Meat Gumbo sin spicy y un lago verde


Erase una vez un lago de color verde. Como la gente estaba muy ocupada en sus asuntos y algo escasa de paciencia para ejercitar la imaginación, lo llamaron el lago verde.  Su agua, toda ella, es nieve derretida. Nieve blanca de las pelonas montañas de los Alpes Bajos que pasa olímpicamente de ser transparente, porque para vivir de anónima ya tenemos la del grifo o en esclavitud la embotellada...


Ella es libre, en formas y colores y se pone el mundo de montera cuando algún pequeñajo al entrar en ella y enmarranarse los tobillos con el fango de su orilla, se atreva a decir: "jo, Papa, tendría que llamarse el lago marrón"... no, no lo dijo Lucas que él es muy respetuoso con la naturaleza y no solo la cuida  sino que respeta sus caprichos. Cuando subes desde el valle, nunca sabes como te lo vas a encontrar. Le he visto a rebosar de agua, sin que en él entrara ni un copo más. Le he visto partido en tres trozos, separadas sus aguas y sus peces sin tocarse por todo un largo verano... y también, como esta vez, con sus bordes ni fú ni fá, por que no siempre el caudal de sus aguas tiene que ser el protagonista de la excursión...


Sé que me creerás, si te digo que el agua estaba helada. Salvo los patos y los niños, pocos más se mojaron el pico porque con solo un par de minutos con el culete bajo el agua y el pobruco sale petrificado. Ni qué decir tiene que aquí la tronquita no se molesta ni en poner las piernas al sol. Me gusta buscar una buena roca a la sombra de los abetos donde dejar reposar el pompis a temperatura ambiente, ver a los chicos y demás valientes torturarse a la que intentan darse un baño y aprovechar para darle al clici-clici de la cámara...


¿Resultado? pues que tengo una colección anual de fotos del Grüner See que en breve, me dará para forrar un armario ropero... el mismo que lleva esperando años a que termine -o empiece- a restaurarlo, una joya familiar en estado decadente heredada de mi tita Mari Luz, un ropero de ciento y pico años de esos que antiguamente se encargaban a los carreteros -yo esto no he llegado a vivirlo-. Me han contado, que los roperos, al ser piezas que las visitas no veían se encargaban a los carreteros, unos artesanos transeúntes que iban de pueblo en pueblo arreglando carretas, ruedas de carro y otras piezas de labranza... salía bastante más baratico, claro. Son armarios que por fuera dan el pego. Pero por dentro, las maderas delatan que son de segunda mano y algunas lucen señales de vidas anteriores en algún carro o carretilla... vete tú a saber...


Desconozco como funciona mi cerebro y el por qué de esta asociación. Lago verde más fotos más armario ropero  igual a guiso? .... silencio... ni idea. La casualidad ha querido que encontrara de puro sin querer una página estupenda que con un par de clics te monta cualquier foto con estilo vintange... todas las fotos de hoy, están hechas aquí, en un visto y no visto. Prueba y ya verás que chulas.. Ahhhh, tiembla photoshop!!!!


El Gumbo es un plato tradicional de New Orleans. Medio sopa medio guiso, es un potaje a todas luces de origen africano que los antiguos esclavos de Luisiana adaptaron en suelo americano. A lo largo de los años -siglos- el gumbo ha evolucionado convirtiéndose en todo un clásico del lugar. Jaime Oliver, en su recorrido por la gastronomía del mestizaje americano, ha hecho un par de versiones de las famosas recetas de la Sra. Chase, matriarca y cocinera por más de 50 años en uno de los restaurantes de más tradición de New Orleans...


El más famoso de los gumbos se prepara con okras y mariscos. Este no es el más conocido de fronteras para fuera pero parece que es uno de los más tradicionales de puertas para dentro. La versión de Oxx, no incluía okras atrevimiento que yo -con mucho éxito por cierto- me he permitido porque se me hacia raro preparar un gumbo sin ellas... el sabor y la textura que aportan es realmente especial... Otro de mis cambios, afecta al mundo spicy... yo sin picante puesto que ni el Lukis ni yo somos amigos de quemarnos la lengua...



