Pastel de chocolate, amapola y albaricoques (Marillen-schoko-mohn-Kuchen)

Los productos Bio están de moda. Una moda positiva que obedece a un cambio de conciencia. Quiero comer animales felices, productos de una tierra sana y sin venenos, bio-sostenibles, una alimentación más honesta que cuide mi cuerpo y el cascarón en el que vivo, mi planeta Tierra. Son productos que cuestan más caros porque en principio parece que obedecen a una corriente esnob y por todos es sabido que con las modas y tendencias burguesas hay que hacer caja. Por eso cada vez más productores y supermercados se suben al carro ecológico. Y sí, lo hacen a cualquier precio...
Hace un par de días emitieron en canal Arte un reportaje muy interesante titulado Die Bio-Illusion. El reportaje analizaba las dos caras de un mercado en alza que apenas acaba de despuntar. Un aviso a lo "Ehhh, ¿qué estamos consumiendo? ¿Qué es lo que compramos, productos Bio o Bio-ilusionados?" la realidad es algo que ya todos sospechábamos, sabíamos o nos imaginábamos. ¿Es creíble que un kilo de tomates que ha necesitado de 180 litros de agua para madurar proceda de invernaderos de plástico en medio del desierto en Marruecos o en Almería? ¿Es factible que China se esté convirtiendo en uno de los mayores productores de productos orgánicos y que las investigaciones afirman que lo único ecológico que contienen son las certificaciones? ¿Es pensable que unas granjas de huevos y gallinas bio sean naves de confinamiento masivo, donde las pobrucas viven y mueren sin haber visto jamás la luz? ¿Es auténtico un mercado sin legislación global donde muchos de los sellos de certificación son gestionados por asociaciones privadas de productores y cuando en muchos casos -como demostró el reportaje- por apenas 200€ puedes conseguir un sello Bio de la noche a la mañana?
El reportaje recoge el sentir de pequeños productores, que empezaron con muchas ganas, con mucha conciencia de que éste es el camino pero la realidad les ha devorado. Se han encontrado infinidad de trabas, desde depredadores, plagas, enfermedades... un coste altísimo en esfuerzo y dinero para tirar malviviendo con unos beneficios casi inexistentes. Al lado del pequeño productor, un inversor que ve con desesperación como no es capaz de atender la demanda de sus grandes clientes con la producción a pequeña escala... un sueño que a día de hoy se está desvaneciendo y amenaza con convertirse en tan solo una bonita ilusión...
De nuevo la gente pierde. Otro gol al marcador de las multinacionales y productores masivos y otro golpetazo a la gente de a pié. La gente de bien. Aquí el malo no se esconde, no se molesta en vestirse de abuelita para zamparte mejor. Latifundios con capataces que tirotean a sus trabajadores porque después de 11 horas de trabajo uno de ellos dijo, me voy a casa, usted solo me paga por trabajar 8... gente humilde a la que se le arrancó su tierra aprovechando una guerra y que años después estas multinacionales se niegan a devolver los cultivos a sus propietarios. Marcas muy famosas pagando a guerrilleros, narcos, mafias, a toda la canallesca mundial para mantener a raya a los campesinos y sus departamentos de marketing y publicidad haciendo campañas ejemplares de sostenibilidad y proyectos antipobreza...
Y llegado a este punto pensarás, "qué mierda, por dios! yo paso porque para qué" pues para no rendirse alma cándida! hay que seguir, aquí nadie podemos tirar la toalla. No olvides que somos y seremos lo que comemos. Quien se alimenta de comida envenenada morirá por envenenamiento. Quien coma comida enferma, enfermará, quien no defienda a otro ser humano, quien no apoye a la gente de bien, vivirá desalmado... ¿el premio al esfuerzo, al idealista que lo intentó es premiar a la canallesca productora de comida en masa? No olvides jamás quién es el enemigo. Es evidente que la producción masiva de alimentos no se puede vencer y más teniendo en cuenta que 3/4 partes del planeta pasa hambre y sufre de pobreza máxima. Los necesitamos para que coman los que no tienen y pasan hambre. Pero ¿y nosotros? yo puedo decir no a este negocio. Yo puedo decir sí a la corriente Bio esté o no etiquetado como tal. Decir sí al comercio cercano y honesto. Yo puedo apoyar y consumir comida local. Yo tengo acceso a todo así que yo no tendría perdón si no hiciera algo...
Yo puedo comprar directamente a granjeros, o mercados o cooperativas. Yo puedo ir, hablar con ellos y dejar que me cuenten como el año pasado se perdió la cosecha de albaricoques porque culpa de unas nevadas tardía en pascua... los que podemos, debemos seguir demandando comida auténtica sin empaquetar, sin sellos mentirosos, comida cercana y real... a mí me da igual si mi lechero cura a sus vacas con antibióticos cuando enferman. A mí me gusta saber que es un padre de familia honesto, trabajador y que sus vacas pastan tan felices a un par de kilómetros de mi casa...

Claro que necesitamos del super! pero hay que esforzarse y acudir a él lo menos posible. Más mercados, más ferias locales, más tiendecitas y ultramarinos como había antes. Demandar a los gobiernos ayudas para la venta directa y volver a permitirla en las comunidades donde se ha prohibido. Claro que hay que legislar, pero que nuestras instituciones se lo curren caramba, que para eso están ¡que trabajen caray! exijamos los que podamos y que no nos atocinen las luces de los centros comerciales y las ofertas del 3 por 2... A por ellos que son pocos y cobardes.. grandotes sí, pero cobardes..
Aquí te traigo un kuchen austriaco que ha traído un poco de controversia en mi hogar. Me inspiré en éste, austriaco a rabiar pero parece que a mi mozo no le parece una combinación muy patria eso de ponerle chocolate al Marillenkuchen... a este blog acuso de tan detestable fechoría y  me exculpo de toda responsabilidad ya que a la vista queda que no es cosa de mi mente retorcida. Yo solo he cambiado la lista de ingredientes y las cantidades más acordes con mi estilo y nuestros gustos pero al blog pongo por testigo de que yo jamás violaría la repostería austriaca... Y como sale mucha masa, puedes hacer un kuchen grande en un molde de 30x40 cm. o en dos pequeños de 18x22 cm. más o menos lo que yo he hecho. Uno se ha quedado en casa y el otro a viajado a la oficina de Günter en busca de opiniones... al final de la receta, documento las reacciones a medida que me vayan llegando...
Ingredientes:
  • 4 huevos
  • 160gr. de azúcar moreno (los golosos pueden llegar hasta a 200gr.)
  • vainilla molida
  • ralladura de media naranja
  • 4 cucharadas de ron
  • 4 cucharadas de semillas de amapola
  • 250 ml. de nata liquida entera
  • 40 ml. de aceite vegetal (yo uso de colza con aroma a mantequilla)
  • 300gr. de harina (de trigo o espelta)
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 200gr. de chocolate
  • 350-400gr. de albaricoques 
Preparación:
Precalienta el horno a 180ºC. Derrite el chocolate al baño maría o directamente en el microondas (ojo que aquí se puede quemar. Precaución). En un bol, batir los huevos con el azúcar hasta que estén muy cremosos. Añadir la vainilla, la ralladura, el ron y las semillas. Batir de nuevo. Añadir la nata y el aceite. Cuando esté ligado añadir el harina previamente mezclado con el polvo de hornear. Una vez bien mezclado y sin grumos incorpora el chocolate derretido y mezcla hasta que esté completamente diluido. Prepara los moldes. Si lo necesitan, los engrasas y enharinas. A mi me gusta poner papel en la base. Así evito que se pegue y el molde dura más tiempo como nuevo. Cubre con la masa y evita que quede una capa gruesa. Sale mucho mejor si el bizcocho queda fino ya que la fruta se hunde menos y la cocción será más rápida evitando que los albaricoques se conviertan en submarinos.

Deshuesa, corta la fruta y colócala sobre la superficie. Hornea hasta que la masa esté cuajada. Yo necesité 20 minutos pero esto es cosa de cada horno...

Cuando haya templado, espolvorea con un poco de azúcar glas

Primeras reacciones:

Hermine piensa como Günter. Está muy  rico pero es extraño. Vamos a decir que es "exótico". Ella lo prepara sin chocolate y con la miga tradicional de mantequilla que queda más amarmolada. Con nata y aceite queda más esponjosa... distinto pero rico..
A Anita no le gustan las frutas ácidas así que el Marillenkuchen no entra en la lista de sus favoritos pero el bizcocho le ha gustado y dice que se lo puede imaginar de lujo con unas cerezas.. ahí queda la propuesta!
A Andi le ha gustado pero no es un criterio válido. Le pones un Kuchen y se lo zampa sin pestañear. Gü le he preguntado: ¿y qué te parece? y dijo: rico. Nada más...
La madre de Angelika suele hacer Schokokuchen de grosellas así que está acostumbrada a este tipo de contrastes. Le pareció muy rico...
A Cindy no le sabía a mucho porque está malita. Anda con la nariz taponada y ha perdido el gusto así que tampoco nos aclara mucho su opinión...
A Patrick le ha gustado, no ha dado muchos detalles pero le ha gustado. Pensaba que era de melocotones... bueno, eso es perdonable, cocinados yo también los confundo...
 Peter dice que muy rico. Un sueño!
A Thomas también le ha gustado. Muy rico aunque él, Peter y Angelika ya habían cotilleado la entrada y ya sabían que era de albaricoques...
Y nuestro abnegado Kuchen  cruzó las fronteras del laboratorio de Günter y se instaló en el hogar de Angelika pudiendo su marido dar noticias de este pastel... prueba superada!

33 comentarios. ¿te animas?

  1. Mucho que reflexionar con esta receta Mai. Primero el Pastelito, me encanta pero quizás lo haría sin choco, esos albaricoques tienen un pintaza mortal....¡Ñam!..
    Sobre lo "Bio", me enorgullezco de ser de Pueblo, y de haber bebido leche "de verdad" y comido huevos, carne y verduras "de verdad" durante mucho tiempo..., hoy en día es complicado por lo menos para mi, tanto a nivel económico como a nivel de disponibilidad, sí que es verdad que vivo en un pueblo en el que de vez en cuando los campesinos venden sus productos en las fruterías, por eso tengo la suerte de disfrutar de los maravillosos tomates de andalucía, no tiene perdón ir al Mercadona a por ellos teniéndolos aquí mucho mejores y encima ...¡¡más baratos!!.. En muchos casos yo he pensado que lo "Bio" es un negocio, para mi pasa lo mismo con los medicamentos y muchos otros productos, no interesa "hacerlos" más baratos y accesibles para la gente de a pie, reconozco que somos muchos a la mesa, y que hay que producir mucho alimento, pero se desperdicia tanto también...es algo un poco contradictorio... Un tema muy abierto para opinar, yo estaría encantada de poder comer todo "Bio", pero "bio" de verdad, no como algunos productos que le dan solo el nombre para que pensemos que estamos consumiendo este tipo de productos... En fin, releeo antes de publicar y pienso..., ¿será que no interesa ayudar a los pequeños productores?, si les diesen ayudas y se moderasen un poco los precios, seríamos muchos los que consumiríamos sus productos....... creo que como siempre...."el pez grande se come al pequeño!... :(
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón....he puesto Andalucía, en minúsculas...¡sorry!... ;)

      Eliminar
    2. María, hija,tienes más razón que un santo. Es caro. Comprar comida sana y honesta cuesta mucho. Nosotros no podemos comer todo así. Mucho viene del super, pero vamos haciendo nuestra lista de prioridades y ciertos consumos los hemos reducido en cantidad a favor de la calidad... son muchas las cábalas pero hay que hacerlo, por nuestros críos, por los que les quedará mañana si hoy no marcamos los límites a los peces gordos que nos están devorando... y solo un dato. Ya es oficial, la comida envenenada por pesticidas o procesos industriales ya mata más que el tabaco... ahí queda,

      BEsos

      Eliminar
  2. Mai!! Este es un tema para mí muy cercano y lo miro desde nuestrs posición de pequeños productores de aguacates orgánicos, que fíjate tu, que nos hemos venido a vivir al campo hace cinco años una vez que nos hemos jubilado con la ilusión de vivir justamente produciendo de manera limpia y ¡por qué no! poder ganar unos pesos con nuestra producción al formar parte de una cooperativa de producción orgánica. No te imaginas todo lo que nos han exigido para conseguir la certificación internacional, la guerra que vivimos día a día para conseguir el agua de riego por goteo, cada día es una lucha para que nuestros aguacates sigan vivos y ¿para qué? pues para terminar vendiéndolos en el mercado local, pues los precios internacionales simplemente no nos pagan el esfuerzo que hacemos. Pero somos tercos y sabemos que todo trabajo, y sobre todo el de campo, es cuestión de paciencia y cada día me levanto con la alegría sentir que vivo en un ambiente sano, y que mis aguacates alimentarán a niños y jóvenes de mi entorno de manera óptima. Una cosa lleva a la otra y te imaginarás que en casa no entra ni una pastilla de caldo envasada. Así que sigamos, que podemos.

    Ahora, en cuanto a tu pastel: si está novedoso, tengo que ir a mirar el blog que mencionas, pero creo que hay que abrirse otras posibilidades, se ve muy bonito y la cara de Hermine dice que hay que probarlo! Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pamela! Aguacates! no sabes cuánto me cuestan encontrar aguacates bio porque todos los productos de cascara dura no los compramos si no son biológicos. Ya no tanto por nuestra salud sino por lo que contaminan en sus espacios naturales... sabes que me suena tu historia? he leído mucho sobre las trabas, los papeleos interminables... unos países permisivos, otros corruptos y otros que directamente no desean que se extiendan este tipo de negocios.... he sabido de productos no biológicos que llegan a España, allí se etiquetan como orgánicos y se vende en supermercados europeos... el truco para hacer más rico al ladrón, y para que no levante cabeza el productor...

      Austria es el país en cabeza de la UE en lo que a ayudas a los agricultores y ganaderos. Se invierte mucho en ayudas y subvenciones y aún así, el desánimo se siente muy cerca. Eso que pueden vender directamente, la leche y los huevos nos la traen a casa y puedes llamar a las granjas y hacer pedidos de cara a cuando hay matanza o cosechas... todo son facilidades y aún así requiere una implicación brutal porque lo más fácil es ofrecer toda la producción a un grande y fin de la historia... es mucho esfuerzo y siempre en la cuerda floja ...

      Pero tú lo has dicho, hay que seguir, tiene que ser el futuro sí o sí, no podemos rendirnos ante canallas como la Dolle, Chiquita, del Monte, etc. hay que terminar con el imperio de los intocables...

      Qué sorpresa más bonita me has dado! tienes que pasarme recetas de aguacate que nos gustan mucho:-)

      Un besazo!

      Eliminar
  3. Pues en este tema si que estoy totalmente perdida, donde vivo ahora hay una tienda de productos ecológicos, la lleva Maria una argentina que por amor se vino, ella tiene fruta y verdura con certificación ecológica que la mayoría procede de Murcia, por otra parte hay otra tienda que venden fruta y verdura cercana, de la zona...pero no ecológica..entonces que es mejor una eco bien la cercana o no eco...dilema que todavía no he resuelto.....lo voy combinando pero claro representa que en una hay pesticidas etc etc y en la otra no....ayyyyy un tema que ya lo hemos hablado pero que es complejo, donde vives es más fácil encontrar comida cercana, por aquí la cosa se complica y al final, por falta de tiempo, distancia etc terminamos comprando lo más fácil...intento no hacerlo pero en ocasiones es inevitable...
    Y ya concentrándonos en el pastel te diré que. Mi parece perfecto, que pintaza...aunque lo de las cerezas me ha gustado mucho...besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil Núria, si es cierto que dentro de España todo está cercano, aguantan no hay problema, distinto es con los productos que vienen de lejos pero ya hay varios escándalos de lo que viene transatlantico y se etiqueta en el país de distribución como suyo... muchas veces es el propio sentido común el que lo dicta. Cada vez que compramos tomates bio austriacos en invierno nos toca reir... en Austria! tomates! a -15º! es de tomadura de pelo...

      Las cerezas va a ser la solución aunque a mí sinceramente con albaricoques! es más mi cosa:-)
      Un besazo guapa

      Eliminar
  4. Uy, como te gustan los temas polémicos (y los bizcochos polémicos). Mira que me has tocado, además. Hace tiempo que me planteo todos estos temas...
    Por un lado me parece bien que los productos ecológicos estén al alcance. En España, lo "bio" me da la sensación de que por pura moda, abarca sólo productos recogidos en su momento perfecto, cultivados uno a uno, exquisitamente cuidados... claro, los precios desorbitados y para "gourmets". Es malo que el super, como aquí en Austria, ofrezca productos sin químicos ni pesticidas a precio "normal", para que todo el mundo tenga derecho a elegir que dar de comer en casa? Es genial, no? Pero claro, si se piensa, no es posible. No es posible abarcar con métodos tradicionales y respetuosos las cantidades y precios y mercados a los que nos hemos acostumbrado en esta vida moderna... y aquí llega lo que tú planetas: Que estamos comprando realmente? Uy, que dificil...
    Apostar por el mercado regional sin obsesionarse, comer más comida casera y menos conservantes (platos bio que duran meses en la nevera??? Me lo explique?), intentar saber de dónde proviene lo que comemos, aducar a los niños desde el principio... es decir, un consumo responsable. Por qué a todo el mundo le suena a chino??

    Y para polémico, el bizcocho. Ya te vale, jajaja.... Lo voy a preparar pero ya. Lleva el pinche preguntando a ver cuando llegan los albaricoques para comer Marillenkuche desde hace meses, le va a encantar. Pero eso si, no lo mencionaré a austriaco alguno. No me se vayan a escandalizar... jejeje

    besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Ana! amén! eso hablaba con una de mis vecinas que también tiene huerta. Dice mis verduras son biológicas, y cuando las cosecho no me aguantan más de dos días en la nevera... has ido ya a recoger fresas? pues pasa igual, o te las comes en el día -al día siguiente a más tardar- y se ponen mustias... entonces. qué nos venden? No son fiables, y cada vez hay más escándalos y más reportajes que ponen al descubierto el engaño... mira el año pasado con el veto a los productos españoles por culpa de los pepinos asesinos que resultó ser una soja transgénica cultivada en una granja biológica alemana... cada vez más caquita por todos lados! eso, sí, muy bio que por lo menos hace buen compos...

      El kuchen ... jajaja! escandaliza a tus paisanos! jajaja
      BEsos

      Eliminar
  5. Para chuparse los dedos Munnnnnnnn que rico.

    ResponderEliminar
  6. Y lo difícil que es a veces...

    Lo verdaderamente difícil de explicar a alguien que compra zapatillas madeinchina de 150 euros, que haría del mundo un lugar mejor si comprara café de comercio justo (por poner algo facilito que se encuentra en cualquier sitio). Te dicen "pero eso está más bueno o no? Y no lo tienen en el super? Yo es que lo compro todo en el super..."

    El individualismo, jodido individualismo que nos acaba destruyendo porque solo queremos comprar envases de colores llenos de promesas de juventud y felicidad, y nos vamos rellenando de a poquitos de grasas hidrogenadas y de transgénicos, de tóxicos, de plaguicidas y de mierda madeinmonsanto.

    Pero nada. Mis compañeros de trabajo una vez me dejaron caer que me notaban un poco de soberbia porque participo en un grupo de consumo ecológico donde el productor y nosotros hemos formado una sociedad de consumo, con un compromiso de producción y de consumo, en la que a cambio de una cuota fija nadie sabe qué verdura llegará la próxima semana. Que si me creo más que nadie con esa actitud mía, y qué gilipollez es esa de que pagas y no sabes lo que compras, que hay que ser tonto.

    Y es difícil, muy difícil, con nuestras economías de in-subsistencia acceder además a esos productos. Y cuando accedes descubres que aquel productor ecológico que cultiva tomates, a veces compra fruta a una multinacional de la explotación agrícola que tiene una línea de negocio eco pero que produce en países como Costa de Marfil o Congo. Y lo hace porque sus clientes no entienden que no tenga mangos. A pesar de que estamos en Madrid.

    En fin... es tan complicado, y tan satisfactorio al mismo tiempo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de complicado! lo has clavado. Nos parece caro comprar unos aguacates bio de los que cultiva Pamela pero no unas zapatillas de moda de 150€ made in China... ese es el conflicto. A mí me han tomado muchas veces por militante y no es verdad. Yo llevo a mi hijo al Burger King, por qué no, solo que mis consumos los medimos. Por qué o todo o nada? por qué quién no hace nada me tacha de moralina o doble moral o cualquier estupidez... cada uno debe hacer lo que puede pero desde luego, lo que no es de nombre es el pasotismo general, el me importa un bledo, total, como nos están engañando, como todo es mentira como..

      La gran excusa para que participar y no comprometerse con nada salvo con su propia vanidad. Prefiero que me tachen de soberbia a que yo me tenga que tachar a mi misma de vanidosa egoísta:-) Un besazo guapa!

      Eliminar
  7. Si supiéramos bien lo que nos meten...jejeje....Hola guapa....me ha encantado tu tarta y el apartado reacciones ¡lo que mas!....con esa pintaza dan ganas de tomarte un té y otro y otro y otro.......de la cultura biológica...mejor ahora no hablo...sigo comprando a la casera de mi madre...desde que me casé y mi madre desde hace 45 años....que nos mete chuchos...seguro...pero es lo mas parecido al cultivo biológico que tengo en el mercado, por lo menos sus verduras están al aire libre y son "feas"...yo ahora que tengo un "huertillo", osea aspirante a huerto.....veo cuando crecen las cosas fuera y cuando no
    Besos...
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Luisa guapa! cuántas veces he repito yo eso cuando me preguntan! compra, cocina y come lo que te daba tu abuela y tu madre... volver a las acelgas rehogadas y a la tortillaa la francesa con unas rodajitas de tomate para cenar, las judias verdes con jamón en verano para comer... todas esas cosas que poco a poco vamos dejando atrás y que están de morirse y marcaban las estaciones cuando erámos chicas:-) sí, sí, estoy contigo,

      Un beso guapa! buen fin de semana

      Eliminar
  8. Uff es un tema delicado que a mi me da mucha rabia, por eso apenas compro en grandes superficies ni demás pero aún así lo tienen complicado y es una pena. El pastel es una pasada, exótico o como quieran llamarlo pero seguro que bien rico.

    besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Asj! un beso y buen fin de semana

      Eliminar
  9. Yo siempre me he sentido un poco recelosa de esos productos ecólogicos que encuentro en el súper mercado, no estoy convencida de los beneficios que me aportan cuando puedo comprar producto local en el farmers' market o en alguna tienda de frutas y verduras local. Encuentro el producto fresco, local y de temporada mucho más sabroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacer actos de fé, no hay más remedio. Nosotros somos escépticos de siempre pero lo consumimos en la medida que nuestro presupuesto llega... nos buscamos la vida, preguntando, investigando, etc. La leche y los huevos que consumimos no son más caros que los del super y la carne sale también muy por el estilo. La historia es que nos tenemos que molestar y llamar, reservar y hacer kilómetros para comprarla. Eso sí, nos venimos con 6-8 kilos de carne que debo cortar, moler y separar para congelar. Es trabajo, pero aceptamos que el resultado lo merece...

      Como dices, lo cercano siempre es garantía unque sea menos cómodo :-) un beso

      Eliminar
  10. Mi querida Mai, el bizcocho se ve fantástico. Y esos albaricoques tan monos de la foto me han enamorado.
    Sobre los productos bio, efectivamente, todo lo bio que nos venden en los supermercados lo único que tiene de bio es el logotipo que le han metido.
    Ahora bien, me encantaría tomar tomates en su temporada, carne de vacas que han estado pastando a sus anchas, huevos de gallinas que corren por el campo... y que el precio sea justo!
    Pero la gran pregunta mi querida Mai es... está la gente dispuesta a no comer tomates todo el año, sólo en temporada? Está dispuesta a comer carne sólo de cuando en cuando? y el pescado? Cuántas familias puede abastecer un productor local? y durante cuánto tiempo? Las cosechas son una, no infinitas. O sea que a la que el productor haya liquidado sus, pongamos 1.000 lechugas, que puedan abastecer 1.000 familias durante 1 día... qué come la gente el resto del tiempo?
    Seamos francos y objetivos... puedes comer bio si puedes tener tu huerto, si no, es imposible. Es imposible que pocos productores produzcan alimentos para millones de personas. En Groenlandia jamás comerían una lechuga, y en el sur de Europa no comeríamos salmón. Es así! O sea que la gran pregunta es, estamos dispuestos a cambiar nuestros hábitos alimenticios y comer sólo lo que se produzca en nuestra tierra y se pesque en nuestra costa y olvidar muchas otras cosas que jamás volveremos a comer?.... Esa es la gran y única pregunta. El día que todo el mundo responda "sí", ese día podremos comer bio.
    Besos linda!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aisha, yo no estoy del todo de acuerdo, ya no tanto con lo que dices que tienes más razón que un santo pero sí con la mirada o perspectiva tal y como yo la entiendo. No se trata de todo o nada, de o militamos o que el mundo se desintegre a nuestro paso en plan plaga.. es posible que el concepto Bio no esté bien definido aún y prueba de ello es que en cada sitio se tiene un a visión distinta de la idea....

      Yo parto que Bio es todo lo que menos degrada y es más honesto. Eso incluye la defensa del pequeño productor que cuida el medio ambiente y es respetuoso con sus animales y trabajadores, incluye la posibilidad que un granjero pueda vender directamente sus productos sin tener que brear con intermediarios, que no contenta insecticidas que matan gente, que no deserticen, que a los animales no se les forre de antibióticos y un largo etc. Yo no creo que en Groenlandia no comerían lechuga, no todo lo viajado tiene que ser malo. Es malo hoy por hoy porque no hay control.. pero se puede? tenemos medios para que se pueda? sí... sabes que la aceleración de las cosechas en invernaderos se puede hacer de forma bio? en el desierto de Tabernas en Almería llevan mucho tiempo trabajando en ello. Sabes que hay ya a la venta unas carpas tipo tienda de campaña que son térmicas y te permite tener un huerto aunque fuera esté enterrado en nieve? En Amazon mismo las puedes comprar ...

      Con esto, que me enrollo, que no creo que porque Goliat es un tirano que nos maltrata y nos sablea dejemos de creer en el pequeño David.. la cultura bio no prospera no por falta de medios sino poruque el Goliat todo lo alcanza y se lo hace suyo... no hay más remedio que seguir tirando del carro pero hay que proporcionarle la piedra a David...

      Qué bíblica estoy hoy!

      Un beso y feliz fin de semana

      Eliminar
    2. Bueno, partiendo de tu premisa sí sería así. Yo lo veo desde el punto de vista de que bio es km 0. O sea, que en Groenlandia no habría lechugas porque allí no se pueden producir debido al clima (esto es por poner un ejemplo). A parte pesticidas y todo lo demás, que también viene a mi punto de vista... si no usas pesticidas parte de tu cosecha no ve la luz, por consiguiente se pierde, por consiguiente no hay para todos... y que conste que me encantaría poder comer directamente del productor. De hecho cuando puedo voy de Rotterdam a 25 km y compro la leche directamente de la granja, pero también te diré que una día nos dijo la granjera que iba a dejar de hacer venta directa porque no le salía a cuenta ya que no podía poner la leche mucho más cara que en el súper y a ella, venderla tan barata no le salía a cuenta (si no recuerdo mal me salía el litro de leche a 50ct, a parte la gasolina, claro... pero es una leche que tampoco podía comprar en cantidad porque se pone mala). En fin, que es un tema difícil ;)
      Ummmmm siempre podemos arrendar parcelas en la montaña y montar una granja, un huerto y algo más que a alguien se le ocurra y nosotros nos los guisamos y nos lo comemos jajajajjajaja
      besos!!!

      Eliminar
  11. Por eso me gusta tanto mi huerto, porque vigilamos al abuelo para que no le eche química y se corte con el sulfato... pero claro, a esto de las modas se apunta todo el mundo y ahora proliferan los huertos bio que ni son bio ni son nada, más que nada porque uno qeu conozco no distinguiría un tomate cherry de un pimiento, así que cómo para saber como tratar plagas de forma natural. Al final tiene que reinar la lógica, comprar lo que puedas en la tienda de toda la vida, esa que compra al agricultor de al lado, que sí, qeu seguro que le ha puesto un fertilizante al terreno y fijo que también algo que evite las plagas, pero considero que eso es mejor que todo el proceso de conservación, encerado y lavado de cara que le hacen a la fruta y la verdura. Ah, y como los huevos los vende la vecina de mi madre, los tengo frescos, aunque mira tu por donde, blanquitos de yema, que la señora no les echa mucho maiz...
    Un besazo guapa,... yo creo que vista la encuesta esta que te has marcado también me molaría lo del chocolate.... pintaza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay pobre abuelo! sí, está todo muy revuelto y confuso. Muchas moda y poca información y poco acceso y ... y muchas trabas. Pero él enemigo tienes que estar claro, no hay otra. Creo que ya lo he dicho antes (por algún comentario) pero ya hay cifras oficiales que demuestran que la comida basura activa más cánceres que el tabaco... nuestros hijos están muchos de ellos sentenciados a tener cáncer antes de los 30... tenemos que poner límites a esos canallas pero es evidente que no será fácil:-) un beso guapa!

      Eliminar
  12. Ay que problemón!! como dices el grande se come al chico y por mucho que los chicos siguen ahí al pie del cañón, muchas veces no les compensa el esfuerzo y dedicación frente a lo que cobran por sus productos, es tan injusto cuando se tira dinero a espuertas y se dedica a cosas tan superficiales...
    Mi madre tiene una huerta, no para vender sino para consumo de la familia, es un auténtico lujo poder comer productos recién cogidos, tanto fruta como verdura y la he podido convencer de que los sulfate de forma ecológica, aunque ella me dice que los venenos que se usan de toda la vida no hacen daño, que nos hemos criado con ellos y estamos tan estupendos, es la leche mi madre!!
    Todo lo que puedo comprar a pequeños comerciantes lo hago, mi compañera de trabajo planta papas y le compro un saco de 25 kg y reparto, suerte que aquí hay varias cosechas de papas al año. Otra tiene gallinas y le compro los huevos, otro tiene miel y así, a veces el curro parece una empresa de contrabando cuando vamos pasando la mercancía, jajaaa!!! Yo suelo venderles aguacates, naranjas, limones, mandarinas, nísperos, lo que esté de temporada, las caras que ponen cuando toman una fruta que viene del árbol a la boca no tiene precio!! Procuro comprar la verdura, cuando no la tengo en la huerta en tiendas ecológicas, aunque es cierto que tienes que comprar en menor cantidad porque no duran tanto, pero merecer la pena!! En cuanto a la leche, no me gusta, así que intento hacer postres que no la lleven, prefiero el buttermilk, pero cuando no queda otra utilizo siempre leche fresca!!
    En cuanto a tu bizcocho me lo llevo tal cual, con otra fruta estará bueno, pero lo tengo que probar así!!
    Que sepas que eres una suertuda por tener acceso a productos tan buenos!!
    Besotes mi reina bella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad! tengo mucha suerte y cuando se tiene la oportunidad hay que aprovecharla. Lo que cuentas de tu madre me suena. Aquí a mis vecinas les pasaba igual. Decían que el abono azul no es malo, que es como el bio y de ahí no las sacas... bueno, van saliendo, cuando ven como con mis sacos de bio (que por cierto, apestan una barbaridad a vaca y/o caballo) tengo las verduras más estupendas que las suyas. Hay una cosa y es que en cuanto empieza a atacar Lorenzo los químicos se estropean con facilidad y los biológicos no, así que mis cosechas terminan más estupendas... poco a poco se van "mudando" de abonos...

      Un beso enorme guapa

      Eliminar
  13. Jajaja....me meo...¡cómo te lo has pasado!, jajaja
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  14. Preciosa mia, hoy he tenido una larga cita contigo: Primero con tu bizcocho de nata con nougat (que te acabo de comentar en la entrada correspondiente) y ahora con esta delicia típica (aunque versionada) de las tierras de tu guiri Gunter. Y no sabes como estoy disfrutando de poder estar tranquilica y relajada sentada frente a tu cocina y disfrutando de tu conversación con la que no puedo estar más de acuerdo. Mientras leía el principio de la entrada, sobre las mentiras que muchas veces se esconden detrás de los productos etiquetados como bio pensaba: por eso yo le compro los huevos a la señora Josefa que no tiene ningún sello de esos de productos bio que da el gobierno, pero que sí tiene unas gallinas felices que picotean libremente por el campo y ponen huevos cuando tienen que ponerlos. Y también a doña Anica porque aunque sus frutas no brillan tanto como las de Mercadona se mantienen igual de ricas y sabrosas en mi frutero y cuando las muerdes saben a lo que tienen que saber...En fin, amiga, que soy de las tuyas, de las que añora los pequeños ultramarinos de antaño en los que el tendero sabía cuales eran tus productos favoritos y te hablaba de la vida mientras hacías la compra, frente a las grandes superficies en las que mientras haces la compra lo único que escuchas es una megafonía robotica informándote de de que en el pasillo 3 hay una oferta de limpiador de baño. Y después de esto sólo me queda decir que el pastel de chocolate tiene que ser para chuparse los dedos uno tras otro que, aunque no sea todo lo patrio que debe ser yo ahora mismo me zampaba un buen trozo para merendar...Por cierto, y solo como sugerencia, estoy de acuerdo con la propuesta de Anita: con cerezas no debe estar nada mal. Besicos y un montón de abrazos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María!
      Sí, Günter también apoya la versión con cerezas. Caerá me temo :-) Y es verdad lo que dices, recuerdo cuando antes no había que decir a que tienda ir, con decir, ve donde la Sra. Carmen y le pides... o ve donde Marcelo y que te de... ya de entrada era todo más humano, algo que también estamos perdiendo con tanta megafonía sin contar los supermercados que tienes que estar a toda pastilla recogiendo los productos a medida que los cobran porque literalmente te los lanzan... recuperar humanidad, un calidad y un poco de respeto general hacia todos...

      Un besazo guapa mía!

      Eliminar
  15. Qué bueno... Tienes razón, hay que ver el lío de los productos biológicos, que muchos no se los cree nadie con dos dedos de frente... En casa, aunque somos de ciudad, siempre, siempre habíamos ido por leche y huevos a la granja, nada de cartones, y qué buenos eran... Y el cordero del rebaño de mi tío, sacrificado en casa, y los conejos, y los pollos... Cuando se lo cuento a mis alumnos me miran como si fuera un marciano, con cara de "¿Pero los pollos no salen del frigo del super?". Y ahora pruebas alguna de esas cosas bio y saben exactamente igual que las que no llevan la etiqueta, es decir, a nada.
    Oye, y de la receta qué decir, es que es buenísimo el pastel este (en casa dirían que como cualquier otra tarta austríaca, que les chiflan). Por cierto, así que Rapsöl es aceite de colza? Tanto tiempo buscando el significado de la palabreja y mira... Yo siempre había tirado por el camino de enmedio y usaba aceite de oliva suave, que también queda rico...

    Un abrazo,
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!
      Sí, es colza, un aceite fantástico brutalmente castigado falsamente en España porque mira por donde -que bien nos viene al tema- el causante de aquella famosa intoxicación fue el envenenamiento de unas partidas de tomates y pimientos de Almería. Por aquel entonces, eran los alemanes los que comercializaban los cultivos intensivos y se les fue la mano en la cantidad de pesticidas. Avisaron a ambas administarciones. La Española la desoyó. Alemania quemó las partidas... mira, se la cargó el aceite de colza, cuando es uno de los cultivos que menos deterioran el medio ambiente. Son plantas muy resistentes que dan muy buenos resultados en cultivos biológicos. Aquí en Austria hay mucho y da gusto ver las praderas amarillas, con la colza en flor... bellísima estampa. Yo lo uso mucho porque es el aceite que al freír escupe menos toxinas y me gusta usar en repostería uno que venden por aquí con sabor a mantequilla que deja en los bizcochos y bollos un sabor muy tenue...

      Y sí, Pilar, yo también conocí lo que cuentas pero ya mi hijo mayor. En España hemos perseguido la venta a granel y venta directa como si fueran delicuentes.... y ahora nos comemos el plástico y el veneno que nos venden los gigantes de la alimentación :-( perdimos la batalla pero no la guerra. Hay que resistir :-)

      Besos Pilar!

      Eliminar
  16. Hola Maite.El otro día hice tu receta y me ha encantado,yo lo había hecho con la masa tradicional pero no con chocolate queda exquisito.Mi marido es austriaco y le gusto bastante.Nos pareció un buen contraste.

    Gracias por tus recetas y un saludo desde Granada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno!!! qué ilusión! la próxima vez no olvides hacer una foto al pastel y la publico junto a la entrada que hará mucha ilusión. Un besazo!

      Eliminar
  17. Ay ay ay qué tema más difícil. Y qué triste. Yo aquí en Tenerife tengo una suerte morrocotuda, entre mi huerta y una agricultora bio local que vende directamente en el Mercadillo del Agricultor me apaño. Comemos lo que hay, cuando lo hay. Y estas últimas semanas en Lyon he estado comprando a mi querido Lucien, un señor que vende en el mercado, sin sellos ni nada, pero del que me fio. Y nos hemos puesto gochos de fresas y cerezas. Manzanas. Apricots.... cosas que aquí, en Canarias, no tenemos. Aquí comemos mangos, papaya, aguacates, plátanos...

    En su momento le di muchas vueltas, y decidí que prefería dar preferencia a los productos de pequeños productores locales que a los que tuvieran sello eco pero vinieran del quinto pino. Y así hago. Prefiero conocer a la persona que hay detrás, el sello me da cada vez más igual. Porque si esa persona come lo que siembra, y se lo da a sus hijos, por fuerza tiene que estar haciéndolo con buenas prácticas. Sólo cuando tengo que elegir entre productos que vienen de lejos y cuyo origen desconozco, sí opto por lo bio (por ejemplo la harina, que de aquí no hay). Y trato de informarme de la empresa que lo produce.

    Es triste que el agrobisness se haya acaparado también de esto. Conozco a tantos pequeños agricultores que se dejan la piel y la ilusión en lo que hacen, que me jode inmensamente el descrédito que le dan las grandes corporaciones que se han metido en esto como un negocio más, porque ¿¿¿¿quien coño le ha dado a Dole la certificación para vender piñas ecológicas????? ¿¿quien se traga eso??
    En fin. Como tú dices, sólo nos queda seguir apoyando a los productores locales, pasar de sellos y confiar en las personas.

    ResponderEliminar