Chuletas en salsa de ajo y limón para Robert Capa, #eldesafío

Cuando murió papá, guardamos todas sus cosas en cajas y las dejamos en el trastero de Luis. No había ánimo ni fuerzas en esos momentos así que decidimos retrasar esas horas en las que decidir con qué nos quedábamos para recordarle y con qué no... son con éstas últimas, con las del con qué no, las que requieren de más esfuerzo, las que más vacío concentran. Trastos que uno no sabe si alguna vez tuvieron valor o si siempre estuvieron ahí para revolverlo todo. Pero aquello que el ánimo no alcanza, lo hace el sentido práctico de la vida. El trastero estaba a reventar y ya no cabía ni un alfiler. Había que hacer limpieza...
Revolviendo entre montones de papeles, libros y agendas, encontramos una caja destartalada de puros habanos. Estaba atada con un trozo de cordel. Parecía que el cierre hacía mucho que ya no cumplía su misión. Dentro, un sobre con negativos, unas cuantas fotos y una libreta. Fue mi hermano David el primero en soltar un "la leche" aunque ese día resonaron unos cuantos más. En seguida reconoció a Robert Capa. Yo no tenía ni idea de quién me hablaba.

- ¿recuerdas la foto titulada muerte de un miliciano?
- claro que sí, se ha especulado mucho sobre si fue o no un montaje.
- pues era suya. Manda narices, una guerra que dejó tantos muertos, como tantas otras antes y tantas después, pero la gente se dedica a perder tiempo teorizando si el miliciano fingió su muerte horas antes de que le mataran. ¡Manda huevos!
A medida que veíamos más fotos, la cabeza comenzó a hervir. ¡La leche! ¡ésta es Gerda Taro! ¡y Chim! ¡la leche! ¡la leche! Yo no era capaz de sumar dos más dos. Además, no tenía muy claro qué me estaban contando. Mis hermanos me hablaban a tres bandas. Gerda, la compañera de Robert. Chim, el tercer mosquetero. Los tres se conocieron en París, exiliados y comprometidos políticamente contra el fascismo. Ellos ya le habían visto las garras al monstruo y en aquellos años, nadie vivía ajeno a lo que estaba a punto de estallar en Europa. Sus nombres eran inventados. Tres emigrados judíos vendiendo fotos y reportajes en la capital artística y cultural más importante de la época no tenía ningún tirón. Fue idea de Gerda inventarse un seudónimo más glamuroso que calara mejor en las agencias y revistas: David Robert Szymin se convirtió en David Seymour aunque siempre siguió siendo Chim para sus amigos -un juego de palabras derivado de su apellido original-.
Gerta Pohorylle, se convirtió en Gerda Taro haciendo un guiño a la Garbo y Endre Friedmann, André para sus amigos de juventud, pasó a llamarse Robert Capa -¿por Frank Capra? parece que sí. Buscaron que hablar de uno se asociara al otro y lo consiguieron-. De hecho, las fotos de Robert eran las mejor cotizadas así que los tres vendían sus fotos firmadas por él. Chim se hizo pronto con su propia reputación pero Gerda siguió cargando con la etiqueta típica de la época donde una mujer carecía de talentos propios y como tantas otras, se la relegó al papel de "compañera de" trabajando casi siempre a la sombra de Capa a pesar de que André siempre supo que sin ella no hubieran alcanzado jamás tanto éxito. Ni siquiera se la valoró debidamente a su muerte. Alma mater del periodismo en femenino, retrató más allá del campo de batalla y de los soldados. Ella posó su objetivo en las mujeres y los críos masacrados, en las morgues después de los bombardeos, enfermos en retirada, el hambre de los pobres que si ya era hambruna antes, en la guerra se convirtió en la muerte inexorable de muchos... y aún así, el mundo solo la retrató como el primer reportero de guerra caído en la guerra civil española... murió accidentalmente aplastada por un tanque...
-¡la leche! ¡no entiendo nada! ¡qué hacía papá con esto?
-chicos...
-¡vete a saber! lo mismo tuvo oportunidad de comprar material de coleccionismo y...
-¡ni de coña! tiene hasta los negativos y en una caja de puros. Un coleccionista tendría este material en un vitrina o cedido a un museo.
-chicos...¡chicos!
-y papá no coleccionó en su vida ni un sello de correos...
-¡chicos! dejar eso ahora -todos callamos al unísono. Mi hermano Jesús tenía la libreta abierta entre sus manos. Con la vista clavada en esas páginas y la voz solazada de quién ya está atrapado en la lectura, añadió- chicos, dejar eso ahora porque creo que la abuela Amparito nos lo va a contar de su puño y letra...


