiera puesto en el pastel jajaja, muerte dulce que diríamos!
    Menudo pastel guapi, la masa es perfectaaaaaaaa, lisa, lisa, lisa!

    ResponderEliminar
  16. ni se te ocurra darle la direccion del blog! a ver si se ofrece como colaboradora y se nos mete aqui! en fin, tu a lo tuyo y pasa un monton! la tarta una delicia, me encanta el relleno, besitos

    ResponderEliminar
  17. ¿cómo? ¿que un ferrero cargado de grasas trans es más sano que tu kuchen?¡hasta ahí podíamos llegar!
    Mira, dale de mi parte a esa sabionda señora una copia del "detective en el supermercado" y luego hablamos con ella, a ver si sigue opinando igual.
    Lo cocinado en casa siempre es más sano ¡siempre!
    ¡Vivan tus kuchen!¡Y olé!

    ResponderEliminar
  18. Madre mía, con lo poco que me gusta a mi que me controlen, si salgo o entro lo que llevo en la bolsa o dejo de llevar.
    Infita paciencia la tuya, pero di que si tu a lo tuyo y a seguir haciendo estas delicias que muchas veces apetecen más que el chocolate por muy bueno que sea.
    Te ha quedado una tarta espectacular.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  19. Maite, menuda vecinita la tuya... Menuda plasta!. Yo tendría muy poca paciencia con ella y seguro que no nos llevaríamos. Con lo que a mí me fastidia que me digan lo que tengo que hacer y cómo tengo que hacerlo... En fin... que les den!
    Tu tarta de cereza es una pasada... a ver si pillo y hago algo parecido. Me encanta!!!!!
    Un besoteeeeeeeeeeeee y otro a Lucas

    ResponderEliminar
  20. Hola!
    Me ha gustado mucho eso de que cuando mejoren el traductor de Google se va a terminar el chollo jajaja. Mucha paciencia. Yo, tengo suerte con mis vecinos. Sé que existen como sé que existe el átomo de Hidrógeno, porque nunca los he visto :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Tengo la suerte de no tener vecinos así. Por lo menos conmigo son muy amables , aunque se que entre ellos no se llevan bien. Cuando me mudé a esta nueva casa lo primero que hice fue repartir tortas entre todos mis vecinos de la cuadra. La primera impresión es importante ;-P Es una buena idea para allanar el camino.
    Con esta Frau yo creo que me haría la que no entiendo el idioma y que hierva por dentro. Total no sabe hasta donde entendés. Le aceptaría los regalos pero le diría a Luki que son para después o que comparta con sus amigos del Kinder.
    Yo creo que está muy aburrida la pobre y no tiene quien la "entretenga" en todos los sentidos.
    Igual creo que después de muchos encontronazos yo estaría como loca! Andá probando distintas posturas para ver como sacártela de encima. Y sino , mejor mudarse y santo remedio.
    Ya van un par de tartas tuyas que tengo en la lista de las que quiero hacer ,pero es que no doy a basto con todo. Esta se me complica con el relleno porque por acá saldría carísima. Pero la combinación de sabores bien vale la pena para hacer una en formato mini. Todavía no es época para esta fruta, recién en Diciembre.
    Me babeo de solo mirarla.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Mai, idola, eres una genialidad increible, no sabes cómo me he reído con la omaita esa.
    No soporto a los cotillas, literalmente no los soporto, me dan sarpullido, toses, atragantamientos, ataques... Pero tu has encontrado el punto cantando al Manzanita. Mételes un pastelazo jajaja.
    Un beso tremenda trovadora. Me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  23. Uf, cómo siento que tengas de vecina a una de esas personas! Yo por el momento me libro, pero he conocido a varios especímenes de los que describes, y es que debe ser una mutación genética o algo, porque se comportan igual. No em gusta que los vecinos pasen totalmente unos de otros, pero por favor, hay límites. Aunque bueno, al final como comentas lo mejor es resignarse y aceptarla... Pero desde luego que se metan en la forma que tengáis de educar y alimentar a tu peque (cuando encima no podría ser más modélica, por lo que te conozco y lo que nos cuentas) ya me fastidia más. Y encima sin lógica ninguna, donde esté una buena Kuchen casera que se quiten las chuches industriales!

