Rieska o pan plano finlandés con el que hacer leña

Ayer mi amiga Lola compartió este artículo en Facebook. Según lo leí me dije "Pero qué güevazos tiene mi reina mora" y es que desde ese primer "Seamos sinceros, hay demasiada gente opinando sobre restaurantes y haciendo fotos 'cuquis' de comida" es un artículo que levanta ampollas, arranca costras y que de puro aposta hiere en lo más hondo de nuestro pundonor blogueril. Nos hace parodia, y no a nuestros blogs sino a la panda, a cada menda y lerenda que cocina y fotografía antes de zampárselo. Según lo leí, me tuve que reír, qué remedio. Reconocí casos. Me vino ese pantallazo de algún menda con la cámara siempre colgada, con esa cara de póker que tiene el descoloca'o cuando está fuera de su maceta, intentando aparentar modales, maneras y profesionalidad... es decir, te lo describo en plata: mirada al techo y se saca foto, mirada a una aceituna y se saca foto, copa de vino en la mano y se marca un farol examinando la susodicha -con esos ojos a lo Jessica Fletcher en se ha escrito un crimen- como si fuera un sumiller experimentado y muy vivido a pesar de que jamás ha sabido apreciar un vino más allá de un tinto de verano...
Claro que los reconocí. Pero no solo a blogueros. También a las manadas de turistas que por los siglos de los siglos han ido de este mismo palo por el mundo, sin disfrutar de la cultura, de las gentes y de los lugares que visita sino viajando anestesiados detrás de un guía fotografiando a diestro y siniestro "los techos" de cada calle o plazuela. Porque si algo tenemos en común todos los turistas, es que jamás miramos el suelo que pisamos ni mucho menos a los ojos de los lugareños. Irremediablemente, transcurridos dos o tres segundos de mucha concentración, la mirada regresa a las azoteas y la cámara a lo suyo, a sumar fotos y fotos y fotos absurdas y sin fundamento. Afán hueco de acumular y demostrar que yo estuve, yo tuve y yo me pude permitir. Yo, me, mí, conmigo.

Otros que me vienen a la memoria, son esos nuevos ricos intentando hacerse cátedra en clubes privados, cenas de postín y demás postureos elitistas donde mezclado con el paleto desentrenado en pititeo pero con la cartera a rebosar se deja ver algún que otro cutrecillo sin don y sin din que se coló de puro sin querer en la lista de invitados, y que para la ocasión, se fue al Corte inglés y ocultó la etiqueta del traje -o vestido- para poder devolverlo al día siguiente... eso sí, qué disfrute más grande, madre mía! y no de cena ni de velada sino de presumir durante semanas ante amigos y demás parientes a lo "mira con quién me codeo"...
En fin, que lo podía haber dicho con menos paja y más en línea recta. Que el esnobismo no es un invento del bloguero culinario, que ya estaba antes de que llegáramos. Que Internet lo que ha hecho es abrir una ventana ficticia, donde mucha gente puede ir de lo que no es y puede inventarse una vida que no es suya. Es verdad, pero no es algo que nosotros hayamos puesto de moda ni algo que sea nuestro monopolio. También se valen absolutamente todos los personajes públicos desde publicistas, actores, políticos y, por supuesto, periodistas porque a la firmante por mucho que esconda la mano se le ve el plumero...

