ensalada de rabanitos y un mensaje en una botella


Me tienes que perdonar porque creo que te me quedaste grabada con un cucharón en la memoria de los afectos, se me quedó a cariño esta empatía que siento, esta admiración por tu alegría y por esa MAGIA que desprendes... tanta, tanta, que quizá no reparé tanto en el despliegue de hermosas recetas, tan especiales como tú misma, que nos regalas.
Vale, creo que ya se nota, ya se sabe, yo no soy tan apasionadísima cocinera... que me arrebata tanto la vida que a veces, incluso, se me olvida cocinar, y otras trago y trago cualquier cosa, en loca carrera, por no perder el tiempo pero sin querer renunciar a ese placer inmenso...
Mensaje  de Adormidera para  mí.. sí, esa soy yo :-) 
Mi querida Adormidera,
Llegó tu mensaje a mí de la misma manera que un náufrago recibiría un mensaje en una botella. Palabras que uno devora y que le devuelven la alegría y que conjuran nuevas esperanzas y que devuelven la ilusión por seguir creyendo. Palabras que rescatan aunque no te saquen de donde andas varado... y es que últimamente camino triste, lloro mucho. No por mí, por alguien a quien adoro que está sufriendo infinitamente y no me deja entrar. Cerró puertas y ventanas. No quiere hablar, ni ver, ni leer. Y me siento perdida. Siempre he creído que la felicidad no es la ausencia de penas, de tragedias o de miedos. Es tener con quién compartirlas. Esta vez, ando perdida.

Me has recordado que tengo que hacer una sopa, como las que hacía antes, de las que reconfortan el alma y curan tripitas magulladas. Para la próxima, lo prometo. Andaba necesitada de hacer algo y tu llegaste recordándome que hace tiempo que no saco el cucharón... me has recordado que mi blog -o yo- o mi mundo encierra más afectos que recetas, más corazones que preparaciones. Esa empatia por trajinar como tú dices, pero no entre fogones sino entre los pellejos que hacen de frontera del mundo de piel pa'dentro....


Sabes, creo que yo tampoco soy tan buena cocinera. Cocino cosas ricas, vaya misterio! la comida ES rica. Si no la asesinas llegará a la mesa algo sabroso. Yo me siento guisandera, como las de antes, siempre pensado en alimentar, en dar sosiego, un poco de paz en la mesa, una buena charla a los postres... siempre pendiente de que no falte pan en la cesta o que la jarra del agua ande llena... siempre echando al puchero un puñaico de más para que sobre, que nunca se sabe... pero al igual que tú, cuando ando sola, se me olvida cocinar y me zampo cualquier cosa enlatada, empaquetada o refrigerada... cualquier "ada" que se deje masticar con el mínimo esfuerzo para no perder tiempo...

Qué ilusión leerte! pasé a leer el ansiado verano que aquí está lejos de aterrizar. Llueve y llueve, se murieron mis plantones de pepino, un par de tomateras y los colirábanos han estallado de tanta agua. A las fresas las he puesto un colchoncito de paja para que resistan ahora que empiezan a echar color, milagrosamente desde luego, porque a Don Lorenzo por aquí ni le vemos. Como te decía, me pasé a leerte pero andaba triste y no era la actitud correcta para leer aventuras de juventud entre la 318 y 319 etapa de una adolescente en el pisito de la calle Iriarte... no, para estas lecturas hay que estar bien nutrido que es como más se disfrutan...


Así que corrí al jardín, recogí los último rabanitos de esta remesa y los hice en una ensalada sencilla , la favorita de Lucas porque tiene manzana y zanahoria que le vuelven loco y según sus propias palabras "así los rabanitos están ricos y no pican"... las fotos llegaron de pura tontuna, mecida aún por tus palabras...

