Pan de semillas de amapola en molde

Segundo domingo de adviento. Imagino que hoy quedaría muy bien alguna receta de las galletas que ando horneando. Pero no. No quiero dar la impresión de que ahora en esta casa todo son pastas especiadas, lazos de colores y espumillón. Somos una panda un poco engalletada, para qué mentir, pero no es masa todo lo que reluce. La vida en casa es la de siempre en invierno: vivimos como los osos, muchas horas dentro de la cueva, el enano más fiera que nunca porque lo que no descarga trotando por el bosque lo hace  por el sofá... y como siempre, de mi horno salen oleadas -digo, tsumanis- de olores a especias, a vida, a rico...



Porque con galletas o sin ellas, me esfuerzo hasta el aburrimiento para que mi casa huela bien, y de cotidiano. Si los de ambipur quieren crear una nueva fragancia a lo "el olor que a usted le gustaría en su hogar" que se pasen por mi rellano que te digo yo que iban a tener fragancia para rato. Eso sí, tener un ambientador doméstico con estos olores hace que las visitas al entrar se esperen un festín al estilo Babette . Y luego, tela con la decepción, cuando les abras una bolsa de papas fritas y saques unas olivitas rellenas. Que no es que esté mal, a ver si nos entendemos, solo es que la pancita tiene mucha imaginación cuando le llenan el ombligo de olores sabrosos y, en su ingenuidad - que es mucha-, pues suma dos más dos: huele bien = a me voy a poner hasta las chanclas y no en el sentido literal de calzarse y salir marchando sino en el figurado, en ese en el que uno se infla hasta la embriaguez más rotunda y desbocada...

En fin, que ya me estoy montando el peliculón yo sola. Que lo que digo es que en esta casa la vida sigue y entre masa y cortamasas cuelo cosas útiles, prácticas. Como este pan de molde especiado con nuez moscada y semillas de amapola, mi combinación perfecta. Esta cocido en lento para que quede tierno pero no tanto para que haga una corteza más gruesa de lo que un pan de sandwich convencional suele tener. Así este pan puede con lo que le eches. Aguanta en la mochila de Lucas que, como ya te he comentado en alguna ocasión, es un niño que no camina. Va a todos lados corriendo y trotando, así que mucho ojo con lo que cuelgo en su espalda... aguanta que le llenes de tomate, lechuga, pimientos... hasta un filete, mira lo que te digo, no le he intentado aún pero me juego la espumadera a que aguantaría horas sin romperse...


Si te fijas, la miga no es blanca del todo. Ese color -no sé, decir amarillento es mucho. ¿color crema?- lo toma del jarabe de malta -Malt syrup-. Es un jarabe espeso, oscuro y acaramelado hecho con germinados de cebada. Un toque muy especial y no sé si son imaginaciones mías pero tengo la sensación de que las migas son más esponjosas... no sé, rollos míos, pero lo seguro es que obtienes un toque en el sabor muy especial. Y ahora te estarás preguntando ¿y de dónde sacas tú estás cosas tan raras? ... sí que son raras y difíciles de encontrar. Lo compro en un bio-laden -el equivalente aquí a un herbolario- y en España hice algún intento preguntado en herbolarios en el sur sin éxito ninguno. Prueba a ver, que lo mismo suena la flauta y sino, siempre te quedará internet que para comprar cosas "raras" es mano de santo...


Y ahora, en lo que estás pensando es "jorobarse, otra cosa que cuesta un montón de encontrar para usarla una vez y al armario hasta que se ponga malo"... pues no, porque lo puedes usar en repostería siempre reemplazando una cucharada de miel o de azúcar por una de extracto de malta. Se lo pongo a los alfajores marplatenses, a los panecillos, a los brioche, al pan de cerveza -sí, pan normal y corriente solo que en lugar de hacerlo con agua le añades una cervecita del tiempo- en fin, que salidas muchas y cuando te acostumbres a ese puntico.. ay! yai-yai! a ver quién te lo quita después...