Así que, resumiendo. Una vez ignorados esos mini sketch intentando ridiculizar al máximo en el mínimo de escenas -¿Cómo un medio como El País se vale de chanzas tan mediocres?- , y una vez eliminado el ataque de cuernos de la autora que huele a la legua que lo que más le escuece es que personajes sin ser profesionales tengan más influencia en el público que un currito del sector, digo, una vez eliminada la grasa al artículo, me temo que nos hemos quedado sin sustancia. Recurre al tópico típico cuando uno se queda sin argumentos: ¿de quién es la culpa? de usted, lector. Usted es quién ha creado al monstruo.
Pues aquí estoy yo para contar todo lo que la firmante ha olvidado contar. Que la comunidad de blogueros culinarios no se compone solo de críticos, chefs y sumiller ya sean de carrera o de carretilla. Que en este mundo, estamos también guisanderas, y cocinillas, y gente con un talento natural para crear e innovar pero que no descubrieron su duende hasta abrirse un blog. Se le ha olvidado que no todo son escaparates y alfombras rojas. Que siempre ha habido y habrá gente que comparte porque sí, porque le supera la complicidad, con más o menos arte, porque eso no es lo que importa. También ha omitido el artículo, que los blogs de cocina y fotografía han revolucionado la manera de enseñar un plato, de guiar un show o de seducir con una salsa y poco más. Los blogs han puesto las pilas a un sector que se desmoronaba de pura caspa y la gente se fiaba más de los consejos de una maruja que de un jefe de cocina...
¿Qué hay farsantes? ¿Snobs? ¿replicantes? ¿copiotas? ¿engreídos? Pues claro. Que por eso se va a desmoronar el mundo de los blogs? Ay madre, esta mujer no se ha enterado aún de qué va esto. En su ignorancia -o prepotencia porque desconozco si nos ignora por considerarnos mindundis- ha reducido esta comunidad al círculo de snobs y de sobresalientes -que también los hay- por méritos propios y se atreve a presagiar que los carentes de calidad vamos a desaparecer... Ay ya yaiii alma cándida! pasará la moda y jamás desapareceremos. Jamás. Porque no tendremos joyas, ni invitaciones VIPS ni trajes del Corte Inglés con la etiqueta sin arrancar. Es verdad, no tenemos nivel. Pero tenemos alma. Amor por lo que hacemos y por lo que compartimos. Certeza que en todo este tiempo hemos aprendido mucho y que nos queda muchas cosas más por descubrir, por experimentar y lo más importante: muchas recetas y afectos que compartir.

Así que, por favor, no le hagas caso a esta señora y tú no dejes de venir a vernos, de leernos y de preguntarnos. Y diga lo que diga el artículo, un blog no se alimenta de visitias y de me gusta. Se alimenta contigo y conmigo. Así de claro y de transparente. El resto, son cuentos. Cada cual que obre en consecuencia pero que no nos pongan en nuestra boca canapés que no hemos catado :-P
Y hoy comparto un pan plano de los que tanto me gustan. Rieska, qué bonito suena! es finlandés aunque se hornean y se despachan por todos los países nórdicos. La receta la encontré aquí y me enamoré de ella aquí. Buscando tropecé con esta otra que con ayuda del buscador se entiende fenomenal. Yo terminé haciendo una mezcla de ambas y el resultado me ha encantado.
Ingredientes;
  • 300gr. de patatas cocidas y peladas
  • 30ml. de suero de leche o agua en su defecto
  • 75gr. de harina de espelta
  • 75gr de harina integral (trigo, espelta o centeno)
  • un huevo
  • una pizca de sal

Preparación:
  1. Calienta el horno a 220ºC. 
  2. En un bol, machaca las patatas junto con el suero de mantequilla. Añade el resto de los ingredientes y liga bien la masa.
  3. Pasa la masa a la mesa de trabajo y la trabajas hasta que esté bien homogénea. Añade más harina si te lo pide la masa hasta que se pueda trabajar con facilidad.
  4. Divide la masa en 4 partes (o 6 si te quieren tortas individuales)  y forma bolas bien enharinadas. Extiendes cada una de ellas con las manos hasta formar tortas finas. Haz agujeros en la superficie.
  5. Hornea unos 15 minutos hasta que cojan color. Cuanto más tostadas, más crujientes.

Nota:
Vicky, de Mordiendo la galleta ha hecho estos panes y así de bonitos han quedado:

30 comentarios. ¿te animas?