Madrid, 5 de septiembre de 1937

Otro día de mucho calor. De nuevo me he quitado el luto para estar en casa. Bastante duelo concentran mis entrañas. Esta guerra se está llevando a mis hijos uno a uno. Es insoportable. No hay blusa negra que lo alivie. Por lo menos, la estampada me da menos calor. Hoy vino por fin André. Esta noche no pegué ojo entre los bombardeos de la Telefónica y los obuses en Atocha. La emoción por el reencuentro veló el descanso entre carga y carga. Pero este país ya está hecho a no pegar ojo...

Dos golpes cortos y discretos en la puerta. Es él. Isabelita corrió a abrir pero la he atropellado en el pasillo, pobre mía. Abro la puerta y me lo echo a los brazos. Le aprieto con rabia y rompo a llorar. Dios mío, cómo puede parecerse tanto a Pepe! tan guapos y con esa sonrisa tan seductora, tan llena de vida. La de Pepín ya no. Jamás volverá a entrar en la casa y revolucionarlo todo con ese escándalo de risas y carcajadas. Jamás olvidaré la primera vez que Pepín trajo a André. Se habían conocido en París en los años que mi hijo paraba más por Montparnasse que por la Gran vía. André tenía que hacer unas fotos para una revista y mi hijo se negó en rotundo a que se instalara en una pensión. Recuerdo esos días con una felicidad infinita. ¿Apenas dos años de aquello? no, dos vidas. Dos infinitos.
Pasamos a la salita y allí, a la luz, pude ver sus ojos recocidos en dolor y esa expresión tan simpática y amable de siempre se marcaba ahora en su piel quebrada por la rabia. Me contaron que en el entierro de Gerda su padre le abordó a golpes culpándolo por su muerte. Lloró sin consuelo y se lo tuvieron que llevar. No la tenía que haber dejado sola. Le dijo a Ted "la dejo en buenas manos" pero no la tenía que haber soltado de las suyas... eso es lo que rezaba su dolor. Tormento.
André trajo a Gerda a casa justo al comenzar la guerra. Que parejita tan mona y tan enamorada. Se habían instalado en la Alianza, en la esquina con Rosales, pero como de momento no tenían allí nada montado, venían a usar el cuarto de Pepín que hace siglos dejó de ser un dormitorio para convertirse en un cuarto oscuro de revelado. Hace unos meses Gerda había comenzado a venir a casa sola. André cogía todo tipo de reportajes pero a ella solo le interesaban los de nuestra guerra. Les costó más de un disgusto esta cabezonería suya pero doy fé que hay que ser mujer para entender a qué sabe la libertad cuando se trastea en un mundo de hombres y por fin el periodístico la trataba de tú a tú. Había dejado de ser la chica de Robert y no iba a aflojar este mérito ahora. André se resistía a dejarla sola. Tenía pánico a perderla. Madrid estaba llena de Pacos -francotiradores- y ella tenía la mala costumbre de caminar a tiro, de cruzar las plazas diagonalmente sin bordearlas, sin buscar el amparo de los portales. Ya habían tenido algún que otro susto y no sería la primera vez que regresaban a la Alianza con el trípode acribillado. La muy brujita le chinchaba diciendo "tú no quieres dejarme sola por temor a los Franciscos, no a los Pacos" y bueno, algo habría porque cada vez que André regresaba a París, le salían pretendientes hasta de debajo de las piedras y otra cosa no, pero escombros en Madrid tenemos muchos...

