Bollitos integrales de coco con mucho gusto y poco susto

Aquel que de niño no haya sido amenazado con el famoso "qué viene el coco" significa que no ha tenido infancia. Imagino que todo niño tiene que saber quién es el Sr. Coco más allá del muñecajo de Barrio Sésamo. Esto me lleva a apuntarme en mi agenda mental que tengo que contarle a Lucas quién es este señor pero puede que lo posponga aún un par de años más... no hay prisa, después de todo, prefiero que lo deguste a que se asuste...


Porque para las personas humanas, primero fue el susto y luego el gusto. El coco es un fantasma legendario que temíamos a rabiar tanto españoles como portugueses aunque el origen de tan mala sombra es originaria de Portugal y Galicia. El coco o côco -según quién lo pronuncie- era un fantasma tremendísimo de malo con una cabeza hueca de calabaza -te suena, eh? Ahhh no somos nadie!- que vete tú a saber cuántas maldades hacía a los niños porque se contaba de todo: desde que se los comía, que los enterraba vivos, que los ... cualquier animalada capaz de engendrarse en la mente humana era válida. Y prueba de ello, es nuestro cancionero infantil, donde a los críos, ya desde la cuna, se les cantaba que si no se dormían pronto el coco o bien se los comía o bien se los llevaba, variante de una misma nana... y así pasó, luego los asustadizos infantes nos crecen y se convierten en Torquemadas cualquieras y es que la crueldad la llevan impresa desde la cuna...


A mí lo que me va es el otro coco. El jugoso y dulce y maravilloso. Le empezaron a llamar así los hombres de Vasco de Gama porque a la que iban por la selva americana se llevaban unos sustos de muy señor mío cada vez que veían entre la frondosa vegetación, una cabeza parecida a la de un melón peludo y tenebroso con tres ojos a falta de dos. Más de uno se debió de quedar con el corazón en la boca de puro pánico y me abstengo de aludir a como debieron de quedar más de un par de pantalones...

Pero dejemos las guarrearías. Mientras en Europa a nadie le dio por mandarnos cocos -debieron pensar que lo mismo el susto se le quitaba a los niños al primer mordisco- los aventureros y marinos alucinaban con los cocoteros. Antonio Pigafetta, aventurero italiano que acompañó a Magallanes en su viaje alrededor del mundo, escribió en su libro con las crónicas del viaje que el mundo coco era uno de los pilares de la vida de los indígenas. Aparte del uso práctico de sus fibras y cáscaras, hacían pan, licor, le daban el jugo a enfermos y niños y lo consumían tal cual acompañando al pescado. La leche de coco, el punto de rallar la carne y mezclarla con agua hasta dejar la pulpa más seca que una mojama fue el recurso que usaban los marineros para no echar de menos los desayunos patrios... mira tú que listucos los tíos!


Mis panecillos, también se pueden comer para desayunar -siempre que lleguen- y son un semi invento nacido de dos fuentes completamente distintas. Mi primer contacto con estos bollitos, está aquí, en esta receta. Los ví de puro sin querer y me enamoré. Lo hice, las 2 primeras veces tal cual ella los hace. Deliciosos. Pero ay pobre de mí, que mis jugos gástricos me pedían más. Un recuerdo me atormentaba, algo que no ubicaba bien pero que me perseguía como una abducción. Mi mente se retorcía en el recuerdo de un montoncito de coco coronando cada bollito. Así que esta vez, el día que decidí hacerlos integrales, no me contuve... lo hice!

Aún tarde unos días -o un par de semanas que ya no rijo- en caer de donde saqué la ideal del montoncico. Como a quién se le aparece la virgen a se me apareció el pan de dios de Epa, corrí a buscar en sus recetas y ahí estaban, unos bollitos maravillosos que en su día me enamoraron pero como no soy ni buen Don Juan y como Doña Inés no hago carrera, me olvidé de ellos. Pero nunca más! caerán, no se cuando, pero caerán...

Esta es mi según receta de la colección: buscando la receta perdida por mi disco duro. Disfrutemos de su argumento:-P



Ingredientes:
  • 250gr. de harina integral (he usado espelta)
  • 150gr. harina de trigo (he usado de grano duro, tipo semolina)
  • 1 cucharada de levadura de cerveza
  • 2 cucharadas de azúcar integral
  • una pizca de sal
  • 30gr. de mantequilla 
  • 1 huevos
  • 100ml. de leche templada
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de coco rallado
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 100ml. de leche de coco para cocer los bollitos. Opcional: un par de cucharadas de azúcar para mezclar con la leche de coco.