    Al final será que te tienen envidia, claro, de la alegría de tu familia y de las delicias que salen de tu horno.
    Yo no sé si podría aguantar tan estoicamente esas cosas como tú, aunque desde luego el blog es una terapia genial para estas cosas. Y si algún día aprenden a traducirlo... pues que se fastidien :P

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. No sé como aguantas tanto jaja. Yo creía que mi vecina cotilla era la peor del mundo, pero la tuya la supera con creces! Un pastel delicioso, no sabía yo que las frambuesas absorbían los jugos, lo tendré en cuenta ;) Bss

    ResponderEliminar
  25. Hola Pam!
    jajajaja! a veces ganas no faltan.. jajajajaja! un besazo guapa!

    Hola Pity!
    jajaja! mira, yo creo que de poder leerla, uno se ríe y mucho... tiene su punto, no te creas:-D
    Un besazo,

    Hola Ajonjoli!
    Pues ahí es donde yo me indigno.Mira, muchas de sus bobadas e intromisiones ya no me afectan.. canturreo y punto. Pero que me toque las narices con la alimentación ... uuuuh, me enciendo! He decidido criar a mi hijo en sabores caseros sin rollos raros. Fruta que sepa a fruta y vainilla a vainilla. Todo es su medida. Caramelos y chocolates? no hay problema, con mesura y nunca que un trozo de chocolate eclipse a una manzana, un mango o una zanahoria que tanto gustan al pequeño... y esa medida, tiene que ser la que nosotros impongamos. Con los bizcochos y dulces caseros igual. Él no puede comer todas las magdalenas que le apetecen. Como una, a lo sumo 2 al día y punto y pelota.. me da rabia que nuestros criterios se los salte a la torera y encima, que cuestione una alimentación sin aditivos artificiales ni conservantes... no me fastidies! eso ya me toca la moral! qué tipa! Hay gente, no es la primera vez que me topo con esto, que rechazan un dulce casero porque son "bombas calóricas" pero se zampan un snack industrial sin pestañear... no lo comprendo, cuando las grasas y los azúcares de casa son siempre de mejor calidad y en mucha menos cantidad... son cosas bobas que me ponen de los nervios! ni cantando a la Pastori me dejo de comer las muelas:-)Qué requetevivan! caramba!
    Besos guapa

    Hola Suny!
    Es verdad que en guiri uno tiene más paciencia porque se desconecta fenomenal y a oídos sordos... también lo llevo mejor, cuando absolutamente todos sabemos como es así que muchas veces hacemos chascarrillos de sus cosas y así se les quita hierro... pero, no voy a dejar que me influya y seguiré amasando mi Kuchen semanal diga lo que diga:-)
    Besos

    Hola Laura!
    De los nervios te iba a tener la tipa, fijo:-D muchos besos guapa! y me he acordado de vosotros, bueno, de Marc un poco más, que a Günter le dio por cambiar el tubo del desagüe de la lavadora -y no sé porqué algo que leyó en internet que decía que era bueno hacerlo- y hemos tenido charcos de mayor o menor tamaño una semana entera... este hombre mío es un desastre haciendo chapuzas! en qué hora:-) en fin, que un besazo moza!

    Hola Paco!
    jajajaja! pues cuando quieras te vienes a pasar un par de días con nosotros y podrás conocer como se hace un tercer grado a lo austriaco... ella será la encargada de poner al día al resto del vecindario: quién eres, a qué vienes, qué se te perdió en Viena, si comes carne o lechuga, si ... lo qué sea! cualquier chorrada susceptible de ser preguntada será formulada sin ningún gesto de rubor por su parte... vaya, que yo no sé si los átomos muerden que tampoco he tenido el gusto, pero te aseguro que ella te dejará las orejas como a Dumbo!
    Un besote Paco!

