alubias mediterráneas con gambas y un martes que parecía miércoles

Nota del autor antes de empezar:
Querido espejo -osea, tú-, esta entrada fue escrita ayer para haberse publicado ayer porque es requisito indispensable que la lectura se sitúe en martes... ni antes ni después. Tengo dos opciones, borrarla y olvidarme otro par de años de esta historia o publicarla en diferido... ¿tú que piensas? ... me ha parecido oír un "noooo, no la borreeees, cuentaaa" puede ser? ok, pues aquí te la dejo tal cual, puño y tecla de la que suscribe a día de ayer, martes 12 de marzo...


Discúlpame si publico tan rápido -apenas hace 3 días y tan solo 2 noches de este rico pastel de coco- pero esta historia solo cuela en martes y si espero una semana fijo que se me pasa el arroz. Y además, si el calendario no me miente, para dentro de una semana estaremos de fiesta, y no es cuestión de mezclar churras con merinas que luego nos salen las ovejas calvas o algo peor...Así que, toma asiento,  límpiate las gafas en caso de tenerlas y mantén el puchero a fuego lento no vaya a ser que quememos las alubias y para qué queremos más.. allá voy:

Hoy es martes. Eso ahora mismito ya lo sé pero hace un rato vivía en la ignorancia. En martes ni te cases, ni te embarques ni te presentes a la gimnasia de los miércoles... porque el casamiento te puede salir rana, el crucero podría volar y al entrar a la sala de gym encontrarte con una clase de yoga impartida por Frau Venenoskaja ... no te reprocho que no sepas quién es, yo llevo 2 años exactamente intentando olvidarla ... te acuerdas de mi operación "Tajo púbico de costa a costa" ? Mucho ha llovido desde entonces... aquella aventura hospitalaria donde me desprendí de mi útero a lo gore y prometí que contaría los escabrosos hechos ocurridos tras la puerta de la habitación 249... nunca lo hice. Pase un par de meses fastidiada y las aventuras de Frau Venenoskaja y Frau Ladrillo quedaron silenciadas para siempre... o eso creía yo...


Frau Venenoskaja era mi compañera de la cama en frente en la planta de mujeres. Suena a cárcel pero casi que no, entiéndase por hospital en planta de enfermedades femeninas. Decía, Frau Venenoskaja, una mujer que no tenía apenas sangre en las venas porque era toda ella veneno puro en estado latente... la primera vez que la vi, el día antes del tajo, acababan de subirla a planta. Había pasado unos días en cuidados intensivos con infección en su tajada y desnutrida por puro empeño de no querer comer así que la tenían llena de tubos y tuberías... era un saquito de huesos con una cabeza ojerosa y despeluchada. Hablaba con los señores doctores, muy serios ellos y muy parcos en explicaciones.  Las enfermeras, ni un ejem. Calladas e inexpresivas. Yo que me empiezo a hacer caquita de ver el cuadro...

-A ver Frau Venenoskaja, le quitamos la sonda del cuello pero si no come en las próximas 24 horas se la volvemos a poner. Así que el catéter ahí se queda.  La del pis, se la queda porque mientras haya infección seguirá con la bolsa a cuestas... y de dolores qué? que lo que le ponemos no hace efecto? pues o le ponemos morfina o ya no nos queda nada más en la farmacia...

Yo, como podrás imaginarte, asustaita perdi'a. Me entró un tembleque y unas ganas de echar a volar que no veas. Me cachis con los del red bull que a uno no le salen alas cuando las necesita. Es cierto que tal vez debería beber un par tragos para comprobar tal o cual afirmación pero en esos momentos no estaba para latas. Me estaba entrando un pánico escénico del ocho...


A la que salían los médicos, el jefe del grupi -el que hablaba con Venenoskaja- me mira, se detiene y hace ademán de abrir la boca. Y aquí, yo casi que me muero de un infarto...

-Y usted -mira el cartel a los pies de mi cama- Frau Martin, qué tal? cómo está?

