Patatas en ajo pollo almerienses para quitar estreses

Aquí el satélite estresa'o llamando al planeta Tierra... queda alguien al aparato?
Y aunque solo han pasado 11 días desde mi última publicación, tengo la sensación de haber estado años perdida por el espacio.. sigo sin domar mi gmail que pierde aceite por todos sus links y los mails importantes se camuflan entre toneladas de spam, suscripciones, boletines y para hundir más mi flácida moral, mi bandeja de entrada supura un montón de nuevas publicaciones de otros blogs que me pellizcan en lo más profundo de mis masas levadas -y sin levar, para que mentir- recordándome que soy un desastre incapaz de sincronizar obligaciones y deseos porque cuando las tareas impuestas se crecen, me rindo a la primera de cambio y dejo de exigir como mía esa parcela que moral y personalmente solo a mí me incumbe: mi tiempo libre...
Porque aunque todo parece lo mismo, no lo es. Porque hay estrés y estreses. Me explico. El estrés positivo, ese que te mantiene activo todo el día, ese que desde que te levantas hasta que te acuestas busca la manera de mantener cuerpo y mente ocupado en tareas que nos hacen crecer como individuos... ese regusto a cansancio de tanto comerte la vida a puña'os... vivir a tope para que nadie nos quite lo baila'o.. este estrés es bueno. Digo! magnífico! nos mantiene en órbita, activos y sanos. Perooo...

Ainsss Madre! el otro, el otroooo! el chungo! el muy maldito que abre boquetes en los estómagos. El que te tiene en danza todo el día tocando ocho mil palillos sin saborear ni un mal pinchito. El que no deja tiempo para disfrutar de lo que uno hace, el que mina la moral, nos autoconvence de que somos tontos por no llegar, bobos por hacer demasiado y trozos de carne con ojos porque cuando caemos rendidos lo hacemos en un sofá, con el (la) pariente(-ta) al lado sin cruzar palabra y como mucho una miradita de soslayo para caer en la cuenta que a tu costillita de atocinamiento también se le está escapando un hilillo de baba por la comisura de los labios, gesto inequívoco de que uno tiró la toalla y aunque ninguno pronuncia palabra, en el aire se extiende un rumor que parece decir: "y ¿pa'qué? pues pa'ná"...
Contra eso hay que luchar: contra el síndrome pa-qué-pa-ná. Es malísimo y a la larga produce lesiones irreparables. Hay que ponerse en tratamiento a tiempo para dejar de pelar la pava y, en todo caso, cocinarla a fuego lento para después comerla tan ricamente, con una buena guarnición de guisantes salteados a poder ser... hay que poner las pilas en la posición correcta para que el polo positivo y negativo dejen fluir lo que tengan que fluir que no me voy a meter en física cuántica que no es mi cosa. Yo, a lo mío, al guiso...
De nuevo vengo con receta de Yvonne. Esta colaboración, ya ves cuánta cosa rica está dejando:-) La receta tiene tela marinera porque yo llevaba mucho tiempo detrás de traerla la blog. Es una receta llena de recuerdos de infancia que había olvidado por completo hasta que Lolica de Ajoblanco me regaló un libro maravilloso de recetas típicas almerienses. Mis recuerdos de estas patatas, van acompañados con boquerones o sardinicas pero estoy segura que sabrás entender que aquí, tales majares, ni en foto. Las hice acompañar por unos lomitos de bacalao fresco. Muy rico también, y o más importante, hay que apañarse con lo que toca que luego nos estresamos a lo tonto con bobadas:-P a disfrutar!


Ingredientes:
  • 1 kg. de patatas
  • 12-15 almendras peladas
  • 2 ajos (Yvonne le pone alguno más)
  • 1 tomate maduro (opcional)
  • 1 rebanada de pan 
  • unas hebras de azafrán
  • mucho perejil fresco
  • un poco de comino
  • aceite, sal y pimienta
  • 1/2 kilo de pescado, sardinas o boquerones a ser posible (para la versión clásica)
  • un poquito de harina para freír el pescado
  • 1 huevo duro (versión de Yvonne)