Ingredientes:

  • 4 pechugas sin piel (troceadas con sus huesos o no, como gustes)
  • sal y pimienta
  • 1 cucharadita de pimentón 
  • 1 cucharadita de pimienta de cayena (yo no, añadí más pimentón)
  • 400gr. de chorizo o longaniza lugareña
  • 4 lonchas gorditas de bacon ahumado (el mío era finísimo)
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos (Oxx dice que uno verde y otro amarillo. Yo uso lo que tengo)
  • una rama de apio
  • una cucharada de mantequilla de cacahuetes
  • 3 cucharadas de harina (yo una cargada de maicena)
  • 6 dientes de ajo (yo la mitad)
  • 1 boniato o batata grande
  • unas ramas de tomillo fresco
  • un par de hojas de laurel
  • litro y medio de caldo de pollo
  • perejil fresco
  • opcional: unas cebolletas frescas picadas en fino a la hora servir
  • mi aportación: 200gr. de okras


Preparación:
En una cacerola amplia, saltea en un poco de aceite de oliva el pollo cortado y sazonado en sal, pimienta y pimentón. Añade el chorizo y el bacon  cortado en trozos. Deja que dore bien. Lo sacas y lo reservas. En el mismo aceite, añade la cebolla y el pimiento picado. El apio puedes trocearlo y rehogarlo junto. Yo no, yo lo uso para aromatizar y al final de la cocción lo retiro. Una que la cebolla empiece a trasparentar, añade el ajo machacado, la mantequilla de cacahuetes y la cucharada de maicena. Añade la carne que habíamos reservado y ve ligándolo todo añadiendo el caldo poco a poco para que quede la textura sin grumos. Cubre con todo el caldo, añade el tomillo y el laurel y deja que cueza una medio hora (45 minutos si el pollo va con sus huesos). Unos 15-20 minutos antes, añade las okras y el boniato cortado en trozos menudos. Yo necesito 15 minutos para que el boniato esté tierno pero puede que tu variedad necesite un poco más.

A la hora de servir, acompáñalo de arroz blanco. Puedes servir adornado con perejil y cebolleta

49 comentarios. ¿te animas?

  1. Una entrada preciosa y el guiso me lo quedo con tu permiso.Que tengas un bu+en día.Besos cielo.Estoy de sorteo por si te animasssss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Doris!
      Luego me paso a cotillear:-) Besos

      Eliminar
  2. Gracias Maite por enseñarnos lugares y paisajes que no se si algún día podre visitar. Te digo que son preciosos y debiste pasar un buen día de campo.JO todo son agredimientos, gracias también por el enlace de las fotos me encantan esas chorraditas.Tu receta genial, la anoto en pendientes.Ahora te toca a ti directamente, chica escribes genial da gusto leerte, si escribieras un libro sería betsellers (se escribe asi?). De nuevo graciassssssssssssssss por alegrarme el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas excursiones, que hacemos cada fin de semana, son las que compensan las penurias del invierno, tan largo y tan frío y tan oscuro... cuando estás ahí te dices "mereció la pena esperar" :-)

      Muchísimas gracias por los piropazos!
      Besos

      Eliminar
  3. Unas fotos con un color precioso!!! La verdad es que te han quedado divinas.
    Me encantan este tipo de guisos, éste debe ser muy sabroso

    Un besito,

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla de paisaje....yo como tu no se si me metía aunque lo probaría...je je
    El guiso me encanta...el pimentón que usas es picante? las ockras...lo he visto por la tele son como pegajosas verdad??? a ver si encuentro...
    Maite en los ingredientes pones 1 bonito grande....te lo digo pa que la peña no se confunda....
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Núria! ya lo he cambiado:-)

      El pimentón es dulce. Quién lo quiera picante con la cayena ya iría cargadito así que no necesita más picante... sí, al cortarlas las manos se quedan pegajosas pero al cocerse lo pierden. Eso sí, le dan un puntico a la consistencia al guiso muy chulo. A nosotros nos gustó mucho y es una manera de salir del guiso de siempre. Tiene un sabor muy especial,

      Besos

      Eliminar
  5. mmmm me encanta el gumbo. Y tampoco me imagino el sabor y la textura sin ocras, son lo que le da su textura al guiso, ¿no? El domingo las vi en el mercado y D. quería que le preparara gumbo, pero eran unas ocras un poco viejas, no se partían al doblarlas ¡otra vez será!
    Y esos lagos alpino... se echan de menos. Reconozco que a mi me encanta meterme en el agua helada, te deja como nueva, con la sangre circulando a tope.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, le da un royo muy especial a la textura que me gusta mucho. Yo no las encuentro fácilmente solo cuando voy a Graz y visito la tienda oriental. Y muchas veces, tampoco las cojo por viejas, como te pasó a ti...

