1ª Parte, el viaje y crema de calabaza con queso azul

Lo bueno de viajar en coche es que además de hablar por los codos, aprender geografía, beber agua como cosacos en alcohólicos anónimos, además decía, puedes hacer algo de turismo a la que vas. Y a la que vuelves, llenar un carro del super con productos típicos de la zona... sí, digo bien, "super", porque los tiempos han cambiado y esos puestos de carretera, tan típicos antaño, pues como que ya no quedan y no porque se los haya llevado por delante un coche sin frenos precisamente, sino que tienen pinta de haber sido barridos por los acuerdos con las grandes cadenas tipo Autogrill y demás esperpentos. La cara retorcida de estos viajes -que siempre, cuando menos, nos dejan con alguna mueca de dolor- suele llegar en los momentos más inesperados e inoportunos, léase por ejemplo, el momento de coger un barco... pero no corramos, vamos despacico que el navegador nos ha chivado que el mundo está plagado de radares anti-fitipaldis...


Así, a bote pronto, hemos descubierto que hay casi la misma distancia entre Leoben-Livorno y Barcelona-Almería. Obvio, porque un viaje así debe de planificarse y esas son las primeras cosas que se calculan.  El cálculo que no hicimos y que marcó la gran diferencia -el doble para ser exactos- fue el precio de los peajes. Todas, absolutamente todas las autovía italianas son de pase-usted-por-caja y pese a que en España solo tuvimos la mitad del trayecto de pago, saldamos el doble en suelo patrio... me cachis! yo que siempre he presumido de las carreteras tan majas y tan baratas que tenemos los españolitos.. y un cuerno, amigo mío! cobramos bien cobra'o la línea discontinua, que lo sepas...

El siguiente gran descubrimiento, fue contemplar la campiña toscana, con esos pueblecitos esparcidos por el monte, tan bucólicos e inspiradores.. ainsss, qué lindura! Rota en mil pedacicos en el mismísimo momento en que entramos en Florencia y nos buscamos un parking donde dejar el coche cargadito de maletas... ¡arraca! como decían en mi pueblo! 18€ la 1ª hora y las siguientes a 9€ ... tamos locos o nos lo hacemos?  mira, del sofoco -porque además de hacer un calor del ocho, Lucas se disgustó casi tanto como los papás ya que durante la primera fracción del garaje pensó haber perdido su coche favorito- acudimos a la heladería más cercana a por un cucurucho de rico helado... qué??? arraca! como repiten los de mi pueblo! 3€ una bola... madre mía! pobres padres con familia numerosa. Y ¿una pizza? arraca, arraca arraca!


De esta guisa, con un par de arracas aún sin digerir y a la que caminábamos entre los turistas haciendo clici-clici como posesos a cualquier adoquín o fachada que se pusiera en el objetivo, me dije por lo bajo"sí, sí, clica-clica porque bien caro nos va a salir el retrato que atestigüe que estuvimos en la bella Florenze, la cuna del renacimiento, gran atalaya de los Medici y cruel verdugo de la master card". Así que duramos poco y después de un paseo y un puñado de fotos, nos fuimos a Livorno a dar un paseico más, cenar y al Ferry... pero mira por donde, pensamos cambiar el orden del plan: primero el Ferry y después de sacar las tarjetas de embarque, fijo que habría algo cerca para zampar... Ay madre, y nosotros sin saber lo que se nos echaba encima...

A todo esto, se nos fue la luz del día. Livorno es una ciudad algo feuca que de noche toma un aspecto bastante siniestro, las cosas como son. Vimos un par de señales claras y concisas que nos indicaban nuestra terminal "Darsena Toscana Ovest".. ok, vamos bien. A la que saco los billetes para comprobar el terminal, veo que los hermanos Grimaldi, dueños de la naviera, son napolitanos con sede en Palermo... empiezo a sentir un cosquilleo extraño en el espinazo... cachis, Mai! tanta tele te ha desarrollado muy molto el instinto peliculero.. Ea, a buscar la dársena ... por aquí.. no, por allí.. ups! aquí no es.. pregunta... por el puente.. ok, por encima, por debajo, dos puentes más... jolín que tampoco es.. vuelve a preguntar... otra vez el puente pero seguir, seguir.. es que está oscuro... no importa, seguir que es por allí... me cachis, como 3 kilómetros a oscuras, sin una farola, ni un mal alma y el navegador que no tiene ni pajolera idea de donde está... ainssss... espera, allí hay luz, y una rotonda.. uy, hay un señor ... y hay una cola! .. Oye, fijo que es allí Günter! Andiamo, que hemos llegado...


