Galletas de toda la vida, rellenas de chocolate para que sepas cuánto te quiero

Quien me conoce sabe que soy un desastre en estado puro con mi móvil. Nos llevamos fatal. Yo le ignoro y él me ignora, el mejor trato que se puede establecer con una maquinita pequeña que suena cada dos por tres, con alarmas, avisos y actualizaciones pero que cuando está en el bolso y alguien me llama jamás oigo... me fastidia a lo tonto pero es incapaz de hacer bien su trabajo cuando lo necesito... por lo tanto, cuando el whatsapp entró en nuestros teléfonos fui una de sus primeras víctimas. Eso del chatear a lo tonto no me caló en absoluto. Mis dedos están torpecillos con la artritis y no veo tres en un burro sin las gafas así que cada vez que alguien me mandaba un "hola como estás" yo tardaba tres días en tener en línea teléfono, gafas y tiempo para contestar... mi victimismo llegó con ese rumor de que se podía llamar gratis. Llamé gratis hasta que me llegó mi primera factura post whatsapp y me cachisteé en todo lo que se movía. La tarifación de estos tipos supera a la de mi compañía para llamadas internacionales y ya es mucho decir... así que le puse una cruz y zapatero a sus zapatos que yo soy carne de portátil y teclado tocho...
Hasta hace una semana... esto es lo que pasó:

Recibí un mensaje de Moisés, un ex alumno del colegio que me dice que los antiguos compañeros nos estamos reagrupando en un whatsapp y que si me interesa que le contacte... mira, para qué mentir, mensaje escueto que me hizo temblar de emoción hasta mi última cana, esa que desconozco por completo por llevar tanto tiempo tinte a modo de camuflaje... y, como siempre, con el movil perdido y sin batería... por fin, entro en línea. Flipo. Y mucho. Primero porque empiezo a ver miles de nombres -en concreto cuarentaitantos- y encajo el temazo por primera vez a lo bruto, a lo bestia, sin enterarme ni del nodo porque todo iba demasiado rápido para mí... una locura en todos los sentidos. Pero cada vez que soltaba el movil, mi mente hacía musculación retornando al presente tantas caras, voces, sonrisas, el de la mesa del al lado.. este chico se sentaba atrás del todo, cerca de la ventana... este esto, aquí, allí, ay madre, ay por dios... así, el corazón loco con tanto revolcón.. mira, a mí  en esas se me aparece un marciano diciendo traigo un mensaje de mi planeta con la clave para salvar el tuyo y le hubiera dicho: mira, déjame recado en mi correo y si tienes skype luego te llamo que ahora no puedo atenderte...

Desde entonces vivo con el alma en un puño. No digiero las emociones. Creo que Moisés no sabe lo que nos ha hecho. Vivo en estado de shock, no consigo concentrarme, me acuesto agotada de tantas emociones -hacer musculación es lo que tiene- , mi hijo pequeño está descoloca'o porque me oye reír a carcajadas con la nariz pegada a la pantalla del teléfono y ahora su mamá se mueve por sus dominios con una cara de ensoñación extraña, con la vista perdida en algún lugar remoto en vez de tener sus pupilas clavadas en su chicha. Mami, la que siempre recoge e insiste en la importancia de tener las cajas de juguetes en orden, puso la casa patas arriba buscando fotos viejas y cuando me preguntó qué buscas? por primera vez en sus siete años de existencia, mamá contestó "no sé, a ver que hay..."
Oh-oh-oh! Oh! esto suena a enamoramiento, oder? pues va a ser que sí, que me he enamorado de mis compis. Algunos mira que entonces no nos hacíamos ni caso y ahora es como "por dios, cómo he podido vivir treinta y tantos años sin ti" absurdo en parte y requeteautentico en todo. Porque entonces, en el colegio, eramos vecinos de mesa, amigos, y hasta pelea'os que los había, de esos que no podían coincidir cerca en el comedor sin que se liara parda... estábamos cruditos, sin hacer, con las hormonas en plena revolución y sin tener claro de qué iba el juego del vivir.  Del sentir? menos aún. Recuerdo enamoramientos de un día, de años, de ahora me gustan 3 y mañana trescientos y pasado nadie, desencuentros, risas, llantos... recuerdo y recuerdo y durante muchos años no recordé nada. Tan centrada en comerme el presente que se diluyó el ayer casi por completo...