El cuarto de Pepín está tal cual ella lo dejó. Yo no quiero entrar. En el aparador de la entrada aún está la leica que dejó la última vez. Me llevo las cámaras nuevas, dijo. Pero a dónde vas niña! dicen que en Brunete ya está todo perdido. Aún no, los ingleses aún están allí... por cierto Amparito, no sé si me dará tiempo a pasar esta noche. Mañana marcho a París, creo que iré con André a China. A China! dije. Pero que se os ha perdido en China!. Amparito ¿pero no lees el periódico? los Japoneses están bombardeando Shanghái... y se fue...
Como siempre, André ha venido con un paquete enorme de comida. Dice que son víveres confiscados al enemigo y no me cabe duda que esa es la interpretación correcta. Un turismo morboso y desalmado se ha puesto de moda en Madrid. A medida que los franceses, ingleses y americanos nos dan la espalda y anulan el envío de la ayuda prometida, son sus clases privilegiadas las que acuden a retratar la guerra regresando días después a sus tés de media tarde en París, Londres o Nueva York contando el glamour de la guerra... ¿los muertos en las cunetas? ¿el hambre de las madres? ¿los cuerpecitos infantiles enterrados en los escombros después de un bombardeo? gentuza! cómo pueden burlarse de nuestro dolor, de tanta desgracia que ya no nos cabe en el alma, cómo! Estos personajes, jamás son invitados en la Alianza o en el restaurante del sótano del hotel Gran vía pero en su ansia por conocer a los intelectuales y reporteros que allí se dan cita, los invitan a sus lujosas suites y así pueden dar razón a sus amistades de lo que les dijo o les dejó de decir Hemingway o Dos Passos. Robert Capa suena a famoso así que es invitado con bastante frecuencia y se cobra la visita bien cobrada, arramplando con todo lo que puede... a la cuenta de Mr. Tal o Mrs. Cual... pan, mantequilla, confituras, leche, café, cigarrillos. Lo que pille por delante o en las cocinas que este hombre no tiene límite. Esta vez, entre la mantequilla y las confituras se ha colado un paquete con chuletas... dios mío! chuletas!
Este relato, es un homenaje a mi abuela Amparito, que como tantas madres se quedó casi sin hijos en la guerra. De 11 hijos, entre unas cosas y otras solo le sobrevivieron 4. De entre ellos, mi padre, el pequeñin, con la misma edad que tiene Lucas ahora y que pasó la contienda evacuado en un colegio de huérfanos dependiente del ministerio de hacienda porque mi abuelo, que había muerto al inicio del conflicto, poseía un cargo bastante respetado en esta institución lo que ayudó a evitar que mi padre fuera mandado a Francia con el resto de niños madrileños. El 5 de septiembre de 1937 una pequeña reseña en el interior del ABC en su edición de la mañana, relata que los niños evacuados habían llegado a Francia sin novedad y sin altercados durante el viaje..
Virgina de Sweet and Sour me desafió a recibir a Robert Capa en mi mesa pero he querido que fueran las manos de mi abuela las que cocinaran estas chuletas, la única receta de ella que mi padre sabía hacer. Adoraba esta salsa y sin poner freno, volvía a ser un niño agarrado a las faldas de su madre cada vez que lo saboreaba...
En cuanto a mi relato, ya ves que está sin terminar. Me he extendido más de lo que las buenas formas reclaman en un blog culinario pero son muchos los enigmas que me quedan por desvelar: el por qué de estas fotos, cómo llegaron a esa caja de puros y qué hizo André con el resto de material que Gerda tenía en el cuarto de mi tito Pepe... no tengo más remedio que añadir:
Continuará...



Ingredientes para 4 comensales:
  • 4 chuletas de cerdo y un poco de harina para rebozarlas ligeramente
  • sal y pimienta
  • un poco de aceite para freír
  • un puñado de ajos a gusto de cada casa (yo suelo usar 3 dientes)
  • el zumo de un limón
  • 2 rebanadas de una barra de pan viejo 
  • perejil
  • Opcional: aderezar la salsa con un chorro de vino blanco o un poco de caldo concentrado
Preparación:
  1. Salpimentamos cada pieza de carne y la rebozamos ligeramente en harina. Frita así, evitamos que se seque la carne por dentro. Freímos en una sartén con lo justo de aceite para que cubra el fondo. Reservamos las chuletas fritas. 
  2. Añadimos a ese aceite las rebanadas de pan y los ajos enteros con piel. Tradicionalmente esta mixtura se hacía con el mortero pero puedes usar si te es más practico la trituradora. Retiras la piel a los ajos y tritúralos junto con el pan y el zumo de limón. Si lo vas a hacer con trituradora, añade el perejil picado a la salsa después. Quedará muy espeso así que puedes o bien añadirle agua, vino o caldo concentrado hasta que tenga la consistencia de una salsa algo espesa. 
  3. Salpimienta la salsa a tu gusto y junto con las chuletas pásalas de nuevo en la sartén y dejas que cueza no más de 5 minutos. Se trata de que coja cuerpo la salsa y se caliente la carne... poco más. La salsa va espesar por efecto del pan así que es posible que necesites regarla con un pequeño chorrito de agua o caldo.
Y es mi cometido lanzar el reto siguiente. Una cosa lleva a la otra y mi mente retorcida no ha apartado a Frank Capra del pensamiento. Una de mis películas favoritas es suya: Arsénico por compasión. Ya nunca sabremos si esta comedia es así de chisposa por su estupendo e ingenioso guión o por la maravillosa interpretación de Cary Grant, mi actor favorito sin duda alguna. Es por tanto de ley, dejando el arsénico a un lado, que mi reto sea recibir a cenar a Cary Grant. Vicky, de Mordiendo la galleta, es mi desafiada y dulce anfitriona. Mi receta anterior, esas galletas mortales, son suyas así que dejo todos los cabos de esta entrada bien atados. Vicky, tienes 20 días... tic-tac...