Ingredientes:
  • 600gr. de harina de fuerza
  • 1 sobre de levadura seca o 25 gr. de levadura fresca
  • 350-375gr. de leche o agua tíbia (también puedes mitad a mitad)
  • 30gr. de mantequilla derretida
  • 1 cucharada de jarabe de malta
  • 1 cucharada de azúcar morena
  • 1 cucharada de sal
  • 4 cucharadas de semillas de amapola
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
Preparación: 
En un vaso alto, disuelve la levadura con la cucharada de azúcar en un poco de agua tibia y deja que repose unos 15 minutos. Si tienes amasadora, pon todos los ingredientes juntos y dale caña. Si amasas con varillas eléctricas o a mano -como yo- vamos a ir obteniendo la masa poco a poco. Derrite primero la mantequilla. Como está caliente, puedes unirlo al agua o la leche del tiempo -lo que vayas a usar-. Mi consejo es que nunca lo añadas caliente directamente al contacto con el harina porque la química de la vida puede hacer algo que no nos interese. Y ni hablar de echarlo a la levadura porque literalmente la romperás -el calor destruye las bacterias que inician la fermentación y son muy intolerantes las tipas, no dan segundas oportunidades-. 

Mide bien la cantidad de líquido -agua y/o leche-  con un vaso medidor. Siempre pongo la cantidad de líquido relativa porque no todas las harinas absorben igual. Si una masa se queda dura, es fácil de arreglar: la hidratas con algo más de líquido y punto. Si una masa la dejas demasiado mojada tendrás que echar más harina y ahí puede que descuadriculemos el invento. Así que, parte con la cantidad mínima de líquido, 350gr. y deja un vasico cerca con un poquito más por si tienes que ir añadiendo... así todo irá bien. Resumiendo, tenemos que poner todos los ingredientes líquidos juntos: agua o leche, la mantequilla derretida, el azúcar con la levadura y el jarabe de malta.

En un bol grande, pon el harina con la sal, la nuez moscada y las semillas. Mezcla bien con las manos -ni se te ocurra con varillas que lo pondrás todo perdido-. Has un hueco en el centro del bol y empieza a añadir los líquidos. Aquí puedes ayudarte con las varillas eléctricas aunque a mi me gusta más trabajarla con las manos. No es ni mejor ni peor. Es como mejor te sientas o te apañes. Vas mezclando y amasando dentro del bol hasta que la masa tenga algo de "forma". Transfiere a la mesa de trabajo o encimera que habrás engrasado ligeramente. En este punto, cojo un trapo limpio, lo mojo en agua tibia y lo escurro. Cubro la masa a medio hacer -ya en la encimera- y dejo que repose unos 10 minutos. Mis brazos descansan y la masa se vuelve más dócil y amable. También he leído que así se desarrolla mejor el gluten pero para qué mentirte, esto es un acto de fe porque no se ve. O te lo crees o no, es lo único que vas a notar...


De nuevo, manos a la obra. Amasa y te vas mojando las manos con el agua que hemos reservado. Por momentos vas a decir que qué tostón, que la masa está pegajosa y desagradable y te dirás "¿pero para amasar hay que enharinar, no?". No, tú sigue. Hemos engrasado la mesa y la masa también así que tú sigue hidratando la masa. Si crees que está muy mojada, pon de nuevo el trapo encima y olvídate de la masa otros 10 minutos. Cuando vuelvas, verás que ya no lo está. Y ¿por qué monto todo este número? ¿es necesario? realmente no. Con una amasadora es sencillo. La masa apenas se despega de los lados del bol de amasar e incluso se queda pegada en la base. La masa es pegajosa y cuando toca hacerla a mano es cuando corremos el riesgo de hacerla más dura de lo debido y no conseguir esa miga típica del pan de sándwich... Así que aguanta un poco que ya verás que pan tan especial. Pero si la masa se te pega mucho y no hay quien la dome, en lugar de acudir a un puñadito de harina, mójate las manos en aceite y verás como así la cosa va mejor-aunque si puedes aguantar, mucho mejor que no vaya a salir el pan grasiento-. Amasa hasta que obtengas un bolo suave y.. sí, no hay más remedio: pegajoso.

