Palmeras glaseadas

Hoy la luna la vamos a ver más grandota de lo que jamás en nuestra vida la hayamos visto. A no ser que nacieras antes de 1948 que todo puede ser. La muy pícara nos va a mirar tan de cerca que hasta nos va a poder contar los granos. Ya me gustaría pedirle opinión, preguntarle por cómo se nos ve desde allá arriba, si es verdad que estamos tan tontos como parecemos desde el suelo.
Lo mismo nos decía que no, que todas las bobadas que hacemos tienen su sentido de ser. A saber. Puede que no seamos tan egoistas como aparentamos ni que nos sude tanto el sentido común. Puede también que aunque parece que la moda apunta a que nos estamos volviendo unos pijos-guais-sin-sesos, medio analfabetos pero muy orgánicos y reciclados, pues que visto con más perspectiva todo obedece a un proceso de selección cósmica para separar a los payasos y así, dentro de unos años, deportarlos a Disneylandia -eso siempre que el Donald nos lo permita. Y no hablo del pato-.
Puede ser. No digo que no. Así tendría sentido la escena del sábado, en el futuro instituto de Lucas. Cada año, nos invitan a los nuevos padres y niños a un día de jornadas abiertas. Lucas quedó fascinado con los proyectos de robótica, el laboratorio de biología, de física. Uno de sus mejores amigos, alucinó con las bandas de música y con la compañía de teatro... en fin, cada mochuelo tirando para su olivo. Hasta que después de la charla del director (amenizada con un buffet de dulces y café) llegó la tanda de preguntas. Una madre protestó por el mal estado de las instalaciones que decía que eran viejas y que la pintura de las paredes estaba pasada de moda. Que la cantina era cutre y la comida muy sosona. Que no entendía cómo los niños podían estudiar en esas condiciones. Mientras la buena señora hablaba, a mí todavía me retumbaban las conversaciones con los profesores que todos estuvieron dispuestos a asesorarnos sobre las asignaturas a escoger. De los chicos mayores ayudando a los pequeños (a lo big brother), de los puestos que montó el gabinete de idiomas donde en el stand español había hasta taquitos de jamón y queso manchego... en fin, que me descoloqué de tal manera que sentí que no teníamos solución. Que ante tanto esfuerzo y ganas de entusiasmar a los críos, de que los padres compartieramos ese esfuerzo -que tan de agradecer es- todo quedó en el agua de borraja de una pija anti H&M que le parece fatal que el crema de las paredes sea tan noventañero y las baldosas tan de pueblo...
No contenta con esta estupidez, hoy he leído un artículo rebosante de ironía hacía las madres modernas que vamos de talibanes con eso de que los niños no coman foskitos ni tigretones. Otro en el que un turista se carga una escultura en un museo creo que en Portugal al intentar hacerse un selfie... en fin, que no hay día que no me junte con dos o trescientas estupideces. Y yo, que soy muy de preguntarme, me digo: ¿pues no será que la naturaleza es tonta al habernos elegido? ¿o no? ¿o tiene un plan y sin que lo sepamos los bobos tienes que existir para que algo bueno le pase a la humanidad? ... cachis, en algo bueno tengo que creer, ¿no?


Ingredientes (salen 40 piezas):
  • 2 planchas de hojaldre y un poco de azúcar

Para la crema de yema
  • 75 gr. de azúcar blanca
  • 2 cdas. de mermelada e albaricoque
  • 35 ml. de agua
  • 2 yemas de huevo XL

Para el glaseado final
  • 25 ml. de agua
  • 120 g. de azúcar glass tamizado

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200º. Extiende las láminas de hojaldre una encima de otra. En cada pliegue de la masa, vamos a espolvorear un poquito de azúcar para que nos sellen mejor las capas.
  2. Imaginariamente, divide la lámina en dos. Dobla una mitad hasta el centro, y haz lo mismo con la otra mitad. Presiona con los dedos la unión de ambos lados, vuelve a espolvorear algo de azúcar y repite el proceso (mira las fotos de abajo)
  3. La masa se nos quedará de nuevo enrollada pero con dos caras. Ve cortando rodajas de 1/2cm de diámetro, las doblas y presionas un poco por la parte de abajo al colocarlas en la placa (así evitas que se abra demasiado en el horno y pierda la forma. Mira las fotos). Hornea hasta que esté doradas.
  4. Para la crema de yema: calienta el azúcar, el agua y la mermelada hasta que el azúcar esté completamente disuelta (deja que hierva un par de minutos). Retira del fuego, añade las yemas y bate hasta que estén bien disueltas. Vuelve a ponerlo a fuego medio y llevalo a ebullición hasta que cuaje la crema. Deja que temple antes de pincelar las palmeras. Deja reposar las palmeras para que se seque un poco la crema de yema.
  5. Monta el glaseado disolviendo el azúcar glas en el agua hasta que esté libre de grumos. Pincela las palmeras y deja que seque el glaseado por completo.