* * * * * * * * * *
Nota sobre esta historia: los personajes y los hechos relatados son reales con la salvedad de que Robert Capa y Gerda Taro jamás estuvieron en casa de abuela ni conocieron a mi familia. Este encuentro es obra de mi retorcida imaginación.

Nota sobre las fotos: he mezclado algunas fotos reales de la colección de Capa propiedad de la agencia Magnun con fotos ficticias recreando los tiempos en que los tres mosqueteros (Robert, Gerda y Chim) trabajaban fotografiando nuestra guerra. Estas fotos, son obra y milagro de mi hermano David y su -mi- querida Olga. Gracias por subiros a esta aventurilla:-)

25 comentarios. ¿te animas?

  1. Estoy emocionada Mai¡¡¡¡ De lo mejor que he leido. Sabía que era un personaje para sacarle jugo y tu especialmente lo harías, con buen verbo y tu imaginacion desbordante, tus experiencias allá en la Mancha.... De lo mejor que he leido. El texto, la historia, las fotos¡¡¡ eso si que son 10 puntos. Y bueno la receta le va al pelo. Siento decirte que en mi humilde opinión de lectora, no te has extendío por encima de lo que hubiera sido de desear, es mas me hubiera gustado que la historia tuviese mas capitulos... Chapeau como dirían los franceses. Bss preciosa me has alegrado el viernes. Muakkkk

    Virginia "Sweet & Sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virginia! mi coproductora en este serial :-) sobra decir que sin ti esto no hubiera sido... he sido atrapada por tu desafío, no sabes cuánto he leído visto, admirado... y hasta fastidiado que me da una rabia enorme como mucha gente busca familla a costa de celebridades que ya no están para defenderse... por otro lado, creo que era de cajón que me centrara en su etapa en España... el amor de Gerda que tampoco le duró pero tanto le sangró a lo largo de su vida... qué tipo el destino, verdad? ambos muertos cubriendo la guerra y ambos reventados por la inmundicia humana: un tanque y una mina anti-persona...

      Un besazo guapa y muchas gracias por todo:-)

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Virginia!!!! La historia es fantástica y yo también quería saber más.... me tenido la intuición que esa caja de fotos se quedó en el dormitorio de Pepín porque Gerda ya no volvió nunca más... No sé, me ha parecido fantástico, perfectamente hilado todo....
    Las fotografías fantásticas...la verdad es que me he creído que eran fotos reales de ellos! Felicidades a tus cómplices.
    La receta...deliciosa...y más pensando que son recetas de momentos en que no había abundancia de nada...
    Fantástico, no tengo más que decir....!!!! De las mejores participaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abril! muchas gracias :-))

      Habrá más confesiones y más historias cotidianas de la guerra, de esas cosas que voy hilando entre lo que recuerdo que me contaron mis abuelos y lo que he ido leyendo a lo largo de mi vida... y no voy a adelantar pero en la habitación de mi tito Pepe están los rollos de la maleta mexicana... de cómo llegaron a México y por qué falta un rollo y ... Chim, y... y tantas cosas que se han quedado descolgadas hoy...

      Estoy completamente pillada y hasta que suelte todo lo que se cuece mi cabeza no voy a parar:-)

      Un besazo!

      Eliminar
  3. Uauuuuuu, menuda imaginación, y si es verdad que dan ganas de seguir con la historia. Me gusta!! Bss.

    ResponderEliminar
  4. Mai, es difícil decirlo, y ya lo decíamos el otro día, no hay que elegir un favorito, un perfecto, un másmejor (yo, tan indecisa, no tengo una sola comida, libro o canción favoritos, pero tengo muchos, aunque eso les haga dejar de ser el favorito). Sin embargo, esta es mi entrada más más más favorita de tu blog.
    Así que me encanta tener que volver a por el resto, y me da igual si es mañana, dentro de dos semanas, o de un mes (espero que no!), la cosa es que estoy deseando desvelar los misterios :D Así nos dura un poquito más.