  1. Acabo de leer el artículo y la verdad es que no me identifico en nada y más bien huelo a tufillo provocador para generar visitas a favor o en contra y comentarios entre unos y otras, enlaces a raudales por lo mismo, y a vivir.
    No me identifico porque yo más bien me quedo con una palabra tuya para definirme que me encanta, guisandera. Soy una señora de su casa que cocino por placer y obligación a partes iguales y que publico las recetas de las que se alimenta mi familia. Y me encanta que esto sirva de ayuda o entretenimiento o inspiración a cuanta más gente mejor. Una sola reseña de restaurante tengo en 9 años de bloguear y publicar prácticamente a diario, y la hice justamente porque me invitaron (no el restaurante ni una agencia, sino una persona muy querida) a uno con estrellas michelín y como preveía que en años no volvería a otro semejante conté lo que me gustó y lo que no, lo que me llamó la atención de un ambiente en el que no me suelo mover. Así que ya ver, yo me siento como tú y como otras docenas de blogs de cocina que visito asiduamente en un mundo que nada tiene que ver con el que describe esa señora. Así que, que la proveche su provocación para quien se sienta identificado para bien o para mal en sus palabras.
    Yo me quedo con este pan plato y me guardo la receta, que se que es de los que en casa gustan.
    ¡¡Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni me identifico ni me doy por aludida pero pertenezco a esta comunidad y no me parece justo. Claro que hay tonterías, quien más y quien menos sabe de más de una pero no se puede ridiculizar así a una comunidad tan grande y tan diversa...

      Un besazo Marhya!

      Eliminar
  2. Yo he vivido cómo en un evento nos ponían detrás del todo por qué algunos periodistas no querían que estuviéramos allí, y nos enteramos por qué al comunity manager se le "escapó". También he vivido como un periodista, burlándose, me dice un día; tendríamos que hacer una "quedada" periodistas y blogueros y fumar la pipa de la paz (bueno, mi mala leche desbordaba como un volcán) cuando me pidió amistad en Facebook me reí una semana, aún debe estar esperando, así que te puedes imaginar cómo me sentí cuando leí este "articulito", al final pensé, esta no merece que le conteste nadie, que vea que no es más que un fantasma que quiere general polémica, qué le den!.
    En fin! tengo amigos periodistas con los que me codeo y somos mutuamente respetuosos, a mi cada vez menos me gustan estos "saraos" así que sólo me muevo por amor a alguien cuando me invitan, a los demás no asisto, que vayan los gorrones (perdón), periodistas.
    Mira que los panes nórdicos no suelen ser de mi agrado, los encuentro algo secos, pero me ha intrigado lo de la patata, no sabía que la llevaran, quizás los caseros tienen otro sabor y textura, igual les doy otra oportunidad, gracias Maite.
    Besos y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un juego que apesta. Te invito porque te necesito, necesito tu audiencia y tu capacidad de difundir pero te desprecio porque no estás a mi altura profesional. Puro ataque de cuernos que viene a echar más caspa a un sector periodístico que desde hace años está en crisis por falta de calidad y no porque no existan buenos profesionales sino porque no son suficientes para relucir.

      Por otro lado, se mofa de un sector de la comunidad que es real. No se lo ha inventado. Está claro, que off the record, todos sabemos. Y no debemos consentir que ni unos ni otros desprestigien nuestra comunidad. La quiero mucho y me ha dado muchas alegrías como para dejar que la ensucien así. Me repatea el postureo y la arrogancia venga de quien venga y admiro mucho a todo el que sabe aportar y enseñarnos cosas. Desde cómo hacer un huevo frito a que tal un restaurante o un producto. Todo con honestidad y dedicación...

      Y ya sabes, yo de callar poco porque siempre me he creído eso de que quién calla otorga y desde luego no le doy a nadie el gusto de verme patalear pero los puntos sobre las ies siempre:-) En fin Caty, que esta no es receta para ti, estas tortas saben a nórdico a rabiar. Creo que no te gustarían:-) un besazo

      Eliminar
  3. Ayyy que cutres son algunos periodistas!!! Mira que meter a tod@s los bloggers en el mismo saco, ya le vale, que osada es la ignorancia!!
    Yo no me codeo sino con mi costilla a la hora de comer, con familia y con amig@s deseados y me considero como dices guisandera, cocinillas o como sea, vamos que cocino para mi y los míos y quien yo quiera!!
    Escribo para quien me quiera leer y hasta ahora no lo hago por ningún fin, sólo porque me gusta compartir, por eso voy y vengo cuando quiero, soy libre en mi mundo virtual!!
    Tampoco me invitan a comer, que le vamos a hacer, sigo durmiendo a pierna suelta, jajaaa!!
    Como siempre un placer venir a tu casa a comer y hoy me llevo este pan que tiene una pinta fenomenal, he probado el sueco comprado, no sé si será del mismo estilo, pero seguro que al estar hecho en casa y con amor sabe mejor, seguro que de eso no entiende la autora del artículo!!
    Besos mi reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Teresa, nos deja fuera o bien como he dicho porque somos mindundis que ni nos tiene en consideración o por falta de güevazos porque si se mete con lo campechano, con la cocinera de cada casa a esa mujer se le derrumba el chiringo. Como dice la canción toito te lo consiento menos meterte con mi madre :-D jajaja!