Total, que en mi locura particular, se me había pasado tu mano, querida, para trajinar en los fogones. Abducida, enamorada, entusiasmada con tu esencia, no me di cuenta que parte de ella es el olor que te adelanta, delata y queda.
Yo venía, lo reconozco, buscándote a tí, no a la cocinera, y sin embargo hoy me voy más tocada que nunca, porque te he visto más y mejor.
Más completa.


Ingredientes para la ensalada:

  • 1 manzana grande o 2 pequeñas
  • 2 zanahorias medianas o 3 pequeñas
  • 1 manojo de rabanitos, a gusto del consumidor
  • un poquito de verde fresco para espolvorear


  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharada de queso crema
  • aceite, vinagre, sal y pimienta a gusto de la casa



Preparación:
Lava y ralla los ingredientes de la ensalada. En un cuenco aparte, bates todos los ingredientes del aliño menos el aceite, el cual añadirás en último lugar, en chorrito lento y sin dejar de batir para que coja cuerpo el aliño. Prueba, rectifica si hace falta, mezcla con la ensalada y sirve cuanto antes.

30 comentarios. ¿te animas?

  1. Jo Mai...¡qué bien escribes!, da gusto leerte, por más agobiada que esté te leo y mi cabeza empieza a funcionar, despiertas en mi sentimientos que tengo "encerrados" para sobrevivir al pequeño follón en que está metido mi cabeza.... Te leo y no se porque me transmites tranquilidad, ya sea bueno o no tan bueno lo que cuentas, consigues que me "active". Aquí el tiempo está regulín, yo ya mismo me voy a Asturias a pasar el verano, es un decir, pq ultimamente están como vosotros con el mal tiempo, pero con mi casita al lado de la playa y en "mi tierra" me siento menos sola que aquí, lo necesito tanto, fuera colegio, fuera rutina, estoy tan hartita....., no me gusta quejarme porque he comprobado que eso ahuyenta a los que uno creía sus amigos, me lo trago y actúo, en fin...sólo quiero un poquito poco de paz y tranquilidad....., y saber que estás en tu sitio.....

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Ay María, no sé por qué nos han enseñado o acostumbrado o aleccioando a golpe de rechazo a tragar y callar. Se me rompe el corazón de no poder secar esas lágrimas que sé que tanto duelen... y otras veces, aunque no duelan tanto, aunque sea un escozor chico y soportable, hablar de lo que sentimos ayuda tanto al que habla como al que escucha. Porque eso nos hace más humanos, nos mantiene menos embrutecidos y el follón diario se hace más amable:-) un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  3. Todo senzillamentes delicioso! :)
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. La ensalada la voy a probar sin duda, pero lo mejor de tu blog son las palabras con las que acompañas las recetas.Es verdad que hay muchos blogs de cocina y muchos con recetas buenas,no habría tiempo de leerlos todos. Pero al tuyo siempre vuelvo porque siempre me llevo alguna lección que va más allá de lo culinario.
    Con los años he aprendido a hablar un poco más de mis sentimientos, sé que ayuda, pero reconozco que es muy difícil y que no siempre lo consigo y que muchas veces soy de las que cierran puertas y ventanas. Ánimo con esa persona que tanto quieres y si no queda otro remedio, rompe la ventana de una pedrada, que ya le ayudarás a repararla.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo primero, mil gracias por tus palabras. En mis crisis blogueras tiendo a preguntarme si no me pondré muy pesada con mis charlas, si me vuelvo pesadita con tanto rollo. Pero de forma casi inevitable, cada vez que una alegría o tristeza o injusticia me roza, siento un deseo voraz de venir a contarlo. De dejarlo escrito para el que venga o para cuando necesitemos reflexionar mirando para atrás. A veces vagabundeo por las entradas antiguas y recuerdo cosas maravillosas que son trocitos de mí, la que escribe, de ti, la que lee y de la magia que el mundo encierra y que como decía María, con el follón diario, nos olvidamos de que existe:-)

      Gracias por compartir conmigo:-D
      Besos

      Eliminar
  5. ¡Ay, lo que os quiero a las dos, Mai y Adormidera, y lo desaparecidas que estáis!!! O estábais, recuperaros a las dos de golpe, tiene que ser una buena señal, seguro que hoy es un gran día.
    Y de regalo, una ensalada divina que me guardo ya mismito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es Marhya! hoy están pasando cosas maravillosas:-) esta era la chispa que nos faltaba:-P un besazo guapa!

