sopa de col y batata con cocos. Sí, muchos cocos

Tenía que pasar. Regresar al blog sin una sopa? imposible. Del mismo modo que existen las fuerzas gravitatorias en el cosmos, que el manzano de Newton tiró año tras año las manzanas al suelo con el dulce suspirar -en el caso de que la fruta suspire que eso está aún por probar- de quién asume su fatal destino, convertirse en compota... así, con la misma ineludible y resignada actitud, te traigo este manjar caldoso, jugoso y encocado... que está de miedo, si se me permite decirlo, porque hay cocos y cocos -y hasta cocos- pero pocos templan tan bien el alma, el ánimo y las panzas hambrientas que reclaman "sooooopa" cual espectros encucharados...


Porque aunque la ocasión la pinten parda, yo la voy a dar sabor a este maravilloso fruto que recibe su nombre porque sus tres agujeros se asemejan a los ojos y la boca del temible fantasma infantil que ha acosado a nuestros chamaquitos generación tras generación - léase también churumbeles, dependiendo de la orilla atlantica en la que nos encontremos- . No, no lo digo yo sino la RAE que de esto sabe mucho. Y te preguntarás -imagino- por las razones que me impulsan una y otra vez a embadurnar mis recetas con palabras más o menos enredadas -véase como ejemplo está ensalada con sus cosas del momento- sacadas de la vigésima segunda edición del de la lengua española... pues ni idea. De nuevo, carne de psiquiatra -supongo- porque tan solo puedo alegar en mi defensa que siento un incontrolable placer cuando descubro los doble sentidos que las palabras nos regalan. Ellas, que son tan cucas, nos ofrecen miles de términos para usar y reusar a placer y de paso, dejar bien definida su maravillosa razón de ser más allá de lo obvio, por supuesto, eso de comunicarnos clara y llanamente. Como te digo, esa maravillosa posibilidad de liar al personal con un poco de labia aquí y otro poco allá... ¿no es genial?


Y mira tú, que esta es una palabra de apariencia tan obvia y contundente, que parece imposible hacerla el lío.. pues no. Como todas, tiene mucho pero que mucho jugo. Porque aquí donde lo ves, al coco lo usamos aparte de para dar miedo a los niños, para llamar feo al personal, para hablar de amor, para liarse la cabeza de pajaritos, para darse chascos, para hacer la rosca a alguien... en Cuba, para hablar de pájaros... en México para dar coscorrones... en Chile, potorros... y no confundir con los coquitos chilenos que son otro cantar, aunque en Puerto Rico los coquitos llevan ron y se beben por navidad... y en el Levante español, cocas... y yo aquí hago una pausa y si tienes algún otro coco más en la cabeza -aparte de los cocos que los niños fabrican en sus intercambios de mucosas varias en los parvularios- digo, que si sabes de algún coco más, habla ahora o calla para siempre...


Yo también podría aplicarme el cuento y callar ahora. Pero aún no puedo. Me queda decirte de dónde he sacado esta receta. Cuando descubrí este blog, sentí que mi título de Doña sopa quedaba en entre dicho. Te juro que My colombian recipes es el paraíso de las cucharas. Yo me lleno de inspiración, de envidia... hasta de lujuria! cada vez que veo esa colección de 11 páginas de sopas a cual más rica, más linda y más más. Elegir una de sus sopas para traer al blog ha hecho que me tenga que comer el coco de lo lindo. Así que después de tanta ralladura, esta sopa de col con coco rallado y la leche -del coco- me pareció una perfecta cocoterapia que diera algo de tregua a este galimatías soperíl...


Ingredientes:

  • 1/2 col pequeña
  • 1 patata grande
  • 2 batata o boniatos
  • 1 cebolla mediana o dos chalotas
  • 2 -3 dientes de ajo
  • un poco de ají
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharada de tomate triple concentrado
  • 1/2 taza de salsa de tomate
  • 1/2 limón exprimido
  • 1 taza de coco rallado
  • 1 taza de guisantes
  • 1 lata (400gr.) de leche de coco
  • 2 tazas (o más) de caldo de verduras
  • sal y pimienta
  • un poco de aceite
Preparación:
Picamos la cebolla muy fino. Troceamos la patata, las batatas y la col. En una olla grande (sale bastante sopa) pones un poquito de aceite y doras la cebolla junto con los ajos que habrás machacado. Añade la col cortada en trozos muy finos y rehoga brevemente. Añade el ají (o  pimiento seco o sino tienes un poco de pimentón) el comino, el curry el tomate (concertado y en salsa) y añade el caldo y la leche de coco. Echa la patata y las batatas y el coco rallado. Exprime medio limón sobre la sopa y salpimienta. Deja que cueza a fuego lento hasta que los ingredientes estén tierno. Cuando casi esté la sopa lista, añades los guisantes que con que cuezan 10 minutos tienen suficiente. Si prefieres que la sopa tenga el gusto a limón más definido, añádelo en el mismo momento que agregues los guisantes. 

Esta sopa gana en sabor cuando reposan los ingredientes y de un día para otro está inmejorable. La autora recomienda acompañar la sopa con un cuenco de arroz. Pues muy acertado. Estaba delicioso.

49 comentarios

  1. Pero muchacha, cómo le das al coco!!!! :)
    Que alegría verte de nuevo por aquí, espero que con las pilas más que cargadas. Esta sopita le tengo que probar, a la de ya. Nieve o haga sol, que este tiempo que tenemos no se aclara...
    Por cierto, el blog te ha quedado monísimo. Un besote guapa!!!

    ResponderEliminar
  2. as sopas, esas grandes compañeras..... hay algo que no cure una sopa???

    Esta se ve deliciosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Anita! sí, al coco, a la patata y a la col que son cosas maravillosas por las que rebanarse la cabeza :-D y sí señor! vaya tiempo más encocado que tenemos. Vamos a tener que ponerle las pilas al tío y que se decida de una vez. Y si es necesariop, le damos un par de cocos mexicanos y apañaó:-P
    BEsos

    ResponderEliminar
  4. Hola MªBegoña, estaba tan enfrascada que no te oí entrar... nada! no hay nada que pueda igualarse a los efectos de una humeante sopa. Y si tiene cosas tan ricas, todas vegetales sea dicho de paso, pues ya apaga y vámonos... ¿a dónde? a por el cuchararón que vamos a dejar la sopera limpia:-)
    BEsos

    ResponderEliminar
  5. Sin sopa no era lo mismo... ahora si que has regresado con toda la artillería. Me voy a ver el blog de tu amiga, a ver si empiezo a engañar a los míos con tus sopas jeje..
    Un besoteeee

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS QUERIDA AMIGA, menos la leche de coco, tengo todos los ingredientes, así que mañana salgo a comprarla, y rapidamente paso a mi cocina para preparar esta suculenta sopa.
    GRACIAS por compartir BLOG,.
    Me voy antes de que venga el COCO, jaja!!! Besos:)

    ResponderEliminar
  7. Hola Charrita!
    Ahhh, eso me parecía, que la vuelta había sido muy dulce y entrañable pero algo descafeinada que ciertas "maneras" no hay que perderlas:-P
    Besos


    Hola Té!
    ya verás qué cosa tan buena y qué sabores y texturas tan estupendos. Qué la disfrutes y a ser posible junto a alguien que se deje hacer cocos para que el conjuro sea completo,
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Y dicen que yo me enrollo... Me ganas y con creces, prenda. Eso es darle bien al coco y usar el coco para algo más que el adorno.
    Me gustan las sopas, lo reconozco. El coco me da miedo, pero toda hay que probarlo, no?
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Hola Lía!
    Sí, nunca lo he negado. Es más, no me canso de pedir disculpas por ser tan col con esto de las batatas, perdón, palabras. Y sí, supera tus miedos y déjate hacer cocos con esta sopa que es la ideal para superar traumas de infancia:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Que buena tiene que estar esta sopa, la voy a tener que probar pq se ve rica rica y la sopas o cremas a mi encantan besos

    ResponderEliminar
  11. Pero que maravilla y que combinación tan absolutamente deseable, no se me hubiera ocurrido poner coco, coquito, coco en una sopa como esta, pero con ese aspecto terriblemente tentadora no puedo hacer más que llevármela, me ha encantado!!!!!!!!!!
    Esas tormentas que me comentas deben ser increíbles, sólo por un ratito me gustaría ver una de ellas, pero sólo un ratito, que yo soy de sol ;-)
    Besitos guapa!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Una sopa diferente, me apetece probarla. Me la quedo.
    Buen día