Preparación:
  1. Pela las patatas y las cortas en gajos o en rodajas algo gruesas. Las pones a cocer en agua con sal. 
  2. En una sartén con un poquito de aceite de oliva, tuestas un poco el pan y las almendras. Le añades -es totalmente opcional, yo lo hago por pura rutina- un tomate cortado en trocitos pequeños o incluso rallado. Salteas un poco, añades los ajos enteros, el comino, sal y pimienta. Tradicionalmente se prepara toda esta majada (más el azafrán que es mejor añadirlo en crudo) en un mortero pero vamos a ser prácticos y mejor lo trituramos.Cuando las patatas ya están casi hechas, añade la majada sobre las patatas, el perejil picado y rectifica el caldo de sal. 
  3. En una sartén freímos ligeramente el pescado previamente rebozado en harina. El pescado se puede añadir al guiso en crudo pero suele quedarse más seco. Si lo fríes un poco antes, se forma una capa exterior que impide que el pescado pierda jugosidad. El pescado lo añades 3-4 minutos antes de finalizar el guiso, lo apartas del fuego y lo dejas descansar tapado como 10 minutos antes de servir.

Versión con huevo duro:
  • si te gustan los guisos bien espesos, puedes añadirle a la majada una yema de huevo duro. La clara la puedes trocear y añadirla al final al guiso porque como siempre, nada se tira.

58 comentarios. ¿te animas?

  1. Maite, si es para bien, como dices, ¡pues que viva el estrés!
    Las patatas se ven divinas, y lo bien que va entrando ya con este frío, ¡madre mía!
    Anotadas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En positivo todo es bueno. Y estas patatas hacen que el rollo más chungo se vea lindo y hermoso:-)
      Besos

      Eliminar
  2. Rica propuesta, y una explicación muy animosa!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué haría yo sin tus rollos, no sabes como te echo de menos cuando pasas días sin publicar, últimamente estoy muy desconectada, pero en cuanto puedo a ti te visito, caiga quien caiga, necesito reirme y/o llorar contigo (en alguna ocasión lo hice a la vez), me encanta el aire que entra en mi casa cuando abro tu ventana!!!!!!!!!

    Por cierto, estoy hasta el moño del spam ahora incluso llega publicidad en el borrador de mi blog, no sé que habré tocado, pero la parte superior de la pantalla la ocupa una seductora señorita rubia enseñando parte de sus encantos :-(

    Rico guiso, mi madre también le ponía el huevo cocido, era el remate, que recuerdos!!!!!!!!!!

    Un besazo guapetona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen!!!!
      Pues mira, nos vamos a quedar sin saberlo porque como ya bien sabes, cada vez que tengo tentaciones de publicar sin petardeo me acuerdo de ti y me exprimo los sesos para cumplir con mis premisas... algo por cierto, que no me estresa nada de nada porque supongo que sarna con gusto no pica:-)

      Uf, eso suena a intrusismo total, denuncia esa publi a los de blogger porque suena a que alguien les está robando impresiones a costa tuya:-(

      Verdad?! porque hemos dejado de hacer esos apaños a los guisos cuando nos encantan y se nos salta la lágrima cada vez que lo hacemos??

      BEsos

      Eliminar
  4. Nena, tu no te estreses, que nosotras te esperamos todo lo que haga falta, entendemos que no te pases a visitar otros blogs, o que tus entradas aparezcan más de vez en cuando, pero no queremos dejar de tener tu alegría, tus ganas de vivir y tus comidas de coco, por nada del mundo queremos verte triste o desmotivada...es un poco egoísta, pero necesitamos saber que tu sonrisa está ahí, aunque sea tan lejos.
    Este fin de semana nos reunimos otra vez en Almería con Lola y todas las demás amigas...ojalá un día pudieras estar con nosotras!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola!!! cómo estás reguapa? pues me falta algo cuando no se que hace Lola en la cocina, o que vientos soplan por Argentina o que anotar en mi blog de cocina o quién está en ello o quién sigue en la cocina... en fin, que me siento fatal y no por compromiso sino porque noto ausencia por dentro, y no puede ser, que os hecho de menos, caramba!

