Pastel de pollo para soñadores

Soñar. Bien bonito. O no. A secas no es más que la acción del sueño, ese acto necesario de autoregulación corporal que cada hijo de vecino debe realizar a diario. Quien se lo salta, lo paga. Quien abusa también. Yo tengo insomnio desde que comencé la menopausia. Casi todos mis síntomas han desaparecido menos un par de noches en vela a la semana. A mi modo de ver, solo hay dos cosas que te pueden acompañar en un duermevela: doble ración de estoicismo y un libro. Y así, en plena nocturnidad, me he terminado de leer Madame Bovary. 
No sé por qué pero la había tenido por una novela romántica y nada más lejos. Historia realista, casi costumbrista y sobre todo, una crítica social a la burguesía napoleónica brutal. Nadie sale de rositas. Cada personaje con sus rotos y los de Emma son prácticamente insuperables. Una chica bonita, elegante y resultona a la que sus sueños de grandeza la despegaron de su mundo. Esos sueños, tanta insatisfacción pintaron en su alma, que se le olvidó querer a su pequeña, a su familia y a ella misma. Esos mismos sueños se alimentaron de avaricia, en querer aparentar lo que no era. Y se la zamparon en un abrir y cerrar de ojos.  
Hay que tener tanto cuidado con lo que se sueña, verdad? O no, porque muy posiblemente no se trate del qué sino del cómo y ya sueñes con ser princesa o astronauta lo importante es no despegar los pies del suelo y antes de querer llevar a cabo un sueño uno debería aprender primero a desgranarlo. O no, porque lo mismo se pierde ingenuidad y la magia dejaría de funcionar... vaya lío. ¿Hacer un sueño realidad o fingir que lo alcanzas como hizo Emma? aunque sin soñadores la NASA no habría llegado a la Luna, ni habría submarinos ni máquinas de coser. Casi todos los inventos del mundo fueron previamente soñados. Da Vinci soñó con muchos de ellos y no los puedo llevar a cabo. Tuvo que ponerse en marcha la industrialización para que otros lo consiguieran por él. Julio Verne los soñó y escribió fantasías en torno a ellos. Otros tuvieron que llegar después para cumplirlos...
1. Representarse en la fantasía imágenes o sucesos mientras se duerme. U. t. c. intr.
2. tr. Discurrir fantásticamente y dar por cierto y seguro lo que no lo es. U. t. c. intr.
3. tr. Temer a alguien, acordarse de su venganza o castigo. U. m. c. amenaza. Yo os haré que me soñéis. Me vas a soñar.
4. intr. Anhelar persistentemente algo. Soñar con grandezas.
Según la RAE, soñar es fantasear durmiendo, o fantasear dando mentiras por verdades, temer a alguien o anhelar lo que no se tiene. Demasiadas definiciones encontradas. De nuevo no es que nosotros nos embrollemos sacando los sueños de quicio sino que la propia verborrea oficial nos hace el lío.  Le cuentas un sueño a un amiguete y este no sabe si temerte o anhelarte. Sueñas con un mundo fantástico y no sabes si escribir una novela a lo Tolkien  o acudir a un psicólogo que te ayude a dar lo cierto por seguro o lo surreal por sueño o por amenaza o... me cachis! 

Al final, voy a tener que darle las gracias al cielo por tener insomnio y no darle al sueño que luego me bloqueo y ya no sé ni con qué fantasear. Y la verdad, vivir siempre con la fantasía desconectada como que no es para mí, yo necesito viajar a la luna un par de veces al día o mi psiquis se me joroba la muy canalla. Y a veces, incluso en sueños, uno sueña que come algo y despierta con un ansia brutal. Como con este pastel de pollo que antes lo hacía sin mostaza pero lo soñé y unos días después se lo vi hacer al Jaime Oliver con mostaza y me lo tomé como una señal. Y sí, de ensueño.


Ingredientes para 4 raciones:
  • 1/2 kilo de pechuga de pollo
  • 1/2 docena de champiñones
  • 2 cebolletas (o el doble si son pequeñas)
  • un poco de aceite y otro poco de mantequilla
  • 1 cda. de mostaza (si es de sabor fuerte algo menos)
  • 200ml. de caldo de pollo o de verduras
  • 2 cdas. de crème fraîche o queso tipo philadelpia
  • 1 cda. rasa de harina o maicena
  • sal y pimienta a gusto
  • 1 plancha de masa quebrada o de hojaldre
  • Yema de huevo mezclada con 1 cda. de agua para pincelar

Preparación:
  1. Calienta el horno a 200ºC.
  2. Trocea el pollo, los champiñones y las cebolletas. Pon a calentar unas gotas de aceite en una sartén y saltea estos ingredientes a fuego vivo hasta que cojan un poco de color. No lo hagas a fuego suave porque perdería jugosidad el pollo y los champiñones se deshidratarían.
  3. Añade el caldo, la mostaza y lo pones a fuego medio. Cuando rompa a hervir, disuelve la crème fraîche y añade la maicena disuelta en un poquito de agua (sin grumos). Lo añades poco a poco sin dejar de mover con una cuchara de madera para que quede cremosa y sin grumos. Apaga el fuego y derrite un poco de mantequilla sin que se cocine (así mantiene todo su sabor). Lo mezclas para repartir el sabor.
  4. Pasa el pollo con toda su crema a una fuente de horno o recipiente. Le colocas encima la masa quebrada u hojaldre recortando el tamaño si fuera muy grande. Con los dedos sellas los bordes al estilo rústico, sin grandes peripecias. Si te sobró un poco de masa puedes adornar la superficie. Pincela con la mezcla de yema de huevo y agua y antes de hornear no olvides hacer unas agujeritos con un cuchillo o tijetas para que el pollo respire sin que se hinche la costra. Hornea hasta que esté dorada la superficie.

