Lentejas con curry, leche de coco con conflicto patrio

Lunes por la mañana. Ha parado de nevar. Ayer no cesó en todo el día. Esto significa que hemos pasado un domingo dentro de la cueva. Solo hemos salido para palear nieve.. miento. Ahora que me acuerdo -cientos de veces te he hablado de mi memoria de hamster, verdad?- digo que no, que los chicos ayer, mientras yo paleaba nieve en el patio, ellos se fueron al Asia Spa, a darse un par de bañitos que no hay nada más lindo que tú en traje de baño chapoteando agua calentita mientras ves caer la nieve. No, no te precipites en conclusiones que no me dejaron castigada. Me quedé voluntariamente porque quería cocinar y levar unas masas tranquila. Los domingos uno tiene el esquema metal a lo descanso, retozar por el sofá, ver el fútbol... pues para mí es el día que pierdo por completo mi espacio. Todo lo que hago es para ellos, con ellos o porque son ellos.. y a mi mini-yo interior solo me queda calmarle a lo "tranquila mini-mí, mañana tendremos tiempo para nosotras..."
Pero llega el lunes y la soñada soledad de la mañana se esfuma a la que recoges la casa, planificas el trabajo de la semana, te agobias pensando en lo que dejaste por hacer la semana anterior -un poco de mala conciencia para ponerse uno las pilas va fantástico- y hala, antes de darte cuenta Lucas toca el timbre ya de vuelta y yo con la comida sin hacer... trabajar en casa es genial salvo por un par de cosas: tu hora de trabajo es casi regalada y tienes que acostumbrarte a trabajar con un estribillo de fondo: mamaaa, mamaaa... coro que se convierte en coral cuando el padre cruza la puerta...
Así que sacrificar un par de horas remojando el culete en la piscina, con Lucas en mi chepa, con Günter diciendo coge esto, toma lo otro... cachis que no tengo más manos... caray que protestona ... no ves que no me cabe más ... ainss que mal te organizas... cierto que puede que no siempre sean estas palabras y que mi transcripción no sea literal del todo pero cualquier madre que se precie sabe de lo que hablo... decía, que este sacrificio bien lo vale por un puñaico de tiempo en silencio, amasando y con un puchero en el fuego, preparando unas lentejitas para que cuando regresen las fieras solo nos falte sacar las cucharas y ponernos a zampar...
Hasta aquí música de violines, verdad? pues no te dejes engañar. Existe en toda esta historia un dramón que se esconde debajo del mantel. A Lucas no le gustan las lentejas. Creo que ya es conocido que para estas cosas no soy buena madre. No soy de las que eliminan del menú aquello que sus hijos "no comen" ni tampoco hacen un plan b para los churumbeles. Primero lo prueba, lo intenta y si no lo quiere que lo deje pero que sepa que la única opción que le queda para hinchar la pancita es pan y  fruta. Para minimizar el drama siempre cuelo lo que no le gusta los días que sé que va a tener mucha hambre. Así hemos conseguido que coma garbanzos y la salsa de tomate que se le atragantaba. Pero las lentejas se le resisten...
Y como si algo le vuelve loco al enano es el curry -que no pique mucho que se le ponen los labios a rabiar- la leche de coco y mucho pero que muchoooo limón, idee hacer estas lentejas a su gusto. Usé las verduras que tenía pero se me antojan que con puerro y espinacas tienen que estar bárbaras... pero para no faltar a la tradición, estas lentejas pese a ser tan exóticas, cumplen con dos de los requisitos que en mi casa jamás faltaron: se estofan con lo que hay por el frigo y por supuesto, se arreglan con un sofrito para darle cuerpo al guiso.. y luego,  que nieve todo lo que quiera que a nosotros nos da igual... por cierto, Günter dice que las prefiere así, con curry a la versión estofada española... no, no lo voy a convertir en un conflicto patrio, los jugos gástricos poco entienden de banderas...