      Y no Lola, que no estoy triste para nada. Con morriña que ya sabes cuando disfruto y noto que me falta algo grande:-)
      BEsos

      Eliminar
  5. Hola, Maite.
    me encantó tu diferencia en cuanto a los tipos de estrés. Ja-ja! De suma elocuencia y efectividad.
    En cuanto a la física cuántica, justo en este momento estoy leyendo una novela que trata ese tema.
    Siempre es bueno pasar por acá. Cariños !
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia!
      jajaja! parece un poco de chiste pero es verdad, no siempre el estrés es negativo ya que a veces es la mejor manera de mantenernos a tope. Reconozco que la inactividad en mi caso es peligrosísima, le tengo un miedo atroz. casi tanto, como a la física cuántica:-P

      Eliminar
  6. Me parto contigo Mai!! Ese estrés malo es malísimo, pero lo que me ha encantado es lo de "pa'que, pa'na", eres la bomba, eso mismo se me ha pasado a mi por la cabeza más de una vez, pero es que una ya es superwoman de naturaleza, pero hay momentos en lo que tu cuerpo no sirve pa'na y te dices una y otra vez que tienes que frenar la marcha, pero una es como es y luego paga las consecuencias!!!
    Yo te espero siempre con ansia porque me alegras el día, no sabes cuánto!!
    Este guisito viene genial para sentar las madres, me apunto a un platito, ya quisiera que fuera en tu compañía!! Vente pa'ca guapa!!!
    Un abrazo muyy gordo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-D así es, verdad? ser superwoman no está nada mal, siempre que mantengamos a los "malos" a raya. Pero cuando se nos despendolan y la frustración nos debilita como la criptonita a Superman, ahí es cuando quedamos para un pa'qué como una casa de grande:-D

      Ya me iba pa'yá sin pensármelo dos veces:-)
      Besos

      Eliminar
    2. La invitación es firme eh?? Que ya sabes que yo pa'na no hablo, jajaaa!!
      Besotes

      Eliminar
  7. Yo soy una persona mas bien dispersa a la hora de hablar de estreses, me explico, tengo muchas cosas que hacer y empiezo por una, sigo a otra y así hasta que al final he empezado tantas que no he terminado ninguna, y eso me estresa mucho, pero cuando voy terminándolas poco a poco y sin desviarme del caminito me siento bien.
    Esta receta me quitaría el estrés de golpe, así sin sentio me ha dejado, es que los platos de cuchara son mi perdición esté estresada o no.
    Feliz semana guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja! tus comentarios a mis parrochadas siempre son como un resumen a limpio, de esos con buena letra para que todo se entienda bien:-D y te aseguro que sí, que este guiso quita pa'qués que da gloria:-)
      BEsos

      Eliminar
  8. Yo creo que hoy en día y tal y como están las cosas, todos acabamos estresándonos un poco, pero mientras sea para bien la cosa cambia.
    Me encanta la receta que nos ofreces. La salsita debe estar deliciosa.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Suny! Eso creo que yo, que no tiene remedio pero no siempre es malo. Tenemos más inquietudes y más ganas de vivir más completos eso no es malo. Las rachas en las que no enredamos en estreses indeseados hay que desenredarse rápido que no traen nada bueno:-)
      BEsos

      Eliminar
  9. un guiso de patatas asi son tremendamente ricas y sabrosas
    animos y buen semana
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tremendamente ricas:-) y encima despertando recuerdos y guisos de infancia:-) un besazo,

      Eliminar
  10. Ains Mai, ¡eres una artista, qué cosa tan buena!. Lo de: sigo sin domar mi gmail que pierde aceite por todos sus links... lo de: tu flácida moral hundida, lo de: mi bandeja de entrada supura un montón de nuevas publicaciones de otros blogs que me pellizcan en lo más profundo de mis masas levadas y sin levar... ¡QUÉ BUENO!, y toda la disquisición sobre los estreses... ¡cómo son, ¿eh?!, este estrés malo malísímo ES MUY MALO... ¡TODO POESÍA Mai!, no sabes lo bien que me lo paso cuando paso a verte. Siempre me haces reír ;D. Besotes,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me chifla escribir para ti:-D
      Besos guapa!

      Eliminar
  11. Ayyyy Mai, yo voy a tener que poner las pilas en su sitio, porque últimamente, no se lo que me pasa, pero estoy cansá, a todas horas. Que si, que me levanto bien prontito, para ser Española, a eso de las 6, pero es que cuando llegan las 8 de la tarde, no puedo con mi arma. Es que necesito un poco de ese stress bueno, pero ni con esas. Será el otoño, será el cambio de hora, la oscuridad... No lo se, pero como no le ponga pronto remedio, me veo por ahí con ojeras de zombi.