Ahora engrasa un bol limpio y profundo. Coloca la masa echa la bola y cubre con el trapo húmedo o film de plástico de cocina. Deja que repose en un lugar tranquilo sin corrientes de aire, a temperatura ambiente. El tiempo varia, desde 1 a 2 horas hasta que doble el tamaño. Hay que tener en cuenta, que los amasados a mano necesitan más tiempo para leudar así que si pasadas dos horas ves que tu masa no ha doblado de tamaño, relájate que no, no te la has cargado. Dale el tiempo que necesite.


Cuando haya doblado el tamaño, engrasa un molde alargado. He terminado harta de panes que se pegaban al molde o panes demasiado engrasentados. Lo mejor que puedes hacer es: corta una tira de papel de hornear del ancho de la base de tu molde y de largo, sin estrecheces. Engrasas solo ligeramente por los lados, pones la tira de papel, y cortas el papel sobrante a la altura del borde del molde. De esta forma, se desemolda fenomenal, verás que gustazo. Ok, seguimos. Para este pan, he usado un molde de 23cm de largo en la base y 7,5cm de alto. Si el molde es más grande tendrás un pan de rebanadas más pequeñas. Si es más pequeño, casi que uses dos porque corres el riego que se desparrame por los lados. Vuelve a engrasarte ligeramente las manos -puede que ya lo estén de haber frotado el molde- y vuelca la masa en la encimera. Deshincha presionando ligeramente con las manos y da forma al pan. Haz una bola y estira con cuidado de los extremos. La masa es muy docil, no vas a tener problemas. Lo transfieres al molde, y vuelves a aplastarla con delicadeza mientras cuidas de que todos los bordes están bien cubiertos de masa y la superficie planta y lisa.

Deja que vuelva a leudar una hora en el molde. Aquí la paciencia se te estará acabando y muy posiblemente decidas acortar este tiempo y al hornearlo verás que se agrieta.. sí, éste es el fallo típico de las prisas. El otro no menos típico, es el "se me fue la olla" sales un momentico a hacer un recado, te lías... y cuando quieres darte cuenta el pan ha sobrelevado y después de subir como un poseso se ha quedado fofo y desbordado por los lados... nada que hacer. Lo horneas y te lo comes feuco que aquí nada se tira. Para un pan bonico solo necesita  su tiempo sin prisas ni despistes. Si hace falta, ponte una alarma.


Todo listo, encendemos el horno a 180º C y lo precalentamos. Hay quién pincela la superficie con huevo o mezcla de huevo y leche. Yo lo prefiero pincelar solo con leche. Me gusta esa costra, que le voy a hacer. Con el horno caliente -no antes, nunca antes- metes el pan y le dejas hacer unos 15 a 20 minutos. Pasado este tiempo, miras como va. Si abres el horno cuida que no se vaya el calor. No lo contemples con la puerta abierta ni cosas por el estilo que la liamos parda. Cada horno es un mundo así que aquí no puedo ayudarte. Solo cuida de no tener el aire puesto y colocar la bandeja un poco baja no vaya a ser que se nos dore demasiado la superficie. Si ves que esto puede pasar, pon un poco de papel de aluminio por encima. Funciona. En cualquier caso, pasados unos 20 minutos yo bajo el horno a 170-160ºC porque me gusta que quede esa corteza gordita y suave, porque cuando me juego las espumaderas a que el pan aguanta todo hay que apostar sobre seguro... ¿tiempo? unos 25 minutos más. Y a disfrutar.