El subalterno le susurra: Frau Martin entra en quirófano mañana... Y aquí empiezo a supurar nervios por todos mis poros. Gotas invisibles de sudor -esto solo lo sabía yo- se me escurren por la colleja -por decir algo- y a la que comienzo a titubear me dice:

- Pues nada, entonces usted está de maravilla. Mañana hablamos.

Y el tipo se dio media vuelta y se marchó con su séquito detrás. Yo estaba a punto de llamar a la embajada y pedirles por favor que pagaran mi rescate y me sacaran de allí cuanto antes... a punto estaba yo de tirarme por el balcón -de haberlo tenido- cuando nos trae la enfermera la hoja con los menús de la semana. Mira, por lo menos, íbamos a comer bien: 3 menús donde elegir o para intercambiar. Abajo, el espacio para marcar si tienes alergias, si tienes manías, si eres vegetariano o si tienes restricciones por creencias religiosas. Frau Venenoskaja tira la hoja y me dice que ella no puede comer de nada. Me dice que es vegana y que no puede comer nada de eso... bueno, no soy experta en el tema pero esta señora se negó a tomar cualquier cosa que le fuera entregado por el cuerpo de enfermería.  Lo mismo si hubieran llamado a los del SWAT hubieran podido meterle un par de manzanas en el body a esta  buena mujer que en el tiempo que pasé a su vera solo la vi comer las cosas que la traían de estraperlo. Y por cierto me llamó enormemente la atención  que el capuccino y el Chai-latte del Coffeeshop  de la plaza fueran bebidas aptas para veganos y no lo fueran las infusiones y tés del centro hospitalario... cosas de la ciencia infusa que a mi se me escapan en mi calidad de paletita urbana educada a la española...


Cuando Frau Ladrillo llegó, Günter pensó que no podía haber tenido más mala suerte. La 249 parecía una habitación construida para el surrealismo pero para mi sorpresa, la buena mujer, austriaquita de granja cerrada a cal y canto, resultó ser de lo más cariñosa aunque su físico, cuadrado y rotundo, sumado a sus gestos a lo schwarzenegger pero en mujer pues como que no presagiaron nada bueno en un primer momento... el caso es que una vez perdido el pudor -después de levantarnos los refajos y enseñarnos nuestras cicatrices actuales y antiguas pruebas irrefutables de nuestra veteranía quirúrgica, hicimos muy buenas migas cosa  que a Frau Venenoskaja le sentó fatal. Mientras ella lanzaba la bandeja de comida a las enfermeras, nosotras nos sentábamos en nuestra mesita -juntas, nada de comer cada una en su rincón- y nos poníamos como el kiko repitiendo cada dos bocados: "oye, pues esto no está nada malo". Mientras  Venenoskaja tachaba a las enfermeras de poco pulcras y maleducadas, Frau Ladrillo las iba metiendo billetes de 20€ en lo bolsillos a modo de agradecimiento porque decía que eran muy buenas, que eran santas y que la administración las pagaba fatal... porque las cosas que ellas tenían que aguantar.. eso, ni agradecido ni paga'o. No lo dijo exactamente así, pero casi. Y quién no pille la intención, que se apunte al curso de yoga de Venenoskaja y que luego me cuente...



Ingredientes:

  • un frasco grande de alubias blancas ya cocidas o unos 300gr. si las vas a cocer tu mismo (caldo de verduras, laurel, una cebolla entera, una cabeza de ajos entera y sin pelar y unos granos de pimienta)
  • 2 tomates
  • 1 pimiento asado o pimiento morrón grande
  • 3 cebolletas
  • 300gr. de gambas o gambones (quién tenga opción a echarle un puñadico de almejas o demás parientes que no se corte, yo las he echado de menos mucho)
  • caldo de verduras o el resultante de cocer las alubias.
  • 2-3 cucharadas de salsa alioli


Preparación:

Pon las alubias en remojo por lo menos 6-8 horas antes de cocerlas. En una olla, pon el caldo de verduras, un par de hojas de laurel, unos granos de pimienta, una cebolla pelada y entera, na cabeza de ajos entera y un poco de sal. Cuando rompa a hervir lo bajas al mínimo y jueces hasta que las alubias estén tiernas (una hora y media más o menos).

