Buttermilk biscuits a secas y rellenos de manzana

Desde la soberbia de nuestros años y experiencia, los mayores solemos dirigir a los enanos miradas críticas y pocas veces admirativas. Benevolentes, como mucho. Pero ellos controlan su mundo, lo dominan cada vez mejor, y ahí los ahora adultos tendremos pocas posibilidades. Me refiero a sobrevivir, claro. A estar a la altura de lo que nuestros hijos y nietos van a ser, y a veces ya son.
Arturo Pérez Reverte, XLSemanal - 11/10/2015
Pues sí, así es. La experiencia y los años nos hacen creer que sabemos mucho y casi por puro instinto miramos a los más jóvenes con la arrogancia que marca cada arruga. Yo antes no podía hablar, claro. Si un jovenzuelo teoriza sobre la madurez o es ciencia ficción o es plagio, pero si tenemos en cuenta que antes de que acabe este año cumpliré 50, creo que me gané el derecho a juzgar a los viejales... es evidente que siempre vendrá -ya me vino, de hecho- alguien más viejo a decir que yo todavía no sé nada. Mira por donde, me lo creo. Estoy segura de ello. Lo más sabio que le oí decir a mi padre -él calzaría unos 70 en aquel momento- fue que contra más vivía más conciencia tomaba de lo poco que sabía y que cuanto más escuchaba y leía, más desfasado se sentía porque si algo le quedaba en claro, era que el conocimiento es cosa de jóvenes, con tiempo y ganas de aprender y comerse el mundo...
Y es que zote es todo aquel que piense que por ser viejo sabe mucho. Borrico y gordo quien sopese que por el simple hecho de respirar uno gana en ciencia y prosa. La experiencia no es buena si lo que aprendiste no es correcto. "Oiga, no me venga usted a decirme cómo tengo que hacer mi trabajo, si hombre, después de 30 años en el oficio me viene usted con éstas" ¿te suena? Y es que una cosa si es cierta. Con la edad nos volvemos impacientes, damos menos oportunidades al oído de nutrirse y nos ciega la soberbia con tanta facilidad como quien mira un eclipse solar sin gafas 3D... y digo esto por decir algo, que no se me ocurría con qué compararlo...

Lo cierto, es que sí. Que a veces les damos pocas oportunidades a los enanos para lucirse como se merecen y cuando lo hacemos suele ser desde el escalón de la benevolencia. Cada vez con menos frecuencia, uno se toma la molestia de escuchar a un hijo, nieto o sobrino dejando que la criatura cuente su experiencia de principio a fin sin que se nos escapen comentarios viperinos a lo eso ya te lo había dicho, es que no escuchas, es que no respetas, es que a dónde vamos a ir a parar...
Y a pesar del fatalismo del mayor, el joven sale adelante y se labra un futuro no conforme a lo que quiere sino como puede y esto ha sido así siempre por los siglos de los siglos. ¿O quién pasó hambre y miseria fue por puro capricho? cada generación se adapta a su propia coyuntura y no a la del sénior. Eso de en mis tiempos es pura basura y que nadie se me ofenda. No vale recurrir al pasado para infravalorar el presente. El ayer y la historia están ahí para dar sentido a quién busca respuestas y muchas veces, para brindarnos la oportunidad de no cometer los mismo errores. Sé que es un topicazo pero así es. Y ésa es la misma misión de lo vivido por una persona. Compartirlo en plan positivo, para dar nuevos impulsos, otras perspectivas, yo qué sé, para inspirar a los que vienen detrás a ser, a lograr y no rendirse.