Hoy, como el domingo pasado, volveré a la tarde a colgar mi segunda vela encendida. Pero antes de marchar quiero darle las gracias a Reyes, mi queridísima Reyes, que no sabes cuanto te agradezco tus críticas. Me hacen mejorar y no hay nada que más desee en este blog. Gracias por recordarme que a veces, los blogueros -esta bloguera que viste y calza que no quiero echar balones fuera- nos olvidamos de vosotros, los lectores y que muchas veces no tenéis ni idea de lo que estamos hablando. Espero que a partir de ahora, mis recetas lo cuenten todo con pelos y señales y si me enrollo mucho, pues mira, me he enrollado:-) prometo también, repasar todo mi archivo y corregir tan tremendo error y allá donde haya puesto una preparación rápida y al vuelo, le dedicaré ahora el tiempo que tuve que haberle dado en su momento. Porque si comparto sin dejar escrita de forma clara mi experiencia.. ¿que valor tienen mis recetas?

Gracias querida mía! Besos y no olvides lo mucho que te quiero.


Pues ya estoy aquí con mis candelas. Una tarde fría que no apetece nada, pero nada, salir de casa:-)

27 comentarios. ¿te animas?

  1. Después de pelearme con varias masas pegajosas, también descubrí que el pringarse las manos con aceite ayudaba a no jurar tanto en arameo por no poder manejarlas bien. La receta ha quedado perfectamente explicada así que manos a la masa. Feliz segundo domingo de Adviento. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho este tipo de panes de modo que me quedo con tu receta, con tu permiso.
    Buen día

    ResponderEliminar
  3. Rico, rico y con fundamento!!! como dice Arguiñano!
    Muchos besicos!!!

    ResponderEliminar
  4. veo que has hecho cambio de look y que te aplicas lo de año nuevo.... blog nuevo ;))
    Me gusta!!

    Pero tambien me gusta tu pan de molde, nunca he usado las semillas de amapola asi que no se si me van o no ,desde luego en el pan se ven fantasticas, yo aqui no las encuentro tampoco facilmente asi que ya no se el se lo del jarabe de malta, lo haré la primera vez y le echaré el jarabe de melaza a ver que tal. La verdad es que unas tostaditas de esas por la mañana dan la vida.

    Un beso muy fuerte,Esther

    ResponderEliminar
  5. Anda! no había visto lo guapo que has dejado a tu blog!

    Pues si a mi ya se me hace difícil encontrar las semillas de amapola, lo del malt syroup...ni te cuento! eso si, el pan tiene una pinta buenísima, no hay nada mejor que hornear pan en casa!!:)

    un saludo!

    ResponderEliminar
  6. QUE ARTESANA ERES!!!
    Gracias querida amiga:)

    ResponderEliminar
  7. Hola Pilar!
    si verdad? pero hasta que las manos se me acostumbraron a esa pringosidad que hoy me sabe tan rica, tiraba de harina y tengo la sensación que no he sido la única. Un fuerte abrazo guapa!
    Besos


    Hola MArus!
    Muchas gracias y pasa una buena tarde:-)
    BEsos


    Hola MaryLou!
    Muchas gracias:-) sí, sí, tal cual:-D
    Besos


    Hola Esther!
    siiii y sabes? mientras lo cambiaba me he acordado mucho del tuyo, con ese slide tan lindo de dulces.. y mira, me dije: Mai, tu pon una manzana y no te metas en camisa de once varas que las fotos de la tronquita mágica no hay quién las supere así que, zapatero a tus zapatos.. y hala, yo a mis cosas de la vida que a veces creo que publico historias que se comen, o pa'comerlas.. o son historias que contaría en una mesa contigo y una buena panda más, para disfrutar y reirnos... y lo de las semillas, lo arreglamos pronto:-)
    BEsos


    Hola Macus!
    te gusta? :-) cachis! si es que mucha globalización y mucho Zara por más de medio mundo pero las cosas sencillicas y delicadas, como esas semillas que fueron mi primera sorpresa -con las cosas del comer, se entiende- em tierras austriacas... cachis que pena! si quieres que te mande un paquitín, dímelo y lo apañamos:-)
    Besos