    Muy buenisima la receta. De esas de siempre.

    Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virginiaaaa!!!!
      tengo que contarte alqo que me ha pasado hoy!!!! acababa de salir de la ducha -afortunadamente ya estaba vestida- cuando llaman a la puerta dos veces: sí, él mismo.. y mi señora vecina que siempre sale a mirar de dónde me llegan los paquetes. Yo iba sin gafas así que no podía leer nada de nada así que le pregunté a "él" y me contestó "ella" : aus Bilbao... y mira, sin gafas y todo a mí ya me sonó a sweet and sour y... te escribo y te lo cuento todo todo todo:-D

      Un besazo!!!

      Eliminar
  12. Una receta con un pinta estupenda. Tomo nota de ella.


    Aprovecho para invitarte a que te pases por nuestra cocina: http://cocina-en-familia.blogspot.com.es/ tengo que confesarte que prácticamente me he leído casi todas tus entradas en una semana jaja, me has enganchado ;) enhorabuena por tu blog, es genial tanto las recetas como como cuentas tus vivencias. Un beso.

    http://cocina-en-familia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-D me alegro mucho! en cuanto me deslie un poco me paso a cotillear tu cocina:-) un besazo,

      Eliminar
  13. ¡Venga mujer, arriba ese ánimo! Si estamos tod@s igual. Tienes toda la razón con el pa´què? pa´ná? pero entre medias que nos quiten lo bailao o lo cocinao o lo pintao o lo que nos haga felices por momentos, que de eso se trata,de acumular más momentos felices, que de los otros que no quiero ni nombrar.
    Un besín.
    Las patatas tienen muy buena pinta,intentare hacerlas con pollo,que el pescado no me tolera. ¡¡El muy puñetero!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola! no te dejes engañar por las apariencias que mira que mi ánimo no tiene tendencias a la baja. Suerte que tiene una que siempre lo tiene trotando por las nubes o por el espacio pero siempre por las azoteas:-) pero muchas gracias!

      A pesar del nombre, nunca las he visto guisadas con pollo. Si no puedes con pescado o marisco -con unas chirlas ni te cuento como están!- prueba la versión sencilla con huevo que la verdad es que están tan buenas que no echa nada de menos un compañero de baile:-)

      Un beso y bienvenida!

      Eliminar
  14. Que no que lo del pa´qué pa´ná no pué se!
    En serio, cada uno a su ritmo, el que necesite en cada momento y punto.
    Te diré que estas papas las he probado yo in situ y son maravillosas.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! eso mismo! no pué-sé! buenooo, las has probado??? mira que eres suertuda:-D
      Besazos

      Eliminar
  15. Qué guisito más rico, Maite.
    A vivir el momento y ser positivos, ¿verdad?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es querida mía! a ser positivos y cuando los polos chungos suelten chispas cambiamos el chip :-) porque como dice Thermo el pa-qué-pa-ná no pué-sé:-D
      Besos

      Eliminar
  16. Vaya, eso huele muy bien desde aquí.
    Saludos desde Waterbridge.

    -Andy-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andy! me lo imagino:-D deja un olor a seguridad, a guiso de infancia, a calorcito familiar:-) un olor que alimenta!
      petons!

      PD: ups, ya le he echado el ojo a esos Chelsea Buns!!! me pierdo, de verdad que me pierdo!!!

      +Besos

      Eliminar
  17. Mai, por casa te esperamos como agua de mayo. Me encantan tus recetas, pero lo que cuentas antes de cada plato me engancha. Te entiendo totalmente, llevo unos días con ese agujerito en el estómago y creo que hasta cuando duermo estoy organizando lo que tengo que hacer al día siguiente (así me levanto con las ojeras hasta el cuello) Y como bien dice, pa´que pues pa´na. Este maldito estrés (el malo) va a terminar con uno y pare qué, nadie se parará a decir, la pobre, hacía más de lo que podía (pero es que una no sabe decir que no pero me voy a apuntar a clases particulares para aprender a negarme, jajaja)
    Yo quiero estres del bueno, del que te mantiene activa, pero no nerviosa.
    Tu tranquila, que con estrés no llegamos a ningún sito, haz lo que puedas hoy y el resto ya se hará mañana.
    estas papas tienen una pinta deliciosa así que me apunto la receta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Deborah! Ahhhh así es! el malo desterrado! por eso me he plantado y me he dicho, hoy mando yo! y tan ricamente. Hay cosas a las que no podemos ni debemos renunciar:-)
      Besos

