bizcocho de almendras versión 2 hemisferios

¿Has visto la película la boda del monzón? pues aquí estamos igual pero sin boda. Llevamos días y días y días que haga el tiempo que haga tarde o temprano, agua cae. No hay día que no descargue. A veces vienen varias tormentas seguidas o son un par que se juntan y deciden tocarnos la serenata al alimón. Así estamos y no caigas en la tentación de pensar que esto es un rollo_siempre_con_lo_mismo porque no: tenemos lluvia con viento, con furia, con granizo, orvallos, calabobos y chirimiris, lluvia vengo y no vengo, de lado... por tener, hasta hemos tenido un par de veces lluvia por un lado de casa y por el otro no... muy curioso sí, corriendo como chiquillos de una ventana a otra y te juro que en una llovía y en la otra hacia sol...


Pero no me importa, porque la lluvia me gusta. Para Günter es mal tiempo y para mí es vida. Recuerdo las sequías que sufrimos en los 80 y 90 en España, en cómo se echaban a perder jardines y cómo tuvimos que aprender a ducharnos con un chorrico de agua casi agota'o. Con tan poca presión llegaba que a veces no era suficiente para calentar el agua y con el chorrico bien fresco había que apañarse por las mañanas. Y ni contarte el folloneo de garrafas que había que montar para las horas del corte... muy tremenda la cosa...


Así que, mira, me gusta. Y mucho. Me ayuda a relajarme y suelo tener la mente más despierta. Me gusta su olor y la luz que provoca... muchas de las fotos del blog están hechas en estos días- las de hoy, también-. Luz acuosa y siempre cambiante. Las nubes pasan del negro tizón a abrirse en un instante y dejar pasar los rayos del sol. Viendo esta escena, he comprendido por qué estos cielos rayados están presentes en las estampas de las virgencitas, porque te aseguro que por un momento, uno se cree eso del cordero pascual y de las ascensiones y las apariciones porque la luz y el color del mundo se vuelve mágico...


El mayor petardo, es contener a Lucas. Le da un mal rollo tremendo ver llegar esas nubes negras -"Die böse Wolken", dice el tío con cara siniestra- y razones para ello no le faltan. Ya nos hemos visto en la guisa de tener que pedalear como posesos desde el Kindergarten a casa con los goterones de agua metiéndose en los ojos y así, calados hasta las orejas nos hemos me cachis en todo... y arreglarnos para salir a dar un paseo y en cuanto enfilamos la puerta se pone a diluviar y otra vez volvemos al me cachis en todo... en fin, que con la lluvia hay que jugar en casa y mi hijo es de los que piensa que para eso ya hemos pasado todo un largo invierno en la cueva. Que el derecho a disfrutar al aire libre nos lo hemos ganado a pulso... así que, para calmar a la fiera, salimos al rellano, nos sentamos pacientemente en los escalones y esperamos...


A veces nos sale bien la jugada pero otra no y es en las no cuando hay que buscar un plan B. Unos pies descalzos que corretean pisando los charcos del patio y desafían al principio fundamental del chubasco -es decir, te vas a mojar aunque corras-, es suficiente para llenar el aire de risas y diversión. Cómo me gustaría que dentro de cien años, cada vez que vea un aguacero caer, Lucas recuerde estos piececitos y piense en ese placer tan inmenso que es sentir la vida recién caída a sus pies...


Esa misma tarde, aún tronando un par de tormentas de fondo, me e-carteaba con Erika que además de compartir un cesto de ropa para planchar de proporciones inmundas, en ambos hemisferios nos llovía. En uno con más frío que el otro, como es normal, pero al fin y al cabo lluvia de la que tanto disfrutamos y tanto nos inspira... le conté que mi cocina olía a almendras y vainilla y que había horneado la versión veraniega de este bizcocho con muchos arándanos flotando como le gusta al Günter, que de vez en cuando me apetece mimarlo -más-... pero el bizcocho, en sí, sale delicioso tal cual, en su versión invernal, solo con almendras por encima, y en todo caso, algo de azúcar glas...


Este bizcocho de hoy, esta inspirado en el bizcocho sueco de Dorie Greenspan que también se dejó contagiar por un día de lluvia.. y lo que son las cosas! Yo había visto su cake en otro blog -sin saber que era suyo- donde me quedé con la copla de hornear el bizcocho en una sartén... a la que preparaba la entrada me puse a investigar un poco más ya que quería llegar a la fuente inicial de la receta puesto que he comprobado que algunos blogs no citan la receta de origen y me sabe mal atribuir un acierto a la cocina equivocada. Buscando de blog en blog, llegué a Dorie Greenspan, a quien por cierto no conocía y me he llevado el gran sorpresón. Quizás porque sin saberlo, yo también me dejé llevar por los aromas de este bizcocho un día de lluvia y también sin saberlo, me inundé de felicidad con sus olores...