En una cazuela, rehogamos los tomates, el pimiento y las cebolletas, todo cortado en trocitos muy menudos. añadimos las alubias y cubrimos con un poco de caldo de cocerlas. Si las gambas las compraste con cascara y cabeza, cuece los despojos unos 15 minutos y añade este caldo colado a al guiso. Cuida que no queden muy caldosas. Añade las gambas peladas y deja cocer unos 10 minutos a fuego medio. disuelve el alioli en un poco del caldo de la cocción y lo añades. Apaga el fuego y deja que repose unos 5-10 minutos antes de servir.

31 comentarios. ¿te animas?

  1. Uf vaya aventura hospitalaria! Yo siempre he temido verme en un hospital lejos de mi tierra patria, tan conocida, manejable y donde al menos, sabes como y a quién decir las cosas...

    Me ha encantado escucharte, y sí, yo te decía que la contaras, lo mismo era mi voz la que oías :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y yo, y ya van 3 paseos por el hospital, más las revisiones anuales, más los 3 años de anemia y más... la leche! esto me pasa por pedir arroz:-P
      Besos

      PD: ves? ya me parecía a mi una vocecilla conocida:-P
      +Besos

      Eliminar
  2. Me alegro de que no hayas borrado la entrada; simularemos por un momento que es martes y santas pascuas ;).
    Se me ha puesto algo de mal cuerpo leyéndote, porque tengo pánico a los hospitales (y médicos en general, aunque mi suegra lo es), pero menos mal que la cosa acaba bien y con optimismo :).

    Además, la sopa devuelve el apetito a cualquiera. Dudo que la señora vegana pudiera haberse resistido fácilmente si hubiera tenido tus sopas delante!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues sí, es cuestión de hacer la vista gorda o de cogerle el punto gracioso al tema. ayer me presenté en el gimnasio pensando que era miércoles y hoy tengo que simular que es martes para que los acontecimientos de ayer encajen.. ¿no suena locura' o mejor aún ¿a serie de TV a lo Fringe?

      Besos

      Eliminar
  3. con tantas fraus casi me pierdo! Dime donde estña ese hospital que pasan mas cosas que en anatomia de grey! jajaja!
    Las alubias una pinta indiscutiblemente buena seguro que mejor que los super menus del hospital! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! pues en apariencia es requeteanónimo y aburrido. Desconozco que pasará en el resto de habitaciones pero un consejo: manténte lejos de la 249 por lo que pueda pasar:-p
      Besos

      Eliminar
  4. uy, eso es porque la yogui no ha visto tu puchero de alubias... si lo ve se le quitan todas las tonterías de encima... jajajajaj
    yo máxime he pasado por la cesárea aquí en Holanda, pero sí es verdad que estar en un hospital, fuera de tu tierra, te hace sentir más desangelado
    a pesar de la historia surrealista, que me ha hecho reir, siento lo de operación, aunque con ese carácter tan risueño que tienes seguro que ya lo tienes más que superado
    besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Aisha, Lucas también fue cesárea y prematuro por lo que tuvo que estar incubadora. Así que después de haber lidiado con aquello -y mira por donde, tú también tienes una cesárea guiri- la operación arrivederci útero estuvo requetechupada- más o menos que el kilo de útero está fastidiadísimo... pero vaya, que me sentía veterana hasta que Frau Yogui entró en mi vida.. qué pesadilla de mujer :-P

      besos

      Eliminar
  5. ¡Que rico plato, qué buena pinta para entrar en calor n día de nieve como es hoy!
    Ay, qué bueno es tener una buena compañera de cuarto en esos momentos y lo que perjudica una persona negativa. De la comida de hospital, no hablaré, yo nunca he tenido quejas pero me parece que últimamnete la cosa ha decaído hasta lo casi nauseabundo por obra y gracia de recortes, privatizaciones y demás. Las polémicas de la sanidad navarra la semana pasada me han puesto los pelos de punta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marhya!
      Nosotros tenemos nieve hoy. ültimamente nos nieva en diferido, como mi entrada;-P Por eso en el fondo me alegro que no sean habitaciones de 2. Esas me dan pánico porque si te toca una Venenoskaja no tienes escapatoria.. uy! quita...