      Eliminar
  18. Pero Mai, mujer, no te me estreses, ¡que no vale la pena!
    Nada, nada, reivindica tu derecho a fumarte un puro con todo.
    Si acaso un poco del estrés sano, vale, pero del otro, ni en pintura!!!
    Por cierto, qué ricas esas papitas. Con el frío que hace aquí en Lyon (al menos comparado con mi isla) me vendrían de lujo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo vivo estresada, creo. Siempre aunque no me de cuenta. También me dice que estreso pero eso es porque no paro siempre haciendo ocho cosas al tiempo. Creo que siempre he sido así, yo ni me inmuto. Y creo que es porque sufro del estrés bueno... cuando el malo ataca, zas! le doy un par de sablazos para que me deje vivir tranquila:-P

      Pues sí, de despeñaperros para arriba ya toca darle al guiso, no?

      Besos

      Eliminar
  19. Que buena pinta tienen las patatas¡¡ mmm DELIcIOSAS ¡¡

    Muack guapa :)

    ResponderEliminar
  20. Hola Mai! vaya pintaza esas patatas con pollo!! quedan en pendientes!!
    un abrazo desde Alicante

    ResponderEliminar
  21. Hola, guapa!!!!!
    Cuánto me suena eso del estrés bueno y el malo... a veces el malo se apodera de mi y la paso un poco mal. Pero sí, hay que aprender a manejarlo y combatirlo. Tú prioriza, que muchas veces es lo más importante :)
    El guiso este de pescado y patata se ve divino, de verdad. Qué rico ese toque de almendra, me lo llevo para probarlo un día de estos. Me ha encantado!!!!
    Un besito y cuídate mucho, querida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Elena! qué asquerosos son estos estreses intrusos y descarados que se cuelan en nuestras vidas sin permiso. Con lo a gustico que estamos sin ellos:-) un besazo guapa!

      Eliminar
  22. Mi querida, así estamos en la lucha de estreses. A ver quien gana! No me extraña esta sincronización de ideas. Que no estemos en contacto no significa que no estemos conectadas ;-p Lo mío son olas al mejor estilo tsunami, viene el estrés mal parido como si midiera metros y metros de alto y al día siguiente todo es pura espuma y quedo devastada. Pero con la frente en alto y dispuesta a volver a empezar otro día.
    Que decir de tus papitas... No sabés lo bien que me vendría un buen plato "de mamá"
    A ver si hoy logramos encontrarnos!Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Erika! nuestras conexiones nos superan, da igual lo que hagamos o lo que, como en este caso, dejamos de hacer. El caso es que cada una en una parte del mundo, mudas de puro quehacer pero nuestro paralelismo tira para aldelante el solico:-)

      Yo entraré en fase tsumani en una semana más o menos. Comienza la operación galleta de adviento. Ya me están entrando encargos así que no voy a decir que no. Pa'lante, y como escribió Espronceda:

      Con diez hornadas por banda,
      horno en popa, a toda mecha,
      no corta el mar, sino amasa
      un velero galletíl.
      Pastel pirata que llaman,
      por su bravura, El Comilón,
      en todo mar conocido
      del uno al otro confín.

      :-)Besos! Me dejo de versos y otras prosas y prometo escribir pronto

      Eliminar
  23. Pues si el maldito estrés de la narices....me apunto al primero al segundo que le den...lo que pasa es que el "joio" te atrapa sin que tu te lo propongas y para quitártelo ...cuesta lo suyo....en fin Maite al menos con un platico como este (que en casa nos encantan) creo se nos va a poner muy muy bien y el estrés igual nos deja en paz un buen rato.....un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El requetemaldito, sí, que es más malo que un dolor de muelas. Hay que domarlo, no hay más remedio y comer bien es tener media batalla ganada:-)
      Besos

      Eliminar
  24. Impresionante receta, me encanta este guiso de pescado. ¿No estás mucho más relajada después de haberlo cocinado y comido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisímo mejor! dónde va a parar! :-D genial!
      Besos

      Eliminar
  25. Uf, el estrés del malo es terrible. Yo creo que también vivo siempre estresada, aunque sea sólo porque empatizo con el estrés de los que me rodean y lo asumo como propio. Por eso a veces me auto receto curas de desconexión absoluta, para eso el campo de mis padres es ideal, ni cobertura de teléfono tenemos :P.