El opperatore de los Grimaldi -sí, ese era el lugar- nos dice que salgamos de la cola y esperemos allí -un bar cerrado o abandonado, no pudimos concretar más-. A mi me da por reírme, que quieres, eso tenía una pinta cutre a más no poder. Dice que esperemos hasta que nos avisen. Íbamos para 5 coches cuando viene uno con los napolitanos -o los de Palermo o que se yo-, y nos dice que le sigamos. Y los 5, como borrequitos y sin protestar, le seguimos. Nos da la vuelta a los puertos y nos deja en un aparcamiento donde hay una caseta con una ventanilla. Una familia española, nos avisa:

- la ventanilla es para sacar el embarque. Dicen que al salir nos dicen donde ir.
- ¡gracias! -miro al Günter y le digo- cachis, cachis! a que los sicilianos nos meten en un container y nos ponen a fabricar espaguetis en alta mar? ya verás donde acabamos...
- son toscanos.
- ¿pero no eran napolitanos?
- Los dueños sí pero el resto serán de aquí. Es la sede legal la que está en Palermo.
- Ahhhh, lo ves, los legales en Sicilia y la camorra en Livorno... ya verás donde acabamos hoy... y sin cenar!


De vuelta a un descampado y de nuevo la vuelta a los puertos y de nuevo a la cola. Sí, aquí esperen por favor a embarcar...  Hala, nos tenías que ver a los 5 borreguillos tirando de fiambrera con un ansia canina... que quieres, esto de camorrear da un hambre atroz...A ver que queda: fruta, empanada, un trozo de pan relleno... uy, el café aun está caliente... ains, Gü, el café era para beber, no para echártelo encima. Mientras limpiaba el desastre desparramado por la puerta y mi asiento, Lucas que se duerme. Pobre mío, paso su silla delante y le tumbo atrás sobre mis rodillas, total, por 80 metros que nos faltan para subir al barco no creo que sea peligroso llevarle así, qué más da, me dije. Abren la verja y mandan pasar. Todos se suben a sus coches, arrancan y van entrando en orden de llegada. Menos nosotros. El coche, no va. Günter, dime que me tomas el pelo! Me cachis! me CACHIIIIS! Günter que sale como una moto directo al barco a pedir ayuda. Los compañeros de cola, nos abandonan a nuestra suerte. Yo no puedo salir porque tenemos los seguro puestos en las puertas de atrás. Y yo que hace un rato andaba preocupada de que me encerraran en un container. Me cachis. Empiezo a chillar por lo bajo -en un susurro, que el peque duerme- "no puede ser, no puede ser". El Gü que no viene. Un marroquí decide que no embarca aún que nuestra estampa es mucho más divertida que verle la jeta a los portuarios y con una sonrisa burlona toca el cristal y me dice:

- Kaput?
- sí, roto. Se ha roto. ¿Sabes español?
-sí.
-y ¿arreglar coches?
-no.


Así que vuelvo a mi posición inicial. La cara entre las piernas porque, por encima de todo, me niego a ver como el barco se marcha delante de nuestras narices... bueno, de mis narices porque el Günter sigue sin venir. Después de unos minutos que me parecieron horas y ya me estaba aburriendo de tanto decir "no puede ser" llega la ayuda esperada... mira, no voy a entrar en detalles mecánicos que no es lo mío pero el opperatore qualificato no llevaba ni una linterna. Nos enganchó tan de mala manera que en plena rampa el coche se soltó y no nos desgraciamos de milagro. Yo que sujeto al niño que no se me desgracie. El tío siguió roncando, las cosas como son. Y hala, a empujar... a ver, ese personale escaqueado que venga a empujar el Scenic de la Estiria que lo parió. Matriculó, debería decir pero no, la esta que lo parió!  


