Bollitos copiados de manzana en dos recetas: con masa levada y sin levar

Hubo un tiempo no muy lejano que la cabecera de este blog rezaba eso de "una vida pa'comersela" . Mira que a mí me parecía muy pintón y como muy mío pero hay que ver lo que son las cosas del expatriado que no sabía yo que se emite -o se emitía- una serie creo que en tve titulada con la misma frase. Me lo pensé mejor y mira, me la he comido. Total, si me veo capaz de zamparme el mundo por unas letritas de nada no me van a salir granos en la frente. Y es que la originalidad es jodida a rabiar, cómo se esconde la muy canalla y cuantas vueltas de tuerca nos hace dar para luego, a la primera de cambio, salir de rositas con eso de tu gozo en un pozo o más propio a este relato sería... cachis! que no se me ocurre nada que venga al caso, pero no nos vayamos ahora a ofuscar por eso... sigamos...

Que no. Que no hay manera de ser original hoy en día. Es más, me atrevo a decir que la originalidad como tal nos la han robado. Antes sí que era propio y hasta elegante hacerte con algo ajeno como homenaje al autor o simplemente por parafrasear lo dicho por otro. Tan fácil como coger un trozo de lo escrito por alguna otra alma -cándida, famosa o más respetada- pasarlo a verso y el versador se lo marcaba como propio por el morro. A esto se le llamaba -agárrate los machos- paráfrasis. Primera vez que me enfrento a semejante vocablo, para qué mentir. Y es que la RAE puede ser muy perversa cuando quiere y ciertas palabrejas, si uno no sabe de ellas, suenan a malsanas, a poltergeist, no sé, cuando menos inspiran preocupación. 

Pero ya ves qué bonito era eso de ejercer la paráfrasis. Mozart lo hizo y varias veces. Algunas de sus piezas más lindas están engalanadas con trocitos de Haydn y Schobert, y es que antes, cuando se quería homenajear a un maestro se le pegaba a modo de guiño un pedacito de sus acordes y todos tan contentos. Porque hasta el s.XX que llegó la locura de las patentes, de las marcas registradas y de los derechos de reproducción, a nadie le importó jamás eso de cortar, copiar y pegar. Pero hoy -ay, destino qué cruel puedes llegar a ser- comete actividades ilícitas todo aquel que hace uso del portapapeles fuera de las ventanas de navegación.

Y es que ensalzamos al ladrón que roba al ladrón a lo Robin Hood pero no soportamos al copiota. En Alemania copiar en una tesis le costó el cargo a un ministro. Bueno, no es que sea muy representativa esa dimisión si tenemos en cuenta que poco después tuvo que dimitir el presidente de la república por haber aceptado un regalo personal: un teléfono móvil. Yo, como buena española comprometida con los problemas de su sociedad, tenía aún fresca la cantinela de las bolsas de basura llenas de billetes que se despachaba el novio de la Pantoja así que lo del móvil me daba un poco de risa pero a mis parroquianos ninguna. Menudos son. Aquí eso de roba, pillín, que si nadie te ficha todo el mundo te admirará por chico listo, eso, como que no lo pillan. En cambio, de donde vengo robar como que no impresiona en absoluto pero el que copia... ay el copista! ese es de lo peor, es un mindundi sin sangre en las venas. En el cole bien que nos colocábamos en los exámenes estratégicamente para que no nos copiara el compi de al lado que normalmente era amiguito del alma -menos mal- y por supuesto, más de un chivatazo le llegó al jefe de estudios delatando al Fulano y al Mengano por haber copia'o... no, no se tolera, eso está claro y documentado. Al traidor y al copiota ni agua. Ni gota, oiga usted.
Así que hay que andarse con pies de plomo porque las copias las carga el diablo y luego, como le pasó al Sr. Reverte, que en una de sus novelas -una más de las que arrasó en ventas y popularidad- le salió un Trotano acusándolo de plagio. El Trotano en cuestión parecía que estaba estéril en talento literario pero que en imaginación se parecía al Don Arturo mogollón, y estuvo de tribunal en tribunal tocándole los timbales con una devoción increíble. Cuando todo acabó y la publicidad se le esfumó quiso volver al ataque -a tocarle los timbales- pero a mí eso ya  me pareció de nota. Joderse, copiarse a si mismo para que los medios sigan hablando de uno es como presentarse al jefe de estudios no solo para confesar que en el examen de geografía habías copia'o cual bellaco sino que en respuesta a la consiguiente pregunta de "a quién, cenutrio" el chivato responde con un "a mí mismo que era el que me tenía más de cerca"...