7 comentarios. ¿te animas?

  1. Pues un sueño c......el que has tenido....Yo sueño muchas veces, despierta lo que más....de lo de dormida hay algunas veces que no quiero acordarme....Me has dado envidia con Madame Bovary, he leído Olivia y Jai, un libro que leí de soltera creo...y he vuelto a soñar una y mil veces....así que si estamos en el momento de releer las novelas de antes (como decimos aquí, bueno aquí no, solo los de Eibar...novelas antxiñakos, osea de antes), pues también toca la Bovary.....¿Cuándo hablamos?...Mañana por la tarde?...los martes no tengo clase, pero el resto de la semana estoy a tope...por las mañanas tambien podré, pero estos días he empezado gimnasio y no tengo aún el horario definitivo..hija ya tengo ganas de hablar contigo. Un besazo....el pastel maravilloso......Jamie es Jamie...me gusta mucho, yo también he posteado una receta suya..bueno la tuya no es suya, pero lleva un "tick" suyo.....BESITO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pichona,

      No he leído Olivia y Jai, de hecho la novela romántica no es mi cosa. Pero por lo que he leído en un par de críticas literarias, nada que ver. Madame Bovary no pertenece a ese género, al contrario, realismo crítico de ese que deja todos los patetismos y mediocridades al aire. Nadie sale guapo, ni listo, ni honesto. La capacidad descriptiva de Flaubert para dejar al aire las flojeras sociales asusta por su carencia absoluta de entusiasmo o rencor. Yo desde luego, me alegro de no habarla leído de adolescente, la hubiera rechazado por patética y solo ahora, cuando ya has vivido un poco, comprendes que el 90% del mundo es (somos) así.

      Oye, pues avisame pos guasap' y charlamos un ratico. Un besazo

      Eliminar
  2. Hola mi querida, que rico que se ve este pastel. Me parece super sencillo y sabroso. Viene derechito a la lista de recetas para esta semana.
    Yo soy de las que viven soñando. Me imagino posibles realidades futuras todo el tiempo. No lo puedo evitar jaja. Pero uno se acostumbra a vivir en ese estado. Si no soñas con las cosas que querés es muy difícil que se hagan realidad. Y no hablo de cosas materiales , sino de todo. Hasta lo que creemos imposible.
    Sueño también que algún día caminaremos juntas por las calles de tu ciudad. Si no lo sueño nunca se hará realidad ;) Soñemos juntas!!
    Y por las noches. Por las noches duermo profundamente.
    Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Eri, Yo sueño contigo a diario (o casi). Este verano, en los lagos de Carintia, me decía: aquí vendré con Erika, Eri no se puede perder esta granja, o este paseo, o una tarde en la hierba dejando que el aire alpino nos desintoxique las arterias :-) y así siempre.

      Yo he soñado también siempre como parte del proceso de autoregulación pero si el dormir es necesario para el cuerpo los sueños son necesarios para el alma. Y para los retos, y para mejorar y para ser feliz. En cuanto a lo de dormir como un bebé te envidio. Sé que pasará o puede que sea que mi cuerpo ya no necesita de tantas horas... ya se verá.

      Un besazo!

      Eliminar
  3. Y los sueños, sueños son. Y benditos si traen bajo el brazo una receta como la tuya, te prometo que esta no se escapa jeje, a mis hijos les va a encantar aunque sustituiré los champis por algo que se me ocurra, soy alérgica.
    Bueno preciosa que sigas soñando tan bonito y rico.
    Un besote gordote.

    ResponderEliminar
  4. Leí Mme Bovary hace más de treinta años y me encantó. La tengo en la estantería desde entonces y pensé no hace mucho que me apetecía volver a leerla. Ahora, más.
    Ya te dije que también tengo muchos días de insomnio y también suelo leer, pero li de soñar ya lo dejo sólo para cuando duermo.
    Me gustan mucho los pasteles salados de lo que sea y el tuyo de pollo tiene muy buena pinta. Hice en agosto otro también de pollo y también de Jamie, pero no nos acabó de convencer.
    En cuanto vuelva te "guasapeo".
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Hola bonita, el pastel de pollo tiene que esta debo delicioso ,sin duda alguna debo de hacerlo, madame bovary la verdad que no lo leí, yo insomnio tengo poco, tengo facilidad en dormir por ahora por lo menos menos por ejemplo el otro día que una muela me dio por... toda la noche en vela...la primera vez que he tenido dolor de muelaaa, total mal dormí una hora y soñé fijate tu jaja pero soñé que me mordía el culo un perro jajaja y me dolía que no veas...jaja creo que el dolor de la muela se reflejo en el sueño jaja bueno que me lio jaja despierta también me gusta soñar de vez en cuendo, evadirme o leyendo aunque soy consciente de lo que hay y tener los pies en el suelo...pero soñar es gratis dicen jajaaj,besos

    ResponderEliminar