    La cocina es una grandísima manera de curar el estrés, o al menos reconducirlo un poco para que no agobie tanto. Me encantan estas patatas porque me recuerdan a la cocina murciana, y es que la gastronomía almeriense y la alicantina se mezclan mucho con las tradiciones de mi tierra. No en vano compartimos "reino" muchos siglos :).

    Un abrazo, y no te estreses demasiado (qué fácil es decirlo :P).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, habría que definir "cocina". Dar de comer a diario te aseguro que estresa mucho, y cocinar nos calma a los que nos encantan los fogones, haciendo lo que nos apetece y con el escenario adecuado de por medio....

      Lo que creo que no tiene matices, es el zampar. Eso desestresa siempre. Como único escenario un plato, una cuchara y un buen guiso. Y luego, que nos quiten los baila'o:-)

      Besos guapa!

      Eliminar
  26. Hola, hola ¿se puede?, me encanta este rico plato que nos traes hoy Ivonne es una gran cocinera, yo creo que casi todos hoy en día andamos a mil por hora y como dices luego pa que.. Pues pa na... Lo mejor es tomarse las cosas con calma y poquito a poco.

    Bueno chatilla, un besito.

    ResponderEliminar
  27. Mai.. tienen que estar.. de toma pan y moja.. hummm!!!Bss!

    ResponderEliminar
  28. Ummm que rico!, y tradicional, calentito, este es de los que te acarician el alma. Besitos

    besosdecanelaymenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  29. Cuanto me suena lo del estrés...del sostenido y del soportado....El bueno,es bueno,buenísimo y el malo es requetemalo...Uno te empuja,el otro te arrastra,hasta llevarte casi a la deriva,hasta hacerte somatizar hasta el aire que respiras.
    No podías haber descrito tan bien lo que es,lo que produce y como te hacen sentir ambos dos....Me llevo esta plato de cucharas,que seguro te reconforta hasta el alma.

    Un gran abrazo MAi

    ResponderEliminar
  30. Mai, que cosas, esta receta se me ha pasado, ¡¡¡ no tengo remedio ¡¡¡ la he encontrado porque una amiga me reclamaba que no tenia la receta en mi blog ¡¡ -le comento que ni idea, porque no llevo control de lo publicado.
    Me voy a google y mira por donde ¡¡¡ Mi queridísima amiga Mai ¡¡¡ la tiene ¡¡¡ y encima soy la causante de que la haya hecho jaaaaaaa
    Es una receta tan versátil, ese majao tan almeriense, que sirve lo mismo para un roto que para un descosido. Lo mismo se lo ponemos a un rape y hacemos un plato de lujo que a unas humildes patatas o a unos espárragos cambiando el azafrán por pimentón ¡¡¡increíble ¡¡¡
    la verdad es que las patatas se pueden enriquecer con huevos duros, sardinillas, boquerones .... ¡¡¡que grandes nuestras abuelas, madres ... ¡¡¡¡
    Imagino que desde que escribiste este post te habrás stresado, desestresado y vaya usted a saber que mas jaaaaaaaa porque han pasado años .... y ahí estamos aun las dos.muacccckkk
    Muchos bsss queridísima Maite, reivindicativa por todo lo que es justo.Abrazo de mama oso.
    Bss para los3 desde tu querida Almeria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te cuento Lola! no las he contado peor me juego el cazo a que muuuuchas veces... pero mira, ahora tan tranquila, después de unos días de vacaciones. Preocupada, por que el mayor está en un momento malo en la tienda -en fin, ese despotismo tan español que calzan algunos jefes- y el pequeño sufre de jaquecas cada vez con más frecuencia, así que tendré que pedir hora para que lo miren, por estar tranquila...

      Por lo demás, muy contenta y feliz de que te hayas llevado esa sorpresa vía goggle y deseando de volver a hacerlas que gustan mucho en casa :-)

      Un besazo!

      Eliminar