A día de hoy, ahora que hemos vivido -madurar puede que aún nos quede un hervor pero lo que se dice vivir ... ahhh, que empollones nos hemos vuelto todos- decía, que después de acumular unos añitos en la vida, pues uno comprende casi de puro sin querer que el pasado no son solo recuerdos sino que "somos" y que no "seríamos" sin los que "fueron" así que ellos "son" parte de nosotros... me hago el lío, no? eso me parecía... pero acuérdate de lo que te digo. Si algún día tu niñez te manda un mensaje a lo te_encontré ya verás.. ya verás...
Quería contarlo, dejar huella de este momentazo y esta entrada -pese a no ser una de las más ingeniosas ni chisposas de mi repertorio- pasará al cajón de mis historias para no olvidar. Tenía que ser una receta de toda la vida, dulce y sencilla y encima con harina porque ahí está el truco: somos molineros:-P así que hice estas galletas con mi harina mágica, la de ese molino de Alta Austria que aún hace la molienda tradicional, sin blanquear la harina y sin quitarle ni su cascara ni su germen...

Ingredientes:

  • 100gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100gr. de azúcar morena molida
  • 250gr. de harina de calidad
  • una pizca de sal, de canela y otra de cardamomo molido
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de leche, yogur o buttermilch
  • Opcional: una pizca de polvos de hornear
  • 125-150gr. de chocolate
  • 2 cucharadas de queso bajo en grasa tipo philadelphia

Notas:

  • Yo no uso polvos de hornear. En este tipo de galletas casi no noto diferencia si la pongo o no así que dejo que lo natural se imponga. Eso sí, las hago con yogur o buttermilch. Con leche creo que sí deberías de usar los polvos químicos porque se podrían poner un poco duras.. no sé el por qué pero pasa. 
  • El truco para unas galletas crujientes es no hacerlas gorditas. Contra más gorditas más monas de aspecto pero menos crujientes. Son galletas de estar por casa así que lo importante es el sabor.
  • Si no tienes cardamomo puedes prescindir de él pero nunca de la canela. Le da un toque fantástico. 
  • Las últimas las dejé sin rellenar. Lo que hice fue pincelaralas con yema de huevo mezclada en un par de cucharadas de agua -sino el huevo deja una capa como plasticosa- y le espolvoree azúcar normal por encima. Si quieres que se parezcan a las napolitanas espolvorea con una mezcla de azúcar y canela.

Preparación:
Pon directamente todos los ingredientes sobre la encimera limpia menos el huevo y el yogur/leche/buttermilch. Deshaces la mantequilla con los dedos hasta que  se hacen migas más o menos pequeñas.  Abre un agujerito en el centro y coloca los ingredientes que nos faltan. Amasa hasta que todos los ingredientes estén bien ligados y la masa se despegue con facilidad de la mesa. De no ser así, es que se nos fue la mano con el ingrediente líquido. Añade entonces un poco más de harina. Deja que repose una media hora hasta que enfrie y sea más fácil manipularla.

Precalienta el horno a 190ºC. Enharina la encimera, coloca un tercio de la masa, pon un film de plástico por encima y extiende con ayuda de un rodillo. Corta las galletas con un corta galletas o el borde de un vaso por ejemplo. Con unos agujeritos que da más crujiente así que si el cortagalletas no los tiene se los haces con un palillo de ensartar pinchos o similar.

Coloca las galletas encima de la bandeja del horno con un papel de hornear debajo. Si lo deseas las pincelas y las espolvoreas de azúcar y/o canela.  Hornea hasta que estén doradas. Derrite el chocolate, mezcla el queso crema y rellenas las galletas.



Notas antes de irme:

-Núria, esa foto nos la hizo mi padre, no me acuerdo por qué y a santo de qué se presentaron ese día en el cole. Nosotras estábamos en la verja del edificio de los de párvulos. Aún recuerdo esa verja con horror...

- Antonio, ¿sabías que ya hablé de ti en este blog? pues sí, fue aquí.

-Tuti, muchas felicidades y que cumplas miles o millones más:-)

-Querido Franjo, mucha suerte, que no sea nada y estéis pronto de vuelta en casa.. ánimo!

50 comentarios. ¿te animas?