Ingredientes:
  • Un puñaico de lentejas por comensal (pardiñas, para mí las mejores)
  • 2 patatas medianas
  • 2 zanahorias
  • 1/2 boniato hermoso (le tenia navegando a la deriva en el cajón de la verdura del frigo)
  • 1/2 bulbo de hinojo
  • 1 litro de caldo de verdura
  • 1 lata (400ml.) de leche de coco
  • el zumo de 1 limón
  • 1 cdta. de pasta de curry (yo uso rojo)
  • 1 cdta. de especias garam masala (estas no pican así que son geniales para curries ligeros)
  • Se me acabó la cúrcuma, pero lo suyo es ponerle un poco
Para el sofrito:
  • una cebolla mediana
  • un diente de ajo
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 cdas. de concentrado de tomate o el doble de salsa de tomate
  • sal y pimienta
  • un poco de patata y zanahoria del guiso para espesar 
Preparación:
  1. Cortamos las verduras en cubitos chicos para evitar tener que alagar mucho la cocción no se nos vayan a deshacer las lentejas. Ponemos todo en un puchero o cacerola  -menos el mundo sofrito y la leche de coco- y dejamos que cueza a fuego lento unos 20 minutos. 
  2. Añadimos entonces la leche de coco y nos disponemos a arreglar el guiso. En una sartén con un poco de aceite saltea la cebolla, el ajo y el pimientos cortado en rodajas. Dejamos que coja color, lo apartamos del fuego y lo pasamos por la batidora junto con el tomate concentrado, medio cazo del guiso  o unos trocitos de patata y zanahoria para que espese el guiso y un poco de sal y pimienta. 
  3. Una vez triturado en fino, lo añadimos las guiso y dejamos que cueza otros 5-10 minutos. Lo retiramos del fuego sin levantar la taza y dejamos que descansen otros 10 minutos mínimo. Rectificar del sal si hace falta (puedes ponerle un poco de salsa de soja) y servir.

43 comentarios. ¿te animas?

  1. aaaaayyyyy qué harían ellos sin las madres! Qué razón tienes Mai!
    Yo también hago como tú, menú único, lo que toque... y al que no le guste, pues pan y fruta. Es que sino, a parte de no acabar nunca, encima no aprenden a comer de todo.
    De verdad tenéis nieve??? Aquí en Holanda nada de nada!! Ni un copo ha caído este invierno! Y las temperaturas diurnas no han bajado de 5 grados!!! Horror!!! Para que luego algunos digan que lo del cambio climático es cuento!
    Besitos y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aisha cielo, tenemos las primeras nieves del año que nos llegan con casi 3 meses de retraso. Y bueno, hasta estas nieves vienen raras. Lo normal en estas fechas es tener frente de Rusia que viene con temoeraturas entre -8 /-12 por el día. Por lo noche ni te cuento. Pues nada, rondamos los -1 -2 por el día y eso hace que estemos todos descolocados. Este año no hemos sacado los calzas térmicas hasta los tobillos:-) raro a rabiar...

      Y esto contigo, tienen que aprender a conocer sabores y texuras. Saborear y apreciar alimentos es algo que se aprende, porque las personas no comemos por instinto,

      BEsos

      Eliminar
    2. Bueno, niñas, si sirve para reforzar el argumento: en mi ciudad hemos pasado una semana de hasta 48,7° !! Ha sido literalmente insoportable, asfixiante. Recuerdo que cuando era chica, si la temperatura llegaba a los 38° ya era toda una conmoción ciudadana. Primero fue el cambio en cuanto a la humedad, de clima seco pasamos a humedad alta y ya casi que nos comenzaron a considerar de clima tropical, entonces se añadieron las tormentas de verano muy fuertes, catastróficas y ahora temperaturas exorbitantes. Tal cual lo dice Aisha: luego, nos quieren decir que el cambio climático no existe.
      Por lo demás las lentejas se ven exquisitas, la mezcla de especies es fabulosa. En casa prima la misma regla: se come lo que hay. Por fortuna, mis niños no han sido demasiado conflictivos en ese sentido, así que lo hemos logrado con altibajos normales. Cariños y a disfrutar de la semana.