En fin, que ya en el barco, mira, borrón y cuenta nueva. A disfrutar por la cuenta que nos trae -ni hay teléfono ni internet. Solo radar y los del seguro no manejan tecnología marítima- así que nos dijimos que para cuando avistásemos tierra Barcelonesa ya pensaríamos que hacer... y como pese a las apariencias, en el fondo tenemos una suerte bestial, pienso en Núria y me digo: la llamo en cuanto pueda a ver si nos puede recomendar un taller. Así que ante el primer avistamiento, encendemos móviles. El Günter llamando al seguro, "manden una grúa al muelle" -les dice- y pregunta al personale di abordo "oiga, y quién nos empuja... porque nos van a empujar, no?" . Yo, más listuca, llamo a la Núria y le cuento nuestras penurias... mira, en un periquete todo arreglado. Jaume tiene un primo que además de santo, tiene el mejor taller del mundo, así de claro. Sabe más que las bujías... no os preocupéis... cuando estéis con el de grúa me llamáis... corto y cambio.

 Y bla, bla, bla... que veo que ya me he enrollado una barbaridad... que mientras esperamos a que nos empujen, Günter prueba y el coche que arranca...la grúa esperando, el Santo Primo al teléfono "nada, tranquilos, marchar a descansar y mañana a primera hora me lo traéis" y el de la grúa que dice "si me lo llevo yo, mañana a la tarde o pasado por la mañana vendrán los de la Renault para llevárselo al taller y allí os cuentan"... en fin, adivina quién fue más convincente. A primera hora allí estábamos desayunado con el Santo Primo, Lucas con un cruasán de chocolate más grande que él y el coche... el muy canalla no ha vuelto a dar ni un ruido...


Esta crema se la he levantado a Elena, de delicius kitchen stories un blog precioso con recetas estupendísimas y unas fotos para quedarse en la parra todo el día. Esta crema, viene a engrosar mi pequeña colección de cremas con queso azul, un delirante remedio anti-sustos.. eh!!! estamos en jalogüín, no? pues toma historia para no dormir.. como camorra, calabaza, queso y santo!

Ingredientes:
  • 800 gr. de calabaza pelada y cortada en trozos
  • 2 patatas
  • 5 dl. de leche y 3 dl de caldo de verduras
  • 1 puerro 
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr. de bacon
  • orégano, cebollino y laurel
  • 130 gr. de queso azul
  • sal y pimienta al gusto

Preparación:
Como siempre, sin misterios. Pon en una olla la calabaza, el ajo, el laurel, las patatas y el puerro troceado. Añade el caldo y la leche deja que cueza a fuego lento hasta que la patata esté tierna. Añade el queso azul, quita el laurel  y pasa la sopa por un pasapuré o trituradora. Salpimienta a gusto y aromatiza con el orégano y el cebollino. Sirve con unas lonchas de bacon crujiente.


PD. Tienes toda la razón listín! aquí hay fotos de Pisa y no he dicho ni una palabra sobre ella pero que quieres, ya me había enrollado una barbaridad y las fotos son bien bonicas. Y Pisa, por supuesto, que nos gustó mucho:-)

16 comentarios. ¿te animas?

  1. Pues las carreteras baratas están fuera de Cataluña, porque aquí pagamos hasta para ir a buscar en pan :-( al final veo que somos los tontos, las mejores carreteras y autovías están en el resto de españa y aquí no hacemos más que pagar.
    Que viaje más chulo habéis tenido!!!!!!!! Piensa que si no se hubiera roto el coche que estarías explicando ahora, ja,ja,ja,ja como me he reído, ja,ja,ja
    Por cierto, la crema también se la "robé" a Elena y la tengo en pendientes, a ti te quedó buenísima.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  2. Pues supongo que habría pasado directamente a la 2ª Parte:-D y es que vaya royo que tengo. A mí las cosas me dan para charlar a borbotones:-) y en serio, os tenéis que quejar que son carísimas y mira, los turistas pasamos solo de vez en cuando pero vosotros, tela!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Maite, ya me has dejado deseando leer la 2º parte, eso son aventuras y lo demás bobadas, que una cosa es viajar y otra vivir aventuras, y un coche estropeado bien vale lo segundo.
    La crema se ve estupenda, es verdad que el blog de Elena es precioso.
    Un besote, no me dejes con la intriga de qué pasó muchos días!!