    Me ha encantado, porque además, gracias a una profesora en la universidad descubrí a Robert Capa y me enganché a todo lo que le rodeaba. Tu entrada tenía que engancharme sí o sí ;)

    Y el homenaje es precioso, si es que Virginia te lo ha puesto bonito, ¿eh? Pero bueno, que de donde no hay no se puede sacar, y tú tienes más jugo que otra cosa :P

    Apenas hago chuletas de cerdo porque a mi novio no le gustan nada (!!), pero cuando veo recetas como esta sigo guardándosa por si un día... ¡¡¡Menuda pintaza que tiene, Mai!!! Y qué bonito es hacer una de esas recetas que han pasado de uno a otro por toda la familia. Yo estoy deseando aprender a hacer los garbanzos con arroz que hacía mi abuela y prepara mi madre, ¡¡esta es mala maestra, pero espero aprender un día!!

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ser diplomática y diré que esta es diferente... aunque ya he hecho guiones y todo (creo que tengo un par de ellos en los retos que hacían en Food&Film) es la primera vez que me lanzo a contar minirelatos. Y es algo que tenía muchas ganas de hacer pero que nunca veía cómo meterlos en el blog... y mira, por fin!

      Virginia me ha puesto en bandeja y la muy brujilla lo sabía:-) es un encanto de mujer!

      Ay Paula! algún día me impondré a mí misma hacer el desafío de Paula... que preparar si viene Paula y su novio a cenar... no lo iba a tener nada fácil :-P

      Un besazo reguapa!

      Eliminar
  5. Una historia apasionante, me tienes completamente abducida... tanto que ni puedo comentar la receta.

    ResponderEliminar
  6. Madre ...Mai!...¡Qué bonito!, me ha encantado la historia, la verdad es que da gusto leerte, es una pasada....y las chuletas también, por supuesto no hay nada mejor que las recetas de antaño.... seguro que la pruebo..
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Uau, no sé si hacerte la ola..........eres una artista!!!

    ResponderEliminar
  8. uff, me quedo sin palabras, no quiero que suenen a halagos vacíos o de cumplido. simplemente te digo que me has emocionado y que ¡se me ha hecho corto! Y que quiero seguir leyendo más.
    Ah, las fotos creí que eran todas reales.
    Las chuletas me gustan mucho, no voy a tardar en prepararlas a tu manera y me pensaré en tu padre y en tu abuela y en las mujeres que siempre parece que están a la sombra de algo y siempre están sacando fuerza de donde parece que no queda y levantando el ánimo y/o la familia y/o el país (cualquier familia, cualquier país)..
    un beso.

    ResponderEliminar
  9. De ser mi reina de la informática vas a pasar a la reina de las historias increíbles...¡ME HAS DEJADO MUDA!...y ¡SABES MUY MUY BIEN QUE ESO ES DIFICILÍIIIIIIIIIISIMO!.
    Vaya relato....vaya recetón......que vidas...que historias....sigue contando aunque sean largas chica....que de vez en cuando nos viene ver saber que no siempre se ha vivido en el país de "la la la"...que aquí se sufrió mucho.....
    Mil besos...y SKYPEAMOS EH???'....sin falta....y eso que ahora estoy muy formal con mi gimnasio y mis cosas...que viene la operación bikini...jijiji
    CUIDATE CUIDATE CUIDATE

    ResponderEliminar
  10. JOER Maite sin palabras me has dejado...y con la baba que me sale por la comisura....genial!!

    ResponderEliminar
  11. Mai, qué maravilla!!!
    Has subido el nivel de estos retos de una manera que se lo has puesto muy difícil a los siguientes...
    Tu relato ha sido maravilloso, tan evocador y emotivo y con esas preciosas fotos...Hay que ver el arte que tenéis en tu familia!
    Ni que decir tiene que ya nos tienes en suspenso esperando la continuación de la historia!
    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Eres la leche, Maite! No sabía si me contabas realmente un relato familiar o te inventabas una historia. Me ha encantado, por lo que... ni se te ocurra dejarnos sin segunda parte!

    Las chuletas prometen. Me ha gustado mucho la receta. Sencilla y con ese sabor directo...
    Besitossss

    ResponderEliminar
  13. Mai, no se como te las arreglas para tenerme siempre en suspenso, no veo las horas de leer la continuación de la historia. Me fascinó tanto como vos, sos genial!!!!
    Tomo encantada el reto pero un tanto nerviosa por no llegar a tan alto nivel como el tuyo!
    Gracias por retarme mi querida amiga!
    Besotes y espero la segunda parte!!!