      Eliminar
    3. Hola Silvia querida, tengo que aclarar que tampoco hay dramas en casa con esto. Si los hubiera cedería de vez en cuando no me cabe duda pero la cosa marcha y lo importante es no dejar de alimentarlos bien solo por no enfrentarnos a ellos. Somos nosotros los que tenemos que marcar el camino y las buenas costumbres que para romperlas e ir de rebeldes ya están ellos...

      Mucho ánimo con esos calores!
      BEsos

      Eliminar
  2. Jajajajaja perfectamente entendible, Mai.

    No tengo hijos, pero cuando tuve sobrinos [vinieron con mi ex, y con mi ex se fueron, benditos ahora que no los sufro] tampoco les daba opción a elegir comida. En casa se come lo que hay, o en su defecto, uno pasa hambre.

    Me parecía la única forma con ellos... o eso, o día tras día comiendo sandwiches de nocilla sin parar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego es el mejor favor que los podemos hacer, enseñarles a comer. A mí me costó media vida y mis recuerdos de infancia son de pesadilla, hasta las 6 de la tarde ante el mismo plato, bolas de carne imposibles de tragar..lágrimas! muchas! creo que muchas personas tenemos este trauma así que afrontar la hora de la comida ya viene con tensión incluida. Para evitar números, que hacer? poner lo que les gusta: lasaña, pizzas y fritos congelados y como se ponen hasta la bola sin medida decimos eso "Uy mis hijos, es que no paran de comer. Hay que pararles los pies" ... y claro! el sándwich de nocilla a todas horas! no nos damos cuenta que les estamos sentenciando su salud futura. A día de hoy, ya está requete avisado y demostrado sobre los daños irreparables en su salud... por un lado, les privamos de enseñarles a disfrutar de la comida y por el otro machacamos su salud..

      No hay más remedio que ser más firmes,
      BEsos

      Eliminar
  3. Me ha encantado tu entrada de hoy Mai, si yo supiese escribir la mitad de bien que tu, bien podría ser una entrada mía, jeje, me encanta cocinar los fines de semana, para mi también esa es una mañana perfecta, un momento de desconexión genial, si es que a veces no puede una ni ir al baño tranquila, adoro a mis peques pero a veces ese ¡mamá, mamá..!...retumba en mi cabeza aunque ellos no estén, es como cuando uno tiene un bebé, es muy divertido observar como las mamis primerizas meneamos el carrito del bebé....¡aunque esté vacío!..., a veces parece imposible que desconectemos...., me siento totalmente identificada contigo, ¡se lo que se siente!...jaja..., y lo de la comida....soy igual de "buena" que tu, al final tendremos nuestra recompensa, y a mis peques les pasa parecido con las lentejas, son unos petardillos y mira que comen de todo, incluso les gusta "el pique"...pues ná, que ya te imaginarás que te voy a copiar estas lentejillas que seguro que al final....les gustan...
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja! es verdad! lo del carrito! me parto! y lo de menear al bebé y darle palmaditas en la espalda aunque esté callado y sin rechistar :-D me parto... por cierto, que esto no lo he añadido a la entrada pero al pobre mío tampoco le gustaron... fue una historia muy triste porque resulta que la vecina ayer frío patatas y al entrar pensó que era en casa... se le puso una carilla tremenda cuando vio las lentejas.. a veces es muy difícil ser "mala" madre porque de verdad que lo intenta. Mojó pan en la salsa un buen rato pero cuando se secaron ya no hubo por donde salir... hala, una manzana y una mandarina... pero ea, no puede ser de otra manera,