    Hola Té de Ternura!
    en serio te lo parezco? :-) me ha llegado al alma. Un abrazo bien grande y gracias a ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué rico pan, Maite. Las semillas le dan ese toque crujiente que personalmente me encanta. Y la miga te ha quedado muy buena, muy esponjosa...
    Un besoteeeeeeeee

    ResponderEliminar
  9. Mai, que buen pan!
    Yo ya no hago pan, pero te juro que hoy me levanté con ganas de hacer uno y la amapola no sabes como me gusta, tengo que hacer este pan, pero primero a por el jarabe de malta.
    Bss.

    ResponderEliminar
  10. Lo veo estupendo, Mai. Ahora o del jarabe de malta, nones, que ya lo he visto en alguna otra receta y no hay tu tía, pero vamos, que aquí me cuesta a veces hasta encontrar productos aparentemente normales, así que no me hago cruces, jeje. Estoy por hacer un vasito de malta y endulzarlo cual posesa a ver si es buen sustituto.
    Un beso, galletera, que ya me he imaginado el olor de tu rellano. ;-)

    ResponderEliminar
  11. Eso de las manos pegajosas mira que me suena, si yo te contara... bueno ya me imaginas, pegándome con la dichosa masa sin entender que ... (iba a poner un taco) le pasa... jajaja... Sabes? creo que lo que yo necesito es verte amasar en directo, así, de frente para solventar mis dudas ;))))
    Eso sí, habrá que sustituir la malta, por aquí no anda fina la cosa creo.
    En fin corazón, que veo que estas remodelando la casa y mira que me ha gustado ese slide, con esas fotos y ese niño feliz durmiendo... mmmnnnn pa comersele!
    besitossss

    ResponderEliminar
  12. Hola pues yo lo que pienso es que me encantaría el olor de tu casa, si me gusta hacer el pan para pringarme las manos de masa y la cara de harina aun me gusta mas el olor que despide la cocina cuando hay un pan en el horno ¡me priva! Me he copiado esta receta pero voy a esperar a tener el extracto de malta, Olga de el blog cocinando con Kisa me regaló un poco y desde luego que aporta un toque diferente a los panes, aunque resulta difícil encontrarla si no es en la red. Por cierto me encanta tu blog y te seguiré visitando. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hola, Mai. Hacía mucho tiempo que no escribía nada por aquí, porque leer, te sigo leyendo de muy buen grado, y me he dicho, pues si Mai ha cambiado de look, habrá que contarle lo chulo que le ha quedado. El pan me ha gustado mucho, nunca he cocinado nada con semillas de amapola pero, visto la buena pinta que tiene, habrá que animarse. Ya te contaré qué tal con la masa "pegajosa".

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  14. Toma pan...como me gusta, y con semillas de amapola no he probado nunca...ahora eso del jarabe de malta ahí si que me has matao...mañana iré en su busca...aunque lo veo chungo...
    Lo de las manos pegajosas hace nada lo he vivido en las mías...he hecho unos panecillos con harina integral de espelta y esa mezcla tan deliciosa de especies que me regalaste...lo del aceite no lo sabía yo me pongo harina en las manos y parece que así no se pega tanto....ves ya se otra cosa....como se me pasó el domingo pasado hoy he encendido 2 ...un besote