      Pero lo dicho, a mi tampoco me quita el sueño ni una cosa ni la otra pero me repatean todos los arrogantes se columpien de la cuerda que se columpien:-) un besazo

      Eliminar
  4. Mai te adelantaste a la entrega, que pasó? te sulfuraste?
    Muchisimas gracias por poner ya la receta, mira que recién me tiro al sofa y le digo a mi chico: carajo, no compramos el Rieska y abro face y veo tu receta, que estaba esperando, como que sabías que me olvidaría de comprarlo!!! Bueno ahora ademas de crítica y hada madrina también sos adivina mi queridísima.
    Me encantó tu artículo, coincido con vos con cada palabra, si que están los súper chulitos que cuando les preguntas algo te dejan esperando la respuesta para la eternidad pero bueno a esos ni leerlos, me encantan los blog de cocina, los amigos, los cálidos, los que cada día me enseñan algo o sorprenden o me dejan pensando o me hacen reír, en general casi todos, me encanta el mundo blogero porque me acerca a muchas personas que están ahí, cocinando con la misma pasión que lo hago yo y compartiendo así nomás, sin intensión alguna (bueno algunos ). Te quiero, me encanta tu blog, me entretiene, me trate tan distintas sensaciones cuando lo leo que cada vez que veo una publicación nueva me desespero por imprimirla.
    El artículo me hizo reír mucho pero eso de generalizar me da un poquito por los huevos.
    En fin, me encantó tu entrada y esos panes los estaba esperando con ansiedad. Aaaahhh te aviso que ya tengo mi Vorteig esperando para hacer un pan de molde, en mas o menos 38milcuatrocientasveintidos horas sabré si tengo ganas de seguir el camino panadero o no. Te mando un beso gigante y de nuevo gracias por la receta divina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Vicky! no pude esperar porque me creas o no sabía que necesitabas ya la receta. Me sentí tentada de mandartela en privado y dejar programada esta entrada para el lunes pero me dije: noooo, publica y así Vicky tiene que leerle a Alex :-P

      Creo que ese otro pan, lo adelantaré también. No quiero que tu Vorteig espere tanto. Entre nosotras, tengo atasco de recetas. Con eso de no poder salir de casa mi mente calenturienta no ha dejado de trazar planes de acción :-)

      A mí también me gusta este mundo Vicky. Me gustaría que gente como tú publicara más para sentirme más feliz pero sé que no se puede tener todo. Con tener tu corazón me vale :-) un besazo!

      Eliminar
  5. Pues yo tampoco me doy por aludida,nunca he tenido mas pretensión que compartir mis recetas porque me encanta la cocina,y jamás me han invitado a nada,ya ves que soy una mindundi y esto es algo que no me quita el sueño.
    No se puede generalizar con nada ni con nadie porque en todos los sectores hay de todo.
    En fin...que lo que me ha gustado ha sido tu pan,se ve de lo mas apetecible y me he quedado con muchas ganas de probarlo.
    ¡¡Sigue así,que nada ni nadie te calle preciosa mía!!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, que tengo la lengua muy suelta, ya lo sabes y no me gusta hacer leña del árbol caído pero si dejar las cosas claras. Porque ser mindundi da un placer brutal porque nos nutrimos mucho y nos damos calorcete y del bueno. No puedo evitar que se me ericen los pelos con los aires de grandeza que me parecen muy bien siempre y cuando no quieran resaltar burlándose de los demás. Cuanta gente es incapaz de sobresalir sin pisar a alguien... eso jamás y, en ningún contexto, me ha gustado nunca.