      Sí es verdad, circulando a tope... al borde del colapso, glup!
      :-D

      Besos

      PD: tengo un frutero hasta arriba de manzanitas silvestres -o asilvestradas, sería más propio-. son árboles que quedan huerfanos, que en su día debieron pertener a algún jardín o granja y hoy crecen asalvajados. Voy a hacer unos streusel con bien de nueces:-)

      Eliminar
    2. En Córdoba tenemos un lugar que se llama Huertas malas, justamente porque fue el huerto de un ermitaño, enclavado en el cañadón de una quebrada. Con el tiempo este hombre murió o quizá su familia lo llevó de nuevo a la ciudad, pero el huerto siguió su curso en el fondo de la quebrada y hoy es una maraña de frutas asilvestradas como vos decís.
      Es difícil acceder a él, así que solo permite la visita de montañistas con cierto grado de adiestramiento.
      Espero la receta del streusel.
      Saludos!
      Silvia

      Eliminar
    3. No me digas? bueno, estás manzanas han sido fáciles de recoger. De hecho no las cogí yo, lo hizo Lucas que marchó de paseo con una vecina a por las manzanas. Es un locazo tremendo de esta fruta! ayer comió tantas que a la noche le dolía la tripita... así que hoy me ha dicho: Mami, hoy como pocas. Y le contesté: tu verás hijo pero ya llevas tres y aún nos queda todo la tarde... ya me puedo dar prisa porque sino está noche de nuevo atracón,

      Besos

      Eliminar
    4. Qué cosa más hermosa tu niño !!!!!! Pienso que tu Lukas es cmo mi Octavio, quien cumple 6 años el próximo 23/9. ¿Puedo haber leído por ahí que Lukas tiene 5??
      Qué buena que pueda andar libremente por ahí recogiendo frutas ... !!!!!!

      Acaban de llegar de la escuela !! ja-ja!! hasta la próxima.
      Silvia

      Eliminar
    5. Sí, Lucas hace 6 el 22 de octubre. Son de la misma edad:-)
      Besos

      Eliminar
  6. Hola, Maite!
    Debo decirte que ya extrañaba tus recetas y mucho más la elocuencia que acompaña a cada una de ellas.
    ¡Qué belleza de lago! ¡Qué belleza de país en el que vivís! No conozco el sur de mi país, pero dicen quienes conocen que no es muy distinto al paisaje que hoy nos traés: lagos de deshielo, nieve, pinos, frío... nunca había escuchado acerca del Lago verde. Ese detalle lo hace único. En el corazón de Brasil hay un poblado de inmigrantes centroeuropeos que tienen su Lago negro, justamente para estar a tono con sus raíces.
    En cuanto a lo del ropero, qué buena idea lo de restaurarlo a partir de fotos. Yo creo que hay una conexión entre el ropero y su historia de carreteros y el guiso de los esclavos... las cosas de todos los días no tienen que ver con la sofisticación, sino con el ingenio. El ropero, el guiso y hasta el paseo al lago verde para contrarrestar el invierno nos recuerdan que la vida está hecha de esas pequeñas cosas diarias que nos permiten sentirnos amados y felices.
    Qué placer pasar por acá. Cariños,
    Silvia

    P/D: ¡Tengo mi receta con ananá! Con fotos tomadas y todo. El fin de semana dispondré de tiempo suficiente para hacer el post y linquearlo como corresponde. A veces tengo muchas fallas técnicas que me llevan más tiempo del previsto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia!
      Pues llevaba tiempo con el post sin terminarlo, a falta de añadir la receta y la preparación y hoy me levanté imponiéndome esta tarea como primera cosa del día... a veces nos atrancamos por motivo técnicos: con la máquina y con nuestro coco, que también tiene sus caprichos.

      Respecto a lo que dices ya lo he oído. De hecho, muchos emigrados de aquí eligieron vivir al sur porque les resultaba más familiar el entorno:-)

      Estoy deseando ver tu donación:-)
      Besos

      Eliminar
  7. Las fotos te han quedado geniales! El lago precioso y la receta tiene muy buena pinta! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustan? pues bien facilitas. En la misma página puedes ponerles el marco y todo. Me pasé una tarde haciendo fotos vintage como una posesa:-)
      Besos

      Eliminar
  8. Que bueno el guiso ese , y las fotos son estupendas.