    ResponderEliminar
  13. Aquí la tonta de las sopas, que si para un día atravesado, cansancio, frío, resfriado... Siempre tengo excusa para preparar una. Pero, fíjate tú, nunca se me había ocurrido ocurrido añadirle coco. Ya aprendí algo más hoy. Ale, a la cama! Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tiene muy buena pinta, Mai, una sopa exótica para entrar en calorcito, que en esta época delaño siempre viene bien.
    Y hablando de cocos y más cocos, mi madre llamaba así a los bichitos que salían en la harina con el tiempo y la humedad(cuando a la harina todavíale salían bichitos, no sé si porque era más natural que la de ahora o porque estaba peor conservada, a saber).
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué requetebién cocinas! ¡Vaya colorcito y aroma que desprende tu sopa!!! Ñam...

    ResponderEliminar
  16. Vaya un lío de cocos!
    Pues como a mi también me gusta todo lo que lleve coco no voy a tener más remedio que probar esta sopica...vaya sacrificio!!!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  17. Matie, te quiero, si has leido bien, lo confieso, adoro las sopas, todas, me gustan más que comer con los dedos, y el coco me asusta cuando es el "coco que asusta" y si es el coco de comer me vuelve loca, ains, que somos gemelicas Maite como comprenderas eso es para quererte. Ahora me ire a visitar ese blog sopero y a disfrutar de lo lindo.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  18. Es una de las cosas que me apasionan del ser humano, los idiomas, las lenguas, con sus millones de variantes, dialectos, acentos, expresiones, juegos de palabra, dobles (y triples) sentidos... No sé cómo no me hice filóloga! Y tú empleas las palabras como ingredientes en tus recetas, con magia :).

    Qué pena que el coco no le guste a mi novio nada de nada, esta sopa pinta demasiado bien! Igual le consigo engañar, porque debe alimentar con sólo olerla...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola Noe!
    Pues si te gusta el mundo cuchara debes probarla, porque es de las que repites seguro... y más:-)
    Besos


    Hola Carmen!
    A mi tampoco, con coco no. Guisos sí, y me encantan pero mira que sopas no se me había ocurrido -solo con leche de coco-. Así que a mí se me ha abierto un nuevo horizonte que explorar:-P
    Besos


    Hola Marus!
    Pues muy bien hecho, que ya verás cuántas sorpresas guarda:-)
    Besos


    Hola Pilar!
    jajajaja! sí, conozco los síntomas. E imagino que sabrás que la fiebre sopera es crónica. Una vez que te pica el coco ya no hay quién te cure. Tendremos que vivir con el sindróme de la cuchara toda la vida:-)
    Besos


    Hola Marhya!
    Sí, gorgojos. La rae también lo contempla. Son los bichitos de la harina y de las lentejas, que de niña me ponían a contar lentejas buscando piedrecitas y cocos. Como era muy escrupulosa y los bichos me daban asco siempre me decían que no niña, que eso no es un coco, es una chinita :-) y por cierto, lo que son las cosas Marhya, el día que caí que ya no salían paquetes de harina con cocos ni lentejas con gorgojos me dije "algo chungo están haciendo con la comida" y mira hasta donde hemos llegado.. me cachis!
    Besos


    Hola Mary!
    He tenido -y tengo- buenas maestras así que de mis ollas solo salen cosas estupendas:-) y no es pedantería, es orgullo y gratitud,
    Besos


    Hola Lola!
    Y tanto:-D
    sí, si te sacrificas un poco tal vez San cazo sea bueno y te deje repetir, porque no es para menos, ya verás:P
    Besos


    Hola Chelo!
    jajajajaja! así que imagina cuando leí tu pastel de coco; casi me caigo de la risa! y es que juntas haríamos muy buenos cocos:-D yo también reina mora!
    Besos


    Hola Akane!
    Uhmmm... un placer que solo se disfruta cuando te pica la dialéctica y la palabra se cuela hasta el mismo centro del alma. Las adoro y me gusta leerlas, verlas, escucharlas y hasta tocarlas... sí, tengo un tic, y es que cada vez que voy a la biblio o a una librería no puedo evitar abrir los libros y tocas sus letras. Suena hasta obsceno pero así es. No me puedo resistir al tacto de un libro:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  20. pues esto es lo que yo necesito hoy Mai!!! una sopita bien caliente!!!!! tengo un resfriado... muchos besitos!