  1. Me han encantado tus galletas y tus recuerdos. Cuando el pasado, tan entrañable, tan lleno de buenos recuerdos, llama a la puerta, hay que abrirla de par en par y volver a ser una cría otra vez, al menos durante un rato. Además, así Lucas se dará cuenta de que Mamá también tiene su lado "loco" y desorganizado igual que él ;)
    Me alegro mucho de que hayas podido recuperar a tus antiguos compañeros... eso vale un mundo!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielete, muchas gracias:-) ya sabes, nada mejor como que nuestros enanos acepten que somos humanas y como el resto de mortales. Besos

      Eliminar
  2. que lindas ficaram e recheadas ainda se tornam mais gulosas, muito bom aspecto.

    beijinhos

    ResponderEliminar
  3. Eres una pasada. Escribes de maravilla. Tengo que probar las galletasssssssssssss. Un besote guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lupas! tú si que eres pasote total:-) encantada de reencontrarte, besos guapetón

      Eliminar
  4. Curioso, curiosísimo....y a mí que me pasó algo parecido!!! Sin embargo, cuando recibí el wapp de mi compañera de clase para unirme al grupo, yo lo rechacé. La verdad, no me interesa la vida de aquellas personas con las que compartí clase, mis recuerdos son más bien amargos, y mi interés por sus vidas es nulo.

    Qué curioso, misma circustancia, distinta perspectiva.

    Eso sí, tus galletas me las llevo.....

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Libélula, gracias a dios tuve una infancia y una pubertad muy ingenua, con la mente siempre en las cosas de chiquillos y eso me ha dejado muy buen sabor en mis recuerdos... desde luego, cuando a uno le sabotean esos años tan estupendos -y tan horribles- con amarguras y demás miserias, muy bien hecho! ea, aire y marchando que la calle es larga :-)

      En cualquier caso, yo sé que tú has endulzado los recuerdos de más de uno de tus alumnos. Recuerdo una anécdota tuya, creo que en la parada de un autobús, donde te reencontraste con una antigua aluman que gracias a ti, ella también quería ser profesora :-D

      Un besazo querida mía!

      Eliminar
    2. Así es Mai, no me preocupo de los que dejé atrás sino de los que tengo por delante. Inés se llama esa alumna.

      Eliminar
  5. Que bonitos recuerdos has compartido, y que gusto da encontrarse con tanta gente tanto tiempo después, tiene que ser emocionante y es comprensible que estés así, al menos el peque ve que mami también tiene sus momentos de locura, jejeje.

    Las galletas se ven preciosísimas, como siempre con tus platos y son un buen recuerdo de años atrás.

    Un besazo y que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia guapa! verdad que sí? eso le decía a Aisha :-D y creo que no hay recuerdo que no tenga asociado un sabor o un aroma. Piénsalo y ya verás como cada foto de la memoria tiene sabor:-) Besos

      Eliminar
  6. Carai! quantes emociones en una sola receta!! Entiendo tu desdicha con el móbil, a mi con el whastapp me pasó igual y pensé, bueno, como no necesito PARA NADA esta app... y no es así, todo el mundo con el whatsapp para quedar y hacer reencuentros. Qué guapo, el tuyo! Y que galletas escogiste, parecen deliciosamente nostálgicas! Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina :-D jajajaja.. una pena es así. Es genial cuando somos muchos pero un petardo a la hora de usar. Ni te imaginas la de burradas que estoy poniendo por culpa del autocompletar que escribe lo que a él le da la gana,
      Un beso bonita,

      Eliminar
  7. Disfruta de todos estos momentos que nos regalan algunas personas sin esperarlo, vale la pena. Unas galletas que también a mí me traen recuerdos, muy ricas.BSS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tata, eso haré:-) porque es genial, un regalo de la vida. Un besazo

      Eliminar
  8. Qué bonito! La verdad es que es bonito recordar esas cosillas, aunque reconozco que a mí no me gusta empozoñarme demasiado del pasado, que soy más de mirar al frente. Pero me pasa como a ti... miro la pantalla del móvil y me parto de risa yo sola. jejejejejejeje
    Oye... esas galletas, que yo no soy galletera, me han encantado. Y si van rellenas de esa cosa oscura que tanto me gusta, mejor.
    Besitosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! pues sí, el pasado no nos importa hasta que llama a nuestra puerta:-D pues mira, estás galletas mojadas en leche fresca están que ya quisieran las oreo:-P
      Besos

      Eliminar
  9. Que curioso..hace unos meses también me sume al watshap de compañeros de clase de años aaaa....pero como a Intxaursu no...vamos que ni fu ni fa....no se la vida me ha enseñado que lo mejor es vivir el presente, disfrutarlo...el pasado pasado es...el futuro será lo que será.....me encantan las galletas y la harina..."jodia" que envidia me das...la he probado y se lo que me pierdo...besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo, sé a lo que te refieres... no sé, nosotros estaremos locos pero muy emocionados mira t¡cito textualmente un mensaje que acaba de llegar "La verdad es que es maravilloso poder contar con tanta gente cuando lo necesitemos, a pesar del tiempo que ha pasado. Os quiero Moliner@s" y no he sido yo, para que veas que no soy la única que va por el mundo haciendo declaraciones de amor :-D

      Un besazo guapa!