Pues sí, de nota. Pero ya se sabe lo que uno puede llegar a tramar con tal de llamar la atención. Cuando la originalidad no se puede basar en lo novedoso -olvídate, siempre vendrá alguien que te dirá yo lo ví primero, yo lo pensé antes, ya lo dije yo pero nadie me escuchó- pues uno tiene que sucumbir a la modernidad y correr cual poseso tras los cazadores de tendencias y terminar en melodrama a lo fashion victim, probando palillos en todas las modas a ver cual cuela, dejándote un pastón en abalorios y total, pa'que mi arma! para que la Vicky Beckham te diga que la has copia'o! ay señó, tanta pasta y tan poca salsa. Quita, quita. Otro tipo de ejercicio de originalidad es tirar de excentricidad. Una rica californiana, al dejar su última voluntad, pidió que la enterraran con un camisón de seda y sentada al volante de su ferrari favorito. El sobrino y heredero de la buena mujer, pidió presupuesto y cuando se enteró de lo que le iba a costar la broma dijo que ni de coña marinera. Al tribunal con el fiambre de la tía. El juez, que le vio el plumero, dejó bien clarito que si quería los millones de su querida parienta ya estaba cavando una fosa del tamaño del ferrari... y si a este sobrino se le indigestó la originalidad de la tía rica, al Depardieu le dio por echarse un pis en el pasillo de un avión en pleno despegue. Borracho como una cuba, claro. La originalidad es lo que tiene, que se dispara sola con un par de vodkas encima. Y tanta afición al vozka le ha cocgido que se ha hecho ruso y ha vendido todas sus propiedad francesas para no pagar impuestos. Qué no, va ser que así tampoco ...

Así que, tras este comedero de coco infructuoso donde los haya, me declaro oficialmente copiadora universal, no con afán de lucro sino con afán parafrasista destinado a llenar las panzas de mis familiares y amigos. Confieso sin rubor, que yo, Maite Martín de los Santos he copiado recetas para alimentar este blog y a mis sartenes pongo por testigos que lo seguiré haciendo. Confieso que a la tortilla de patata llegué tarde, se la copié a mi abuela, la tortilla dulce a mi madre y las sopas de ajo a mi padre. Me he pasado la vida cocinando platos copiados y en la mayoría de los casos -para qué mentir- con mucho acierto. No siento ningún tipo de rubor ni de remordimiento. Peca'o habría sido no hacerlo. En todo caso, si algo de mala conciencia he desarrollado a la hora de hacer la digestión ha sido, lamentar en alguna ocasión -que no todas- haberme dejado llevar por la gula que tantos michelines reproduce... porque hasta eso, las lorzas, son copiadas, genuina, ni una.

Esta receta doble de hoy es copiada de aquí. Aunque parecen los mismo bollitos no lo son. Son una copia casi exacta pero unos con masa levada y otra con polvos de hornear tipo royal de los de toda la vida. Para diferenciarlos, sigue la pista del mantel... yo que he probado ambos, decir que están para morirse y no me atrevo a alabar a uno más que a otro. Los de quark se hacen más rápido y están mejor cuando reposan un par de horas. Los de masa levada requieren de más tiempo para hacerlos y lo suyo es comerlos recién hechos tal cual se enfrían. De un día para otro pierden... y así que cada cual decida que bollitos le gustaría copiar.