    ResponderEliminar
  21. Me cachis Judith! me cachis! pues aquí dicen que lo mejor es la col, todo lo que se llame col es bueno para los resfriados. Pero a nosotros nos está yendo de maravilla la equinacea con zumos de frutas.. Ainsss, méjorate y de buena gana te llevaba un tupper bien calentito... que se pase rápido!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Maitetxu mía..........yo quiero muuuchaas sopas. Tus entradas son reconfortantes, igual que las sopas y el té....vaya pintaza!!! y es que ya sabes mi pasión por la sopa...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  23. Buenos días Intxaurtsu!
    Hombreeeé! claro que sí! y ésta es completamente vegetariana así que imagina en quién pensé :-P porque quién diga que la comida vegetariana no sabe a nada que se coma un plato de esta sopa y haber que excusa se inventa después porque sabor, contundencia y música de violines; eso es lo que contiene esta sopa que lleva escrito tu nombre:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  24. mmmm ya me parecía que aquí faltaba algo...la sopa claro...y vaya sopita mas rica, sabes que el coco no me decía nada y desde que lo probé con alguna de tus recetas pues que me va gustando cada vez mas...
    vale vale leche de coco por aquí tenemos...pero el tomate triple concentrado...ezo que e???
    Sabes de quien me he acordado de Coco el monstruo de las galletas??? ñam ñam ñam ñama...seguro que se volvería loco con la tuyas....
    un achuchón y dos y tres ......

    ResponderEliminar
  25. Será un avión?
    será un pájaro?
    No, es Super Coco!!!!

    jajajaja.. pero cómo me he podido olvidar de él?!! además Lucas tiene una camiseta super maja con el coco:-D

    Del tripleconcentrado olvídate. Es una pasta concentrada de tomate que se usa mucho en Italia y en estos lares. Le da sabor y color intenso a los guisos y salsas.. pero olvídate y con la salsa de tomate es suficiente solo que no cogerá ese color tan rojo que tiene la mía.. pero de sabor, igual, que las salsas de tomate españolas son también muy intensas:-)

    Y cuatro y cinco...
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Te pongas como te pongas y con esta campaña que le has hecho al coco, lo siento pero yo me doy mus, y mira que que soy super fan de las sopas, pero es que el coco, es que no puedo con él, de ninguna de las formas, bueno, aunque en realidad en la sopa no lo he probado nunca... y mira que se ve tentadora, eh...
    Esas fotos son geniales!

    Besinos

    ResponderEliminar
  27. ¡No me mates Paxarina! el coco está encocado? y quién lo desencocará? la sopera que lo desencoque buena sopa será...

    Me cachis! que penica más grande! pero oye, no renuncies y tunea la sopa y cambia el coco por otra fruta: mango, manzana... pero no te la pierdas:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Eso sí, ves, habrá que tunearla ;P

    Besinos

    ResponderEliminar
  29. Maite, siempre me río leyéndote... Vaya con el coco!. A mí nunca me dio miedo el coco, al revés, me hacía gracia decir co-co... co-co... jejejejeje. Es cierto que habríamos de fijarnos más en la lengua, que nos ofrece tanta riqueza en matices...
    Oye, voy a hacer una visita a esa web de sooooooooopas. Ya sabes que a mí también me tientan. Me chiflan!
    La tuya, con coooooooocooooooo rallado y su leche (¿mala?) tiene un aspecto tan sumamente prometedor....
    Un besoteeeeeeeeeeeee Y que no te pillen los cocos que pueda traer tu churumbel del cole.

    ResponderEliminar
  30. Buenos días Laura!
    jajajaja! pues a mí siempre me gustó mucho. Recuerdo que que en la compra de los viernes por la tarde hubo un tiempo que mi madre siempre venía con un coco porque en el mercado, el puesto de los plátanos -sí, no era frutería eran cientos y cientos de plátanos maravillosos- pues tenían cocos de oferta y si comprabas 2 kilos te regalaban un coco que mi madre y yo dábamos buena cuenta de él...