    ResponderEliminar
  15. Cómo me ha gustado leer tu receta, tan bien explicada, ya estaba sintiendo el tacto de la masa pegajosa y el olor tan rico del pn en el horno.
    Yo el trabajo del amasado se lo dejo a la máquina, que no ando sobrada de fuerza y además ya tengo una edad...pero de verdad que me han dado ganas de ponerme a amasar como una loca...
    Qué bonitas las fotos que has puesto al principio, la de Lucas durmiendo y la que están él y Günter en la nieve son maravillosas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Las visitas de tus vecinos deben alucinar, con esos olores en el rellano y después entran en la casa equivocada, ja,ja,ja
    Que maravilla como lo explicas, si creo que hasta se me ha enganchado algo de masa en las manos, es que ha sido esto tan rápido que no he tenido tiempo de untarme el aceite!!!!!!
    Por cierto me ha gustado eso de que te juegas la espumadera, que bueno ;-)
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. ehhhhh!!!! que no había visto las fotos...que guapo que esta Lucas, es que esta para comérselo y todas las otras también me parecen preciosas, cada una con su mensaje....que bonito Maite!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Laura!
    cómo estás reina mora?! verdad que sí? sabes quién es otro loco de ese toque crujiente? el enano, que se pone morado a pan y bizcochos de semillas:-)
    Besos


    Hola Kako!
    cómo estás?! ví en facebook que andas de mercadillos con cosas bonicas y me dije "tienes que escribirla y que te cuente" porque ya sabes cuánto me gustan esas cosas.. pero ya ves, que de escribir nada, que de nuevo estoy con el gmail desbordado y con una pereza tremenda para darle al teclado. Como lo cómodo que es el skype que en un momentico te dices lo que tardas 25 minutos en escribir... con lo que yo he sido con la tecla y para lo que hemos quedado. Te dejo mi contacto en Skype por si tú también lo utilizas: mai.martin.santos
    Besos


    Hola Marhya!
    me imagino. En varios herbolarios online he visto que la venden. La llaman melaza malteada de cebada. si el vasico lo haces con los solubles de cereal no funciona ya que el jarabe se hace con germinados de cebaza pero quién sabe, lo mismo consigues hacer bomboncitos malteados:-) no suena mal, la verdad,
    Besos


    Hola Charrita!
    jajaja! si que me acuerdo de tus desvelos :-D pero ahora con ese maquinón, la TMX que se ha instalado en tu casa pues imagino que estas angustias se acabaron. Puedes hacer como Esther, que lo va a probar con melaza normal y oye, sino con miel y punto que tampoco hay que exagerar las cosas:-)
    BEsos


    Hola Morena!
    pues sí que sí...un verdadero follón pero es estupendo poder probar cosas nuevas así que buscamos y rebuscamos hasta dar con las cosas raras:-)
    Besos


    Hola Urasus!
    Cómo estás?! pues no sabes la ilusión que me hace que me lo cuentes porque yo pierdo la prespectiva de las cosas y me gusta mucho que me lo cuentes. Cuándo hago cambios y hay silencio.. ups, no sé como tomármelo:-D eso, si lo haces no dejes de contarme:-)
    Besos


    Hola Núria!
    Este sí que es de los que te gusta. Y el J. fijo que al verlo pondría cara pero anda que no le iba a gustar. Ves? pues esa tentación que vencerla. Hay panes que salen más ricos más húmedos y si los enharinamos se acabó el invento:-) cuánto me alegro que calentemos un poquillo al mundo que anda desnagela'o,
    BEsos


    Hola Lolah!
    Pues haces muy bien. Yo el día menos pensado, me ocmo mi orgullo y me compro una maquinica... ya lo he dejado caer pero aún no me decido. entre otras cosas, porque hemos tenido una ecatombe de pequeños electrodomésticos desgraciados -estas cosas nunca viene solas- así que tenemos una lista de prioridades y la primera, la aspiradora que sin ella ya no puedo vivir que a la muy canalla se le ha roto el controlador de la velocidad y ya no absorve... y por supuesto, una piececita estupida y enana que el fabricante nos dice que no hay... y ea, un armatoste casi nuevo para tirar... te juro que no lo soporto!
    Besos