    ResponderEliminar
  9. Preciosas fotos, y excelente comida.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. A mi aparte de que el lago verde me parece precioso, me he enterado de un ingrediente que desconocía, okras, ahora me fijaré un poco más sobre todo en puestecitos de productos internacionales y el gumbo si que lo conocía por un reportaje que vi sobre la gastronomía americana pero ni me fijé en ese ingrediente, que pena que mi memoria sea tan cortita :)
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora te entró el gusanillo de saber a qué saben y no pararás hasta encontrarlas. Si quieres, tengo la receta de la versión más conocida con marisco -la versión del J. Oliver- que yo no hago por falta de bichejos marinos pero que si te apetece probar te la paso... y también, soy de memoria de hamster:-P
      Besos

      Eliminar
  11. este lago,el post,las fotos y este guiso,no dejan a nadie indiferente Maite
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel! ya de vuelta al redil? me pasaré por tu rellano que seguro que a estas horas ya huele a algo rico,
      BEsos

      Eliminar
  12. Me encanta el aire rústico de la entrada de hoy, desde el paisaje a la comida (y no tenía ni idea de lo de los armarios de los carreteros, otra cosa que he aprendido).
    Para perderse en viajes imaginaods y ensoñaciones varias, que tengo el día pelín melancólico.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marhya!

      Melancólica! me cachis! pues sí, día perfecto para dejarse enredar en lagos perdidos. Mañana será otra día y siempre nos quedará un buen Gumbo:-)
      Besos

      Eliminar
  13. Vaya toalla Mai, cada vez que vengo aquí descubro algo nuevo. No tenía ni idea de qué es la okra, aquí en españa la puedo conseguir? Yo creo que haría este guiso pero con su toque de picantito, que a mi sí que me mola la marcha.
    ¡Qué lago tan bello! pero sí, me imagino cómo se te quedarían los deditos al meterlos: petrificaos!!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí. Es posible que en algún puesto de mercado de frutas exóticas o bien en alguna tienda africana, asiática o caribeña. Pues si te va la marcha dale sin miedo a la cayena:-P
      Besos

      Eliminar
  14. y, ¿tú vives cerca de algo así? qué chulo..........mira, yo el gumbo no lo conocía, pero tiene una pinta estupenda!!! Eso sí, lo que más me gusta es cómo vas de una cosa a otra, fíjate que yo me consideraba rarita por no poder dejar la mente en blanco y encontrarme a veces en autoconversaciones que no sé ni de dónde vienen!!! En fin, que alguien me preguntó el otro día en qué pensaba, y cuando se lo conté, me preguntó: ¿cómo has llegado a pensar eso? Reconstruí mi pensamiento y hasta yo misma me asusté!!! Cómo se me va la pinza...
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es por fastidiar pero vivo a tiro de piedra de 3 lagos, cada uno con su cosa y muy distintos entre ellos. jajajaja! así soy guapa mía! tal y como lo cuentas y es que nunca he podido frenar mi mente calenturienta. Solo cuando duermo, solo a veces:-P

      Besos!!

      Eliminar
  15. Hola Mai!!!!que casualidad, mis padres ya han arrancado las primeras matas de boniato, y precisamente tengo 2 en la despensa que no sabia que hacer con ellos, será una muy agradable forma de aprovecharlos.. además si les acompaña una buena longaniza de pueblo, este guiso va a resultar de lujo!!! ya te contaré.. no me extraña que con estos lindos paisajes que nos muestras, tengas de donde sacar tanta y buena inspiración para tus diseños... Besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooo! bien fresquitos y jugosos!!!! que envidia más grande! no te imaginas lo que me gustan! digo! me pirrían! y encima con longaniza de tu pueblo! pues ya completo. Si no encuentras las okras no pasa nada ya que la receta del J.Oxx no las incluía
      :-P
      Besos

      Eliminar
  16. Hola Mai!
    Me encanta leer todas las historias que nos cuentan son increibles podria leerte una y otra vez,estoy esperando que publiques cosas nuevas para volver a leerte. Las fotos son muy bonitas y te han quedado geniales,me encanta el estilo, yo quiero aprender con mi nueva camara. Me encaata donde vives y esas excusiones! ! SIGUE ASI! Besos M Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª Carmen!
      Muchas gracias! por cierto, he dejado el link de donde he hecho los efectos vintage. Super rápido y muy fácil de usar.
      http://vintagejs.com/