      Besos

      Eliminar
    2. jaja...pobre, eso les pasó el otro día a estos, les hice coliflor gratinada y por si acaso le freí un poco de chorizo ...pa engañarlos", y pensaban que había callos pa comer, no veas que caras, pero al final tuve suerte y se lo comieron...¡prueba superada!.... ;)
      Mai, es la única manera, lo fácil es atiborrarlos de cosas que comen bien, yo me maravillo cuando hay padres que dicen...."mis hijos comen superbien"...sí superbien, pizzas, pasta, chuches, chocolate....,en fin...
      Un besito

      Eliminar
    3. plas-plas-plas... ser madre facilona no tiene mérito. Y ser madre constante lo que no tiene es precio porque no hay MasterCard que pueda compensar la tentación de quitarte problemas en la mesa, de escuchar quejas y de armarte de paciencia para mandarlos a freír puñetas... plas-plas-plas

      Eliminar
    4. perdón, quise decir para NO mandarlos a freír... venga, espárragos que una madre responsable no dice esas ordinarieces ;-P

      Eliminar
  4. Mal, soy de plan B, lo sabes, sin mala conciencia y pringa hasta las cejas !!!! Es verdad y no encuentro una respuesta, que hay alimentos k se atraviesan y no pasan ni queriendo, tu sabes??? Yo no.
    Aquí nueva de aquella manera que cae nieve en Almeria, no se si podría resistirpalear jjjjjj. La Sierra de lo Filabres apunta a que el Calar tendrán que palear !!!.
    Volviendo a las madres, hoy me pillas "lacia" pienso que al final entran ellos, los hijos, solitos en versa, sera la experiencia que habla?? Sera mi languidez otoñal en invierno?? Cuando crecen, hayas luchado por lentejas, espinacas .... terminan comiendo de todo. Desde mis ojos ya mas cercanos a abuela y lejanos de madre, pienso que cuantos menos enfados, mejor funcionamos ..? uffff como estoy hoy !!!!
    Me quede con ganas de pasar la semana pasada pero esta me he despachado agusto.
    Bsss desde la aburrida Tabernas !!!! Os quiero!!!!
    Desde Almería con Love ;-)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Lola! que gusto más grande que me escribas. Pues mira, creeme que no, que los españoles somos muy complicados para comer. Preparar una cena con invitados españoles es romperme el coco porque el que no come carne no come pescao o no le va la cebolla o no le pongas verde, etc... a un germano, centroeuropeo o algo peor, ya les puedes poner gusanos en salsa verde que lo van a probar. Luego les gustará o no pero lo van a probar. Yo aquí he visto niños de entre 3 a 11 años (una familia de estas hippies-snobs de ahora) comiendo sushi y atún crudo mojando en wasabi como posesos... en esos momentos comprendo lo paletita hispana que soy... pero sobre todas las cosas, quiero -deseo- enseñarle a comer y que disfrute haciéndolo, lo más importante :-)

      DE buena gana tiraba la pala y me iba a Tabernas contigo a romper ese aburrimiento solar ;-P
      BEsos

      Eliminar
  5. Con esos ingredientes las lentejas debían tener un saborcito estupendo. Donde yo vivo, aunque hace mucho mucho frío, casi nunca nieva. Así que yo seguro que me habría ido al spa a disfrutar del baño viendo la nieve, que bonita estampa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Laura, si nunca lo has hecho hay que hacerlo porque es una delicia... es una estampa preciosa. Mira si ya soy Heidi que yo hasta me he bañado a la intemperie -en piscina climatizada eso sí pero al aire libre- con nieve y -5º .... fíjate que vikinga que me he vuelto :-D
      BEsos

      Eliminar
  6. Que buena pinta Maite!! Y para estos días de frio y nieve es lo ideal, y lo que me gustan las lentejas! Que la ultima vez em España me vine con un montón de paquetes de legumbres, que ya sabes tu que no es tan fácil de comprar por las Austrias a buen precio. Muchas gracias por la receta, me ha animado a ponerme a cocinar y combatir estos días tan invernales. Un beso muy fuerte guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inma, la verdad que el mundo garbanzos y judias blancas ya me he hecho a las que aquí (bueno, a las turcas) pero las judias pintas y las lentejas pardiñas esas tiene que venir de España no hay remedio. Hice este curry de lentejas con lenteja roja y no es igual... no, para mí no funciona. Como la pardiña ninguna,
      BEsos