      Eliminar
    2. si si en el watshap de mi clase también hay mensajes así y me parece genial...pero...anda que no estas contenta ya te imagino con la cara pegada al teléfono...jua jua jua...ay Maite como nos hemos de ver...pero sarna con gusto no pica...tu a disfrutarlo....;)) muuuuaaaa

      Eliminar
  10. los moviles de hoy en dia son extraños en cierto sentido, antes la gente los queria mas pequeños, ahora mas grandes, esta el washap que a mi me sirvio de mucho para comunicarme con la familia cuando estuve en portugal porque la linea normal no nos iba por estar en otro pais, y para esas cosas el washap sirve de mucho (mas bien el dinero que te ahorras), aunque yo no soy mucho de usarlo, lo suelo tener abandonado en cierto sentido, aunque si te vienen sorpresas asi ya lo empiezas a usar mas, yo todavia soy muy joven para recuerdos escolares (ya que estoy e 2 bachiller y puedo ver a mis amigos del colegio), pero siempre recuerdas las cosas con cariño del pasado, a veces aunque haya pasado tan solo un año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad, son prácticos pero un petardo:-P y bueno, antes que te des cuenta te verás en un grupo de ex-alumnos pero lo mismo para entonces ya habrán patentado el teletransporte osea que lo mismo las quedadas serán más sencillas de organizar :-) BEsos

      Eliminar
  11. Que bonitos recuerdos, que bonitos sentimientos !!! Disfrútalos, siéntelos y vívelos Mai, como si no hubiera mañana, jejeje !!

    Mi marido hace unos meses se reunió con sus compañeros de cole de hace 30 años, juntaron incluso a su tutor, el cuál fue hasta el restaurante dónde cenaron "engañado" , lo llevó su mujer con la excusa de tomar algo y cuando vio allí a todos sus alumnos el pobre se emocionó e incluso lloró, cuando yo vi las fotos también me emocioné.

    Por mi parte en facebook nos hemos juntado (4 o 5) del insti (ya ves tú de casi 30) y somos 5 monos y no conseguimos ponernos de acuerdo para quedar jajaja,a sí que ... imagina 30.

    Las galletas son PRECIOSAS e imagino que aún más deliciosas !!

    Un besote guapa !!!

    Pd. Yo estoy enganchá a whatsaap jajajaja

    Pd 2 . Ayer fui a la biblioteca y me traje un libro (Recetas para después de una guerra) esto te lo digo por el comentario de la entrada anterior en la que te dije que hacía mil que no leía jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kris guapa, allá que me he ido como una loca a la casa del libro a cotillear qué tienes entre manos... madre mía que bien suena y que sepas que me das mucha envidia. Tiene una pinta brutal:-) me imagino al pobre profesor y también me emociono:) Besos lindura

      Eliminar
  12. Hoy tengo una de esas tardes tontas de pasearme por la blogosfera y ver si descubro algún blog nuevo y de repente, aparece el tuyo. Las galletas muy ricas, pero casi me dan ganas de decir que son lo de menos, teniendo en cuenta lo precioso que es el blog, la gracia que me han hecho los comentarios de tus fotos, y lo precioso, nostálgico y tierno que me ha parecido tu texto... Yo soy una tonta para estas cosas: a mis dos mejores amigas las conocí en el insituto hace veinte años y seguimos recordando momentos y riéndonos y haciendo el tonto como antes.
    Me quedo aquí como seguidora por siempre jamás!!
    Un beso grande desde Bruselas y eres más que bienvenida en mi blog si te apetece pasarte, por supuesto.