      Te haré caso y seguiré así :-) un besazo

      Eliminar
  6. Mai, ahora llego, tu ya estará en el "sobre" con tu Gü, jeeeeeee, #sedbuenos¡¡¡¡
    Suscribo tus palabras, pero matizó, esta chica, es verdad que solo quería polémica, no puede englobar a todos los bloggers, ya lo dicen muchos de tus comentarios, no todos somos así, pero si lleva razón parcialmente en que hay un circulo, que no es pequeño, aunque ya esta pasando, que van solo al "gratis total" y se venden por cuatro tapas y foto jiji, jaja.... copa va copa viene, foto subo, posturero subo y subo......
    También es verdad que los bloggers hemos puesto de moda la cocina ( ehhh, relativamente, si), que como bien dices estaba muy denostada y pálida, le hemos dado color y gracias a eso y a otras cosas (grandes cocineros) mas, la cocina esta de moda, se han puesto de moda los cocineros y de ahí han surgido tantos blogs, webs, programas de cocina a cascoporro y los cocineros los hemos elevado a la categoría de dioses. No solo en España en todo el mundo. No hay programa (incluido noticieros serios) que no se hable de cocina, que un cocinero sea invitado como estrella de la noche, hagan programas de TV, algunos ni sabíamos de ellos, ni sabíamos de tantas estrellas michelines, ni de los de andar por casa ..... Mai, los bloggers, los cocinillas, guisanderos, cocineras, somos otros,de los que esta chica habla y despotrica son de los cancheros, gorrones, pero también hay periodistas gorrones y altivos.
    Vamos que hay de todo en la viña del señor y que no nos queda mas que convivir, eso si cada uno a lo nuestro y cada bloggers en su sitio.
    Y como bien dices, estamos las que tenemos alma en la cocina, le ponemos Corazon, cariño y mucho amor a la hora de cocinar, eso es otro cantar.
    No voy a muchos actos sociales invitada, normalmente si voy a eventos me pago todo, el viaje, la estancia, la de mi costilla, y si promociono a alguien es porque es amiga, o porque creo que se lo merece (según mi criterio) y porque si. Bien lo sabes. Por no tener ni publicidad en mi blog, soy bloggers como tu, porque me gusta cocinar para los que quiero .... y dejo las recetas para mis hijos y los amigos cercanos, aunque estando públicamente lo ve todo el que quiera verlo ......
    Uffff no se cuanto habré escrito pero seguro que un testamento.
    Tu pan me encanta, sólo como panes suecos cuando voy al Ikea, que es de higos a brevas ¡¡¡¡¡
    Un beso grande, mejor muchos besos, que tienes que repartir. Espero que Luquitas este mejor y tu no la hayas pillado.
    Muacccck, siempre desde Almeria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Lola! sí , un testamento pero ya sabes que me encantan. Mira, esta chica lo mezcla todo a su antojo. Ella está que echa chispas con los influencers y ridiculiza al que se cuela y va con la etiqueta pegada en le forro para devolver el traje. Lo que le escuece a los medios, es que los influencers no han decidido serlo, lo son porque se han hecho. Han gustado a la gente, se lo han currado y tienen ese don de abrir camino. Eso les duele a rabiar. Pura envidia de la legendaria, de la que siempre ha existido y siempre habrá.

      Con la estela de estos, se cuelan los arrogantes sin talento pero don don y/o din para los actos sociales. Han decidido que ellos también son, cómo no! "Yo molo, sabes?" y son los ridículos, los que llaman la atención con cualquier estupidez -como dice el artículo, dejando el mensaje público de "fulana, tenemos que ir". En fin, tú lo has dicho, los del canapé gratis...

      Pero creo que tenemos que poner límites y que sobre todo, la propia comunidad, aclare al mundo y se aclare a si misma. A mi me da igual si tú te pagas o te pagan. Siempre que tu criterio y tu poder de influencia sea honesto. Me parece genial que la gente publicite en su blog. Está en su derecho, sacarle rentabilidad siempre que sea con honestidad y que no se venga por un kilo de lentejas. Todo con honestidad... esto sabes que empieza a faltar porque algunos (o muchos, yo no sé) bloggers quieren aparentar que son influencers para que les vengan patrocinadores y para que les inviten y les ofrezcan aparecer en artículos y revistas... o escribir libros, tema que no quiero tocar... eso existe y de eso off the record, lo hablamos todos y estamos más que quemados.