      Prueba y ya verás que cosas más chulas:-)
      Besos

      Eliminar
  17. Ese precioso lago verde huele a hielo que pela! Yo me quedo contigo debajo del árbol y dándole al gumbo si no hay más remedio, me sacrifico hasta donde haga falta! Creo que tus plantillas tienen más cola que la oficina del paro, espero no ser en parte culpable de tu exceso de curro... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo hay señora mía, algo sí que tiene que ver esa mordida y el entusiasmo relatado en tan chisporroteante post... así es, me temo. Pero sarna con gusto no pica y después de todo cada día tengo más pachorra y me tomo las cosas más traquila. Tendo al enano en casa así que de momento él es el dueño y señor de mi tiempo. Los ratos que me concede los aprovecho, los que no, pues ea, a jugar al parchis o a lo que se tercie:-D

      El agua, no te creas. Cierto que todo el mundo se la espera requetefría pero cuando mojan los tobillos sus caras expresan claramente un "ni te imaginas cuánto" :-D
      Besos

      Eliminar
  18. Pero qué bien coses, ¡qué guisos tan buenos! y vas de aquí para allá con una naturalidad, ¡qué gusto da venir a leerte y qué buen rato nos haces pasar!, con la originalidad del nombre del lago verde que mira que no había que pensar mucho pero bien le podían haber puesto algo así como lago esmeralda... jajaja..., los armarios, la cocina de New Orleans, y las fotos con efecto vintage (ya he probado con una, ¡qué gozada!)... jajajaja... Yo me quedo contigo sentadita contemplando el paisaje y al personal pero justo por donde entra el sol entre las ramas de los árboles y luego, ¡a comer!, este plato fantástico. Un beso,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iratxe! la verdad es que para eso de los nombres no son muy bucólicos. Algunos pueblos tienen unos nombres que tela marinera... ¿has probado? qué fácil, verdad? así debería ser todo:-D

      Besos!

      Eliminar
  19. Sorprendente post:lago-armario ropero-plato original gumbo-fotografias impresionantes..... mai eres una caja de sorpresas, me encantan tus entradas y me encantaria vivir por esos lares, yo he conocido la zona de lagos desde Viena a Salzburgo y me quedaria para siempre. Un besiño y cuidate mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes!

      jajaja! me pasa como a Intxaurtsu, que mis pensamientos saltan de rama en rama como las ardillas:-D

      Voy un poco atascada pero pronto te escribo para que nos pongamos con tu plantilla:-)
      Besos

      Eliminar
  20. Una BELLEZA DE FOTOGRAFÍAS, una descripción de ESCRITORA, y UN GUISO FABULOSO..
    Me quedo con TODO!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Conxita! Un besazo enorme:-)

      Eliminar
  21. Que pasada de Lago...es para perderse!
    Me ha encantado el post!

    ResponderEliminar
  22. Qué maravilla de lago verde... Yo estaría alucinada en un sitio como ese. Madre mía, qué lindura... Y también le has dado un no sé qué muy melacólico a las fotos que me ha encantado. Y unir el lago, el color verde y ese guiso... ¡eres una tramoyista! Eres única chiquilla!
    Muchos besitos reina mora

    ResponderEliminar
  23. Esta vena de escritora debería ver la luz más allá del blog!! Me encanta leerte hija, me trasladas siempre a unos lugares maravillosos!!
    Ese lago, esas fotos y el potaje es todo uno!! No conozco las okras, pero el resto puedo imaginar cómo sabe, yo con picante, tengo esa debilidad, que le voy a hacer!!!
    Este invierno te quiero ver metiendo mano a ese armario, que si todo lo haces igual, será una obra de arte!!
    Besotes mi niña!!

    ResponderEliminar

  24. Hola preciosa ¿como va lo que queda de verano?, nosotros apurando al máximo, ya casi preparando todo para la vuelta a la rutina, no creas que no tengo ganas!!!.

    Me han encantado las fotos con ese toque vintage!! Menudos paisajes mas bonitos me quedo prendada con cada foto, el otro día estaba de paso por estos mundos blogeriles cuando publicaste, estaba tomando un vaso de leche y disfrute un montón leyendo tu entrada ¡me encantas!, aunque tu eso ya lo sabes...

    Cambiando totalmente de tema... Cada día que pasa estoy mucho mas contenta del cambio tan bonito que le diste al blog, de verdad muchas gracias, conseguiste personalizarlo al máximo!!!.

    Bueno te voy a ir dejando por que me reclaman, Un par de besos bien gordotes y en especial dos buenos achuchones para Lucas.

    ResponderEliminar
  25. Me gustaría conocer esos lugares, Mai. Las fotos han quedado muy chulas y el guiso me ha encantado y más con la historia como nos la cuentas tú.
    Besitos.

    ResponderEliminar