    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida María! cómo me alegro de tu tarde tonta:-) encantada de tenerte de tenerte cerca y en un ratico me voy a mirar tus fogonos... cómo en Bruselas? también expatriada voluntaría? uy... me voy a cotillear:-) un beso gordo María

      Eliminar
  13. Qué bonito, Maite! Qué bien escribes! Eres estupenda, sensible y muy salada.....aunque se trate de galletas, je, je. Yo desde ahora me abono a tu blog!!
    Exactamente así te recordaba: siempre risueña y sonriente. Gracias, Moisés. Por volver a juntarnos , por buscar a los que faltaban y permitirnos recordar los momentos tan bonitos que pasamos juntos. ..Welcome back!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;-D
      Cristina! muchas gracias! y sí, también, así te recuerdo yo, siempre risueña y muy aguda. Tenías una chispa muy divertida además de esa capacidad de coger/hacer chascarrillos al vuelo... y teniendo en cuenta que a esa edad estábamos todos medio atocina'os pues la cosa tenía mucho mérito :-D Sí señor, Moisés! mil gracias! me lo estoy pasando pipa.. ahora acabo de terminar un skype con el Lupas... nos estamos enganchando :-P
      Besos!

      Eliminar
    2. Hola bonita!!..te traia unos falafels para tu desayuno de mañana y de paso disfrutar de tus entradas siempre rebosantes de sinceridad y buen rollo..como lo haces??...eres genial! ;)
      Pues resulta que te imaginaba así..una pequeña anti móvil...de esas que le mandan un mensaje y no lo devuelve hasta un mes después..más que nada porqué no lo ve hasta entonces :) ... y ahora entró el watssap en tu vida en forma de grupo de antiguos compis!!!...ufff, eso es peligros, remueve sentimientos y hace que una le de por poner demasiado patas arriba la casa en busca de pruebas irrefutables de que tal y cual momento existió ;)....a veces odio las tecnologías, pero he de confesar que si no fuese por ellas tantas personas desaparecerían sin remedio de nuestras vidas!!!..eso si...los grupos de watssapp en silencio! al menos yo lo hago..o pueden llegar a volverme loca! :)
      A todo esto...hay unas galletas por aquí :) !!! te las cambio por mis falafels! :)
      feliz reencuentro mi preciosa Mai!!!!!!!

      Eliminar
    3. Pues lo hago igual que tú, de la misma forma igual da si desayunamos con galletas o con falafels y que no se nos presente nadie con una sonrisa a lo colgate que la liamos parda, capaces de desayunarnos un filete con patatas que si la dicha es buena el desayuno mientras sea sabroso que más nos da!

      Y sí... cuántas puertas nos ha abierto la tecno de las naricillas:-D
      BEsos!

      Eliminar
  14. Me ha recordado a esos maravillosos años, aunque no sé por qué yo no los recuerdo tan maravillosos, a la gente si, mira tú! gente guapa que aunque seguro le pregunto a mi madre, ande paran, ella me lo sabría explicar, pues el pueblo aunque ha crecido sigue siendo pequeño, y todavía no nos hemos unidos por whatsapp.
    Me ha encantado toda la historia, pero reina! hazte amiga del móvil mujer que a veces da mucho juego, sobre todo cuando me toca esperar pues la cola es larga ;)
    Y de las galletas, aaaiiinsss! si hasta esas parecen sacadas de aquellos años, qué ricas!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caty,

      Yo hace unos años me pasaba igual, la pubertad no la veía tan maravillosa. Nada como tender bajada de estrógenos y los casi encima para que todo tu pasado más crudito lo veas requetebello:-P

      Mundo movil, lo intento, en serio que lo intento pero creo que llevo una vida sin colas largas. solo me chupo de vez en cuando unas cuantas tardes a lo tonto en la sala de espera del médico... y mira, creo que en la revisión de este año seguiré tu consejo,