      Eliminar
    2. jajajajajaja... veo que estamos igual! Garbanzos y judías blancas de Turquía, pero las lentejas nooooooooooo... como las lentejas españolas no hay nada.... jajajajajajaja
      Yo tento el mismo problema, aquí las legumbres son caras y si vas a los turcos, pues tienen de todo, pero incluso los barbanzos no son iguales.

      Eliminar
  7. Adoro las lentejas................y levar en domingo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mundo! en domingo algunos levitan con lo divino y otros levamos divinamente :-) besos guapa!

      Eliminar
  8. La verdad es que está bien eso de tener tiempo para ti pero no se yo sería capaz de renunciar al spa viendo nevar por pasar unas horas conmigo misma (será que aquí no estamos muy acostumbrados a la nieve y prefiero renunciar a lo que sea por ver caer la nieve mientras me remojo) Me encantan las lentejas pero nunca las he comido como las has presentado hoy así que me llevo la receta para hacerla en casa.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque aún no te han borrado el nombre y creo que la visión que tú tienes de lo que es un spa no coincide con la mía porque de relax cero y eso de contigo misma no existe: vigila que no se escalabre en el tobogán, que no se ahogue, que no se te escape, que ahora quiero hacer lulu que ahora quiero hacer popo... en fin, que no, que creo que no pensamos en lo mismo... y ves? sí, lo de la nieve tiene mucho encanto:-)
      Besos

      Eliminar
  9. aquí me has dado...el curry es mi especia favorito y las lentejas mi legumbre por excelencia...tendré que probarlas juntas. Seguro que están dvicio.

    ResponderEliminar
  10. Qué ricooooo!

    Me pasa como a Víctor, lentejas y curry son por separado de mis cosas favoritas sobre la mesa. ¡Habrá que probar cómo quedan las dos juntas! A juzgar por las fotos, parece que se llevan bien ;)

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te digo lo mismo: este puchero lleva tu nombre! prueba y ya verás y con las verduras que prefieras que el curry funciona bien con cualquiera,
      BEsos

      Eliminar
  11. Mai, mi bella y abnegada madre malvada que no acepta un plan B para que su hijito del alma coma :) jeje...si es que siempre que te visito me daría para horas de charlar y porque no, casi mejor, me iría contigo a palear en la nieve para luego tomar un cafe contigo y poder hablar de todas esas cosas que siempre cuentas!
    Pues si...esas horas de soledad son necesarias. Poder pasar un rato levando un pan, tomarte un té o un café mientras eso ocurre...yo, cuando las niñas eran pequeñas esperaba esos momentos, en que los tres salían por la puerta y sabia que tenia un par de horas para mi!..ahora ya no es así, ya no hay coro de vocecitas gritando mamá..la mayoría de las veces soy yo la que las busca en su habitación y les pido que vengan un ratito a ver a sus padres ;)..adolescencia y desapego :(
    en fin, yo si que soy una mala madre. Con mi hija mayor hace mucho tiempo que me rendí y tiré la toalla...cocino lo que se que se va a comer ...demasiadas angustias y disgustos para al final acabar recogiendo vómitos entre lloros y remordimientos por no tener paciencia...ya comerá cuando le de la gana..que yo no sirvo para angustiarme más de lo que ya de por si me angustio...que si la vida, el futuro, de donde venimos y a donde vamos...puf!!!
    Las lentejas me encantan y bueno, a mi me gustan de cualquier manera...mi receta estrella es como las hace mi madre..pero con curry también me encantan :)
    Feliz semana mi linda Mai...siempre que vengo a verte me siento satisfecha de conocerte virtualmente..eres estupenda!
    Muasssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Juana Juanera... qué terrícola me siento a tu lado, no sé por qué... quizá porque te leo como quién mira la luna... me embeleso :-) Juana, no, no creo que seas mala madre. No te veo -ni te siento- de las facilonas que tira por el camino fácil y se tira el pisto a lo qué sufridora soy.No me encaja ni uno de tus rizos... el otro día la profesora de Lucas nos recordaba que a la hora de hacer los deberes hay que ser persistente pero sin tensar... y así es con todo. Los padres tenemos que abandonar la lucha antes de soltar el grito. No se puede, lo sé, y todos lo hacemos, pero el plan es rendirse antes de llegar a eso... no podemos amargarnos por no lograr la meta ideal... lo que nos toca es intentarlo. Lo has intentado, no funcionó pues ea, que le vamos a hacer...como dices, ya comerá cuando le de la gana... aquí con esto me peleo un poco con Günter porque el sigue y sigue y se lo recuerda el día entero. Yo en cambio pienso como su profesora, se intenta, no se da por perdido y cuando la cosa se tensa se deja... y mañana, sin rencor, vuelta al ataque. Es verdad que con la comida no tenemos muchas tensiones y si algo agradezco a Lucas es que lo prueba. Lo intenta y eso me basta...