      Y es nuevo? no, esquema social más viejo que el tebeo. Que es rollo español? Tampoco, hemos imitado a los USA, canadienses y australianos que ellos lo llevan haciendo más tiempo que nosotros...

      Pero esas son las tripas de nuestra comunidad. Comunidad que no moda. Que hay quien pone velas negras para que la gente retire la confianza a los influencers, a la vista está, pero que quede por delante que sin ellos la mitad de los cocineros, restaurantes y shows pasarán al anonimato más absoluto... no porque no sean buenos o no lo merezcan, sino porque los medios tradicionales no convencen a nadie no tienen esa capacidad de llegar a la gente y ojo, por propios méritos. Solo hay que leer ese artículo y comprender a que me refiero. Un besazo!

      Eliminar
  7. Fantastica tu receta pichona, aqui sigo convaleciente... Me ha gustado mucho el articulo y tu cronica y como yo siempre que me preguntan si tengo un blog gastronomico digo que no, que yo solo tengo un blog de cocina pues como que no me siento aludida....ni hablo de los restaurantes a los que voy ni tan siquiera saco fotos de lo que como.... Es mas, hablo de los sitios pagando yo, asi que no me preocupa el tema. Besos reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pichona, y es que no es lo mismo, Liliana lo dice en el comentario de abajo, hay blogs de tendencias y críticas gastronómicas, otros de recetas, otros de comida y fotografía, comida y viajes, etc. y otros que pican de todo un poco. Hay mucha diversidad dentro de la comunidad así que es normal que cuando hablamos de nuestros blogs tengamos que explicar qué hacemos. Yo siempre cuento que escribo historias y al final regalo una receta :-) cada loco con su tema:-P Un besazo y mejórate

      Eliminar
  8. Los periodistillas como quien firma ese "artículo" llevan años diciendo que si la burbuja de los blogs de gastronomía va a explotar y que blablabla... Bah, el texto en cuestión está hecho con ánimo de provocar, un click-bait en toda regla y para ser compartido por redes sociales, así que lo mejor es no leerlo, no hacer caso y no enlazarlo, que eso es lo que buscan. El periodismo de ciertos medios está virando hacia terrenos muy tristes, este medio en cuestión lleva luciéndose con artículos de opinión así de distintas temáticas ya unos meses. Me da pena.
    Claro que hay blogs que se aprovechan de las últimas modas y de vivir del cuento de invitaciones, sobre todo en Madrid que conozco varios porque hay mil eventos cada semana, pero más que blogs de cocina son de "tendencias" y reseñas de restaurantes y tal...
    Yo me quedo al final con mis blogs de siempre que son los que tienen detrás gente que vale la pena de verdad, a los que me da pena no tener más tiempo para comentar siempre, como el tuyo ;).

    Ay, tengo pendiente hacer un pan rieska desde hace años!! A ver si me da la vida algún día para reducir mi lista de recetas pendientes.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liliana,

      Y ahí es donde te equivocas. Claro que tenemos que hablar. Con sensatez y con argumentos que no nos faltan. Ese post no está orientado a provocar a la comunidad bloguera sino a des prestigiarla e influir al lector. Claro que no es nuevo, es en lo que lleva la prensa desde hace años. Todos los medios son cada vez más amarillos porque es lo que tira y lo que da viralidad. Y no buscan la viralidad de los blogueros sino del transeunte y eso lo alcanzan y de sobra. Llevo 10 años viviendo fuera y te juro que es imposible enterarme por la prensa española sobre lo que pasa en mi país. Es todo burla, menudeo, absurdo y frivolidad. Con la crisis tan grande política, económica y social se une la intelectual que entre el gremio se cuenta con los dedos...

      Así que tenemos que hablar, claro que sí. Y no defendiéndonos, sino dando a explicar qué somos y porqué estamos. Recordar -y recordarnos- porque estamos aquí. Cada uno en su cuerda y su estilo. Pero estamos y haciendo cosas maravillosas:-)