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, el momento del coche que no arranca cuando el barco está a punto de irse tuvo que ser angustioso, espero que la vuelta fuera más tranquila.
    Respecto a los precios de los lugares turísiticos en Italia...hay que ver el arte que tienen los italianos para sacarte los cuartos sin despeinarse.
    Por supuesto, me quedo con tu cremica de calabaza...son mis favoritas!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Por Dios! Que nervios! Pensándolo bien te lo tomaste con mucha calma, supongo que los hijos aportan lo necesario para que no desesperemos.
    Lo mejor de todo es saber que siempre hay una mano para ayudarnos en cualquier parte del mundo.
    Me encantó la foto de "contramano" , no sabés las ganas que me dieron de tunear un par de cartelitos que hay cerca de casa. Es que es tan simpático!
    Tus chicos se ven fantásticos!
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Dios mio niñaaa!!!
    Aiss.. se me han puesto los pelines de punta más de una vez, y es que en tierras italianas a pesar de que todas las regiones tienen su encanto, no pidas una grua a medianoche, ni preguntes donde estás si te has perdido, y además es cuestión de cerrar muy bien los seguros del coche, porque a la que menos te lo esperas.....
    Yo solo te digo que la penúltima vez que aterrizé en Nápoles, de eso hace ya más de 20 años, me robaron de un tirón la cadenita y cruz de la PRIMERA COMUNIÓN, pobrecita de mí que susto me dieron; además de dejarme tirada en el suelo y nadie, pero nadie preguntarme que me pasaba.
    En fin QUERIDA MAITE, que a pesar de todo, aún salísteis bien parados del asunto, y para otra vez, casi que sería mejor ir con guía turístico.
    En cuanto a tu CREMA DE CALABAZA CON QUESO AZUL, decir que no tardaré nada en prepararla porqué no se me habría ocurrido ponerle este tipo de queso y debe estar muy SABROSA
    Bueno mi niña BESINES DE CORAZÓN, y para cuando llegue la 2ª PARTE, aiss Diosss la que nos espera!!! por aquello de que NUNCA SEGUNDAS PARTES FUERON BUENAS....

    ResponderEliminar
  7. MAITE ,MEJOR NO HABLAR DE LO QUE PAGAMOS EN AUTOPISTAS Y EN DEMÁS REDES SIMILARES ...menudo atraco..que viaje mas bonito , nosotros tambien lo hacemos cuando tenemos ratitos libres ..es una gozada ..Que casualidad antes de ayer hice la crema de calabaza con queso azul ..jaja que rica está la publico mañana.La tuya se ve fantastica bsssMARIMI

    ResponderEliminar
  8. Hola Lola!
    La vuelta sí, mucho mejor. Con el coche lleno de garrafas de aceite, sacos de harinas -en italia hice mi agosto- cafés, chorizos, quesos, vinos.. pareciamos feriantes:-) y en serio que es tremendo lo carísimo que es Italia. Exepto donde pasamos la noche, una casa preciosa, ni te imaginas los detallazos de Oma Carla como la bautizó Lucas y lo requetebien que estuvimos... cuando llegue a la parte de las "chichas" tan estupendas con las que me crucé ya pondré enlace a su casa por si alguién le puede interesar porque en serio que hay pocos sitios así:-)
    Besos