      Y también, con Álvaro ya pasé el desapego, aquellos años dónde yo no cabía salvo cuando necesitaba dinero, tenía hambre o necesitaba tener un pantalón listo ya! el resto del tiempo.. eso, la casa en silencio... ahora, que se la jugué bien jugada porque dejó de hacerme caso y me busqué un novio y mira ahora, la liamos parda. Aunque ver a los hermanos juntos es delicioso... pa'comerselos de tiernos que se ponen ambos... en fin!!!! que no me entero yo que tu te angustias porque te teletransporto a mi patio, te encasqueto la pala y ea, a darle primero a la nieve y luego al pico... con cafetico para entonar mejor el body :-) Besos

      Eliminar
  12. Mai, eres de traca!!! Yo no tengo hijos pero se me llevan los demonios con algunas de mis hermanas que sólo le dan a los niños lo que les gusta. Yo sería una madre mala malísima, seguro, porque de pequeña era de lo peor para comer, nada me gustaba, todo se me hacía bola, pero mi madre no transigió ¿que no quería comer lentejas? ¡pues para la cena! Y ahora se lo agradezco, su paciencia por haberme metido en vereda. Eso es educar, y aunque sea duro a la larga le estás haciendo un favor.
    Y, por cierto, ¿al final se comió las lentejas?

    ResponderEliminar
  13. Hola Ajonjoli,

    Ves? yo si es algo que les reprocho porque me ha llevado más de media vida comer de todo, o casi que algún tengo fantasmas sentados a mi mesa... mis problemas ante un filete son legendarios y que no le vea una beta a la carne que me pongo amarilla... yo tengo recuerdos de pura pesadilla y no se los deseo a mis hijos... pero también creo que me he perdido muchas cosas ricas todos estos años y creo que hay que cambiar el chips y enseñar a los niños a comer de todo mucho antes... y sobre todo, a intentarlo y no dar por hecho que no quieren... que esto lo leo muchooo en los comentarios: en casa eso no lo comen, tendré que tunear porque no lo quieres, etc... mal vamos si aceptamos de antemano y esto es lago que las mamis -las que solemos dar de comer a la patrulla- tenemos que corregir :-) Un beso

    ResponderEliminar
  14. Mai que ya estaba yo pensando, joo, que habrá hecho para que se vaya toda la familia de spa y la dejen a ella en casa ??

    Pero veo que lo hiciste por gusto y por necesidad, pues si es así, GENIAL, que es verdad que a veces necesitamos ese tiempo a solas, ya sea para cocinar, para leer, para escuchar música o para tirarnos a la bartola en el sofá.