      Besos

      Eliminar
  9. Ayer te leí y no pude contestarte jejeje, pero la verdad y voy a ser muy escueta, cada uno debe estar en su lugar, ser consecuente con lo que es o quien es y no pretender ser nada mas, creo que en eso está el secreto, el problema es que siempre hay mucho listillo que emborrona la idea.
    Yo no me considero blogger aunque tengo blog, soy una mera mera aficionada sin ninguna formación que disfruta en la cocina.
    Y lo más importante, me encanta este pan finlandes, no es difícil de hacer, igual me animo, guardada ya está.
    Un besazo querida blogera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merche, pues yo sí que me considero bloguera porque lo soy. En junio 7 años y no te imaginas que satisfecha de lo que hago. Pero mi blog y la bloguera es lo que enseño que por cierto también es como vivo y como pienso y como siento. Hay quien prefiere enseñar menos y solo se centra en sus recetas. Hay quedadas para conocerse, cursos para aprender más , en fín, un montón de cosas que nos aportan muchas cosas buenas... pero como dices cada uno siendo quien es sin pretender... y las pirañas! cuanto me alegro de tenerlas tan lejos :-D Besos!

      Eliminar
  10. Ole, ole y ole!!!!! No soy bloguera, ni tengo blog. Soy guisandera, porque mi abuela se empeñó en tenerme siempre cerca de los fogones. Me gusta cocinar para mi gente y mis amigos, y me nutro de maravillosas personas como vosotras que compartís, porque si. Gracias a todas y las envidias se notan a la legua. Jajajaja muacsmuacs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! siiii ole! ese es el único secreto, saber que tú estás ahí y que te arrimas al calor de la lumbre y que a veces se chaspa, a veces se come y otras se admira las obras de arte que hacen muchas blogueras que saben enseñar el plato con un gusto brutal. Es un mundo precioso que no se merece que nadie le haga de menos:-) un besazo y gustazo enooooorme leer esos olés Pilar!!!

      Eliminar
  11. Lo que hay que oír, o leer en este caso, desde luego tela y me pasa como a ti, no me identifico para nada, estoy aquí por hobby, es más, dedico mucho de mi poco tiempo libre a fotografiar, arreglar, publicar y ver blogs simplemente por placer, diversión o llámalo como quieras! Farsantes hay como en todos lados así que.... Tu pan buenísimo y más así de tostadito, ahora mismo daría buena cuenta de él jejeje

    besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida! ese pan tiene que estar bien tostadito y crujiente. Es su gracia así que me asomaba al horno y me daban unas tentaciones de sacarlo brutales.. y yo "nooo, esperaaa" "que noooo que esperes" y la espera mereció la pena :-) un besazo

      Eliminar
  12. Hola Maite,

    Revejo-me nas vossas palavras!;)
    Não conhecia este pão, tem ingredientes que me agradam muito, como a espelta e a batata(conhecida por fazer miolos de pão muito macios),é também uma boa ideia para reciclar sobras de batatas cozinhadas ;) Fiquei com ganas de o experimentar, deve ter um sabor riquíssimo. Muchas gracias pela partilha,
    um besazo e boa semana guapa <3



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Dulce, es una buena receta de aprovechamiento. Dentro de poco publicaré otro pan de aprovechamiento fantástico. Son ideas muy prácticas con un resultado buenísimo. Un besazo

      Eliminar
  13. Hola Mai,
    yo no me siento identificada pero sí reconozco de qué tipo de blogs habla la autora. Sé que existen, pero no me interesan en absoluto, y creo que tiene razón diciendo que son flor de un día, moda pasajera, en lo fotográfico suelen ser clones de la estética de Canelle et Vanille o La Tartine Gourmande pero sin su contenido, y generalmente sólo tienen posts publicitarios. Aburren, como tú dices, no tienen alma. Desde luego que tienen derecho a existir, y el artículo que los critica me parece malísimo, no hay por donde agarrarlo, además, que la generalización que hace es simplista. Porque tú, o yo, también tenemos un blog que no tiene nada que ver con ese rollo. Lo que pasa es que sí que produce cierto hartazgo, esto ya lo hablé con Noema hace años. Pero efectivamente el tiempo pasará, esa gente se dedicará a otra cosa, y aquí seguiremos, con mayor o menor regularidad pero seguiremos, como los irreductibles galos, las locas de siempre :)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo y sin contar la de cientos de copycat que no solo se copia y pega la receta traducida sino que también se imita la estética y la composición de las fotos. Y aunque a ves he tenido la sensación de que bloguear uns 10 o 15 minutos que es lo que más o menos tengo de tiempo es ver repeticiones de un mismo buntcake, lo cierto es que siguen quedando lugares con mucho encanto y mucho duende. Cuando se aparta la paja, hay un contenido maravilloso...