    Uy, no! mala leche no gasto. Metafísicamente en algún cruce de cables puede pero en mi despensa ni de coña: la leche del granjero y la de coco... pa'qué queremos más! un lujazo:-D
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Te cuento para que sepas , que para mí, vos sos la única Doña Sopa, las demás que hagan la fila. Porque te lo ganaste a fuerza de cuchara. Y me parece fantástico que traigas versiones prestadas. Eso de hacer volar la imaginación y darle una vuelta de rosca a lo de siempre, le da un toque de color a la rutina de todos los días.
    Por acá el coco se le dice a la cabeza. "estás del coco" cuando alguien esta un poco loquito, o "tiene el coco duro" cuando alguien es testarudo, o "el coco vacío" cuando alguien no piensa coherentemente. Después solamente se le dice así a la fruta.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Hola Erika!
    Acabo de regresar del centro, de hacer un par de compras -harina repostera que ya no tenía y leche de cabra para hacer un queso.. yo siempre en mi onda-. El caso es que caminar conmigo te hubiera encantado: hace -1º, un sol maravilloso y todas las calles están cubiertas de nieve. Más blancas que la harina y la leche que compré. Así que me imagino como hubiera sido el regreso: hornear y hacer sopa con el caldo tan maravilloso que tengo en la nevera en espera de una buena ocasión... está noche, vaya, que fijo que de esta noche no pasa... pero si tu estuvieras, la cocinaríamos ahora mismo y nos la comeríamos al sol, bien caliente y bien contentas:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Chica, me ha encantado tu investigación etimológica del vocablo "coco". Me he reído bastante, eres única :) Eso sí, no me suena nada que en Cuba llamemos coco a ningún pájaro... al menos, que yo sepa, no sé, tal vez en alguna otra provincia.. pero bueno, eso no es lo más importante. Has estado brillante!
    Y la sopa es de lo más sugerente, me encanta!!! Además, fiel a mis tradiciones, soy muy fan del coco, me chifla. Como fruta me parece muy sosa, pero en dulces y en platos es exquisita!!!!
    A ver si la hago un día de estos, que aquí está haciendo algo de frío!!!
    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  34. Hola Elena,
    pues mira, la rae dice que es un ave zancuda con cuerpo de gallina y cuello muy largo. Si es de pluma negra, se llama coco prieto. Si tiene la pluma de color carmín, coco rojo:-) ya ves que yo, ni visto y oído que solo lo sé de leídas:-D

    La sopa creo que te encantará:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  35. yo soy muy de sopas pero una sopa así no la he probado en mi vida, sólo ver esa sopera me servia rápidamente un plato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  36. ¡Madre del amor hermoso! el coco, coquito, cocón, cocorrón... jaja, al final me he liado bien y encima me has tenido el coco entretenido, ¡que mas se puede pedir!, pué si, se puede pedir, un buen plato y una cuchara, porque esta sopa tiene miga! Un beso

    ResponderEliminar
  37. Buenos días Mª Dolores!
    pues ya va siendo hora que te lances a la olla sin cazo y sin colador, así, a lo intrépido, y verás que sorpresa más grande das en casa:-)
    Buen fin de semana,
    Besos


    Buenos días Cuinera!
    jajajaja! así tiene que ser verdad? :-D aunque esta sopa reclama poca miga que acompaña mejor con un cuenquito de arroz blanco. Un plato único completamente vegetal que deja las pancitas bien satisfechas:-)
    Buen fin de semana,
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Que más podría pedir?, sería el día perfecto ;-)

    ResponderEliminar
  39. Mai, querida,

    Feliz 2012!!! Ya veo que has comenzado con cambios! Qué linda te ha quedado la nueva cara de tu blog!

    Si que le has dado al coco con esta receta y con tus cosas, como siempre!

    Y los cubanos, utilizamos "coco" para hablar de pájaros? Mira eso, yo, cubana de nacimiento no lo sabía!! Acabo de aprender algo nuevo acerca de mis paisanajes!!!!