Apfelstuten mit Hefe oder mir Quark (receta encontrada aquí)
Versión con masa levada

Ingredientes:
  • 250gr. de harina (yo uso de fuerza pero no es necesario)
  • 200ml. de leche templada
  • 2 cdas. de azúcar
  • ralladura de limón o naranja según mejor te convenga
  • 1/2 sobre de levadura panadera (teniendo en cuenta que el sobre sea para 1/2 kilo de harina)
  • 2 cdtas. de mantequilla (o dos cdas. de aceite)
  • una pizca de sal
  • 1/2 kg. más o menos de manzanas cortadas en dados pequeños marinadas en 1cda. de azúcar, un chorro de limón concentrado, algo de canela y si lo deseas un poco de vainilla
  • algo de azúcar y mantequilla para cubrir cada bollito

Nota:
  • En la receta original no se adoban o marinan las manzanas y la canela se añade junto con el azúcar que se espolvorea en cada bollito. A mí me gusta más así, para que las manzanas sean las encargadas de dar sabor y aroma y que el azúcar de por encima solo sirva para darle un toque crujiente al bollito.
  • Fuera de temporada, no suelo usar ralladuras de limón o naranja. Prefiero usar la deshidratada procedente de frutas bio.
  • En lugar de zumo de limón, uso concentrado para evitar que las manzanas hagan mucho jugo y nos mojen demasiado los bollitos. 
Preparación:
  1. En un bol amplio, pon el harina y la levadura mezclado con el azúcar, la ralladura y la sal. Lo ligas bien y añades los ingredientes líquidos (la leche templada y la mantequilla derretida).
  2. Mezclas bien con ayuda de una cuchara de madera y dejas que leve durante 1 hora.
  3. Mientras, pelas y cortas las manzanas en trozos menudos. Las adobas con una o dos cucharadas de azúcar (integral o blanquilla, da igual), un chorro de limón concentrado y canela a tu gusto. A mi me gusta añadirle un poco de vainilla molida pero no lo necesitaría.
  4. Enciende el horno a 200ºC. Una vez levada la masa, la mezclas con las manzanas. 
  5. En una placa con papel de hornear, vas colocando montoncitos de masa dejando espacio entre bollito y bollito. Antes de meter en el horno deja que coja algo de cuerpo (un reposo de 10 minutos bastará) 
  6. Espolvoreas el azúcar por encima pones un trocito pequeño de mantequilla en cada uno de ellos. Hornea hasta que tengan un color dorado intenso.


 Versión con queso quark y masa sin levar

Ingredientes:
  • 250gr. de harina
  • 250gr. de queso tipo quark (Magertopfen)
  • 2 huevos medianos
  • 4 cdas. de aceite
  • 4 cdas. de zumo de manzana (o agua)
  • 1 cdta. de polvos de hornear
  • 50gr. de azúcar
  • ralladura de limón o naranja según mejor te convenga
  • una pizca de sal
  • 1/2 kg. más o menos de manzanas cortadas en dados pequeños marinadas en 1cda. de azúcar, un chorro de limón concentrado, algo de canela y si lo deseas un poco de vainilla
  • algo de azúcar y mantequilla para cubrir cada bollito
Preparación:
  1.  Precalienta el horno a 200ºC.
  2. En un bol grande pon todos los ingredientes de la masa juntos y los bates con ayuda de unas varillas a ser posible eléctricas: harina, azúcar, huevos, queso quark, la ralladura, el aceite, el zumo, los polvos de hornear y una pizca de sal.
  3. Pelas y cortas las manzanas en trozos menudos. Las adobas con una o dos cucharadas de azúcar (integral o blanquilla, da igual), un chorro de limón concentrado y canela a tu gusto. A mi me gusta añadirle un poco de vainilla molida pero no lo necesitaría.
  4. Mezclas la masa con las manzanas. 
  5. En una placa con papel de hornear, vas colocando montoncitos de masa dejando espacio entre bollito y bollito.
  6. Espolvoreamos el azúcar por encima y horneas hasta que tengan un color dorado intenso.

15 comentarios. ¿te animas?