      Eliminar
  6. que ensalada mas curiosa, nunca e porbado el rabano en ensalada tiene que quedar bien, tambien sienta bien las comidas de puchero y cuhcara, aunque aqui en andalucia la mayor cuchara viene del gazpacho que con el calor pones puchero y salen quejas

    ResponderEliminar
  7. Qué palabras más bonitas y tristes al mismo tiempo. Sí, es duro y triste no poder consolar al que queremos. Yo antes era de las que, cuando tenían un problema lo exorcizaba contándolo. Pero la vida me ha callado dejando dentro lo que duele. Qué le vamos a hacer.
    Esa ensalada se ve muy rica, los rábanos en Holanda no saben a nada, como muchas otras verduras y hortalizas. En fin, que si voy a las Españas a visitar a la family y quedan rábanos hago la ensalada seguro.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonitas Aisha, que las penas son lo que son y no debemos de acompañarlas siempre de tristeza. La tristeza gorda en la vida es no tener con quién compartir la pena así que seamos felices de ser como somos y tener lo que tenemos:-) no te guardes nada, solo busca a la persona adecuada para compartirlo:-)
      Un besazo!

      Eliminar
  8. Que alegria leerte, Mai.
    Se aclara una tanto con tus palabras. Me gusta esa palabra, guisandera...... me la guardo porque seguro que la usaré más de una vez.
    Estupenda ensalada, si te gustan los rábanos, está claro.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bego,

      Pues mira, en Asturias aún queda alguna guisandera. Había muchas por las minas y por la costa, y preparaban grandes ollas de comida nutritiva y sabrosa para los mineros y hombres de mar... una amiga mía, periodista, tuvo la suerte de entrevistar a una de estas mujeres. cuándo le contaba lo que cocinar significó en su vida, al contarlo, al relatar estos platos rebosantes de caldo rico con sirenas acompañados de un cacho de pan... al contarlo, lloraba de pura emoción. Eso es lo que yo admiro de la profesión culinaria y no esta arrogancia que últimamente tanto se respira al puro estilo guía Michelín :-) Así que me lleno de orgullo al sentirme una de ellas!

      Besos

      Eliminar
  9. Vaya par, si leerte a tí solita da gustito imáginate lo que da cuando paragrafeas a adormidera!!! Peazo de artistas, qué bonito decís las cosas, qué dulzura, qué paz, cuánta poesía!!! Con lo bruta que soy yo.

    Mai, yo como Lukis, me encanta el rabanito con manzana y con zanahoria, será listo el pirata!!! además con es de esas ensaladas que hacen crunch-crunch, como las que a mí me gustan, que huelen a tierra.

    Un besazo muy fuerte, y no llores, que quien ha decidido no leerte, no verte y no hablarte, necesitará su tiempo, y cuando esté list@ se acercará con ganas de un abrazo y tú seguro que le das uno rico, rico, rico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Libélula! cuánto te echaba de menos:-) me encanta leerte porque ese bruterio tuyo es pura pomada, simple y suave. Dejas en el paladar ese puntico como el rabanito: fresco, picantillo y terráqueo, muy crunch-crunch :-) te adoro! Un beso

      Eliminar
  10. Mi mágica Mai,
    Hay historias importantes que comienzan con sopitas regaladas.
    Afectos que se fraguan en una cocina.
    Dolores que no responden al cuidado de quienes nos quieren bien.
    Hay silencios, esperas, heridas...
    Hay paradas en seco, desorden, desconcierto.