      En cuanto a esa otra cara de la comunidad, es cierto que tendrá su tirón y las modas irán cambiando. Confío que la comunidad recupere ese alma inicial de compartir siendo uno mismo, el ambiente personal e íntimo que tanta sustancia ha dado a este mundillo.

      Un beso

      PD: jajajaja! así es, haciendo pócimas como los galos y comiendo como vikingos :-D

      Eliminar
  14. Ay Mai, cómo me he reído con tu entrada y cómo me gusta tu lengua suelta, qué bien lo explicas!! Estamos tod@s dentro de este mundillo, yo he aprendido mucho desde que tengo el blog. He conocido gente de todas clases, me he sentido muy pequeñita a veces y otras no tanto, pero al final he decidido que lo hago por mi, sobre todo por mi. Me sirve para expresarme con algo que creo se me da bien. Pero ya paso de competiciones de fotos y platos. Lo hago porque quiero y para quien quiera ver lo que hago. He dejado de competir y de agobiarme por no ser de las mejores. Se acabó, me voy a dormir tranquila todas las noches y eso es lo que cuenta. Si publico bien y si no pues también. Lo que más me gusta es encontrarme con entradas como la tuya que me da vida y me hace creer que todavía hay gente normal con la que comparto algunas cosas. Por cierto un pan rústico y delicioso, como a mí me gusta. No cambies. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tata, pues esa misma lectura es la que obtengo yo. Si miro atrás, si miro el ahora, lo que veo es mucho aprendido, un aliciente fantástico para hacer las cosas que me gustan y un medio de mantener un hilo de cariños y afectos que en ciertos momento de mi vida, ha evitado que me hundiera como el Titanic... no, no puedo y no quiero entrar en esa espiral de la competición.

      Recuerdo -ya no sé bien- como al segundo año de blog. Tenía una audiencia considerable que subía como la espuma pero el coste era excesivo. Implicaba dedicar todo mi tiempo libre al blog. Günter se sentó conmigo y me preguntó si me iba a compensar perder nuestras salidas al bosque y los días en familia, jugar con Lucas, quedar con amigos, sentarme a su lado cada noche después de cenar cuando el niño ya se acostó... tantas cosas que sin darme cuenta, estaba dejando de hacer... no lo dudé. Levanté el pié del acelerador, dejé de devolver visitas y de comentar en otros blogs y el blog se desplomó como la espuma. Era como vivir constantemente en campaña electoral arrancando votos (visitas) a golpe de llamar a cada puerta. Y cuando no lo hice, la niebla se esfumó y pude descubrir por fin, quién era cada uno de mis lectores, de mis amigos y de mis compañeros de hobbie. Mi ego claro que protestó -cachis como escuece- pero comprendí que el blog era una cosa y la comunidad otra y que yo tenía que tener claro dónde quería estar.

      Estoy donde quiero y con quien quiero estar. Claro que me gustaría no tardar tanto en pasar a saludar o a ojear o a cruzar unas palabras. Sin compromisos y sin agobios porque el blog está siempre aquí y ni las recetas ni mis historias ni los comentarios tan bonitos de este blog caducan...

      Y si por algo debo esforzarme es porque esta onda tan linda jamás se destruya :-) un besazo Tata y vuelve pronto!

      Eliminar
    2. "Era como vivir constantemente en campaña electoral"..... no habría podido encontrar mejor manera de decirlo. Aquí otra que en su momento también levantó el pie del acelerador, y no se hundió el mundo :)
      Besotes.

      Eliminar
    3. Verdad? al contrario. Ahora tengo más libertad de decir, hacer o publicar lo que quiero porque no siento que tenga que quedar bien con el auditorio. Siento que quién me lee me conoce y encima sabe de qué cojeo y así todo se saborea más. Ningún compromiso ni para mi ni para quien me lee y cuando yo voy de lectora, lo mismo... calidad de vida, calidad de blog y calidad en mis visitas (y no hablo de páginas vistas sino de invitados a mi mesa :-) Más besos!

      Eliminar