    ResponderEliminar
  14. Bueno..que sepas que me he quedado enganchadísima con tu historia..siempre te digo lo bien que escribes, pero hoy he sentido que estaba leyendo una novela tan bien escrita y recreada que realmente he necesitado comprobar que los hechos aunque reales los habías situado en un escenario (el de casa de tu abuela) ficticio..eres una maga de las palabras, una contadora genial y sin duda vendré a leer el final de la historia :)
    lindo homenaje a una época y unas personas cercanas a ti y que me hacen pensar a las que lo están de mi :)
    uy!!! las chuletas también me encantan..pero es que lo malo tuyo Mai..es que nos seduces con palabras y enganchas nuestras mentes tanto que luego lo demás resulta superfluo!
    muasssssssss preciosa!

    ResponderEliminar
  15. Que placer infinito es leer tus historias amiga del alma. Nada te detiene, todo está dentro tuyo. Lo tenés en tus manos, hace uso y abuso de este don magnífico que tenés . Quiero leer tus libros. Quiero que me cuentes historias, inventadas y reales también. Ponete con ello tenés mucho en tu interior gritando para salir. Quiero más, de tus palabras , de tu creatividad, de tu belleza, de tu flamboyante imaginación.
    Besoooooooo

    ResponderEliminar
  16. Hola Maite... Hoy llego por vez primera a tu cocina y por suerte, también a esa ventana que le has instalado a tu alma para que todos/as podamos asomarnos. ¡Y cuánto me ha gustado todo lo que mis ojos han visto! Y no sólo los ojos, diría que cada sentido tiene un lugar en estas páginas tuyas, para deleitarse.

    Me has atrapado, me has conquistado, ¡ay que ver! ¿Por qué no te habré encontrado yo antes? Hay en ti algo muy especial, transmites una energía tan pura y tan necesaria que yo me atrevo a pedirte desde aquí que por favor no dejes de escribir porque lo haces maravillosamente. Pero sobre todo, no dejes de ser tú misma ni un ápice, ese coraje tuyo y esa alegría tan vital es irremediablemente contagiosa. Y eso es bueno, muy bueno.

    Gracias por compartirte al mundo y discúlpame que me atreva a pedirte tanto, justo cuando acabo de conocerte.

    Aquí me quedo y en "Las cosas de Mai" también. ¡Enhorabuena por TODO!

    Un abrazo enorme desde Galicia.

    ResponderEliminar
  17. Leñe !!!! Mientras iba leyendo, pensaba que claro, escribirías tan bien porque lo habías heredado de tu abuela jaja.
    Ay, brujilla, cómo me has engañado !!!
    Vengo a verte mucho, pero comento poco, algunas veces por desidia y otras por no romper el encanto de leerte.
    Las chuletas, ricas y si son de familia, más me gustan. Por cierto, has puesto que hará mucho pan mara mojar semejante salsa ???
    Besotes gordos, mi niña.

    ResponderEliminar
  18. Mai, hoy hice tu deliciosa receta y no puedo mas que contarte que mis chicos pidieron que escribiéramos la receta en nuestro cuadernito recogederor de tesoros! Simplemente DELICIOSAS!!!!
    Gracias por tan riquísima receta y seguimos esperando la continuación de la historia.
    Besotes mi queridísima hada madrina !!!

    ResponderEliminar
  19. Hola Mai, ¡Mira tú si no he llegado en buen día! Este relato es un verdadero tesoro y te digo más, creo, como decía Virginia más arriba, que debes continuar la historia, es que estoy está muy bueno y una tiene ganas de más, tus letras son geniales y tu cocina ni te digo. Ahora sigo leyendo y cada post es una sorpresa y una alegría mayor. Te dejo un beso por ahora

    ResponderEliminar
  20. Madre mía Mai, me has dejado los pelos como escarpias de la emoción que me ha causado tu entrada...es curioso sabes? llevo desde ayer, que entré en un blog amigo que te dedicaba su receta, pensando en tí y hoy no he podido resistirme más y he entrado en tu cocina (cuanto tiempo por cierto...) y me encuentro este relato, ahora creo que tenía que leerlo, porque es precioso. Que bonitos son los recuerdos cuando se hilvanan correctamente!!
    Un beso preciosa, esas chuletas deben estar de muerte lenta :* :* :*
    MJ

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno el relato, Gerda Taro fue una heroína

    ResponderEliminar