Pero los años no hacen mejor a nadie. Al revés, sacan lustre a nuestros defectos que terminan siendo de pesadilla para los que tenemos alrededor. Y lo mismo digo del joven que sólo por serlo, no es más inteligente e innovador que los que le ganan en años. Mira lo que son las cosas. Tengo por costumbre, después de leer las Patente de Corso de Don Arturo, pasarme por su facebook a leerme los comentarios que dejan sus lectores. Imagino que obedece a un impulso retorcido por comprobar cómo en pocos minutos el han comentado trescientos y compartido ochocientas veces. Eso es algo que despierta en mis entrañas cierto "wow" que aún no termino de saber si es obra de la envidia cochina o de la admiración más profunda. A saber.
 En cualquier caso, y casi de cada vez, me he dicho "no vuelvo" y con una tontuna bárbara regreso cada semana a la misma fastidiosa rutina. Leerle a él es fantástico, para mí el más grande que tan pronto me cuenta una de barcos, como un día de cólera, o sobre unos españolitos intentando pasarse a los rusos cuando Napoleón los tomó por héroes... sea lo que sea que me cuente, tiene el don de dejarme con demasiada frecuencia en la parra -como en La tumba de Helena de Troya que tanto me emocionó - pero el hechizo me duró bien poco, lo que tardé en hacer el dichoso clic para ver los comentarios. Y la sarta de tonterías, te las puedes imaginar.

Tremendo el nivel de la peña por llamar su atención. La concentración de pedantes y listillos es brutal. En el artículo de la tumba de Helena, tan bonito y tan emocional que me dejó con la pulsación desbocada, entré como una posesa y el primer comentario que me entra por los ojos es de un tipo que le pregunta "Me gustaría mucho conocer su opinión, ¿Cree usted que la academia de las letras está politizada?"... Hay que ser zote, zote de ida, de vuelta y zote al trote y al galope. No me digas tú que ante algo tan romántico, tan inusual en él por cierto, algo tan evocador y fresco... pues ea, llega el zote de turno con la pedantería fuera de órbita para devolvernos al planeta Tierra de una coz en... en el culete, seamos finos. Es que flipo con esa creencia entre algunos arrogantes cultivados de pensar que un intelectual solo se molesta en bajar del podio ante un igual.
Por eso jamás un zote, por muy versado que esté, entenderá que un escritor no es nada sin un lector y que se la trae floja si los ojos que se alimentan de sus páginas son de ciencias, de letras o de repetir curso. Que un sabio, el verdadero maestro, jamás sentirá enojo ni enfado por una persona analfabeta. Sentirá pena porque nadie como él para valorar lo que se está perdiendo. Y rabia, sí, hacia el que permite que aún existan analfabetos. Un intelectual zote, es el mayor de los imbéciles, capaz de mear fuera del tiesto siempre y cuando crea que tiene audiencia y que puede lucirse -de palo aprovechando el tirón de otro- sin ton ni son desviando los temas hacia sus regaderas y porque de todo hay en la viña, los más malotes, aprovechan cualquier descuido para corregir a los demás haciendo despliegue de retórica pomposa y desmedida... y sobre esto Pérez Reverte sabe un rato, porque no hace mucho en twitter uno de sus seguidores le discutía el término grafiti, el cual, mira tú por donde, fue incluido recientemente en el diccionario por el propio D. Arturo...

¿Moraleja? ni idea. Lo dejo al buen entender de cada cual. Yo a lo mío, a seguir aprendiendo de mis hijos que son los que más me hacen pensar y comprender que casi todos los objetivos de la vida los vamos retorciendo a la que envejecemos. Con intentar huir de la pedantería del listillo y de la falsa modestia del humilde me doy con un canto en los dientes y me digo y redigo ciento un veces "sé tú misma". Y con eso tengo tela que cortar para toda una eternidad...
Hoy receta americana. Estos bollitos son famosos especialmente en Boston. Son primos hermanos de los scones pero con un toque diferente. La red en USA está plagada de estas recetas y casi todas son la misma -el síndrome del copycat- y lo que heredan de forma errónea se la cantidad de polvos de hornear que llevan. Hay quien piensa que si doblas o triplicas la cantidad de leudante químico, el bollito se hojaldra. Mentira. Estará más tóxico y heredará cierto sabor amargo, nada más. El hojaldrado se obtiene con la cantidad de mantequilla y la manera de amasar. En este caso, se emula con una masa rústica poco trabajada y menos mantequilla (una proporción de 100gr. por cada 350gr. de harina y en el caso del hojaldre es casi la misma cantidad de harina y mantequilla).