    Hola Erika!
    Creo que ese fue mi primer error. Ofrecerla un pastel. El primero, me lo negó. No lo quiso coger. Que ellos no comen de esas cosas, me dijo. "Pa'l nieto" le dije yo. Y arrugando la nariz me dijo "no, no"... pues nada,no. Ahora ni la ofrezco y creo que se ofende. Cuando está cerca le digo, así mejor no? así no le damos envidia a Opa, no?" .. y hace un gestito con la cabeza, de esos torcidos entre resignación y chirriar de dientes. Otra vecina, que siempre alaba mis dulces, dice que se está poniendo gorda de comer tanto "Kuchen"... da igual que hacer, ella siempre tendrá un par de agujas que clavar... En compensación, somos un vecindario unido y nos lo pasamos bien. Bajamos cada día a tomar el sol y disfrutamos mucho de nuestra compañía.. y así, cuando estamos todos juntos nos tomamos más a guasa sus chismes... no hay que dejar que gane:-)Y sí que imagino que saldrán caras por allá... este año se están vendiendo a unos 5€ el kilo las autóctonas.. una burrada pero bueno, mereció la pena:-)
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Hola Viena!
    Cuándo te veas en una de estos, acuérdate del Manzanita -del verde que te quiero verde- y ya verás, mano de santo... jajajaj!
    Besos grandes y hermosos!Hola Akane!
    Es la única manera. Hay que resignarse porque lo que si que no se merecen es que nos dejen sin energía con tanto chinchar.. no, no, eso sí que no. Sabes lo que pasa? que soy muy diferente a ella, y a veces, resulto "exótica" para la mentalidad de aquí. Hago lo que me da la gana: me pongo vestidos con vaqueros debajo, pañuelos muy coloridos y llevo faltas con playeras... un roto detrás de otro para su mentalidad... y lo peor de todo, es que voy tan contenta.. paso de todo y eso es con lo que no puede. No soporta que no sea dócil y me deje intimidar... para su mentalidad, yo ya me tendría que haber "integrado" y debería ser más "formal"...y mi comida, qué dices!!!! hago platos exóticos, extranjeros, cosas de las que ella nunca ha oído hablar. Recibo paquetes de países tan lejanos que ella no tiene claro si están en el hemisferio norte o en el sur... es un descoloque detrás de otro y no puede con ello... no puede:-) qué se lo coma con su propia envidia, que en este aspecto no me da pena. Siento penica cuando la veo sufrir por su marido. Está tremendoooo, enorme, con los pies y manos amoratados, se mueve con dolor, y siempre intentando que coma y fume menos pero no puede... tiene miedo de perderle y alguna vez la he visto llorar a escondidas en la ventana. Se me rompe el corazón. Me enternece ver cuanto quieren a Lucas. Siempre palabras de cariño y afecto... y ves, con las cosas del niño muy tolerantes. Si hace ruido, si salta, si canta a voz en grito a la hora de la siesta... nunca salió una palabra de reproche. Tal solo, cada día ella sale y le dice al Luquis "Ahora "Oma und Opa" van a dormir un ratico. Lucas también, ehhhh?" ... y es que a mi enano ni harto de vino le haces dormir al mediodía... Así que esta es la forma más gratificante de desahogarme. Como dices, nos echamos unas risas terapéuticas en el blog y tan felices... hasta que se entere que entonces ya veremos como salgo del aprieto:-P
    Besotes linda!

    Hola Lydia!
    Ves? si es que salen como setas:-D e imagino que la tuya también chirría de oler tanto pastel, no? jajajaja!
    Besos guapa


    PD:
    Cuándo Blogger me va a dejar hablar todo lo que quiera sin decirme que he sobrepasado el límite de las 4.000 letras? Libertad de expresión sin restricciones, ya!

    ResponderEliminar
  27. Leyendo tus comentarios no puedo dejar de decir que tener un corazón de oro, de eso no hay duda, y tu vecina insoportable se debe dar cuenta de ello. Al amor no hay quien le gane ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  28. jajaja! así es Eri! y de hecho, a veces se le nota que me aprecia... se le escapa hasta que le vuelve a dar otro ataque de cuernos... llevo unos días algo mosqueada. He llegado a pensar que ha leido la entrada porque desde las fotos del pastel en el jardín no ha vuelto a dar un ruido... no sale a despedirnos ni sale a cotillear a nuestras visitas.. muy raro. O a leído el blog o aún no ha superado el pastel:-)
    Besos guapa!

    ResponderEliminar