    Yo tengo pocos problemas con la comida en casa, mi hija Lucía, tiene 11 años y come de todo, si no es más es menos, pero come de todo, desde verdura, a pescado, pasando por verduras y por los guisos, es más el potaje LE ENCANTA es de sus platos favoritos. Pero si que entiendo que puede ser desesperante, porque de pequeña si que era más tiquismiquis con la comida y yo me desesperaba aunque ... no cedía.

    Seguro que Lucas con el tiempo aprenderá a comer de todo y le gustará lo que de cani no le molaba, jejejeje

    Las lentejas pardinas me encantan, y estas tan exóticas seguro que son un bocado delicioso.

    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kris!! bonita que no me he olvida, te lo prometo.. ya sabes de qué ;-P en cuanto me descongestiones me tiro de cabeza a tus brazos :-D

      Yo también tengo suerte porque Lucas come genial. Ensalda y fruta a diario que o bien al mediodía o a la noche siempre hay... tengo un bote de nutella a la mitad desde hace casi un año así que con esto te lo digo todo. Mi hijo se come un par de chuches y se aburre, en cambio manzanas pueden caer 3 cada día... come verduras directas de la huerta . Arranca sus rabanitos y sus zanahorias, les da un agua y para dentro... en fin, que estamos muy orgullosos de nuestro enano y sé a ciencia cierta que este es el camino. Hay que darles lo que no les gusta camuflado o reinventado, lo que sea pero que lo intenten de una forma o de otra porque sino un niño se estaca y se le atrofia el gusto y el paladar... y sería una pena :-)

      BEsos linda

      Eliminar
  15. Ayyy Mai, creo que aquí no vale lo de como suele decirse "es que las ha probado poco" por que con lo que nos cuentas, no dudo que lo has intentado. Yo para serte sincera de pequeña las comía, porque mi madre como tu nos ponía de todo en la mesa y de todo nos enseñó a comer. Así de "hermosas" estamos ahora que casi todo lo que de buena calidad caiga en la cuchara gusta... pero no eran santo de mi devoción. Ahora me enloquecen¡¡¡ Lo que cambiamos. Así que no tires la toalla que tu Lucas pueda llegar a disfrutar de unas lentejas estofadas "castizas". Eso si esta variante con curry y leche de coco me la llevo, porque va siendo hora de darles un viaje internacional a nuestras pardiñas. Bss y encantada de haber podido recalar con calma en este rinconcito, porque no te puedes imaginar el tiempo que llevaba queriendo hacerlo.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaa tesoroooo! sé lo que es, te lo prometo, eso de querer ir y no sacar rato para ver y disfrutar tranquila las cosas tan bonitas que haces... así que te comprendo al dedillo y no seré yo quién te lo reproche ni por dentro ni por fuera. Te admiro demasiado para dejarlo en tan ligero :-) no sé si lo que digo tiene sentido o no pero fijo que nosotras nos entendemos ;-P

      Es lo que dices, por eso se qué hago bien. Tiene que aprender a comer como hemos hecho todos y por eso cuando su padre le recrimina le censuro: "Nooo Günter, déjale, no le insistas más que le cogerá manía"

      :-)Besos a miles tronquita mía

      Eliminar
  16. Nos ha faltado el desenlace... se comió el plato de tremendísimas lentejas? Si no, yo te mando un mensajero de MRW, total, no estamos tan lejos :P Esa es la misma estrategia que emplearon mis padres conmigo, esto es lo que hay y si te gusta bien y si no también, con la diferencia de que cuando yo era pequeña había cole también por la tarde y a la vuelta bien me podía encontrar el plato para merendar. A día de hoy como de casi todo, así que creo que aquellos llantos bien merecieron la pena. Mi madre todavía alucina cuando le digo que he cocinado puchero "x" días a la semana, así que ten fe, no está todo perdido :P