Preparación:

Templa la leche para que pierda el frío de la nevera. Pon un poquito en un vaso y disuelve en él el azúcar y la levadura. Pon las harinas en un bol y la mezclas con la sal. Añade ahora la mantequilla derretida a ser posible, la levadura que has disuelto en la leche, el huevo y el resto de la leche. Yo dependiendo del tipo de harina que use podré necesitar de un poco más leche. Nunca seas muy severo en este punto. Si es necesario, echa un poco más si la masa te lo admite. Cuando trabajo con este tipo de masa -con integrales- la dejo reposar unos 5 minutos para dejarla que chupe bien los líquidos. Pasado este tiempo, evalúo si necesita más líquido. Una vez que la masa está lista, la pasas a la encimera y amasas como 5 minutos. La cubres con un trapo húmedo y dejas que duplique su tamaño -más o menos una hora- en un sitio templado y alejado de corrientes de aire.

Precalentamos el horno a 200ºC. Dividimos la masa en porciones -entre 6 y 8 dependeiendo si los queremos más grande o chicos. Los depositamos en una fuente de horno y los tapamos con un paño húmedo. Los dejamos descansar unos 20 minutos. Hacemos una masita con el coco rallado, el huevo y azúcar. Coronamos cada bollito con esta mezcla y antes de meter en el horno, cubrimos la fuente con la leche de coco. si se desean bollitos más dulces -los míos los hago algo neutros, nos gustan así- puedes mezclar la leche de coco con algo de azúcar, un par de cucharadas sería suficiente.

Hornea hasta que los bollitos estén dorados y toda la leche de coco se haya consumido. Si ves que el coco de encima se dora demasiado, pon un poco de papel de alumino encima para protegerlos y evitar que se quemen. Es importante que una vez que la leche de coco se haya consumido, darle tiempo a los bollitos a que se han por abajo. Sino, se quedarán crudos en la base...

Deja enfriar si puedes.

49 comentarios. ¿te animas?

  1. Esto lo ve mi costillo y se le antoja, yo del coco, con moderación, ¿será que me asustaba demasiado? No lo sé. Pero a él el chifla, así que me la guardo para esas ocasiones de "toma y engorda tú pero bien a gusto que a mi ya me sobran lorzas".
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estos bollos no son una bomba calórica que digamos, seguro que hemos cocinado -y zampado- cosas peores. Una lástima gorda que no te guste el coco porque estos bollos están de miedo,
      Un besazo

      Eliminar
  2. Dejando a parte los kilos estos bollos están de lo mas tentadores y por una vez...
    Buen fin de semana.
    Blanca deJUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso que unos panes integrales, bajos en grasa y con tan poco azúcar nos despierte la mala conciencia de los kilos. Como le decía a Marhya, seguro que peores cosas nos hemos comido,

      un besazo,

      Eliminar
  3. ves como si te digo que eres como yo no estoy mintiendo?????? jajajajaja. un poco bastante locas pero a mucha honra. deliciosos panes, si es que todo lo que tenga coco entre sus ingredientes me va a gustar siempre. un abrazo fuerte preciosa y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo puedo evitar. Me chifla, veo "coco" y ya estoy encendiendo el horno:-) buen fin de semana para ti también,
      Besos

      Eliminar
  4. Que ricos!! me encantan el coco, la leche de coco y todo lo quecse pueda sacar de el. Esta delicia queda en mi lista de pendientes. Por cierto, mis hijos ni conocen ni conoceran mas coco que el de barrio sesamo, que no me gusta nada la manera en que nos acojonaban para que obedecieramos, seguro que hay otrs formas. Besitos.

    besosdecanelaymenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien Maribel! Y puestos a conocer, solo el que pintó Goya y que está en el Prado, nada más lejos:-)
      Besos

      Eliminar
  5. Uy, estos bollitos tienen que ser un desayuno estupendo!! A mi novio le encanta el coco (o más bien yo creo/quiero que así es/sea xD), se los tengo que preparar con esa costrita tan apetecible!
    Porque mira que he usado coco para galletas y pasteles, ¡pero nunca en un pan! Y ahora se me hace una buena idea :)

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en pan lo suelo usar con frecuencia. Tengo publicada una receta de pan de muesli que lleva también coco.. Un gustazo:-)
      Besos

      Eliminar
    2. Ah, no no, a mí no me líes ahora intentando encasquetarme el pan de muesli, que dándome una vueltecilla ya he salido de aquí con unos bollitos de queso, un pastel de almendras y amarenas, uno de cerezas y frambuesas, y un strudel de requesón!!