14 comentarios. ¿te animas?

  1. Que buena pinta! Y que perfectas te quedan, a mi no me quedan tan bonitas, será cuestión de seguir practicando. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noly, prueba mi truco que es hacerlas con la plancha de hojaldre doble y cuando estén en la bandeja del horno les aprietas por abajo para que no se deformen. Ya verás que fáciles,

      Un besazo

      Eliminar
  2. Mai que buenas que están esas palmeritas, me encantó.
    Aveces están esos dias que uno tiene ganas de gritar: ESTOY RODEADO DE BOLUDOS!!!! pero en fin que la estupidez humana siempre estuvo lo que pasa que ahora no solo se agudizó si no que la vemos a diario por estos medios. Abstraerse y aportar lo mejor que podamos dar, y sobre todo alejarse de los idiotas que son peligrosos.
    te quiero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida galletica, menos mal que tengo ángeles que me alegran el día con historias preciosas y planes de aprender a hacer nuevas masitas de la mano de un divino pastelero. Me moriría sin tanta estrellita como tengo :-) Yo tb te quiero linda!

      Eliminar
  3. Te han quedado fabulosas estas palmeritas y con ese glaseado seria para chuparse los dedos y que se yo más.. Estupideces escuchas trescientas a lo largo del día, yo mejor ni pienso en ellas y procuro no analizarlas o me pongo mala jaja...Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther! Cierto, tan solo las debemos analizar para partirnos de risa ya uqe hay que sacarle provecho a todo :-D Un besazo

      Eliminar
  4. Querida Maite. Por desgracia ese tipo de gente abunda cada vez más, pero por suerte, muchos otros colaboran y valoran lo importante que es la educación de sus hijos. Me has hecho reír ya esta mañana, cuando te he leído en el móvil: "nos estamos volviendo unos pijos-guais-sin-sesos, medio analfabetos pero muy orgánicos y reciclados, pues que visto con más perspectiva todo obedece a un proceso de selección cósmica para separar a los payasos y así, dentro de unos años, deportarlos a Disneylandia -eso siempre que el Donald nos lo permita. Y no hablo del pato".
    Vuelvo a reír si hacer ruido, que no son horas. Me encanta cuando te pones divertido-reivindicativa.
    Tu truco es genial y esas palmeritas dicen, cómeme. Un besazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! Ay Marisa! sí, hay que sacarle más partido al buen humor porque sino terminamos languideciendo solo de ver lo que se mueve por el patio :-D Un besazo

      Eliminar
  5. Anda que con esas palmeritas te van a dejar entrar en todas partes, Disneyworld con Donald o sin el, ijijiji......Yo tengo fe, que a pesar de todo..Trump te va a dejar entrar en todas partes, jiji....
    Un besazo....ay la luna que bonita estaba,
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la verdad es que Trump ni me puede impedir ni me puede dejar ya que no tengo intención de ir.Pero quién me preocupa son los 2 millones de mexicanos que ya ha prometido expulsar (no en la campaña, ayer o antes de ayer). No, yo tengo fe en muchas cosas pero en este señor ninguna :-( Un besazo

      Eliminar
  6. Hola Maite, como estás guapa?
    Hoje vim visitar-te e encontro estes bolinhos (palmeritas) fantásticos em massa folhada, adoro!
    Beijinhos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he estado pensando en ti :-) hemos estado trabajando el diseño de Lúcia que ha quedado precioso. Muchas gracias por recomendarme! un besazo

      Eliminar
    2. Hola Maite estou muito contente pelo teu trabalho e pela alegria da minha amiga Lucia, ha quedado precioso si!! Gracias a ti <3
      Besazo guapa :)

      Eliminar