El aspecto de la miga yo se lo achaco a la buttermilk y aquí también tengo algo que decir. Eso de que la buttermilk casera se hace cortando leche con zumo de limón es mentira. Otra leyenda web nacida de los copycat. Si tu cortas la leche con limón lo que obtienes es requesón. Hecho y comido mil veces, creo que sobra explicar más. Hazlo y me dices. Pero quién haya probado buttermilk sabe que se trata de un líquido espeso, con la textura y el sabor ácido de un yogur solo que más líquido (comercialmente existen yogures para beber y se asimilan mucho). En casa se puede hacer fermentando suero de mantequilla (bate nata biológica hasta convertirla en mantequilla y usa el líquido sobrante) con yogur (lo suyo, es que fermente con 2-3 cucharadas de buttermilk pero a falta de ella el yogur vale). Cuando he hecho buttermilk casera, le he añadido en la misma proporción leche real hervida, sin manipular, de la que me trae mi lechero. Es una forma de garantizar que no fracase la fermentación ya que las natas de supermercado suelen estar muy manipuladas. Se fermenta como un yogur, los mismos tiempos y la misma técnica. Y no tiene ni otra ciencia ni otra lectura.

Este discurso puede sonar a zote pedante pero te juro por Arturo que lo dicho es cierto. No te dejes engañar y si no tienes a mano buttermilk usa yogur. Puedes hacer mantequilla casera y ese suero lo mezclas con yogur y lo que obtendrás será una falsa buttermilk rápida y sencilla que hará el mismo papel que la auténtica sin meterte en más fregados. Si no te apetece hacer mantequilla, pues lo mezclas con agua y tirando millas. Este es mi truco del día pero por favor, no cortes la leche!


Ingredientes: (versión original, aquí)

  • 5 cups (la medida americana) de harina
  • 4 cdas. rasas de azúcar
  • 1 cda. rasa de sal
  • 1 cda. rasa de polvos de hornear (equivalente para 500gr. de harina)
  • 200 gr. de mantequilla fría
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 y 3/4 cups de buttermilk (si no, reemplaza por 1 y 1/2 cups de yogur y 1/4 de cup de agua)

Nota:
  • En la versión original, cada bollito se pincela con una mezcla de mantequilla derretida, miel y romero y se le hornea 10 minutos más para que coja color esta mezcla. Yo no he querido condicionar tanto el acabado y he optado por algo más neutral que permitiera poder acompañar cada bollito también con salado. Yo he pincelado con un poco de buttermilk mezclado con agua (2 cdas de buttermilk y una de agua) y después espolvoreado con un poco de harina tamizada que le da un color y aspecto muy apetecible. 
  • Salen muchas biscuits así que puede que te interese hacer alguna versión rellena. Están geniales rellenas de compota de manzana. Yo he repartido la masa en 2 y una de las mitades la usé para hacerlas rellanas. Cuando mires las fotos, tienes que tener esto en cuenta. El truco de esta masa está en no trabajarla mucho. Si lo haces, tendrás un bollito de masa esponjosa pero no con esa textura algo hojaldrada. Para conseguirla, trabaja la masa con mantequilla muy fría, sin usar ninguna amasadora o varillas eléctricas y que el amasado no sea largo. Es una masa rústica sin trabajarla casi. 
  • De forma deliberada, usé menos polvos de hornear de lo que cuento. Usé menos de la cantidad necesaria para 500gr. de harina y ten en cuenta que las 5 cups equivalen a 650-700gr. He querido demostrar que la cantidad de polvos no es decisiva en absoluto.