      Aquí tenemos una seguridad social mixta, en ciertos tratamientos e ingresos hospitalarios nos toca pagar, y cuando uno paga tiene que verse en qué pagas sino se lía parda. Así que la comida es buena y variada, con 3 categorías (energética, normal y light) y tú puedes ir marcando de aquí y allá. Nunca me dieron de comer nada asqueroso aunque en un hospital uno suele estar más desganado, verdad?

      BEsos

      Eliminar
  6. Con lo bonitas que pueden ser las casualidades, ¡y a ti te ha tocado esta! Jajajaja

    Menos mal que llegó Frau Ladrillo, porque aunque yo no he estado ingresada, sí algún familiar, y tener un compi de habitación desagradable no es nada llevadero...

    Un beso!!
    PD: Llámame zopenca, los limones los compro bio, pero como me gusta más la lima, es lo que suelo usar para la ralladura, y nunca había pensado en lo que me comentas, pero tiene más lógica que una suma hecha con calculadora... ¿Ups?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que haber de todo, Y un par de horas después tuve otra casualidad preciosa:-) al respecto, alguien que adoro me dijo que casi nada pasa al azar, que todo tiene su momento preciso y creo que Frau Venenoskaja volvió a entrar en mi vida para que yo pudiera contar por fin mis aventurillas hospitalarias que vistas como humor, fueron la leche de graciosas:-)

      Besos

      PD: jajaja! a mí estás cosas me advierte el Günter que es mi ingeniero químico y medioambiental de cabecera.. y mira, nunca mejor dicho:-P

      Eliminar
  7. Eres la bomba Mai :) lo que me he podido reír con tu descripción de tu ingreso hospitalario :)..tienes la maravillosa capacidad de hacer que algo que en un principio no suena muy alegre que digamos se convierta bajo tu teclado en una oportunidad para sonreír :)
    Tus alubias Mediterráneas me pintan genial...pero yo hoy vengo a ver ese pastel que me colgaste delante de las narices el otro día...brujita!!!! :)
    Voy pa´yá!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juana guapa! este es un ejercicio que llevo haciendo miles de años. En la adversidad busca el punto simpático y saca partido de él. Son esos pequeños alicientes que hacen la vida más divertida aunque apeste:-)
      BEsos

      Eliminar
  8. Menuda experiencia hospitalaria, parece una historia para no dormir, jajaja. Es lo que pasa con los hospitales, una nunca sabe lo que se va a encontrar, entre los nervios que llevamos y las manías de los demás pacientes se crean historias para todos los gustos. Menos mal que con unas alubias como las que nos traes hoy las penas disminuyen hasta convertirse en simples anécdotas.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno! esa era otra las noches. No lo he contado pero por las noches Frau Ladrillo y yo nos vengábamos de la lata que nos daba Venenoski. Los conciertos a ronquidos eran para no perdérselos:-D Yo creí que al dejar de fumar los ronquidos iban a desaparecer pero no. Por la noche soy un oso! algo horrible parece ser jajajaja! tela!
      Pero corramos un tupido velo que el tema no es nada glamuroso y son esas cosas que una dama jamás debería reconocer en público:-D
      Besos

      Eliminar
  9. Hija recuérdame si alguna vez estoy ahí todo esto, para no pasar por esa habitación, que horror!! Odio los hospitales, hasta el olor, demasiados días y noches con sus malos recuerdos, pero como siempre, contado por ti desprende tanta pasión y desenfado que no puedo evitar poner una sonrisa boba, me río sola, con ese optimismo que te sale por todos los poros, mándame un poquito en un paquete, jajaa!!
    Las alubias o judías como decimos por aquí son para resucitar a un muerto, un plato de cuchara que me pirra y tan bien acompañadas con esas gambas, lo que más me ha sorprendido gratamente es lo del alioli, esto tengo que probarlo!!
    Un abrazote muy fuerte mi reina!!!