    Hola CArmen!
    jajajaja! pues mira, la vecina me critica mucho. Le dice a las demás que no entiende esta mania mía de hacerlo todo casero con la de cosas tan ricas que venden por ahí... y caro, dice la desfachada... y lo que todas sabemos -y se nos escapa la risilla al comentarlo entre nosotras- es que la envidia la puede. No soporta abrir la puerta y que se le cuele todos esos aromas a diario. Y cuando la ofrezco me dice, arrugando la naricilla: no, nosostros de eso no. Nada, eh?" y yo que soy más brujilla aún pues ni siquiera insisto. Le digo "uy, que pena" me doy media vuelta y me voy por donde he venido. Eso sí, las demás vecinas están encantadas con que tenga un blog pero se ponen moradas con cosas ricas y "exoticas" que aquí un chorizo de cantimpalos es lo más exótico que ha pario'mare :-D
    BEsos


    Núria! te gustaron? mira que la del Luquitas no tiene buena luz pero está tan tierno que no pude resistirme:-) +BEsos

    ResponderEliminar
  19. Menudo pan Mai!!! te ha quedado mejor que perfecto! es espectacular. Todavía no he comprado nunca semillas de amapola, y mira que lo tengo pendiente desde hace tiempo. ¿Serà que las tengo que pedir a los Reyes Magos? jajajajaja. Besitos

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué buena pinta! las semillas de amapola me encantan

    Besosss

    ResponderEliminar
  21. Mirá que tenés mano para el amasado eh? Te quedó tan prolijito que es para revista. Lo de ese jarabe , si lo quiero conseguir me parece que va a tener que ser en esos lugares de cosas "raras"
    Me gusta mucho el nuevo aspecto del blog, limpito y vistoso a la vez. Ya vamos por la segunda vela, pero che! como pasa el tiempo de rápido! y nosotras dele que te dele con el horno. Vamos a hacer uno de esencias del sur y otro de las del norte y las comercializamos, dale?
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Que pan más chulo y unas fotos muy bonitas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. jajajajaja! hola Judith!
    jajajaja, mira, a los reyes magos, ellos que vienen de Oriente, les pides semillas de amapola y les metes en un lío del ocho.
    Titulares:
    escandalo en la monarquía navideña, sus majestades retenidas por la Interpol por presunto tráfico de opio. Fuentes cercanas a su majestad Baltasar aseguran que esas amapolas no son pa pillarse un colocón sino pa colarlas empanás.. o algo mejor..
    jajajajajaja!
    Besos

    Hola Maitza!
    Muchas gracias:-)
    Besos


    Hola Erika!
    jajajaja! pues sí. A mi me costó meses dar con un lugar que lo vendiera pero tuve suerte. ¿En Argentina no tenéis harina malteada? oigo campanadas y no sé por donde vienen. Es algo que también he buscado sin éxito y no tengo ni idea por qué continente debería buscar. Tu halago hacia mi amasado me sabe el doble de valioso viniendo de una loca de la masa como tú. Creo que ya te lo he dicho en alguna ocasión pero cuando amaso siempre me acuerdo de ti:-) Y tanto! dentro de nada con las 4 encendidas cantando villancicos y comiendo dulces navideños... y encendiendo hogueras, no?:-) aromas dos emisferios? Eri, tenemos que patentarlo,
    Besos


    Hola Lorelai!
    Muchas gracias:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Pero que buen pan, Mai!!!
    Qué lindas fotos!!!
    Adoro la Navidad!!!
    Besitos,
    IDania

    ResponderEliminar
  25. Ayyyy mi queridisima Mai!!!! lo que me he emocionado cuando he leido el final de la entrada. No sabes las buenisimas criticas que tuvo el bizcocho. el lunes lo voy a traer a la ofi para celebrar mi cumple. Esta tarde te llamo que no me olvido de ti.
    Un beso fuerte, te quiere,
    reyes

    ResponderEliminar
  26. Me parece delicioso Maite.
    Ya se que a estas alturas estás de descanso, pero se me pasó este pan y lo he encontrado ahora.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Unas fotos preciosas y un pan estupendo!!!Me ha tentado y voy a hacerlo para estos dias de Navidad... Besos.

    ResponderEliminar