Preparación:
  1. Calienta el horno a 200 °C. En un bol, mezcla la harina, la sal, el azúcar y el polvo de hornear (los ingredientes secos). Añade la mantequilla en trozos y lo mezclas con las manos hasta que la harina empieza hacer "migas". Añade la miel y la buttermilk y en cuanto ya no tengas líquido en el bol pásalo a la mesa y liga la masa en una bola.
  2. Enharina la encimera o mesa y extiende ligeramente la masa con ayuda del rodillo. Dobla la masa sobre sí misma para que tenga forma cuadrada. Pasas de nuevo y ligeramente el rodillo y dejas la masa con un grosor de entre 3 a 4 cm (yo de 3 cm. pero pueden ser mas altos). 
  3. Pincela con un poco de buttermilk disuelto en unas gotas de agua. Corta la masa en cuadrados del tamaño que prefieras ( a tu gusto) y espolvorea harina por encima, Coloca cada bollito en la placa de hornear con un papel de horno para que no se peguen. Hornea hasta que cojan color dorado.

Versión rellena de manzana:
  1. Divide la masa en dos y en una encimera enharinada, extiende cada parte con un grosor de 1 cm. Rellena con compota de manzana o mus de manzana coloca la otra mitad encima.
  2. Pincela con un poco de buttermilk disuelto en unas gotas de agua. Corta la masa en cuadrados del tamaño que prefieras (a tu gusto) y espolvorea harina por encima, Coloca cada bollito en la placa de hornear con un papel de horno para que no se peguen. Hornea hasta que cojan color dorado.

22 comentarios. ¿te animas?

  1. ¡Madre mía, que pintaza! Ahora tengo un gran antojo, tengo un problema.Cualquier día de estos caen.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Mai de mi corazón! Me has dejado con la cabeza dando vueltas y vueltas, con ganas de encerrarme a leerlo a don Arturo, que poco lo he leído, confieso, aunque me guste tanto, y con todo el rollo del saber y el no saber, ayy, me has dejado tarea para todo el día ¡y yo con tanto por hacer!. Los panecillos se ven preciosos, pero con el lío del buttermilk no se si me anime a hacerlos, si ya sé, dijiste que con el yogurt y el suero, pero nada, que es mucho pedirme a estas alturas de la semana!! Te dejo miles de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Pamela!
      Ainsss, confío que sea en positivo, que ese come-come sea para bien. La verdad es que la receta es fantástica, una pena que te la pierdas,
      Besos querida mía :-)

      Eliminar
  3. Con manzana que buenos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin manzana. Con manzana, en cuanto al sabor, menos sorpresa, mi applepie es muy similar. Lo agradable es el formato, así tan cómodo de picar en un té de media tarde. En cambio, a solas, sí que han tenido exito que nos han acompañado en el té con sauerrham y mermelada o en una cena untando paté y dips...

      Un beso y gracias por tu comentario:-)

      Eliminar
  4. Yo me quedo con lo de se tú misma, es el mejor consejo algunas veces nos equivocaremos otras acertaremos pero por lo menos seremos nosotros mismos, fuera falsedades y fuera hipocresia, para qué. bueno que me pierdo que ricos se ven y con ese relleno de manzanas me ganaste con solo leer el título ,me paetece mucho probarlos,besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Noe, ya ves que al final siempre llegamos a la misma conclusión. Hay que ser más auténtico para ser feliz y para hacer feliz a otros. El resto, verdad, sobra :-) los bollitos no, eh? que está maravillosos,