      Lo del gustazo dúdalo, puedo ser tan extremadamente tímida y silenciosa, como pesada y charlatana.
      Y tras meses en la sombra del reader, he pasado a la acción.
      En dos días te tengo aburrida...

      Un beso!!
      PD: Este pan era genial para mi novio, pero el de muesli parece perfecto para mí, creo que no lo había visto.

      Eliminar
    3. X-D
      Ok, no te tiento con nada nuevo, solo decirte que hace un par de semanas hice el pastel de almendras y amarenas con medio paquetillo de frutas del bosque (de las congeladas) y no te cuento el requetegustazo que nos dimos...

      No olvides hacer fotquicos de los encasquetamientos y así podría actualizar la entrada mostrando tus líos:-D
      Besos

      Eliminar
  6. Yo también prefiero el otro coco, mejor que el Sr. se quede en casa, no me gustan nada las historias de terror, y no creo que le cuente a mi hijo nada que tenga relación con ello. Ya crecerá y verá que el verdadero terror tiene otros nombres.
    Pero bueno, voy a la receta, andaba yo haciendo experimentos pues tenía ganas de comer bollitos de coco (esos que comen los hondureños), y los hice con harina integral, menudo fiasco, que mal salieron, jajaja, seguiré probando
    Mientras me quedo aquí, a ver si de la foto cae algún bollito y termino el día feliz.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bollitos de coco hondureños? ya me ves buscando como una posesa. No me los puedo perder... pues vuelve al ataque que después de un fiasco hay que perseverar:-P prueba con menos integral y más harina blanca porque a algunas harinas integrales les añaden demasiado salvado y luego la miga no queda esponjosa... y de buena gana te lanzaba uno a ver si con viento del sur te lo hacía llegar sano y salvo:-P
      Besos

      Eliminar
  7. buenos bonitos y por dentro irresistibles¡¡ vigila no venga el coco y se los lleve¡¡
    buen finde
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Miquel! no me asustes. Los esconderé bien :-P Buen finde para ti también
      BEsos

      Eliminar

  8. Hay que ver lo que se aprende viniendo a visitarte, no conocia toda esa historia del Coco y del sr. Vasco de Gama. Desde luego que esos bollitos la merecen, que miga tan tierna.
    En casa no somos muy fans del coco pero tengo una bolsita por ahi que me esta gritando.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miss Migas, ahhh pues así es, eso le decía a Silvia, los alimentos nos cuentan muchas historias y ahora, así en la lejanía, pues no roban alguna que otra sonrisa:-)
      Besos

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho esta entrada, May. Hay tradiciones medievales que perduran y esta historia del coco y el descubrimiento de América es completamente nueva para mí.
    Qué disfruten los bollos a más no poder. Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia! qué tal guapa! a través de la comida aprendemos muchas historia, verdad? :-)
      BEsos

      Eliminar
  10. Ay que viene el "coco" y me dice que deje de comer lo que no debo porque engorda!!!! Joer, pero que rico están!!! Se les ve una esponjosidad increíble!!!
    Gracias por compartir estas delicias!!!
    Un besote,
    IDania

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. IDania, el gusto es siempre mío, siempre que te veo por mi cocina:-) un besazpo y a ver si dejo de ser tan perraza y me doy un paseo por la tuya que ya no hay quién me saque de mi puerta:-(
      Besos

      Eliminar
  11. May, a mi también me va el otro coco, este coco que hace las delicias del paladar y de los sentidos. Si es que del coco, todo se aprovecha. Es un fruto maravilloso, su agua, su carne y toda su envergadura, de la que se hacen maravillas, con su fibra, con su cáscara... Más de una vida ha salvado y también, a más de uno le ha roto la cabeza al caer de semejantes alturas y a más de algún pequeño, ha hecho pasar un mal rato con aquello de que "viene el coco"... Tus panecillos de coco me ha re-chiflado, mira que con coco he hecho platos y bebidas (pásate por mi cocina, te va a gustar ;D) pero no he hecho panecillos... así es que, me llevo tu receta porque ¡esto hay que hacerlo!. Gracias reina. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!
      me pasaré a encocarme que me chifla:-)
      BEsos