    Hola Erika!
    Pasé de todo... pero nervios.. madre mía! no daba crédito! qué momento más largo y horrible. Y esa es la gran suerte que tenemos que tenemos amigos geniales que cuando se toca a corneta no veas lo rápido que se mueven... una gozada de verdad:-) jajaja! verdad? vimos unas cuentas tanto en Florencia como en Pisa... son geniales,
    Besos


    Hola Té de ternura!
    Sí, el rollo es lo siniestra que resulta de noche. Las zonas turísticas están muy bien pero fuera de los circuitos las calles tiene un aspecto muy de suburvio y todo tan oscuro .. en fin, que el decorado invita a ponerse tenso... pero fuera del megasusto, el resto nos lo tomamos bastante a guasa, es la única forma de disfrutar estos aventurones... ja! riéte tú del Indi Jones :D
    Besos


    Hola Marimi!
    No me digas? como me gustan estas conexiones:-) y es que la crema lo merece. si te ha gustado, mira la receta que tengo de la crema de tomate con queso azul.. uy, muy tremenda la experencia:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. La crema es delicius y tan bonita.... pero la historia y las fotos, fantásticas.
    Te había perdido la pista y te enlazo ahora mismo, caguentó.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ayyyyyyyyyyy, pero menudo el trayecto hasta Barcelona!. Joé... y el coche haciendo de las suyas, ehhhhhh.
    Oye, qué guapos Günter y Lucas... Menudos tíos te han tocado!
    Un besoteeeeeeee

    ResponderEliminar
  11. El viaje una pasada pero la crema impresionante. Que buena debe estar y me encanta como la presentas con todo ese colorido.
    Besitos
    rosa

    ResponderEliminar
  12. Estos viajes a pesar de todo merecen la pena.
    La crema de calabaza me encanta y mi favorita es con un poquuito de curri.
    besitos
    Patricia

    ResponderEliminar
  13. Ayyyy Mai!!! me sabe mal reirme del mal ajeno pero es que lo cuentas tan gracioso que es imposible no hacerlo...yo creo que el coche debe tener vida propia!!!
    A pesar del bache lo importante es el final, que fue maravilloso y eso es lo que cuenta :))
    La crema estupenda...mira que igual la hago para cenar...
    Un besitooooo

    ResponderEliminar
  14. El relato impresionante me ha encantado leerte aunque en esos momentos me imagino cómo estarías.
    La crema deliciosa.

    ResponderEliminar
  15. Mai, menudo viaje que habéis tenido!!!! Ha sido una lectura muy pero que muy entretenida ;-) Estaré a la espera de la segunda parte, je je...
    Qué ilusión ver mi crema aquí en el blog!!!! Me alegro que te haya gustado. Yo creo que la hago en estos días nuevamente, que como bien dices, estamos en halloween y es época de comer calabaza....
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Buenos días Miren!
    eso, canguentó, jajajajaja! Un abrazote,
    Besos


    B. días Laura!
    Has visto con qué maromos me paseo? y eso que falta Álvaro, reguapo hasta aburrir:-D me han tocado mozos la mar de majos,
    Besos

    B.días Piescu!
    qué alegría me da siempre verte:-) ahhh, ya sabes que soy una loca de ponerle muchos submarinos a las sopas:-P
    Besos


    B. días PAtricia!
    Sí, mucho. Pese al susto que en eso quedó y nos hemos reido mucho con la anécdota -porque mientras lo que pudo ser un desastre quede en anecdótico todo va bien:-)
    Besos


    B. días Mª Dolores!
    jajajaja! nerviosita perdida de ver la opperatore qualificato dando vueltas al coche sin saber por donde empezar y el tipo diciendo "no sé, no sé" te juro que hubo un momento que perdí la esperanza de embarcar. Pro una vez arriba le dije al Günter "tronquito, a relajarse que a partir de aquí es fácil" y mira, borrón y cuenta nueva. Disfrutamos del barco que para Lucas fue una experiencia divertidídima:-)
    Besos


    B. días Elena!
    Muchísimo. EL año pasado probé unas cuantas con queso azúl y me engancharon una barbaridad así que al ver la tuya solo afloraron bueno recuerdos:-) fabulosa...
    Besos

    ResponderEliminar