Crema de tomates y calabacín para romper clichés

Hubo un tiempo no muy lejano en este blog donde publicar una sopa era sinónimo de afectos desencajados. He dedicado sopas a tristezas propias y ajenas, a momentos reduros de la actualidad, a historias crueles de la vida que nos desmontan por injustas y por llegar siempre tan cargadas de saña con los más débiles... pero esto es agua pasada. He tomado una sopera decisión que afectará sobremanera a la sustancia de este blog. Es por todos sabido que poseo una mente retorcida que no sabe ser ni dócil ni sumida, y que en el fondo  me repatean tremendamente los clichés y lo previsible de mi propia sombra... y si no lo sabías pues aquí queda expuesto y argumentado para futuras reflexiones... digo que, en un alarde de rebeldía he tomado la decisión de romper con este molde. Las sopas son sopas y tienen derecho a vivir felices y comer perdices y como aquí mando yo -pues no debes olvidar jamás que gobierno y gobernaré este subdominio con despotismo sentimental y tiranía gástrica obedeciendo solo a mi propio recetario- decía, que como aquí la mano de acero es mía pues mando y proclamo. Y punto... no?
¿Seguro? y es que puesta a irme por las ramas -otro clásico de mi persona- siento que al principio de mi periplo culinario yo decidía con más clarividencia por donde llevar mis historias y como asociar tema y receta. Puede que esté como una chota -tampoco lo descarto- o sea una desmemoriada crónica -seguimos con los clásicos- pero tengo la sensación de haber sido una dictadora con letra de hierro y discursos más definidos.. sí cierto, interminables como siempre pero no le pidas peras al olmo, hazme el favor. Ahí si que tocamos hueso y no es cuestión de debatir quimeras a la que comemos sopa... o sí? Decía... qué decía... que yo controlaba las letras y la manduca en este lugar... ¿O tampoco? Da igual. El caso es que ahora presiento que él es quién me domina a mí y sean cuales sean mis deseos es su propio pulso el que late en las recetas... chorrada tremenda la que acabo de soltar pero confío que tu buen entender sabrá pasar por alto semejante cursilada y podrás quedarte con el concepto de que te juro que yo quería contar hoy algo ligerito sobre la vuelta al cole de los peques pero que no, que va a ser que no..
Por lo tanto, muy a mi pesar proclamo que será la siguiente sopa la que romperá la tradición de afectos en conflicto porque esta se me está desmadrando ella sola...

Comenzamos de nuevo. Ayer comenzó el cole. Acto inaugural dedicado a los de primero y que para evitar jaleitos innecesarios, la directora nos despacha a los "veteranos" en los primeros 5 minutos del acto. A ver, los de segundo, en fila de a dos sigan a sus tutores y a vosotros queridos padres gracias por venir pero despejar la sala en silencio. Dicho y hecho.  Allí nos quedamos tres mamis como tres marías que tenían por delante un rato largo antes de pasar a recoger a los niños. Toda una hora menos 5 minutos. Como te lo cuento. el primer día, solo una hora de cole para que los niños no se cansen... y qué hacer? pues tomarnos juntas un café, qué hacer si no. Allí estábamos E. y E. y yo misma analizando la jugada. Qué mayores los niños y qué guapos y cómo crecen y... os habéis fijado? la mamá de fulanito, con el calor que hacía, completamente enfundada en una túnica hasta el suelo, con las manos siempre ocultas y el velo completamente encajado en el rostro.. y ya no sale sola como antes a pasear a los críos. Ahora o con el marido o en casa... pena profunda. No es el único caso.
E. es de Bosnia y de origen musulmán. Ella es creyente pero no practicante. Los niños comen salchichas y hamburguesas, le parece absurdo las doctrinas respecto a la comida. En la guerra pasó hambre, frío y necesidades. Allí se le rompieron muchos mitos. Vive y viste como le place. Es guapísima, de un pelo rubio larguísimo y con un tipazo increíble a pesar de los dos embarazos tan seguidos. Le gusta ir a la moda y vestir con gusto y coquetería. Para su comunidad una vergüenza. Para su marido un orgullo tener una mujer tan guapa. Que conste que no es la única. Conozco a más mamás musulmanas progresistas y europeizadas pero como ella dice "yo soy europea! cómo no vivir conforme a lo que soy"... pero la comunidad de musulmanes bosnios los ignoran. Si hay algo peor que una occidental es una musulmana laica. Y peor que una musulmana laica el débil del marido que lo consiente...
Y de nuevo salieron las tristezas. Este verano, de vacaciones en casa, ha visto como amigas de infancia ya casi no salen de casa. Viven enfundadas y alejadas de las malas compañías. Ve como su comunidad se endurece a pasos de gigante. Volvimos a hablar del caso de la nena nacida en nuestra ciudad que con 13 años fue casada con un hombre mayor del pueblo de sus abuelos porque se negaba a ponerse el pañuelo para ir al cole y salir con sus amigas. Una niña criada como cualquier otra de su edad, sin conocer las crueldades del subdesarrollo, una nena entregada a un matrimonio concertado donde habrá sido -y será siendo- violada y maltratada por un desconocido. Cada vez es más común esta práctica de devolver a las niñas a la cultura de los padres para evitar problemas que deshonren a sus familias y son condenadas a matrimonios arreglados y pagados por sus propios abuelos. Y el gobierno austriaco no puede hacer nada. Son temas sensibles que se camuflan en respeto a las tradiciones y a la religión. Yo, tomo una decisión que implica un mal a mi hijo y servicios sociales me lo quita. Después tendré que demostrar que soy madre capacitada y ya se pensarán si me lo devuelven o no. Pero si perteneces a una minoría musulmana -porque ya puedes ser protestante, judío, mormón o marciano que servicios sociales llamará igualmente a tu puerta- puedes hacer con tus hijas lo que te de la gana... y no hay salida. Nadie las protege ni las puede ayudar.
Al regresar a casa, me encontré con esta foto algo que no solo está pasando en países lejanos y en conflicto constante. Cuando yo llegué a Austria y solicité la residencia firmé un papel donde entre otras cosas aceptaba las leyes de este país como mías. Es así siempre vivas donde vivas. Mucha gente viene y no lo acepta. Las constituciones europeas rezan que todas las personas son iguales y que tienen los mismos derechos sea cual sea su sexo, religión, raza o creencia. Algo tan simple ha necesitado de mucha lucha, sangre y sacrificios. En Europa nos hemos currado las democracias a muerte. Literal. Así que que creo que se merecen un respeto brutal y que donde la ley dice que hombres y mujeres somos iguales, que no vengan unos brutos retrógrados a cortarnos las alas, la inocencia y la dignidad. Y para entonces, seremos felices como perdices y comeremos sopa.

Ingredientes:
  • 1kg. de tomates maduros
  • 2 calabacines medianos
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 4-6 tomates secos
  • 1 pimiento rojo pequeño
  • 1 y 1/2 litros de caldo de verduras o de pollo
  • 1 cdita de azúcar
  • algo de perejil o cebollino fresco
  • 1 cda. generosa de queso crema tipo Philadelphia
  • un poco de aceite de oliva, sal y pimienta


Nota sobre el uso del pimiento: en casa, recuerdo que en la mayoría de los sofritos se les echaba una punta de pimiento. La idea era aromatizar más que dar sabor ya que el sabor del pimiento es muy predominante. Recuerdo que mi abuela me decía que el secreto de unas lentejas estofadas era simplemente esa puntica de pimiento bien rehogada y fritita en el arreglo... te aconsejo que sigas el consejo de mi abuela Teresa y le pongas ese puntica a esta crema...


Preparación:
  1. En una olla rehoga la cebolla, el pimiento y el ajo cortados en fino. Una vez que comience a dorarse este sofrito, añade los tomates cortados en cuartos, los calabacines en rodajas gruesas y los tomates secos. 
  2. Añade caldo hasta cubrir y deja que cueza hasta que el calabacín esté tierno. Añade un ramillete de perejil o cebollino, una cdta. de azúcar y el queso crema. 
  3. Lo pasas bien por la batidora eléctrica o en un procesador. Sal pimienta y listo para servir. Queda genial servirlo con unos nachos hechos migas, dándole un punto crujiente muy simpático.

39 comentarios. ¿te animas?

  1. Yo te apoyo con lo de la sopa, y más si son tan completas y ricas como ésta. Es más, me propongo publicar una en breve una buena sopita ;). Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien hecho Laurilla, a meterle mano a la sopa,
      un beso

      Eliminar
  2. Es una pena, pero si, yo también siento que se está radicalizando el mundo (generalizo también a otros temas, algunos igual de terribles, otros que no lo son tanto). Y no hacemos nada. Y mañana puede ser demasiado tarde.
    En fin, la sopa no era hoy muy triste... pero si es triste. Sobre todo porque, ¿qué puede hacer una para cambiarlo? Hay temas que parecen más complejos y les veo más soluciones, aquí es algo tan personal de cada uno que me parece dificilísimo ponerle solución (salvo casos concretos como la niña que mencionas que está claro, pero en adultos y opciones propias, eso me parece un imposible).
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marhya,

      Yo siento que si se hace. Cada vez hay más denuncia y nos ayuda a participar. Muchas de mis firmas en AI han contribuido a conseguir la libertad de muchas mujeres condenadas injustamente en sus paises y esas mismas firmas han ayudado a que organizaciones las ayudaran a ponerlas a salvo a ellas y sus familias... sí, se puede y hay que exigir más a las democracias para que exijan por igual a todos sus ciudadanos. Ninguna creencia se puede permitir que se toree las leyes y sobre todo las que protección a la infancia....

      Un besazo

      Eliminar
  3. Ay Mai...pichona, qué triste todo lo que cuentas. Me voy a quedar con la imagen que me ha venido a la cabeza cuando he visto tu sopa....que yo soy sopera desde que nací, así que me acordare del hermanito de Mafalda pidiendo "zopita zopita"....que es lo que más me gustaba porque yo era así.
    Estoy en el tren, con una conexión usb de pena....pero al menos no me aburro con tus lecturas. Voy a ver a mi niña....a la vuelta quiero skypear contigo.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cachis que sí. Últimamente como me pensan las cosas:-( pero que conste que me esfuerzo, que quiero hablar de cosas ligeras y partirme de risa como antes... todo llegará. Y puede que necesite justo eso, un skype para carar pilas :-D
      Un besazo!

      Eliminar
  4. Me ha impactado la fotografía, Mai. La verdad que al final no te ha quedado nada ligerita la sopa, es un tema muy, muy complicado. Porque dentro de la libertad de culto, entra el respeto por las tradiciones que este conlleve ¿dónde hay que poner el límite? Para mi,obviamente,en el momento que sus dogmas interfieren con nuestras leyes y nuestro concepto de libertad, pero es una barrera escurridiza, difícil de determinar. Aunque en el caso de esa niña, creo que está claro de que lado de la barrera está, el caso de las mujeres adultas que "voluntariamente" eligen practicar esa religión, obedecer a sus maridos y llevar un velo cada vez más negro... ¿dónde pones el límite? ¿En el espacio público?
    Respecto a la sopa, me parece deliciosa. Nunca se me había ocurrido esa combinación, pero queda apuntadísima ahora que aún hay calabacines y tomates a patadas :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Binha, para mí no es tan complicado. Tengo claro que la libertad es la capacidad de elección dentro del marco de los derechos fundamentales de las personas. Que la ley en Sudán condene a la horca a una mujer (previos 100 latigazos) por haberse convertido al cristianismo al contraer matrimonio no es ley que yo respete. Ni el que obligaba en Marruecos a casarse a una niña 18 con su violador para salvar el honor de la familia.. la cria, por cierto, se suicidio... o que la ley permita matar a un cabrón casarse con una niña de 8 años y matarla al violarla la noche de bodas... no, no es ley que yo acepte...

      Claro, estos son casos tan crueles que claman por si mismos.. ok, vamos a lo sutil. Para mi libertad de elección es justo eso. Elección y respeto sea cual sea tu decisión. Tengo amigas que dicen que es su elección pero jamás le han dicho a su marido "hoy quiero salir a pasear contigo sin velo y en manga corta". El día que digan esto y su marido les conteste "como quieras" ese día entenderé que esa mujer tuvo elección. Si después decide seguir achicharrada con 40º a la sombra y maga larga sea! todo mi respeto. Derecho a elegir ir a la universidad o no sin que te quemen la cara con ácido, derecho a saludar a amigas y sus maridos si te los cruzas en la calle, derecho a caminar a la par de su marido, derecho a salir a tomarte un café con unas amigas en una terraza o a comprarte un pintalabios si te apetece... derecho a decir: no quiero más hijos o quiero que mis hijas crezcan como el resto de niñas de su clase... etc. etc. etc.

      No, no creo que sea un concepto de libertad tal y como lo entiendo, no se trata de mí. Yo soy libre y elijo como vivir. Mi marido no me impone y cuando se le escapa, jamás sale de rositas. Se mueven hasta los cimientos de Roma... no, no se trata de mí...

      Un beso,

      Eliminar
  5. Pues yo me había explayado con el tema, que ya sabes cómo me gusta, y...........tachán, se ha borrado.

    Así que, solo decirte que me encanta la sopa, igual que siempre!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cachis! ya lo siento, con lo que me hubiera gusta leer tu opinión, Un besazo guapa!

      Eliminar
  6. Ojalá, Maite, tu sopa sirva para calentar el alma de quienes así lo necesitan, pero sobre todo nos llene de fuerzas para luchar por que estas aberraciones -que en el nombre de la religión creen encontrar su argumento- no ocurran más.
    Por cierto... yo creo que la libertad pone su propio límite en la dignidad que impera por la fuerza misma de la naturaleza humana ... allí donde sea afectada la dignidad de las personas (donde no querrías para vos mismo lo que reclamás para el otro) es señal que hemos agotado el límite. Y no hay fuerza de religión, sexo o doctrina que pueda hacerme creer lo contrario.
    Qué bueno que pongas sobre el tapete esta reflexión que nos merecemos como sociedad universal. Hace 8 semanas vi por primera vez en mis 39 años una familia con burka en mi ciudad. No pudimos quedar indemnes ante ese hecho. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, mi primer burka igual, me dejó una angustia en el alma brutal... no me dió tiempo a pensar, solo sentí un desasosiego y tristeza enorme... aquí en Austria está la sede de la OLPED así que hay siempre mucho ir y venir de familias de magnates... no es complicado ver a mujeres vestidas en sedas e hilos de oro pero completamente cubiertas. No hace mucho, me crucé con una mujer que por la forma de andar debía de ser muy joven completamente vestida en seda dorada. Ese burka dorado, que solo dejaba abiertas dos pequeñas ranuras para los ojos, te juro que daba miedo. No sabría explicarlo pero sentí miedo... ¿por qué? ni idea, pero esta criatura me hizo sentir pánico y un nerviosismo tremendo. Al intentar explicarselo a Günter no acertaba a explicarme. Hoy tampoco. Por un lado ese alarde tan desmedido de lujo y riqueza, como el envoltorio de un regalo en contraste con el encierro del ser... no, son cosas que me afectan sobremanera, por mucho menos me he ido encadenando a farolas a lo largo de mi vida :-(

      Un besazo amiga mía

      Eliminar
    2. Ay, ay, ay .... cómo duele el mundo a veces ... tu relato me recordó aquel cuento del emperador que quiso encerrar al ruiseñor en una jaula de oro, y este al perder la libertad simplemente dejó de cantar y el emperador le cobró con su vida que ya no cantara sin ser capaz de entender que él mismo había ocasionado que dejara de hacerlo ....

      Eliminar
    3. Silvia, las jaulas de oro! cuántas verdad! y no hay oro ni diamantes que compensen la ausencia de libertad. Por ella damos hasta la vida. El miedo, nos paraliza y nos vuelve dóciles pero la libertad! esa convierte hasta al más cobarde en un héroe... el emperador, que seguro para ciertas cosas fue requetesabio, no supo entender el canto ni valorar la libertad :-D un besazo de nuevo!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también te he contestado y espero haber sido suficientemente clara. No vuelvas a insultarme jamás. Nada de lo que expreso en mi blog es hiriente ni ofensivo. Loca me quedo que dejes este mensaje público a lo happy y en privado te atrevas a insultarme llamándome soberbia y colonialista. Me acusas de imponer mi verdad a los demás y loca me quedo de ver como manipulas tan gratuitamente tus comentarios...

      Conmigo no se juega Aisha. A estas alturas deberías saber que yo siempre voy de frente :-(

      Eliminar
    2. Cuánto lamento que hayas tenido que dejar un mensaje de esta naturaleza, Maite. Recibe mi apoyo en esta causa, que no es contra las tradiciones de una religión sino contra la imposibilidad de tomar decisiones ante lo que la religión nos pide.

      Eliminar
  8. Ufff Mai, siempre me sorprenden tus platos, pero sobretodo, tus reflexiones... Todavía no he tenido semejante experiencia y ójala no la viva... a mi que me gusta mirar de frente, a los ojos y no poder hacerlo...Miedo me da no conocer los pesticidas que se esconden en las frutas y hortalizas, pero más miedo me da el radicalismo y lo brutal de algunas "religiones" que matan la inocencia en pro de la tradición y de una moral absurda... Estoy contigo en todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, guapa, ahora mismo estoy algo bloqueada con la jugada que me acaban de hacer... no puedo más que sumar dos más dos y decirte que sí, el el radicalismo es el peor ismo que existe y que hay gente que pierde su humanidad y sensatez por defenderlo. Pero por otra parte, me vienes como agua de mayo, a dulcificar este mal cuerpo que tengo recordándome que entre tú y yo nos unen miradas, directas a los ojos, de frentes y sin dobles intenciones... me alegro estar en tu misma órbita :-D

      La sopa sobra decir que son con mis pobres tomaticos, canijos pero deliciosos. Los calabacines también. Pequeños placeres de la tierra que cuando toca pelear contra el mal tiempo y el exceso de lluvia se convierten en grandes triunfos. Esta crema, acabo de caer en la cuenta, es mucho más peleona y decidida de lo que parece :-)

      Un besazo y gracias por haberme leido y comentado justo ahora, cuando más te necesitaba:-)

      Eliminar
  9. Se echaban de menos tus sopas, porque aunque al final las dediques a temas tristes... en el fondo son pequeños cuencos de esperanza. Pocas cosas hay que reconforten el alma tanto como una sopa casera hecha con cariño.

    El tema que comentas... ay, es tan complicado. Bueno, en realidad no, es simple: ningún dogma justifica la violación de los derechos humanos o saltarse la ley a la torera. El islam es más "joven" que el cristianismo, y no hay que olvidar que hasta no hace tantos años en Europa se cometían actos terribles también en nombre de la religión, pero... Los pensamientos radicales son tan difíciles de hacer cambiar :(.
    Lo que tengo clarísimo es que ninguna tradición ni ninguna cultura puede ir por encima de la dignidad y la libertad (mismo argumento con cosas como los toros, pero ese es otro tema). Queda tanto por hacer en nuestro mundo!

    Un abrazo gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, como le decía Maria Luisa prometo volver a los temas chisposos y ligeros que no todo puede ser denuncia social... así es querida mía, la dignidad y los derechos fundamentales de las personas siempre por delante y haciendo un esfuerzo brutal por corregir, ayudar a evolucionar y proteger a los más débiles...

      Y cierto, animales también. El arte taurino se escapa a todo entendimiento, es borriquismo puro no querer entender la brutalidad de una corrida.. cuántos frentes querida mía!

      Un besazo

      Eliminar
  10. Hola Maite, buenos días. Me parece estupendo que escribas lo que te apetezca, lo mismo recetas que opiniones. Supongo que las personas que seguimos tu página lo hacemos porque nos gusta tu forma de expresarte, por lo menos en mi caso es así. La sopa me ha gustado, pero ya no le echo queso, me parece que enmascara el sabor de las verduras, es que cada vez me estoy haciendo más vegetariana. Sobre el tema social, estoy completamente de acuerdo contigo y sinceramente empiezo a estar preocupada por él. En España se están consintiendo cosas con el "es su religión", que al resto de ciudadanos no nos consentirían. En fin, te felicito por tu página y sigue tan optimista. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Rosa María, encantada de que compartas conmigo tu opinión: el queso! adoro el queso, no es la primera vez que lo cuelo en las cremas de verduras... soy insaciable. Pero sin queso seguro que también estará genial y prometo la proxima vez probarla a lo vegetal puro :-)

      Un beso gordo y garcias por tu compañía

      Eliminar
  11. Mi queridisima amiga, me encantan tus sopas reivindicativas y esa seguridad con la que defiendes las cosas en las que crees. Adoro las personas sin dobleces, que van de frente y dicen lo que piensa y tú eres de esas mi preciosa Mai. Creo que por eso conectamos tan bien y tenemos esa chispa de la que tu y yo hemos hablado más de una vez. No hay excusa, tradición, trabajo, cultura, religión o excusa que pueda servir para cortar alas de libertad y dignidad porque al ser humanos nos está costando mucho conseguir esa libertad y esa dignidad (y digo nos está costando porque aún nos quedan muchos pasicos por dar).
    En cuanto a tu sopa, me parece de fabula. Y te aseguro que pienso prepararla, aunque no todavía (más que nada por evitar que mi familia muera de un sofoco. Por tu querido Sur, aún andamos por encima de los 30 grados). Me requetechiflan los tomates secos y desde hoy me declaro fiel seguidora del truco de la abuela Teresa: una puntica (terminada en ica) de pimiento. Mil besicos mi querida amiga. Te sigo queriendo a rabiar.
    PDT: El skype ya está muy cerca. Aunque aún no tengo la cámara ni el micro, Rebeca lo instaló ayer y mañana es mi santo así que si no me equivoco creo saber cual va a ser mi regalo jajajajaja.

    ResponderEliminar
  12. María! qué ganas de hacer por fin ese skype! a tu hija Rebeca le voy a levantar un monumento:-) ainss, tú lo has dicho, muchos pasicos por dar, el cómo está claro, se andará como se pueda, verdad? pero el qué para mí no puede estar en tela de juicio. Igualdad social y legal. Después cada uno en su casa que adopte el rol o el papel que prefiera pero la igualdad y la defensa de los derechos fundamentales de las personas para mí desde luego, no entraña excepción. Toda la vida he reivindicado porque tengo la fé ciega que la conciencia es el primer y más fundamental paso que hay que dar... tú mejor que nadie sabrás como era la España de antes porque la has vivido y mira cómo la gente se ha esforzado por cambiar mentalidades y desterrar el machismo... se puede, se podría si se quisiera pero mientras se niegue la realidad jamás se darán pasos adelante...

    En fin, que cambio de tercio porque no voy a despedirme sin decirte cuanto te quiero María, cuántas cosas bonitas me regalas cada día:-) un abrazo enorme,

    ResponderEliminar
  13. soy sopera cremera y todo lo que tenga que ver con cuchareo me apasiona, en casa como bien dices, en la cocina tomo el mando, y cuando toca sopa, pues sopa, y cuando toca crema ya se suben por las paredes y la peor mi hija que lo triturado la repatea, pero como soy muy cabezota,sigo al poco tiempo con otra crema y asi hasta el dia de hoy y que no consigo que se tome una cucharada la puñetera, pero no creas que desisti, tengo el presentimiento de que algun dia lo hara jajaja, esta si me lee me mata;)) esta crema esta que la pillo y ese platito te lo dejaria que no haria falta que se fuera a la fregadera, esta impresionante May....Besitos reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther, preciosa! vaya guerra! tengo la suerte que somos casa de mucha cuchara, contra más mejor. No sé que sería de mí si los chicos decidieran regalar las macetas con mis sopas... no quiero ni pensarlo:-) un beso

      Eliminar
  14. Me gustas Mayte. Y tu sopa también, (se me olvidó el pimiento de tu abuela Teresa...).
    Leyendo tu sopa y comiendo tus palabras. Sigue gritando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) gracias, muchas gracias. Lo haré:-) gracias, gracias ... seguiré y ensoparé y gritaré. Más gracias,

      Eliminar
  15. Jo, pues a nosotros nos chiflan y rechiflan las sopas, cremas, purés y todo lo que se coma con cuchara. Ahora mismo hace mucho calor, pero me la guardo para hacerla, porque tiene una pinta...
    Muchos besitosssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros de calor nada, no para de llover y llover y llover y ahora mismo, a la que te escibo, tengo mi mantita rodenado los riñones y los calcetines de lana puestos! la calefacción? como siga así la semana que viene empezaremos a darle caña :-( horrible,
      besos

      Eliminar
  16. Mai, estos temas a mi es que me encienden..... yo reconozco que con la religión soy muy radical, la restringiría al ámbito privado y punto. Soy laicista hasta la médula, porque es lo que tú dices ¿cómo se garantiza que esas mujeres han elegido libremente ir tapadas como momias? Pero si desde pequeñas las han condicionado ¿eso es elegir libremente? Es que me pongo de una mala leche..... Yo optaría por el estilo francés, y restringiría el uso del velo al ámbito privado. Prohibido en escuelas y universidades. Creo que en Europa estamos confundiendo el respeto a otras culturas con la tibieza ética y la carta blanca para que algunos se salten las leyes a la torera, no sé si por miedo a que nos tachen de fascistas (veo por ahí que alguien debió dejarte una joya de comentario). Y se me llevan los demonios cuando veo como se retrocede en la lucha por los derechos de las mujeres, que tanto esfuerzo ha costado conseguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave, claro que sí, esa tibieza está haciendo que nos enredemos en susceptibilidades éticas o moralistas cuando es un tema de leyes y las leyes de dogma jamás pueden ser las leyes de una nación. Y en estos casos, siempre vienen mezcladas... incluso en los mails de rechazo que he recibido, insisten en hablarme de las leyes del islam algo que no es mi asunto -también soy laica- y yo hablo de leyes jurídicas que en el caso de Europa donde casi todos somos democracias sólidas, están avaladas por sus correspondientes constituciones donde suelen comenzar con eso de que todos los ciudadanos somo iguales sin salvedades de raza, de sexo, etc. etc. Y yo aquí me detengo. Igualdad de oportunidades sin salvedad de sexo. Madre mía cuánto ha costado conseguir esto. Pero se ha logrado. Y me llaman europeista como quien insulta cuando orgullosa estoy de serlo y no dudo en criticar mi pais, la comunidad europea y a quién haga falta cuando no se respetan los derechos fundamentales de las personas... no hago distinción. La radicalización de la religión islámica en Europa es una realidad palpable y aunque también se me ha reprochado de imponer mi verdad ante algo que no conozco, no es cierto. Tengo ojos, soy testigo y lamentable, no consigo tener el pico cerrado, así que cada día tengo menos amigas musulmanas y salvo E. con quien puedo hablar de esto (algo por cierto que siempre saca ella y creo que muchas necesita desahogarse y sentirse comprendida) del resto de mis amigas solo con pequeños rechazos velados más de gesto que de palabra, son razones suficientes para el alejamiento. Sin hablar no se puede reconocer y sin reconocimiento no hay avance. Y a mi experiencia me remito, el diálogo no existe...

      Eliminar
  17. May, me gusta como lanzas tus palabras y describes algo que ocurre ante nuestras narices y a mi me aterroriza :(
    Ya desde pequeña, en mis viajes familiares por países islámicos vi de primera mano la gran diferencia que existía entre esas niñas y yo mismo...lo terrible es que esa diferencia en vez de ir decreciendo, en vez de que esas niñas hayan llegado a cercarse a nosotras..se ha ido haciendo más y más grande!!! cada vez es más frecuente ver mujeres, niñas, cubiertas de pies a cabeza. Perdiendo toda dignidad, sumidas en unas normas impuestas por el radicalismo. Respeto las creencias de todo el mundo, no pretendo tener la palabra divina..pero esto no lo puedo aceptar, esto no!!!
    Tus sopas algún día serán para comer perdices..hoy, por desgracia volvieron a contar historias tristes.
    Mil besos amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juana, tú y yo somos de la misma quinta así que te acordarás de como nos tocó hablar -y hasta berrear- este tema. Cuando en los 80 salir a bailar con una mini o unos pantalones de vinilo era lo mismo que buscar "guerra" y de hecho, en los tribunales, los argumentos no se centraban en el daño que causaba el violador sino en la vestimenta y actitud de la victima o lo que es lo mismo, si ella se lo ha buscado que se aguante, que hubiera salido decentemente de su casa... cuantas caras cruzadas porque el padre de alguna amiga la pillaba por la calle con los tacones y maquillaje.. en fin, mil historias. Y aún así, nada comparable, lo nuestro ha sido anecdótico en comparación. Es por eso quizá que siempre he tenido la esperanza que en el momento que las democracias fueran abriendose camino, muchas sociedades irían cambiando de mentalidad como lo hicieron nuestros padres y hasta los abuelos, que el mío no veas que aspaviento hacia el hombre pero a regañadientes y todo, pues fue aceptando que lo que le negó a sus hijas -unos estudios- a sus nietas no solo lo aceptó sino que nos animó a ser trabajadoras y cumplidoras -eso no lo superó jamás, eso de que las personas decentes viven para trabajar, no para marear la perdiz- y las palabras de mi padre que siempre me han acompañado: hija, qué jamás tengas que depender de un hombre para hacer lo que tú quieras. Sé independiente hasta cuando decidas depender él...

      En fin, Juana, para la próxima. Con ésta se me fue de la mano... la próxima sopa será tierna y alegre, prometido.

      Eliminar
  18. He empezado a leerte con una sonrisa en los labios...pensaba: siii Mai y las sopas como expresión del ánimo...pero mi sonrisa se ha ido torciendo poco a poco a medida que avanzaba en mi lectura y notaba cómo se desgarraba algo...cuánta razón tienes y cómo deberíamos apoyarnos las mujeres ante situaciones como la que describes...
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo! cómo estás? Ahhhh, prometo que a la siguiente no se te borrará la sonrisilla ante una sopa. Prometido. Y qué cierto, que entre nosotras deberíamos a apoyarnos más. Los grandes cambios sociales vendrán siempre de la mano de mujeres porque somos nosotras quienes sembramos las primeras matas de convivencia en nuestros hijos. En los países donde las mujeres tienen más libertades las democracias y la económia son más prosperos. Y tiene mucho sentido...

      Por lo tanto, la primera voluntad de decir no tiene que partir de nosotras y las primeras en saber valorar y reconocer nuestras libertades o ausencias de ellas somos nosotras. Mucho camino por delante:-) un beso linda!

      Eliminar
  19. Maite, VIVA LA MADRE QUE TE PARIÓ!!!!!!! yo me preguntaba ¿Que le está pasando a Europa, como sia así veo a mis hijos en Covadonga de defendiendonos de los musulmanes? serian los visigodos tan pasotas? no entiendo a las "buenas gentes" que por mor de defenderlos no ven las cosas a futuro y esto puede acabar muy mal, necesitamos gente como tú que se atreva a decir las cosas y hable con sentido comun. Gracias por darnos tu tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gtacias:-) es producto de la hipersensibilidad y a nivel social muchas veces cobardía por no buscarnos más problemas de los que tenemos. Es muy fácil sacar las cosas de contexto y hacer leña con el árbol caído así que corren tiempos donde apremia tener sentido común. Soy de la creencia que debemos acoger más inmigración porque es necesaria pero sin una política sensata de integración nos va a ir muy mal en el futuro. Bueno, ya lo estamos viendo,

      Un abrazo y muchas gracias por comentarme:-)

      Eliminar