  1. Yo voy a copiarte estos bollitos de manzana con la esperanza de que no se entere nadie; o mejor, si tienen éxito te lo cuento y compartimos el triunfo.
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cipia querida mía sin ningun pudor que a mi me chifla copiar y ser copida:-P besos!

      Eliminar
  2. yo no me puedo quedar sin rpobar estos bollitos de manzanaaa madre se k me van a gustar muchooo, que ganas me dieron de marderlosss,besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las manzanas son del jardín, no te cuento más. Deliciosos:-) besos

      Eliminar
  3. jajaja lo que me podido leer con tu entrada, llevas más razón que un santo, la originalidad se nos ha esfumado y la verdad ya esta casi todo inventado, aunque quiero pensar que aun faltan cosas por crear, y espero tener razón en ello. Tu receta me ha encantado, se ven jugosos y las dos formas de hacerlos están muy claras y bien explicadas.Gracias por compartir esta receta

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Diana! pero no te quepa duda que todo lo que sigamos inventando parte de algo ya existente:-) un besazo!

      Eliminar
  4. Pues no sabría con qué versión quedarme ehh, tienen una pnta fantástica!!!

    besazos, guapa

    ResponderEliminar
  5. Es TAN difícil ser original hoy en día, y más con la globalización y las nuevas comunicaciones, en las que todo nos llega a todos y en apenas segundos. Al haber estudiado Historia del arte sé que el 100% original se ha dado poquísimas veces a lo largo de la historia, y de todas formas casi siempre con inspiración en algo previo... Es que es irremediable. Y me parece bien, es natural, tomar una base de otros y hacerla evolucionar, darle otro toque... Porque esa es otra, la gente que clama al cielo cuando coges algo y lo cambias un poco, especialmente en cocina (sacrilegio! eso no se hace así! la receta X no lleva eso!). No hay manera de ponerse de acuerdo.

    En cocina yo también copio, adapto, modifico y cambio, a veces de forma más directa y otras usando la inspiración de ver miles de recetas en cientos de sitios distintos. Mientras no nos vendamos como los autores exclusivos de algo que no es nuestro, no me parece mal en absoluto :). Pero los que "roban" y además con alevosía... En mi universidad se lío una buena cuando un profesor publicó un trabajo de un antiguo alumno como suyo propio, hay que tener morro...

    Ay ay, manzana!! Jopé, no sé con cuál versión quedarme, me vas a obligar a probar las dos :P. Qué ricos para ir recibiendo al otoño ^_^.

    Un abrazo!

    PD: Hay un error en los enlaces ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Liliana, como siempre dando en el clavo. Tú que tienes prespectiva artística, sabes que el concepto de originalidad, inspiración, homenaje, plagio, copia antes eran conceptos bien definidos y hoy nos movemos en una frontera muy sutil. Respecto al mundo bloguero pues también. A veces por vanidad y otras de puero sin querer aunque muchas veces, eso de "me han copiado" o algunos escándalos de plagio que he conocido son realmente difíciles de juzgar. ¿copiar o crear tendencia? ¿plagio o inspiración? ¿robo o moda?

      Pero el descaro escuece. Vaya si escuece! yo tuve un jefe que nos encargaba a nosotras hacer estudios e informes que luego presentaba como suyos. Tanto se le fue la cabeza con este asunto que un día nuestro director, con mucha intención, le dijo: creo que deberíamos echar a todo el equipo de Marketing porque según tú nadie da un palo al agua y si tú puedes hacer solo el trabajo de todos ellos, para qué los quieres? Eso lo oimos todos, creo que con intención, y pocas veces me he sentido tan bien vengada como en aquella:-)

      Gracias por el link! ayer me dí cuenta y cuando fue a cambiarlo me llamaron por telefono y se me fue la pinza! muchas gracias!
      Besoooosss