    Besitos guapi y en cuanto pueda, voy a prepararle esa sopa a mi tribu en casa!!! Qué pintaza que tiene!!!

    IDania

    ResponderEliminar
  40. :-) un beso Eri!

    Hola IDania!
    muchas gracias! Y mira, eso mismo decía Elena, que como tú, también es cubana... y bueno, no de pájaros en general sino de uno en particular coco rojo o coco prieto.. pero mira, te digo como a Elena: yo ni idea, solo lo sé de leídas, por lo que dice la rae:-) pero esta sopa me la se de sabidas. Muy bien sabida:-P
    Besos

    ResponderEliminar
  41. Soy adicta a la RAE, ¡hasta la sigo en twitter! jajajaja... y la palabra churumbel me parece de las más lindas del mundo mundial, yo la uso a menudo :-) El tema coco lo uso yo cada vez más en la cocina, me parece una alternativa estupenda a las natas y leches que sientan regular, ¿no? ¡besos!

    ResponderEliminar
  42. jejeje... si es que la letra engancha de una manera a veces hasta bestial:-D ahhh, sí. Eso mismo hago. De hecho nata ya no uso a no ser que la quiera montar. No me aporta sabor, al revés, creo que los suaviza y me gusta que los sabores queden diferenciados. Para cocinar, o sauerrahm, buttermilch o leche de coco porque además de jugar con los sabores ácidos -o dulce en el caso de la leche de coco- como dices, son menos indigestas. Incluso, cuando reemplazo una nata por yogur -en las cremas y purés sobre todo- lo hago al final, evitando que el yogur entre en la cocción. Hace poco caí en la cuenta que si las bacterias buenas del yogur se mueren en temperaturas altas, si lo cocinamos perderemos las cosas buenas que nos aporta. No es científico esto. Es solo mi razonamiento pero mira, no me cuesta nada hacerlo y además, me he dado cuenta que el sabor se queda mucho más fresco y de "cuerpo presente" si se me permite tan escalofriante expresión...

    Uhmm... churumbel! es preciosa! y como nos descuidemos la vamos a perder,

    Besos

    ResponderEliminar
  43. ...el sauerrahm que es???
    Con lo que comentas entiendo que para hacer una salsita se puede substituir la crema de nata que normalmente se usa( y que no puedo tomar porque se me pone fatal), por estos ingredientes que dices??....
    al paseo me apunto ...je je...besitos

    ResponderEliminar
  44. El sauerrahm es una especie de cuajada pero algo ácida como un yogur. Y al igual que el yogur y el buttermilch no contiene casi grasa y tiene muchas cosas buenas para el organismo. En España, no hay. Yo lo he hecho casero, con leche -leche natural, con comercial, sería añadiendo leche en polvo- y limón. Es como la crema doble pero en lugar de hecha apartir de nata se hace con leche...

    Tengo en mente hacer una entrada contando todos los secretos del sauerrahm que es una pena que no se conozca.

    Déjame que te confirme si el sauerrahm se apto para personas con intolerancia, que no estoy segura. Pero desde luego, con yogur y leche de coco sin problemas:-) Ya te cuento,
    BEsos

    ResponderEliminar
  45. Pues mira me vendrá de perlas la entrada...
    ayer por ejemplo hicimos una salsa de queso y en vez de crema de nata (para que yo pudiera comer) pusimos leche sin lactosa y no ligo bien....
    a ver si encuentro algo que pueda substituirlo y lo podamos comer tooodos....es que siempre me quedo sin los carbonara....no son mis preferidos pero al no poder comerlos pues es aquello que me apetecen...muaks

    ResponderEliminar
  46. Prueba con un queso tipo philadelphia. Alguno que sea cremoso y suave. Yo la salsa de queso la ligo con creme fraîse y queda de lujo. Ya te digo que nada poca, porque me neutraliza mucho. Además, es muy indigesta en general. Con un poco de creme fraîse apañas la salsa de miedo:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  47. Esta es de las sopas que me gustan... Deliciosa y consistente !!!
    Me parece una delicia me la llevo0o
    Un beso

    ResponderEliminar
  48. Claro que sí! ya verás cuanto la vas a disfrutar:-) Besos Donibaneko!

    ResponderEliminar