      BEsos

      Eliminar
  15. Mi Mai bonica, que maravillosa historia y que magnífica receta. Me ha hecho mucha gracia leer el principio porque en lo que al whatsapp se refiere somos almas gemelas. A mi me pasa exactamente igual: no suelo enterarme de que me han mandado nada hasta que no llega alguna de mis sobrinas, coge mi móvil para llamar y me suelta un: titaaaaaaa, tienes un whatsapp. Entonces comienza la odisea. Me coloco mis gafas, cojo el móvil toco donde no debo y desaparece el mensajito. Esto me obliga a pedir ayuda. Cuando por fin doy con el mensaje e intento contestar mis dedos (que son un poco más gordos que los de la muñeca barby para la que `parece estar diseñado el teclado) tocan donde no deben y de nuevo tengo que pedir ayuda. Cuando la conversación es de un grupo la cosa se complica aún más porque mientras yo intento responder entran veinte mensajes más con lo que pierdo por completo el hilo de toda conversación jajajajaja. Pero, al margen de mi antipatía por whatsapp reconozco que a veces posibilita reencuentros maravillosos como el tuyo con tus antiguos compis del cole ¡Me ha encantado ver las fotos de mi Mai estudiantil! Y que decirte de estas tradicionales y deliciosas galletas que has preparado....estoy segura de que a todos tus antiguos compañeros les gustaría comérselas esta tarde para la merienda. Te han salido de miedo y esa harina mágica de la que hablas me ha enamorado. Mil besicos amiga mía (por cierto, esta semana te mandaré un email tengo deberes para ti jajajajay también gana de hablar un ratico).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, siempre me acuerdo de ti cuando trabajo esta harina porque anda que tu no eres entendida ni ná :-) es una de esas harinas bastas que antes se usaban para las cosas rústicas, sin refinar mucho. Sé que en España hay gente que la ha buscado hasta el aburrimiento y una bloguera que vive en el País Vasco me contó que ella la compra en Francia... aquí quedan varios molinos familiares que siguen haciendo harina tradicional y qué decir que lo que antaño era de gente corriente ahora se ha vuelto harina de "coleccionistas" como nosotras....

      y del Whatsapp que puedo decir ! :-D a mí me gusta como lo hemos hecho nosotras. Hoy te mando uno, tu me contestas mañana y yo pasado... así da gusto:-D
      Besos

      Eliminar
  16. Que entrada tan bonita y vaya cosita rica que nos traes hoy!!
    Una sabrosa propuesta..tomo nota.
    Saludos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel, encantada de recibir tu visita y tu comenatrio:-) un besazo

      Eliminar
  17. Hola bonita!! No te imaginas lo que me gustan tus entradas,lo que disfruto leyéndote no tiene precio y me encanta que compartas tus recuerdos con nosotros,tanto como tus recetas.
    Uffff,como te dice Juana,los grupos de Whatsapp siempre en silencio,yo me vuelvo loca y se me atacan los nervios pero por otro lado me parto de risa,aunque siempre encantada de estar en contacto con la gente que quiero.
    Y las galletas tienen que ser una pasada,con esa harina harina mágica me las imagino de lo más ricas,no creo que con la harina normal se parezcan siquiera.
    Un abrazo preciosa mía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, cómo estás cielo? espero mejor, ya me contarás que tal esas jaquecas. Yo llevo la semana desenchufada entre unas cosas y otras así que no tengo ni idea de si has podido volver a publicar... luego a ver si tego un rato para darme un voltio por el patio y ver si me cae alguna miguita:-)

      Un beso guapa!

      Eliminar
  18. Hola Mai! Encantada de conocerte. He llegado a tu blog a través de otro que seguimos en común. Me ha encantado lo poco que he visto, así que me quedo por aqui con tu permiso a seguir "fisgando" y a quedarme. Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena! encantada! no te ofrezco una galleta que ya no me queda. A ver si saco un ratico y cocino algo que poder ofrecerte que a este paso se me va a olvidar como se enciende el horno :-P

      Besos!!

      Eliminar
  19. Hola Mai, muchas gracias por tu comentario en mi publicación de los pretzels, esta mañana no me ha dado tiempo de decirtelo en primera persona, elegí tu receta porque estaba super bien explicada, las fotos son preciosas y me encanta tu blog, ahora me miraré con calma esta receta de galletas que tienen una pinta estupenda. Muchas gracias de nuevo y me quedo aquí contigo para ver que se cuece en tu cocina. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada :-) me ha encantado ver tu versión y la he querido dejar una a la receta de los Brezeln para que se pueda ver cuánto da de sí una misma receta y cuántas cosas ricas salen...un besazo

      Eliminar
  20. Hola Mai! Me paso a conocer tu blog y quedarme prendada de tus recetas. Estas galletas también me han encantado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola! encantada de conocerte y aquí tienes mi casa para lo que quieras que como habrás visto chaspamos tanto como zampamos... el paraíso, verdad? :-D Unbeso

      Eliminar
  21. A veces uno se lleva sorpresas maravillosas. Me gustas mucho con chispitas en los ojos y cara de ensoñación pensando en las musarañas... un besote

    ResponderEliminar
  22. Hola Maite!!Primero de todo decirte que tienes un blog precioso!!!Me ha encantado la receta, el paso a paso y todo!!Me quedo por aqui!! Un besoo
    http://maitesweetfood.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar