Me llamo Hupf, Gugelhupf y esto no es un bundt cake

Ir de anti por la vida es vivir un poco a lo mosca cojonera, lo sé. Mira si soy anti que mi super anti es contra los pavitos y pavitas de este mundo que para hacerse los más listucos, chulitos y dejar claro al personal que ellos son diferentes y que nada tienen que ver con esta pandilla de vulgares plebeyos y cortos de miras que son los llamados seres humanos... Sí, sí, no me ponga esa cara señor mío que así está de colgado el personal... perdón, señora... Ea, lo que seas, que ahora no nos vamos a pelear por eso. La cosa es que más allá de nuestro sexo, seso y demás guarradas patológicas, aquí todos somos humanidad en términos generales y eso nos convierte en socios al Club Planeta Tierra y como la jefa -la Naturaleza- no entiende de carnés VIPs pues para ella todos estamos en el mismo corral muy al pesar de los anti total...
Y llegados a este punto -menos mal que acabo de empezar- ya habrá quién estará haciendo cábalas mal sanas contra mi doble moral: ahhhh, pues si eres tan-tan anti, qué te hace distinta de ellos? .... pues todo, cabecita. Lo primero y más fundamental, yo estoy encantada con ser humana de corral. Si algo cuido a rabiar es el lado paleto de mi existencia que guardo como un tesoro en vías de extinción. Cómo me gustaban las abuelas con delantal y faltriquera, las boinas en verano que jamás podremos calcular la de calvas que se libraron de tostarse al sol... los patios y corralas con las mozas haciendo la labor, los chiquillos saltando tapias y las alpargatas y las camionetas y los fardos de papel estraza y cordel que guardaban dentro chorizos y quesos del lugar que se llevaban de aquí p'allá como presente incondicional a la parentela emigrada.. y no te dejes engañar, que a primera vista pensarás que lo que soy es una españolita expatriada que está en edad de hacerse pajarracas melancólicas a costa de la bajada de estrógenos -no, no soy tan mayor pero es lo que tiene vivir sin útero, que las menopausias se dejan crecer la melena- pero qué digo? Ah, que no, que no es eso. Si algo me hace feliz de vivir en Austria es contemplar esta landia  paleta a rabiar y no porque no se hayan dado cuenta de ello, muy al contrario, se lo curran como posesos porque están orgullosos de serlo. Es envidiable esta pasión por la tradición y los orígenes tan de campo y tan de vacas y de cabras y de lo que haga falta, oiga usted...
Así que si te digo que soy anti bundt cake no es por hacer de menos a quienes viven encantados con sus moldes, que Santa Martha Stewart me libre de tan sacrílego pensamiento... qué no! qué no es por ser snob o anti snob o anti-titista ... que no! es que me duele, cachis! me descompone mis juguillos gástricos el ver como tanta cultura, tanta tradición, tanto costumbrismo europeo se entierra en un abrir y cerrar de ojos desde que la firma norteamericana Nordic Ware decidió con la ayuda de los blogs culinarios hacerse con la patente mundial del novamás repostero, tuneando vilmente bizcochos vulgares y corrientes, regándolos son miles de salsas, glaseados, coberturas y qué se yo que más perversidades edulcoradas con las que adornamos nuestros bollos...
Pues yo te voy a contar la verdad, toda la verdad -casi- y nada más que la verdad. El bundt cake realmente se llama Gugelhupf pero como este es un nombre impronunciable se optó por algo más a lo barra y estrellas. El nombrecito, como se las trae, tiene diferentes adaptaciones dependiendo de si se hace en Suiza, Eslovenia, la R. Checa o en Alemania donde también se le conoce con diferentes términos. Bava para los eslavos, Savarin para los franceses, Reindling, Napfkuchen, Bäbe, Bábovka... por nombres que no quede pero el caso es que todos ellos vienen a ser lo mismo con su toque regional.

Se trata de una masa levada con harina repostera que es la madre del bizcocho marmor. Después de la segunda Gran Guerra llegaron los polvos químicos de hornear y se popularizó hacerlo sin levado pero las recetas tradicionales aún se hacen con levadura fresca. Si los franceses lo han hecho famoso en versión individual y bañada en ron, el Gugelhupf por excelencia es el vienés que tantos ratos dulces hizo pasar a María Antonieta y que su pariente, el Francisco José, puso tan de moda entre la clase alta europea que mojaba sus culetitos en Bad Ischl cada verano y tan snob se puso la cosa que se le quiso llamar Kaisergugelhupf  -el Gugelhupf  del kaiser- que no es otra que la versión con pasas y bañado de chocolate.. es decir, ésta.
Y hasta aquí te puedo contar. De momento. Porque no sé si mi empresa va a tener éxito pero ahora mismo tengo el firme propósito de ponerme a investigar recetas populares europeas que avalen  este informe preliminar al que paso a titular "Mi guerra particular contra el Bundt cake" no por nada especial, solo por aportar algo de luz y sabor al costumbrismo de nuestro vecindario en Europa que debería tener más influencia en nuestros raciocinio que las campañas marquetinianas made in USA que nos han vendido al viejete de la publicidad de Coca-cola de los años 30 como a Papá Noel dejando al pobre San Nicolás en paños menores sin contar con el daño irreparable en la mente de millones de niños que ya no saben quién es quién y crecen pensando que Baltasar en un juego para para la playstation...
Ea, a la receta. Dicho queda de antemano que en las fotos el gugel -para abreviar- estaba aún bastante fresco pero la tarde caía, la lluvia quiso sumarse al espectáculo y mi pequeña Cannon no hace milagros así que había que sacar foto a toda pastilla. Dicho queda, decía, que la miga cuando reposa es más amarmolada y hasta que no la pruebas no te enteras que estás ante un pan dulce levado :-) suena requetebien, no?

Y una cosa. Quiero ir mostrándote las recetas de gugel que voy encontrando. Te dejo con una que ya publiqué en la que uso mi molde de piedra antiguo... ya, ya te hablaré de él despacio. Para que este nougatgugelhupf  no vaya solo por la vida te dejo con estos otros tan estupendos: el de la líbelula, el de Esther, Silvia, Carlos y Alicia. Y el de mi queridísima Carmen que no tengo perdón de habérmelo perdido. Quién sepa de más que me lo diga y en la próxima receta seguimos enseñando al mundo lo mucho que un gugel nos puede dar :-)
Ingredientes:
(receta del libro So kocht man in Osterreich)

  • 400gr. de harina repostera
  • 20gr. de levadura fresca (o la equivalente para 1/2 kilo de harina)
  • 125ml. de leche templada
  • 3 huevos
  • 100gr. de azúcar
  • 150gr. de mantequilla
  • ralladura de limón o de naranja
  • un poco de sal
  • un puñado de pasas sultanas a gusto (por favor, no cambiar por chocolate)
  • 175gr. más o menos de chocolate especial para cobertura
  • unas almendras laminadas para decorar (pueden ser también piñones)
Preparación:
  1. Separamos unos 125gr. de harina (más o menos, siempre lo hago a ojo) y hacemos una papilla ligera junto con la levadura y la leche templada. Dejamos que fermente mínimo media hora para que vaya perdiendo sabor a levadura.
  2. Calentamos la mantequilla y cuando esté derretida y templada le añadimos el azúcar, la sal, la ralladura y batimos los huevos hasta que tengamos una crema homogénea. 
  3. En un bol aparte, mezclamos el resto de harina con la crema que acabamos de hacer y el fermento. Puedes ligar la masa con ayuda de unas varillas eléctricas o a mano con una cuchara de madera. La masa es demasiado blanda para que se deje amasar en la encimera. Cuando está lisa y suave, dejamos que leve. El libro dije que 20 minutos pero yo le eché una hora y media.
  4. Pasado ese tiempo, en harinas bien la encimera, extiendes la masa, le añades las pasas y reunes de nuevo la masa. Le das forma alargada y rellenas el molde que previamente habrás engrasado. Vuelves a dejar levar. El libro de nuevo, para mi gusto, se queda corto. Dice que 15 minutos. Yo le eché 40 minutos. 
  5. Calienta el horno a 190º y hornea hasta que la superficie esté dorada (mínimo 45 minutos). Deja enfriar antes de desmoldar. 
  6. Derrite el chocolate, pincela toda la superficie con él y termina el trabajo dejando caer unas láminas de almendras.
Unas semanas después...

Si algo me gusta -me chifla para ser más concreta- es poder ir reeditando entradas con las recetas de aquí pero hechas por allí, allá donde hay un horno o un fogón, ganas de amasar o de remover un guiso. Es precioso ver como un sabor aquí descrito, toma aroma y textura en otra cocina:-) el Sr. Hupf -gugel para los amiguetes- se fue a merendar a Avilés, a las recetas de mi abuela  que mima y regenta  Rosa. Muchas gracias mi querida Asturiana por pasear la rosca favorita del Kaiser por la tierruca que si al regio no le hubiera pillado tan lejos, te aseguro que se habría aficionado a las tardes al sol con cafetito y bollo de Avilés:-)

52 comentarios. ¿te animas?

  1. Sí, sí, sí y mil millones de veces sí......pero cómo me ha gustado tu entrada!!!, pero, ya sabías tú que me gustaría, tramposa. Yo soy anti-anti-anti..... Por la misma razón que tú. Desde bien pequeña, como el resto del rebaño, me emocionaba con las modas y novedades tontainas que nos vendían, mi ama, inteligentísima ella, siempre me decía que era de necios copiar lo del resto sin valorar lo de uno mismo, y que en esta minimísima parcela de tierra donde me había tocado vivir hay un grandísimo tesoro cultural que no se vende a bombo y platillo como lo yanquee, y por ello pasa por aldeano, cuando no lo es.
    En este momento, en Bilbao se está poniendo de moda la estúpida palabra "brunch". Recuerdo cuando llegué a USA de erasmus, nos habían preparado un "brunch", y yo pregunté: ¿Qué es eso? Y me respondieron: es lo que se hace entre el desayuno y la comida, y yo pensé: osea un "hamaiketako" en euskara y un "almuerzo" en castellano de toda la vida.
    Como estas muchas otras que entran invadiendo nuestro diccionario borrando el rastro de otras muchas con gran bagaje histórico y cultural. Así nos va en el mundo......

    Qué grande eres!!!!,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj! claro que lo sabía :-D y es que esto, anda que no lo tenemos más que hablado. Tenemos que esforzarnos mucho para no entrar al juego de las multimarcas y multicampañas que nos están dejando sin tradiciones y sin raices. Ambas cosas tienen sitio pero no podemos dejar que lo autóctono desaparezca. Y por supuesto, hay que ser también respetuoso con las tradiciones ajenas y no dejarnos engañar por chorradas:-) besos

      Eliminar
  2. Pues mira que con los bundt cake estos me pasa como con otras cosas, que no sé si el nombrecito vale para todo o si implica algún ingrediente o forma de preparar especial o qué. Logré distinguir el matiz que diferencia (ejem, es un decir) los muffins de las magdalenas por su forma de prepararlo, lo de los cupcakes cuando no van en taza de verdad todavía no lo capto, lo de estos bundt cakes pues ya veo que es que ni había de dónde captarlo por más que me exprimiese mirando unas recetas y otras y pensando por que´unos se llamaban así y otros bizcochos... En fin...
    Me quedo con la receta, aunque no la sepa pronunciar.
    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esa es la clave. Al no saber entendemos cosas que no son y para esto los americanos son unos genios de la fantasia. Nos van comiendo terreno poco a poco y han popularizado una sopa de bodas italiana -que por cierto, no hay blog USA que no tenga esta sopa en su repertorio- y por más que he preguntado a mis amistades italianas (unas cuantas no te creas) nadie conoce esa sopa... y claro, es normal. A quién no sabe chino le puedes contar todos los cuentos que te apetezca que se los creerá... yo desde luego, me los creo, eso lo tengo requete asumido.

      El bundt cake no es una forma de realizar un bizcocho o una técnica en pastelería ni un nombre popular. Es una marca registrada por Nordic Ware, nada más así que puedes inventarte todo lo que desees que ténicamente será correcto. Haz un flan, lo haces en una forma de Nordic Ware y le llamas Bundt cake magic flan. Y tirando millas guapa :-P

      Un besazo

      Eliminar
  3. Primero entono el meaculpa por tener publicados algún bundt que en realidad son bizcochos quizás por el mero hecho de que así los no hispanoparlantes entiendan que es "un bizcocho"...o quizás porque a veces a pesar de ser de pueblo y presumir de ello me dejo llevar por algo así vamos a llamarlo...." voy de guay aunque no lo sea y hago que me regalen un super molde para bundt"...jaja...que una no es perfecta.....jaja... Yo que soy tan antiamericana, q me repatea la cocacola y como todos vamos como borreguillos copiándolo todo...sea bueno o sea malo... Yo como emigrante por España durante 20 años, he llegado a la conclusión de que lo acertado es tomar lo mejor de cada sitio, pero vamos a ver....renunciar a lo nuestro de toda la vida por estas americanadas que no les llegan a la suela de los zapatos....pues no...y hablo con conocimiento de causa que yo por probar lo he probado y publicado casi todo....

    Me quedo con tu gugel...con los reyes magos...y con lo tradicional...eso sí de vez en cuando me podré "mari" y usaré mi supermegamolde bundt que le costó buenos dineros a mi padre....jaja...

    Que bueno es que a veces alguien te haga pensar un poquito.... gracias solete....
    Un besazo... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María! nada de mea culpa! y menos a mí que ya sabes que soy de culo veo culo quiero :-P ahhh no! nos cuelan y nos colarán mil veces modas más o menos snobs y que no estarán nada mal siempre y cuando no despeguemos los pies del suelo y tengamos muy claras las cosas. Las modas terminan pasando de moda, llegan otras y es el cuento de nunca acabar. Y las tradiciones se atan con hilos de afectos y es obligado que las enseñemos y contemos para que nunca se pierdan :-)

      Un besazo

      Eliminar
  4. acabo de dejar un comentario y no lo veo, vamos a por la segunda, jajajaja… decía que me estoy leyendo un libro de historia de Nueva York a través de los platos que cocinaban los inmigrantes y me ha sorprendido mucho que los platos típicamente americanos son en realidad de origen alemán. Es lo que Ibán Yarza llamaría tradiciones de ida y vuelta ;-) A mí, la verdad es que me da un poco igual cómo lo llamen, lo importante es poderle hincar el diente ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marona! los de bloggers llevan toda la mañana trasteando. Estoy subiendo una plantilla y me traen por la calle de la amargura. Como siempre, estos tipos tan oportunos...

      Yo soy fan de la comida fusión. De esa que dice Ibán, de ida y vuelta, y de la que se enrosca a veces por falta de materias primas y otras por puro inventar. Soy fan de los inventos y de los tuneos culinarios. De hecho, el gran valor de los blogs de cocina ha estado durante mucho tiempo basada en esas infinitas versiones donde podías cocinar una receta de mil maneras distintas. Valor y riqueza. Tengo el libro del Jamie O. Amerika y es una maravilla ver ese repaso culinario mezcla del fusionaje de las distintas minorias, de los antiguos colonos y de los cawboys... genial, a mí esas cosas me ponen...

      Cierto que mi doble moral me lleva a zamparme primero un bundt cake y luego criticaré a sus migas (en caso de haberlas). Lo que me indigna es que es una marca registrada. Que no obedece a ningún criterio salvo el de hacer tartas de corazón en San Valentín, de zanahoria en Pascua y de calabaza en Halloween. Modas para vendernos hasta a la suegra y que no me indigarían en absoluto si no fuera por el destrozo cultural propio y ajeno que van dejando detrás...

      Ahhh qué dificil es activista repostera! una puede protestar pero jamás vetar :-P

      Eliminar
  5. Jajajaja. Ha sido una entrada muy buena. Yo también soy "anti" en muchas cosas, pero cada uno allá con lo que piense no?. Con estar agusto una misma...
    Me ha encantado la entrada y el "no-bundt" jaja. Tiene una pintaza increíble por dentro y por fuera con esa cobertura.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Kim. Fundamental que cada cual haga lo que quiera. Pero con los ojos abiertos. Así que desde hoy todos sabemos que el bundt cake es una marca registrada con opción al 10% de descuento en rebajas. Y como le decía a Marona, hazme un bundt cake que primero me lo comeré y luego le criticaré :-P un besazo!

      Eliminar
  6. No sabes como te entiendo! la verdad es que son unos moldes muy bonitos pero el precio (para mi) no lo es tanto así que solo tengo uno y por que me lo regalaron. También es verdad que cada vez que he hecho un bundt cake la gente me pregunta si la forma es de un molde o lo hago yo, así que...Pero recuerdo cuando me compré mi primer molde, alemán, muy bonito también y baratito en una tienda alemana (que de algo tiene que servir vivir en lo que ellos llaman la pequeña Alemania, jodo!) a lo que iba, y yo más feliz que una perdiz llegue a casa y lo estrené...pero que mala es la envidia, así que un día me regalaron el NordicWare, mucha ilusión cuando lo tuve pero sigo usando más el alemán, se me pasó la envidia, me zarandeé un poco la cabeza y me dije, eh!!! lo que importa es el bizcocho, así que de una manera u otra estoy encantada de tener ambos moldes y no tengo más envidia de comprar más, jajajaja, ahora tengo envidia de este hupf tuyo que me ha dejado pará, si es que no se pue' estar en la red ;)
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  7. Ay Caty! eso es lo que tenemos los envidiosetes que se nos antoja todo lo que nos entra por los ojos y por eso nada mejor que una zarandeada a tiempo... es genial probar cosas nuevas e ir por la vida como niñas con zapatos nuevos. Una amiga mía tenía un cuadro con el slogan "muerta antes que sencilla" es fantástico pintar nuestra vida de glamour, ser las más monas, las más chulas y las más "in" término por cieto completamente "out" pero en su día tuvo tirón... las modas pasan o tenemos que obligarlas a que pasen de largo porque estamos a punto de perder nuestras propias señas de identidad y a la postre dejaremos de conocer las ajenas. Estamos en un mundo que se está volviendo igual. Pasear por el centro de Budapest es lo mismo que pasear por el centro de Viena, de Paris o de Madrid. Las mismas franquicias, los mismos McDonals, los mismos latte macchiato... y nuestros hijos entre tanto donuts no han probado jamás unas rosquillas de aceite y limón de la abuela y se creen que una magdalena es un nombre de tango...

    Tenemos que poner algo de equilibrio en lo que hacemos porque como dices, lo que cuenta es lo de dentro y cuando lo de dentro viene con historia, con sabor a una madrecita rusa o a una abuela colombiana o a una tía filipina. Es fantástico viajar con la comida, dar a conocer lo nuestro y conocer lo que se guisa por ahí a fuera... al fin y al cabo es lo que hacemos, verdad? pues eso, a seguir :-D un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi me encanta todo lo tradicional, lo de antes, esas tradiciones (y si son culinarias más). Así que tu receta de hoy me encanta, y la haré, puedes estar segura de que la haré, aunque cuando me pregunten como se llama, les diré que es una especie de pan dulce de origen austriaco porque el nombrecito no me sale (jijiji).
    Un apunte, lo de poner 3 huevos dos veces fue confusión, no? (esto quiere decir que me he leído la receta, me he fijado y la voy a hacer)
    Biquiños, hermosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Siii, ha sido confusión, la cabeza que poco a poco voy dejando de tenerla en su sitio. Son solo 3 huevo :-)

      Pues tu dí que es una corona austriaca y tan amigos que no creo que a nadie le moleste pero desde luego merece la pena probarlo porque la miga es realmente especial :-)

      Un besazo!

      Eliminar
  9. A medida que te leia yo pensando; pero esta a donde quiere llegar y que tendrá que ver con el pastel!! jajaja, cuanto me he reido al llegar por la mitad!! eres un ckac escribiendo guapa!!.. el pastel te quedo maravilloso,tengo unas revistas que tienen recetas de este pastel y siempre pensé que era muy dificil de hacer, nunca me atreví, ahora con tu receta a ver si me animo me parece maravilloso....Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Esther! ya me conoces lo retorcida que soy cuando escribo :-D al final siempre llego a la receta más derecha o haciendo eses :D jajajaja! un besazo guapísima!

      Eliminar
  10. Para mí un bundt cake no es más que un bizcocho que se hornea en ese molde especial que tiene una chimenea en el medio. Y yo los adoro porque se cuecen por igual en todas sus partes, que con los moldes "normales" me queda siempre la parte del centro más crudita que los laterales y luego es un rollo.
    Lo de bañarlos en salsas y demás, ya se sabe, inventos de la vida moderna, jijiji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica, mi madre toda la vida tuvo molde con agujero en medio pero antes se le llamaba molde de corona, de pudin o de savarin que en los libros de receta de mi madre así es como se solía referencia... en fin, cosa de los tiempos modernos que yo no termino de encajar. Por cierto, gracias por avisarme de las dos faltas de ortografía. Las cambiaré ahora,

      Un beso

      Eliminar
  11. Ay Mai, que me has hecho sentir culpable de haberme comprado un molde de bundcake cuando fui a Nueva York de luna de miel...con lo que me costó encajarlo en la maleta!!! Eso sí, qué mal se desmolda el jodío. Oye, este bizcochazo tiene una pinta escandalosa, ya estoy tardando en hacerlo, ñam!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te tienes que sentir culpable, son mis manías. De un modo simpático he pretendido dar a conocer que había antes de que la Nordic patentara el bundt cake en los años 50... y es una excusa perfecta para conocer recetas tradicionales de nuestros amiguines europeos que también tienen cosas muy ricas,

      Un beso!

      Eliminar
  12. Buena entrada preciosa,me gusta,me gusta mucho!!
    Pues para mi los bundt cakes son bizcochos y ya está! Si la memoria no me falla,tan solo tengo publicado uno en el blog para un concurso.
    Los moldes me encantan pero los utilizo con cualquier bizcocho que se me antoje hacer.
    Yo también tengo publicado el kugelhohf,nos gusta mucho y ya lo he preparado varias veces,la receta me la dió mi amiga alsaciana.
    Ya he buscado el molde típico de cerámica pero por aquí no lo encuentro,asi que seguiré buscando jajaja,que se me ha metido entre ceja y ceja!! Me propuse hacer recetas típicas europeas pero después del pandoro no he hecho ninguna más pero lo tengo pendiente y seguiré investigando.
    Yo también pienso que tenemos que promocionar lo nuestro y llamar a las cosas por su nombre,en español claro,veo demasiadas palabras en inglés por ahí,aunque lo respeto todo no me gusta.
    Tú investiga,investiga,que yo te lo agradeceré 😊.
    Un besazo bonita mía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo Carmen! pues mira, añado el tuyo también a la entrada que tengo que reabrirña para corregir un par de faltas de ortografía... pues mira en facebook, publiqué el viejo de piedra que compré en un mercadillo... estaré al tanto de alguno antiguo de cerámica y si lo encuetro ya vemos la forma de hacer que te llegue sano y salvo :-)

      Y sabes lo creo? que estamos tan metidos en el mundo de los blogs que no nos damos cuenta que la gente se pierde. Esa conversación la he tenido con varias personas ajenas a los blogs... sienten que publicamos para nosotros y no para ellos. También me ha pasado, con gente española, que al decirles que tengo un blog de cocina inmediatamente me hablan de cupcakes y fondant algo que hace 10 años en España nadie teníamos ni puñetera idea de lo que era... y mientras, cuando he querido buscar recetas tradicionales, de esas cosas que mi madre alguna hizo pero que no me enseñó a hacerlo, me las he visto y deseado para dar con una receta de fiar... tenemos que tener cuidado y hacer como haces tú (y muchos como tú:-) hay que mantener el equilibrio de lo que es novedad o está de moda y lo que son nuestras tradiciones...

      Un besazo querida!

      Eliminar
  13. Ahhhhh,el impronunciable tiene una pinta genial!!!

    ResponderEliminar
  14. pues me parece estupendo, y aquí te dejo el mío para contribuir a la causa ;)
    http://laflordelcalabacin.blogspot.com.es/2012/11/kouglof-de-alsacia-desde-lyon.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! para el próximo lo unimos y así dejaremos constancia de hay vida antes y después de un NW. Gracias guapa! besos

      Eliminar
  15. Yo tampoco reniego de mi lado "campestre", que tanto mi madre como mi padre vienen de pueblos donde convivir con gallinas, huertos, cabras y otros bichos era el día a día. Y guardo como oro en paño las recetas tradicionales de los dulces que hacían mis abuelas y sus hermanas, aunque algunas sean de esas que no hay manera de transcribirlas ("se le echa la creciente, harina la que admita, y cuando veas que está se lleva al horno", sin tiempos, ni cantidades, ni temperaturas ni ná xD).
    Yo llevo queriendo hacer un Gugelhupf de verdad desde antes de conocer la existencia de Nordic Ware. A ver si me animo de verdad con tu alegato en defensa de esta maravilla de masa, porque bien hecho son una delicia que en mi opinión no se puede comparar al mejor Bundt. Yo también tengo un molde de NW pero fue un premio que me tocó en un concurso, en realidad tengo otro de anillo más clásico que compré en una tienda alemana y lo uso mucho más.

    Por cierto... ¿te he dado ya las gracias? Por si acaso, muchísimas gracias!!!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que me las has dado! esta el blog precioso. Quién lea los comentarios -que yo sé que sois muchos- pasaros por Albahaca y canela y no os perdáis que cosas más bonitas dice Liliana de mí :-D y ese bizcocho tan maravilloso va ha caer en breve que estoy enhuevada y el lunes me viene Eierman con más así que receta genial para hacer esta misma tarde:-)

      Mira, al hilo de todo lo que hemos chaspado. Las modas pasan y así tiene que ser. Quien se adosa a ellas se queda sin identidad, sin alma, se asemeja más a un anuncio de cocacola que a un ser vivo. Quien pica, pincha, prueba, experimenta.. quien se deja seducir, regalar, comprar o ganar en un concurso... quien prueba pero prueba de todo no solo lo que nos venden como chic se enriquece, aumenta su experiencia y su saber y eso nos hace grandes...

      Hay quién se me ha enfadado un poco con esta entrada. Yo quería hacer una crítica graciosa, que el humor no nos falte y dar un toque acidillo a una moda que está ocultando tradiciones muy bonitas... pero se puede ser moderno y desenvuelto en la vida al tiempo que uno asoma la nariz a lo tradicional propio y ajeno. Crecer con los fogones querida que de eso sabes mucho!

      Besos!

      Eliminar
  16. Holaaaaa felicidades por el trabajo que has hecho con el BLOG de akane esta precioso!!! Tu bund cake me encanta pero 1750 de chocolate???madreeeee.Lo de "listucos" me ha recordado a mi tierra...de dónde eres???un beso :)

    ResponderEliminar
  17. Holaaaaa felicidades por el trabajo que has hecho con el BLOG de akane esta precioso!!! Tu bund cake me encanta pero 1750 de chocolate???madreeeee.Lo de "listucos" me ha recordado a mi tierra...de dónde eres???un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar! efectivamente es un error que ya he corregido. Tanto chocolate no cabe en este no bund cake :-P

      Pues no, no soy cántabra pero soy adicta a los ucos, icos y demás familia de diminutivos que me saben a entorno familiar :-) como ves, lo mío no es la globalización, yo pienso mucho en local :-D

      Un besazo

      Eliminar
  18. Tu "no bund cake" perdonnnn jajaj

    ResponderEliminar
  19. Tu "no bund cake" perdonnnn jajaj

    ResponderEliminar
  20. Jajaja, Mai cuanta razón tienes, como tendemos a copiarlo todo. Yo también tengo un bund cake publicado en mi blog; aunque el molde no es de la conocida marca, lo hice con uno de silicona que tengo por casa. Me llevo el tuyo a la carpeta de pendientes, se llame como se llame tiene una pinta estupenda. Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Calandrita, copiar no es nada malo es algo que nos enseña y amplia nuestras experiencias. El problema es cuando aprendemos -o solo aprendemos- de referentes sin sustancia. Sin darnos cuenta perdemos mucho valor. Y ahorros! madre mía lo que cuesta el Nordic! me alegro que el tuyo sea una versión más de estar por casa pero que a buen seguro hace bizcochos como un campeón :-) un beso

      Eliminar
  21. Hola Mai, soy Elena desde Donosti. Hace tiempo que te sigo y me gusta mucho lo que escribes y tus recetas me encantan, ahora te consulto sobre los ingredientes: dónde dices 1750gr. de chocolate es correcto o hay un fallo? me parece demasiado pero si es correcto ya me dirás. Un saludo y que sigas tan estupenda. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena! cómo estás! sí, es un error, ya está eliminado el 0. Tanto chocolate no cabe ni aunque le dieramos cuatro baños :-P con una capita ligera va servido. La verdad es que he puesto 175gr porque es lo que yo gasto, una tableta entera de chocolate de cobertura. Un poco más o menos en la cobertura no deja de ser cosa de gustos :-)

      Un besazo y un placer conocerte,

      Eliminar
  22. Hola chica anti... jaja... ha sido ver tu receta y la he puesto con un pedado de estrella amarilla en mis favoritos que me conozco y mi cabeza no da de si lo suficiente... luego pienso qué era lo que decía yo que tenía que caer sin falta y se me va la pinza y este no lo perdono, eso si, con mi cacharro de corona, que a mi pesar no me entra nada más en mis armarios y como que me apaño con el... que pintaza tiene al corte joía....
    Un besazoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charrita :-) tú ya sabes como cojeo moza, y si algo me chiflaba de mi madre es que como con una flanera y un molde de corona (sí, sí, como el tuyo, me juego el cazo) podía hacer tantas cosas maravillosas... conozco un blog USA de mucho éxito, que su dueña siempre hace las fotos en el mismo trozo de encimera, repietiendo los mismos trapos de cocina e invariablemente los mismos trastos... y zas! un buen día salió en el bun de la Nordic y casi me da un patatus. Rompió la magia en un abrir y cerrar de ojos (o de ventana de navegador)... hay cosas que nos pegan y otras no y si encima están de moda es como que chirrían más todavía... no sé, es como una colección de moda en una pasarela. La ves y dices que mona, te la pones para ir a la oficina y montas el espéctaculo fijo... ¿desvario? creo que sí... ea! que hay cosas que no nos van y somos capaces de lucir un bizcocho en una olla con una lata en medio para que le quede el agujero hecho más que uno en super sicodélico molde que nos obligaría a cambiar hasta la vajilla de los domingos...

      Lo dicho hermosa! que lo nuestro son las amapolas y las ollas:-) Un besazo!

      Eliminar
  23. Espectacular el articulo, y espectacular el gugel.
    Una agradable sorpresa encontrar este blog.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucia! encantada de conocerte :-) un abrazo gordo y mil gracias

      Eliminar
  24. Hola guapísima !!!
    Madreeeee, la de tiempo que hace que no me paso por aquí. Pero no te preocupes, que casi me he puesto al día, he llegado hace dos horas y aquí sigo, si es que tienes cuerda para dar y tomar. Y encima todo lo que dices con tanta razón y coherencia que no me puedo resistir a entrar en otra receta y claro . . . ya sabemos que Mai precisamente, no es de las que suelta la receta y yastá, noooo que entre que se encadena a una farola y protesta por esto y aquello pues eso, y digieres lo que dice, pues eso que te puedes quedar aquí a vivir.
    No tengo ni idea de por qué no recibía tus entradas pero ya me he vuelto a hacer seguidora.
    Y si, los americanos tienen una forma estupenda de vender todo lo que se propongan, hasta de hacer el día del bundt cake gracias a la marca de los moldes, y la mitad de los borregos detrás llorando por no tener uno. Que son muy monos, no lo niego, pero que toda la vida ha habido en las casas de nuestras madres moldes con agujero en medio y oye tampoco es para tanto.
    Lo que deberíamos nosotros promocionar es el día del Bizcocho de Yogur, que ese sí que nos da alegrías y más fácil no puede ser. De lo más apañao el tío, siempre sale y alegra barrigas y corazones.
    Tu hupf me lo llevo, no te digo que lo vaya a hacer en poco tiempo, que ahora vienen las torrijas comandando el despliegue pastelero de estas fechas, pero caerá mi niña, caerá.
    Besotes gordos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Núria, es lo bueno de un blog, que las entradas no caducan, se quedan esperando a que el día menos pensado nos demos una ronda tranquila y amable :-)

      Los americanos son los reyes del marketing, saben difundir muy bien y hacer todo muy atractivo y adictivo. En ese aspecto son de admirar porque los europeos estamos a años luz. Cuando conocí a Günter, para mí Austria era Sonrisas y lágrimas, Heidi y strudel... y como mucho, el lago de los cisnes, para de contar. A medida que fui descubriendo sus secretos, me decía: pero cómo es que el mundo no sabe esto, ni lo otro ni lo de más allá... y así por donde vayas. He tenido que vivir fuera para saber como nos ven a los españoles: toros (tema gore y mal comprendido) futbol (patético) y fanatismo religioso (el mundo semana santa es dificil de tragar visto desde fuera... así que sí, he sentido bastante verguencilla. Pero cuando vivía en España estaba convencida que todo el mundo adoraba España y sus gentes y sus comidas.... no tienen ni idea hasta que vienen y muchos ni eso, que los que han mojado el culete en Benidorm volvían horrorizados con el olor a naflalina y las cucarachas de los apartamentos...

      No. No reprocho lo que vendemos y cómo lo hacemos. Reprocho que no hagamos más por la calidad y la tradición. Por promover las cosas importantes... en fin.

      Y mira, el bizcocho de yogur. Creo que el primero que hice con mi madre yo tendría ¿7? no voy a entrar en detalles pero eran los setentaytantos y era el bizcocho revolución del momento. Mi madre lo hacía cuando quería impresionar y era la receta que más pasó a las amigas y conocidas. Sobra decir que mi abuela, cuando vió la receta dijo : Mari Tere, pero que cosas más raras hacéis ahora...

      Ya ves que no todas las modas son malas :-P

      Un beso grandote,

      Eliminar
  25. Me encanta su artículo.
    Parece como q antes de los cupkake y los bund el mundo no hubiera existido.Y q muchos blogueros lo difnda para recibir regalos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo,

      Yo no estoy en contra de los regalos. Todo lo contrario, ya que promocionamos pues que se tiren el rollo. Yo he trabajado muchos años en una redacción de videojuegos y todos los juegos y consolas nos las mandaban las compañías gratis. Jamás pagamos por ellas y desde luego, los análisis los haciamos del material que recibíamos. Jamás compramos nada... es lo suyo, no?

      Así que el mundo bloguero no hace moda, sola la acelera y la expande. Muchas veces solo entre la comunidad bloguera porque mucha gente no se entera ni de la mitad de lo que hablamos...

      Mi prespectiva es, que ya que extendemos y aceleramos modas, hagamos lo mismo con las tradiciones :-P

      Un abrazo,

      Eliminar
  26. ¡Qué cosas tan ricas haces!.....me encanta......con ese nombre impronunciable, jajaja....que se ponga Lucas y me diga como se pronuncia....jajaja..
    Besos guapa, qué gustito hablar contigo..
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como vuestro Guggenheim que no hay quién lo pronuncie y del mismo modo que para abreviar el museo se le llama el "gugen" a este le llamamos gugel y tirando millas :-P Un besazo!

      Eliminar
  27. Hola Mai.

    Sé que hace la tira de meses que no paso por aquí, más bien años, bueno a comentarte porque sí que de vez en cuando me paro a leerte. Pero no podía pasar sin agradecerte que hayas publicado esta receta, fue verla y saber que me iba a encantar. Así fue, el domingo pasado lo hice y fue todo un éxito, además es de esas recetas que no hay que cambiar ni poner una coma, perfecta. Espero publicarla yo también pronto. Gracias de nuevo y buen fin de semana.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa! qué gustazo cuando he visto tu comentario :-) Cuánto me alegro! y para cuando la publiques me avisas y la sumanos a esta entrada que me encanta unir lo que una misma receta en distintas manos pude crear. Un besazo!

      Eliminar
  28. Hola Mai.

    Hoy publiqué en mi blog este pan tan fabuloso que tanto nos ha gustado. Sin duda se queda en mi recetario personal para disfrutarlo con los míos. Muchas gracias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, con un gusto que tú y yo ya hemos compartido, he reeditado la entrada y añadido tu versión del gugel :-) mil gracias por las palabras tan bonitas que me has dedicado, me llegan al alma y me animan a seguir manteniendo este espíritu intacto :-) un besazo

      Eliminar