    Hay personas, lugares, hogares que nos hacen bien, y al que volveremos cuando sintamos que es el tiempo.

    Hay tantas cosas revueltas en mi cabeza que no sé organizarlas para explicarme, explicarte lo que ha pasado entre ese comentario mío y, sobre todo, tras esta entrada tuya de ayer.

    Hay un guiso de cuchara que espera para cuando recupere el orden y las palabras.
    Y es que, a veces, querida, la magia de algunas personas es tanta, y sus notas tan intensas, que al abrir las botellas no llega solo un mensaje, sino una revolución entera.

    Me encanta la receta, el crujiente (intxaurtsu ;)), el aliño... Y me encantará, por fin, combinar el picantito terroso de los rábanos con esos otros dos sabores, porque intuyo que ahí estará el secreto para que me acaben de gustar.

    Esto no es sino el acuse de recibo a tu envío certificado. Discúlpame que me tome un tiempo para escribirte largo y tendido.

    Desde la isla... un abrazo fuertemente apretado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un micro-mini-mili-instante he estado tentada de no contestar, de, por una vez en este blog, guardar silencio para que tus palabras resuenen largo y tendido sin interferencias.. pero no, no puedo.

      Tienes, razón, la botella llevaba dentro toda una revolución. Quién callaba, habló y leyó y sentí que la nave deseaba reflotar:-) ayer sentí mucho movimiento cósmico debajo de las plantas de mis pies. Puede que de puro sin querer, al arrancar esos últimos rabanitos, animé al mundo a moverse. No mucho, lo justo para darnos a sus pasajeros un empujoncito. El sol salió, mi compañero de cama y otros asuntos cotidianos me dijo esta misma mañana, cuando yo aún no había abierto los ojos "que guapa eres", me lo dijo así, a bocajarro, sin un buenos días previo...

      En fin, que he sentido tu revolución y la de quién por aquí pasó, que me dejo su olor agarra'o al cuerpo, como ese perfume de un conocido que te para en la calle, te planta dos besos, te pregunta cómo estás, cuándo nos vemos y se va.. y tú pasas el día entero oliendo esa mezcla de piel y perfume... pues ese batiburrillo tengo yo en la nariz. Absolutamente grandioso :-D

      Así que gracias por tomarte ese tiempo, el justo para que todos pudiéramos sentir la metamorfosis. Sabes, a veces las personas, parece que nos abandonamos o encerramos en nuestro mundo. Como dice Mayrha, que desaparecemos, pero quién sabe, puede que inconscientemente nos hayamos detenido para disfrutar plenamente del empujoncito que provoca el mundo en movimiento:-)

      Desde mi valle... retengo tu abrazo.

      Eliminar
  11. Me llevo entera la recetita de rabanitos porque a mi madre le chiflan los rabanitos y, a veces, tenemos tanto, que no sabemos qué hacer con ellos. Tu manera de prepararlos me ha encantado. El contraste con la manzana me parece acertadísima...
    Por cierto, cuántas tripas había dentro de esa botella destapada... Espero que el vómito le haya sentado bien. Tendríamos que destapar nuestras botellas más a menudo.
    Besitosssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Laube,

      Más que tripas y vómitos la botella llegó llena de amor y dulzura. La botella, entre corcho y cristal, iba carga de entusiasmo por ser feliz. El terremoto aún sigue haciendo de las suyas:-)
      BEsos

      Eliminar
  12. Gracias Adormidera y a ti,sigo creyendo en las personas,sois únicas,irremplazables y entrañables.Cada uno vive sus circunstancias,como puede,como sabe,como le nace,pero lo importante es tener a nuestros afectos,a nuestros amigos nuestro lado,saber que están es tan,tan importante...aunque uno a veces necesite distancia,tiempo,silencio,pero esa distancia se vive infinitamente mejor sintiéndose querido.
    Gracias por dejarme compartir este momento,nos quedan más botellas para compartir en este peregrinar,que es la vida.