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima.. pues sí, el desenlace lo conté ayer aquí en los comentarios, en la conversación con María. El pobre mío mojó y mojó pan pero no, no pudo... pero la cosa es que yo no insisto. Si no las quiere solo le pido que lo intente, nada más. Lo siento pero nuestros padres se equivocaron con esas sañas de o te lo comes o te lo meto con embudo o ya tendrás hambre y sin no lo quieres ahora pues para merendar y sino para desayunar porque no comerás otra cosa ... o en el cole si no te lo comes te quedas sin recreo. No creo en el castigo con las cosas del comer. Si no lo quiere fruta y pan. Sin postres ni dulces ni plan b delicioso por supuesto pero las lentejas pasan a ser historia. El plan es que sepa aceptar las consecuencias. En casa no ha habido ni una lagrima, claro que se pone pesado porque tiene hambre y pide cosas que le gustan y aquí es donde la regla se impone. No tronquito, fruta y pan, ya sabes el trato...

      Un beso

      Eliminar
  17. No desistas con las lentejas!! de pequeña no las podía ni oler y ahora es de mis platos preferidos! Algún día tu hijo agradecerá que no tengas un plan B. Yo también las preparo con curry pero lo del boniato y el hinojo tendré que probarlo. besos

    ResponderEliminar
  18. un dia estupendo en la piscina de agua caliente, yo seguro que me habria ido a la nieve, donde estoy yo lleva años sin nevar ni cuajar, desde hace tiempo siempre le pido a mi madre que le eche curry a las lentejas, las deja muy bien, me apunto esta con leche de coco que con el curry tiene que estar de muerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hice la receta pero con menos leche de coco, aqui te dejo el enlace por si lo quieres ver
      http://recetassanasfaciles.blogspot.com.es/2014/02/lentejas-con-curry-y-leche-de-coco.html

      Eliminar
  19. En casa éramos 9 en la mesa y ya entenderás que mi madre ni plan b ni nada de nada...un día me gustaba más a mi, el otro al otro y así andaba la cosa...en eso coincido contigo...
    Lo de que necesites tu espacio...como te entiendo...cuando vienen las dos fieras...más la fiera mayor...bufff término literalmente agotada....ya te imagino amasando, cocinando....genial...me apunto a este plan sin dudarlo ni un segundo...
    Ya hace meses que me estoy aficionando a las especies...cúrcuma, curry....me encantan....
    El curry del que hablas, de pasta y rojo...como que no lo he visto nunca....otra cosa que me tengo que llevar en otro viaje a estos lares tan nevados....por aquí de momento nada de nieve...eso si hoy ha empezado a hacer un frío que no veas.....
    Y tu de vez en cuando tomate tu día....vital para seguir con todo.....besazo

    ResponderEliminar
  20. Con estas lentejas es que solo verlas y que a gusto me siento. Besos cielo

    ResponderEliminar
  21. Yo era de las que se traumaba de pequeña solo con ver las lentejas, si es que las odiaba a más no poder, y esa frasecita de si no las tomas... ufff. Y ahora me rechiflan, como cambiamos. Me anoto esta receta porque me resulta una forma original de prepararlas.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  22. Qué bueno es sentir el silencio algún día a la semana, ehhhhh. Por cierto y en relación con ese curry... ¡Lentejas con curry! Eso me ha tocado la fibra. Vaya, no voy a entrar en ese conflicto patrio, pero sí decirte que creo que hay días suficientes para lentejas a la española y lentejas sin fronteras.
    Yo tengo que reconocer que en casa lo de las banderas no lo tenemos demasiado asimilado y comemos absolutamente todo lo que nos gusta sin entretenernos en pensar si cocino muy a lo oriental o a lo mexicano (con los chiles rojos frescos que le echo a muchísimas cosas). Y no hago ni un solo sancocho (qué mala canaria soy). En fin que, como bien dices, los jugos gástricos no entienden de esas cosillas.
    Que sepas que mis próximas lentejas van a ser al estilo Mai.
    Besitos y buen finde

    ResponderEliminar