      BEsos

      Eliminar
  5. Merhabalar, ne kadar güzel ve leziz görünüyor. Ellerinize sağlık.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaaaaaa preciosa mia. Ya estoy por aquí de nuevo. Al final el verano se ha alargado más de lo previsto y me he vuelto un poco perezosa con esto de volver a sentarme delante del ordenador (hoy lo hablaba con esa amiga en común a la que taaaaanto queremos). Creo que me había perdido mil cosas así que hoy ha tocado una buena parada en esta casa tuya para ponerme al día de todo: he disfrutado con tus meteoritos galletiles jajaja, y con tu pastel de albóndigas (aunque con este también me he enfadado, ¿cómo es posible que no te reconozcas en ese precioso mail que te enviaron? Lo que describe es Mai al 100%, Mai en estado puro. Tú, amiga mia, eres todo eso y mucho más: generosa, de alma limpia, auténtica sin dobleces, un amor y tan tan bonica ,espero que este ico te saque una sonrisa, que haces que salte la chispa con todo el que te conoce)....En fin, que como te decía me he puesto al día de todo, creo que hasta de este precioso nuevo look del blog, pero como sabes que me requetechiflan las masas, con tu harina mágica y tu amasado de experta panadera (y te lo digo yo que nací entre harinas) estas últimas biscuits secas me han enamorado. Bueno preciosa mia, que te quiero con locura y que aunque pase tiempo desaparecida de blog sabes que siempre estás y estarás entre mis personas favoritas del universo (ese que es limitado o ilimitado, y que nacio de un big ban o del Big Ban jajajaja). Que felices nos harías a una chica del Norte que yo conozco y a mí si el próximo verano vinieses a tus Negras y ese prometido y deseado achuchón se hiciese realidad. Mil besicos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María! el verano es para disfrutarlo. muy bien hecho:-D

      Sabes lo que pasa? que después de mucho tiempo he conseguido ser disciplinada y publicar una vez a la semana cosa a la que no os tenía acostumbrados.. y claro, uno viene y se encuentra el atasco de recetas e historias.. y siiii, nuevo look, un puntazo que me dio en agosto, en un intento de mostrar el blog a mi imagen y semejanza... ya sabes :-P el ico al alma -tú sabes, y te quiero tanto por lo que tú le inyectas- y no solo una sorrisa sino lágrimas de emoción que últimamente tanto me afloran.. pero empiezo a aceptar que este es mi nuevo estado, que las debilidades no se esconden y que tenemos que hacer de ellas una seña amable y cariñosa de identidad :-) gracias amiga mía, ni te imaginas las ganas que tengo de conocerte y poder achucharte. A ti, a tu marido y a tu hija! y a tus sobrinas, que mira que son guapas :-D

      Experta panadera! ya me gustaría! sé que no sé nada, por eso me esfuerzo tanto en escuchar a las masas y por eso me gusta amasarlas a mano, para que nos entendamos y me cuenten y se quejen... pues como con mis pimpollos, con el mismo cariño poniendo ojos y orejas a lo que me cuentan ... y eso lo ves brujilla, tú sabes la de afectos que se esconden en una harina y en un levado :-)

      Te quiero mucho!

      PD: ( jajajaja! contigo ilimitado y que nos lluevan big bang y lo que haga falta :-) y sí, me inundó de amor y morriña esa fotico tan linda que me mandastéis. Os quiero mucho

      Eliminar
  7. Que maravilla! tiene que ser un bocado delicioso si lleva relleno de manzana. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Silvia, como le decía a mijú, sorprenden más los bollitos solos por lo versátiles que son :-) pero los de manzana muy cómodos de servir en un té o desayuno. Un besazo

      Eliminar
  8. Jajaja...¡VERDAD!..doy fe que la buttermilk que hacemos en casa no es ni prima hermana de la americana...y la que se lo crea es porque tiene la autoestima demasiado alta, jejeje......
    Ideales tus plagio-scones..., que los verdaderos eran para tomar el te en Devonshire mientras vemos "Orgullo y prejuicio", jijiji.....pero me tomaría un té contigo ahora mismo y estos pastelitos rellenos de manzana que me entran por el ojo directamente.....
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Pichona! sabes lo que pasa? que los estates son muy grandes y buttermilk solo se consume en los estados con raíces centroeuropeas así que creo que por eso se extendió el bulo de lo de cortar la leche. La leche o el suero fermentado en centroeuropa (en ambas, en la aria y en la eslava) es todo un mundo, en el siglo XIX se puso de moda la fermentación con el fermento búlgaro (el yogur) pero hay un montón de de fermentos distintos.