      Eliminar
  12. Maite a mi no me gustaba ni el no ni el otro y con una de tus recetas empece a probar y niña ahora me encanta....yo a estos panecillos los veo muy sanotes...una cosa es si te tomas 1litro de leche de coco al día pero en las medidas razonables es muy sano...mira me informé y de lo bueno lleva magnesio,fósforo y calcio que para los dientes y huesos es fantástico.....vamos que nada de remordimientos y a disfrutar de estos panecillos...y no te digo que esta semana ya los haga....y mira que tengo varios pendientes pero es que en las fotos salen tan requeteguapos que no podré esperar mucho.....un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que me acuerdo :-) y es que a veces lo que nos falta es probar las cosas de distintas formas y redescubrimos muchos sabores un poco dejados en el cajón del no-me-gusta:-) te va a encantar pero no se te ocurra hacerlos 100% integrales -que te conzoco- y no te saldrían así de jugosos. De hecho creo que no funcionarían,
      Besos

      Eliminar
    2. Ja ja ja...si sí los haré tal cual como nos lo dices.....:-D

      Eliminar
  13. Ligerísimos! Y justo ayer compré coco!
    Me falta la levadura, porque yo uso masa madre para la panadería, pero claro, no es cuestión de meter masa madre de centeno integral a estos bollitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿y por qué no? si ya tienes la masa madre hecha por qué no usarla y si la vas a hacer puedes arrancarla con trigo integral:-)
      Besos

      Eliminar
  14. La verdad es que si se piensa bien, casi todos los cuentos para niños tienen algo de tétrico, aunque estamos tan acostumbrados a ellos que ya ni lo notamos...yo siempre he preferido inventar mis propios cuentos para mis hijos....
    Mai me encanta como te quedan las masas, estos panecillos tienen una pinta estupenda!! creo que no dejaría nada para el día siguiente :)
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa amore! dí que sí, y cuando he recurrido a una canción popular (como la de los patitos que se fueron a nadar) pues las tuneo porque no me gustan esos cortes arcaicos heredados de cuando vivíamos en cuevas -lo mismo por aquel entonces, éramos más civilizados, vete tú a saber:-P

      Desde luego estos bollitos son para comerlos recientes. En las fotos aún no los había sacado de la bandeja, estaban sin reposar y aún así, aunque no lo veas había manos recogiendo trocitos... y creo que son esos los momentos gloriosos de una horneada:-)
      Besos

      Eliminar
  15. Como siempre una entrada maravillosa, da gusto ponerse a leer tus historias, lo que tanto aprendí sobre el Coco malo y el coco rico, rico, a mi me encanta y la combinación es maravillosa: esbelta,trigo, levadura de cerveza, coco..... Me la apunto, haber si me ánimo a estos panecillos tan apetitosos. Un besiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes, al coco malo ni agua. Al rico de todo: en frío en caliente, en sopa, en bollitos, en galletado si hace falta. Como sea:-) si los haces te encantarán,

      BEsos

      Eliminar
  16. Y yo que venía a por tu bizcocho de caquis y mandarinas... ahora me has puesto en un dilema de qué hago para mañana que tengo visita a desayunar... en fin... lo echaré a suertes.
    Por cierto, con la levadura de cerveza sube el pan? Supongo que te refieres a esa levadura que se suele comprar en herboristerías y que por ejemplo yo le echo tanto a una ensalada, como a un yogur o una sopa... esa??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aisha, no tengo ni idea de la que venden en los herbolarios. En España compraba una líquida. Esa hay que hacer prefermento. La que compro aquí es deshidratada y se usa igual que la levadura de panadero seca. La diferencia es que la levadura de cerveza no contiene químicos -o menos- que la de panadero seca que es todo químico. Por lo demás, funciona igual...

      Besos y ya me contarás que tal ese desayuno:-)
      Besos

      Eliminar
    2. Pues me voy a poner ahora, porque esperaba tu respuesta... yo vivo en Holanda pero compré la levadura de cerveza en España, que sí, es deshidratada. Bueno, me voy a liar la manta a la cabeza y me pongo con ellos
      Ayer hice el bizcocho de mandarinas y caquis para hoy. Si consigues que coma caquis te van a dar un premio... jajajajaja

      Eliminar
    3. jajajaja! me tienes que contar:-D

      Eliminar
    4. Te han dado el premio!! Los caquis en el bizcocho me gustan... jajajaja
      En cuanto a los panecillos, mi levadura de cerveza no leva, por lo que después de esperar una hora y ver que la masa seguía inamovible le metí levadura (no iba a tirar la masa, que las harinas son de molino y nada baratas) y sí subieron. Ahora estoy esperando que enfríen :)

      Eliminar
    5. Que me dices!!!! ehhhhhh! bien!