      Eliminar
  6. Yo recuerdo cuando estudiaba diseño que los profes nos decían mucho eso de: señores, todo está inventado, eso quería decir que debíamos dar mil vueltas a lo que ya teníamos o sabíamos para deformarlo, cambiarlo, repararlo, personalizarlo, engrandecerlo...y no podíamos morir en el intento, eso no nos lo permitían, uff! sí, uff! pero fue tan divertido que te acostumbras y llego a aplicarlo a muchas cosas de mi vida cotidiana. Por supuesto las recetas es más fácil, o no, quizás no, pero creo que todos pasamos por ello, yo también lo hago y no pasa nada, jajaja, incluso tus bollitos copiados seguirán siendo copiados, sobre todo porque se ven muy ricos y tenemos ganas de otoño, o al menos yo, jajaja
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Caty! la evolución es más creativa que la revolución. Inspiración, influencia, crear escuela, estilos, etc. todo se basa en copiar y como te decían "a partir de ahí, estíralo". Copiar al fin y al cabo, es también tradición, muchas cosas se me ocurren que son muy positivas. Y sin olvidar nuestras debilidades carnales a lo culo veo culo quiero. Hay que perder el pudor y hacer como hacia Mozart, convertir lo copiado en honor al original, un homenaje. Como con tu mousse de Chocolate con el caldo de los garbanzos. No copiarlo sería pecaminoso y hay que estar muy orgulloso de que la vida nos brinde la oportunidad de copiar cosas tan ricas jajajaja. Por cierto, ahora que viene al caso, ni te cuento la de recetas que he leído con un despliego de exlicaciones brutal para intentar convencernos que no habían copiado. Un ejemplo. Te acuerdas cuando se puso de moda el ring de Estónia? La primera receta que lo publicó es un blog en inglés muy conocido de una emigrada (llegó muy chica) y en el blog ha rescatado muchas recetas de sus parientes. Normalmente de la abuela y las tías que aún viven allí. Todas estas recetas siempre las suele publicar con la coletillas de Estónia... pan de estónia, pastel de Estónia, etc. El ring que ella llamó de Estónia en Estonia parece que se conoce como el ring sueco y los suecos lo llaman ring de pascua o navidad... en fín, lo típico. Pues me topé con un blog que su editora soltó un cuento chino bestial sobre la vecina de Estónia que le pasó la receta de su abuela y que la receta es originaria del pueblo de la bisabuela que .. bla-bla-bla... tanto esfuerzo para no decir que la red está llena de esta receta y la de aquí es mi versión...jajajaja, a veces nos pone mucho ir de retorcidos :-D

      Un besazo!

      Eliminar
    2. jajajajaja, no se había enterado que en la red todo se sabe, jajajaja

      Eliminar
  7. Hay mi querida Mai, antes que nada me encanta tu nueva cara, bueno la del blog, bueno me gustas vos, sos divina, tanta razón que llevas siempre! Que suerte poder copiar, yo te vivo copiando, las chuletas con salsa de ajo y limón son un pecado de NO copiarlas y ahora esos bollos, lejos de manzanas... como no copiarlos. Te dejo un beso gigante y esperando el momento de un buen Skype con mates y bollos de manzanas originales, bueno casi, bueno, copiados, con levadura?... o de los dos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos días Vicky querida! imagino que andarás con el corazón algo hueco. Pasarán unos días antes de que la asuencia de tu mami se cierre y todo vuelva a la normalidad. Estoy segura que lo han pasado en grande. Antes de nada, los bollos, de verdad que da casi igual. En casa no se enteraban cual era cual. Los más rápidos, los de quark sin levar... son más prácticos.

      Y en mundo copiar! Amandaaaaa! las galletas mortales! sabes que cada vez que las hago me piden la receta para copiarlas. Son éxito seguro. Hay copias, como dices, que no tiene perdón ignorarlas. No. Animo a todo el mundo a que hagamos como nosotras, a que nos copiemos a muerte y nos amemos de por vida:-)

      Un besazo guapa!

      PD: ese skype pendiente me está doliendo mucho. Pero muchísimo. O hablamos ya o no sé que va a pasar conmigo. Enfermaré de pura ausencia...

      Eliminar