      Lo bueno de la buttermilk es que tiene menos grasa y al ser a partir de suero es mucho más sana... pero como dices, si se trata de vernos Orgullo y prejucio tiramos de scones con una variaciones de té que me han traído del Harrods que están deliciosos :-)

      Besos

      Eliminar
  9. Jo, cuánta verdad. Estoy harta de que se dé por sentado que la edad, por sí misma, lleva sabiduría y conocimiento. Está claro que si has vivido muchos años has podido acumular experiencias, contactos, recuerdos, ideas, has tenido más tiempo para formarte, para viajar, para relacionarte con más gente.. Pero no siempre se hace, y no siempre se aprovecha. Por sí sola la edad no "sirve" de nada, y además, al hacernos mayores tendemos a quedarnos en nuestro mundillo y nuestras rutinas, y nos interesamos menos por la cosas de "jóvenes", con lo cual nuestra supuesta sabiduría se queda atrasadísima.

    Nunca he comido un biscuit americano y siempre me llaman muchísimo la atención, porque sé que además también los preparan para servir con platos salados (una sopa, mmmm). Los tuyos tienen buenísima pinta, vengo ahora de correr y tengo un hambre atroz xD.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad Liliana, vamos perdiendo energía y ganas con el tiempo y por otro lado, hay gente que se cultiva mucho pero no sabe que hacer con lo aprendido. Y no cuento a la gente que va por la vida con el cerebro apagado... yo desde luego, siempre digo que todos deberíamos de poner un niño en nuestra vida. Si no tenemos hijos, sobrinos, nietos, o un vecinito... porque lo que nos hacen pensar, cómo nos enseñan a razonar en estado puro.. en fin, que se aprende a mirar el mundo de otra manera. Muy saludable :-)

      Y siiii, con una sopa. Recomiendo cualquier crema de otoño... locura!

      Besos

      Eliminar
  10. Y no sólo niños, si los jóvenes no nos vieran como viejos me gustaría relacionarme con ellos, tienen mucho que enseñarnos, desde su ignorancia? puede, pero si entras en su Mundo aprendes mil cosas que el cerebro puede procesar tan bien como con los niños, era la parte que más me gustaba en diseño, lo que me enseñaron me gustó tanto que disfruto mucho cuando los veo vivir. Yo me quedo con el presento y con el futuro, no sé si lograré explotar todo lo que sé pero mi mundo interior es muy rico (o eso creo yo).
    He guardado esta receta por qué nunca hice scones y ver las fotos me ha parecido maravilloso, me animo un día de estos y seguiré reflexionando sobre lo que dices.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás desde su inocencia:-) Hola Caty! perdemos frescura a la que vivimos y ellos nos aplastan con su manera tan sincera de verlo todo. Nosotros nos empeñamos en que 2 mas 2 son 4 pero ellos están abiertos a los milagros, a los duendes y a las hadas. Saben disfrutar más y mejor de los deseos y explotan su fantasía sin pudor y sin medida. Es genial poder vivir así. Ellos nos aportan equilibrio y nos ayudan a encontrar las piezas del puzzle que perdimos por el camino.

      Yo lo tengo claro. Todo adulto debe poner un niño en su vida. Y un joven también aunque ellos ya han perdido la capacidad de mirarnos de tú a tú y nos juzgan por carrozas... rollo Kármico? quien sabe. Un besazo

      Eliminar
  11. Hola Maite!
    Te he encontrado a través del blog Albahaca y Canela y me ha gustado mucho la introducción de que somos eternos aprendices y podemos sacar reflexiones de todo.
    Un abrazo,
    Vera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Veronica! bienvenida y mucho gusto :-) verdad que sí? la vida tiene ese puntico más dulce cuando le sacamos jugo a todo lo que la vida nos pone por delante y nos dejamos enseñar algo más en cada paso:-) un besazo

      Eliminar