      Y lo de la levadura ... uhm... como decirte. Es la levadura clásica que utilizan mucho los italianos para hacer pizza y panes. En Italia la compré cuando estuve el año pasado. Aquí la compro en las tiendas turcas. Se usa mucho para hacer bollos y panes planos turcos. En alguna tienda BIO he visto sobres de levadura de panadero que se basan en la levadura de cerveza pero nunca los he usado... empecé usándola en recetas italianas pero la verdad es que ahora la uso siempre porque me gusta mucho más y por lo menos en apariencia, es más sana...

      Besos

      Eliminar
    6. Pues miraré en los supermercados turcos que en Rotterdam también hay muchos a ver si ahí la encuentro y comparo con la que tengo. Me da que la que yo tengo en copos es sólo para añadir a sopas, yogurts, etc. Pero de todas formas los bollos han quedado de vicio!! Una receta magnífica... y sin susto :)

      Eliminar
  17. A mí no me asustaban con el coco, pero cuando iba de veraneo con mis tíos y no quería comer me decían que unos militares que había cerca me iban a llevar con ellos: y me daba pánico!

    Por cierto, con muchííísimo retraso: guten Rutsch!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo! feliz resbalón que nunca es tarde para deslizarse si la patinada es buena.. o cómo sea:-D Guten Rutsch auch!

      to de los recuerdos más felices que tengo de niña es comiendo coco con mi padre que nos chiflaba... creo que en el puesto del marcado si comprabas dos o más kilos de plátanos por aquel entonces regalaban un coco y cada tarde de sábado mientras la oferta duró - el mercado se hace cada sábado a la mañana- me recuerdo a mí misma sentada encima de papá desprendiendo trocitos de coco de la cáscara y disfrutando a placer...

      Llega un momento en la vida, que nos damos cuenta que ciertos sabores nos entran más por el alma que por el paladar:-)

      Un beso

      Eliminar
  18. Ay Mai! ganas me has dado de coco y he hecho una fusión de tus muffins de avena, con coco, leche de coco, cardamomo ... y la misma bolita arriba. Un gran exito en casa ... Gracias por todo lo que nos inspiras! A seguir bien! Besotes

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Mai! Vaya despiste que llevo... Jajaja, en cuanto vi la primera foto pensé que esos bollos me sonaban... :) Me alegra que te gustaran y te inspiraran para éstos, que tan buena pinta tienen. Yo la verdad es que hasta hace poco ni probaba el coco y fue por los paes de Deus que me he viciado, ahora siempre hay una bolsita en casa (lo último, en unas magdalenas). ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;-D

      Ay el coco!!! cuántas sorpresas nos da. Creo que como casi todo depende de como se coma. Cuando se acierta, la bolsita se queda perpetúa en casa,
      Besos

      Eliminar
  20. Jajaa, que recuerdos!! Yo tuneaba las canciones a mi hija, no me gustaba nada lo del coco y ya luego las pelis de disney ni te cuento, que mal trago pasaba, los enanos no se dan cuenta, quedan fascinados por los dibujos, pero caramba con los mensajes que lanzan!!
    Cuando éramos pequeños nos tomábamos los trozos de coco en la playa, que tiempos aquellos!!!
    Prefiero el coco en esta versión, esos bollitos deben estar muy buenos, me los tomaba yo con mi café de la tarde tan ricamente!!
    A ver cuando enciendo el horno!!
    Besotes guapísima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad que sí? hasta que no empecé a censurar el material popular infantil no caí en cuantas angustias nos hubieran ahorrado nuestros padres si por aquel entonces se hubiera puesto de moda la pedagogía :-P

      Esos cocos en la playa me suenan de miedo!!! uhmm... yo recuerdo unos helados de coco que vendían en el puesto de helados del parque de Daimiel. Es un sabor que nunca más he vuelto a probar pero chica, que no se me borra del alma,
      Besos!

      Eliminar