    Ciento de besos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Silvia,
      El mundo nos devora en lo cotidiano. En el ir y venir. Siempre a la carrera o agotados. Lo más fácil es anular el cable del sentir y dejarse llevar. Quién no renuncia a los afectos, al deseo de vivir siempre amando, de cantar a capella cuando la música de violines desaparece... quién decide ser más auténtico e inconformista, ese sufre. Y mucho. Y las regalas del buen estar dice: o te lo comes o te piso hasta hacerte papilla... y nos lo comemos y sufrimos...

      Pues no! busquemos botellicas con mensajes hasta en las alcantarillas:-) hagamos una piña que nos lleve hasta el cielo, y allí cada cual que vuele a su antojo!

      BEsos lindura!

      Eliminar
  13. Que pena me da saber que estas triste...no niña no que tu eres la alegría de la huerta...aunque te cuento un secreto? yo también ando un poco cabizbaja....temas de trabajo....tu ya sabes....en fin que como a Lucas a mi esta ensalada me va a encantar y la hago en cuanto tenga rabanitos....un besazo
    hoy te mando e-mail para consulta...la llamada cuando pueda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida niña, lee el comentario que escribí contestando a Silvia. Parece que en él e retrato a ti. Hagamos una piña Núria! tenemos que hablar pronto que voy sin tiempo para escribir. Últimamente voy en casa de piloto, azafata y pasajero, y termino rendida:-) Besos y esta tarde quiero plantar la siguiente remesa y espero que nos la podamos comer juntas,

      BEsos

      Eliminar
  14. ¡Que alegría mas grande me acabas de dar! estaba ya preocupada al ver que estabas triste o sin ganas de nada, como el dichoso verano que no termina de querer entrar este año en nuestras vidas.... desde luego que una mano amiga es lo mejor que has podido encontrar hoy para que te saque del letargo de un golpe, y si ha sido alguien desde la lejanía mucho mejor, así de este modo "veras lo que te apreciamos y echamos de menos" personas que no nos conocemos personalmente solo por estos medios del blog, pero que te queremos un montón. Un besazo fuerte, sonoro, como los que dan las abuelas a los nietos que hace mas de medio año que no ven. muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk.

    ResponderEliminar
  15. Querida Mai, no se si por falta de tiempo o de ganas, últimamente apenas si visito ningún blog. Y hago mal, porque hacía un montón de tiempo que no venía por tu casa, que me llena de tanto cariño y tanta alegría, aunque hoy me ha dejado un poco triste porque no quiero ni puedo imaginarte llorando. Espero que salga pronto el sol, que llegue el verano, y sobre todo que vuelva a la alegría y tu maravillosa sonrisa...la necesitamos!!!
    No suelo comer rabanitos, pero si Lucas dice que así están ricos, creo que voy a tener que probar tu ensalada!
    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  16. Mai, llego aqui directa de tu blog de diseño, y no sabes lo que me ha encantado, que delicia tu ensalada, tu forma de dar, de compartir, me enamoro y me quedo cerca sin duda!!

    Un beso lleno de buena vibra para ti.

    ResponderEliminar
  17. Ooooh, qué preciosidad de fotos! Y qué buena pinta esa ensalada de rábanos :)

    Muas!

    ResponderEliminar
  18. Como siempre que paso un tiempo sin estar por aquí voy saltando de receta en receta, de historia en historia. Siempre enganchas. Preciosas palabras las que te han dedicado, pero te las mereces :)
    Espero que las malas rachas se las haya llevado la lluvia, y ahora que luce el sol se hayan abierto las ventanas y te hayan dejado entrar... la vida es para compartirla, en las buenas y en las malas.
    Gracias por compartir tus ratitos con nosotros. Y tus recetas. Esta ensalada... ¡corriendo viene para mi casa!

    ResponderEliminar