    ResponderEliminar
  10. Las aventuras en un hospital pueden pintar pardas, menos mal que ya lo cuentas en la distancia y las letras salen con otro carácter, pero menuda aventurita debiste pasar en su momento, para no llamarla de otro modo.
    Yo si el plato es mediterráneo y lleva gambas, pues que hay que hacer yoga?, pues lo hago, pero ese que tiene nombre de loto y se hace sentado en una silla, mientras la mano agarra una cuchara y llena mi barriga, que seguro me lleva al nirvana, resumiendo; delicioso!
    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
  11. Me he divertido un montón con tu historia...bueno, con tu forma de contarla, porque la historia en sí casi da miedo. Creo que ya sería capaz de reconocer a la Venenoskaja si me la cruzara, la verdad es que no soporto a esa gente que se le mete una idea en la cabeza y ya no es capaz de ver más allá ni de pensar que a lo mejor no todo el resto del mundo está equivocado. Habrá que ver las clases de yoga de la señora...
    Y las alubias, pa chuparse los dedos!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  12. Bufff que mal rollo....ya conozco algunas de Frau Venenoskaja y son de lo mas cerrado que te puedes encontrar y muy muy sectarias....en fin niña que suerte de la Frau Ladrillo que sino es para coger y largarse...madre mía...y ya pa saber mas...como fué la clase....o te largaste ??? je je je.....Maite sabes que este plato le va a encantar al colega, le chiflan las judías y sobretodo unas que se llaman del "ganxet"...te aseguro que en cuanto aterrice lo voy a hacer y con unas cuantas almejitas que ya será el summum....un besote

    ResponderEliminar
  13. Eres la monda!!! Si es que sólo te podía pasar a ti!!! Estoy segura de que no vuelves a olvidar en qué día vives....

    ResponderEliminar
  14. me apunto la receta haber si la hace mi madre un dia para comer, que tiene una pinta increible

    ResponderEliminar
  15. Ohhh llego a saber que la historia era larga y me deleito leyendo y tomando un café!!!!Hija que peripecias y aunque las lees riendo me imagino como lo pasaste....tu receta si que me ha gustado de verdad. besotes

    ResponderEliminar
  16. Me troncho leyéndote, amiga!!! Cuándo piensas publicar tus memorias? Qué verbo fácil, que manera de captar la atención del lector!!! Publícalas ya.... será un best seller!! Te lo auguro! Tu receta es especial. He preparado alubias con chirlas, pero nunca con gambas, así que me llevo la receta para prepararlas en breve!!

    Un besote, guapa!
    IDania

    ResponderEliminar
  17. Esto tiene muy buena pinta, y me recuerda mucho a los garbanzos con langostinos de Cádiz.... Me lo apunto pero para el invierno que viene que aquí ya casi estamos en temporada de gazpachos, casi, casi....

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. mmmmm... que pintaza, enorabuena por este blog tan maravilloso :)
    un besito desde cupcake-jimena

    ResponderEliminar
  19. mae mia que pintas un poco mas y me como la foto me encantan las alubias soy fan suyo

    ResponderEliminar
  20. Qué delicia de receta!
    Me encanta la combinación de las gambas con ls alubias.
    Feliz semana

    Mónica-Recetas de Mon

    ResponderEliminar
  21. Mai que barbaridad!! Menos mal que te tomas las cosas con humor.
    Deliciosa la receta.
    Bs

    ResponderEliminar
  22. Vaya historión, me ha recordado irremediablemente a mi primera experiencia hospitalaria en Cardamomoland, aunque yo la viví en segunda persona y, por tanto, el punto de vista es muy diferente. Pero vamos, la mía fue un poco para llorar porque nunca había visto un hospital más deprimente en toda mi vida y dejar a mi pobre finés solo con su tajo en aquella especie de tanatorio-sala multitudinaria de zombies fue muy triste... miedo me da el día que la tenga que vivir en primera persona, porque me da que cuando no hayan dado todavía el último punto estoy pidiendo ya el alta voluntaria. Tú al menos tenías algo de vidilla en la habitación :P

    Me gusta mucho tu receta, lo del alioli me parece el acabose, vamos.

    Besote.

    ResponderEliminar
  23. Mira que acabo de cenar pero esas alubias con gambas entran por los ojos...

    ResponderEliminar