Mi versión -cómo no! qué poca disciplina tengo para respetar los ingredientes- lleva almendras molidas reemplazando parte de la harina y bajé algo la cantidad de mantequilla sustituyéndola por un poco de buttermilch (suero de mantequilla) aunque con yogur funciona exactamente igual de bien. En la versión con arándanos además, puse más cantidad de almendras molidas para que la masa fuera más pesada y así lograr que las frutas no se bajen al fondo del bizcocho. Otro ingrediente a tener en cuenta, es usar una pizca de polvos de hornear, lo justo para que compense la pesadez de las almendras molidas... pero poca cosa, que lo que buscamos es un bizcocho fino, jugoso y de miga compacta...


La excentricidad de la sartén, no lo es tanto si tenemos en cuenta que este es un bizcocho bastante plano y las dimensiones de los moldes que tenemos a veces no encajan y acudir a una satén de hierro o refractaria es una manera muy fácil y cómoda de salir airoso de la situación sin terminar con la cocina llena de trastos y moldes que apenas usamos. Sobretodo, en la versión con arándanos es muy socorrida ya que la fruta debe de quedar bien esparcida para que no moje la miga y en una forma con menos diámetro deberías sacrificar la cantidad de arándanos o arriesgarte a comer bizcocho mojado... ea, a la receta que es lo suyo...


Los ingredientes de Dorie Greenspan:
  • 1 taza de azúcar y un poco más para espolvorear (yo usé 3/4 de taza)
  • ralladura de 1 limón
  • 2 huevos grandes
  • 1/4 cucharadita de sal (yo una pizca requete-chica)
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1 / 2 cucharadita de extracto de almendra pura (tan solo una par de gotas)
  • 1 taza de harina para todo uso
  • 1 barra (120gr.) de mantequilla sin sal, derretida y enfriada (yo usé 90gr.)
  • 1 / 4 de taza de almendras fileteadas para la cobertura

Y además usé:
  • 100gr. de suero de mantequilla o yogur
  • 150gr. de almendras peladas y molidas (200gr. para la versión con arándanos)
  • una pizca de polvos de hornear (1/2 cucharadita en la versión con arándanos)
  • 200-250 gr. de arándanos
  • azúcar glas antes de servir

Preparación del bizcocho versión invernal:
Precalienta el horno a 180ºC. En la sartén de hierro o refractaria pon a derretir la mantequilla a fuego de moderado a lento. Cuando esté derretida, ponla en un bol pequeño y deja que se enfríe (se tiene que templar lo suficiente como para que el calor que desprenda no cuaje los ingredientes de la masa del bizcocho). En otro bol, pon el azúcar con la ralladura de limón, la pizca de sal, el yogur o suero de mantequilla y los huevos. Bate hasta que quede la crema bien integrada. Añade ahora las esencias y vuelve a batir. Con ayuda de una espátula, incorpora las almendras molidas y a continuación el harina junto con una pizca de polvos de hornear y remueve hasta que no queden grumos. Añade por último la mantequilla derretida. Echa la masa a la sartén y con la espátula reparte bien por toda la base (quedará una capa bastante fina) y esparce las almendras fileteadas. Si sois golosos, puedes espolvorear un poco de azúcar por encima de las almendras. Yo no lo hago y tan solo espolvoreo un poco de azúcar glas al gusto de cada cual justo al momento de servir, nunca antes...

Hornear unos 30-35 minutos hasta que la superficie esté suavemente dorada, sin excesos...



Preparación del bizcocho con arándanos:
La gran diferencia es que no vamos a derretir la mantequilla y le pondremos un poco más de almendras molidas para que la masa quede más dura y así evitar hundimientos. Tienes que seguir estos pasos: Precalienta el horno a 180ºC. En un bol bate juntos el azúcar, la pizca de sal, la ralladura de limón, los huevos y la mantequilla reblandecida para que sea más fácil el proceso. Cuando tengas una crema lisa, añade las esencias, el yogur o suero de mantequilla y bates de nuevo. Añade las almendras molidas, el harina y media cucharadita de polvos de hornear. Bate bien la masa hasta que quede lisa por completo. Engrasa levemente la sartén y cubre con la masa ayudándote de una espátula para repartirla uniformemente por toda la superficie. Reparte los arándanos por encima y esparce las almendras fileteadas. De nuevo, y si sois golosos en casa, puedes espolvorear un poco de azúcar por encima de las almendras. Yo solo espolvoreo un poco de azúcar glas al gusto de cada cual justo al momento de servir, nunca antes...

Hornear unos 30-35 minutos hasta que la superficie esté suavemente dorada, sin excesos...

26 comentarios. ¿te animas?

  1. ¡¡Qué rico!! Aquí un poco de agua bien caída (sin tormenta, lo que es lluvia bonita) no estaría mal, ¡porqué qué calor, Maite!!! Esta noche no hemos bajado de 20ºC, por esta parte estamos acostumbrados a que por lo menos por las noches refresca, y se me hace pesadísimo. ¡Mándanos un poquito de lluvia! Aunque ahora que lo pienso, mejor el bizcocho, que tiene una pinta bueníssssima y no me atrevo a encender el horno.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Marhya! a ver cuando patentan y comercializan de una vez el teletransporte del Enterprise y así podría mandarte recién horneado uno de estos, con mucha almendra y muchos arándanos.. cachis! yo no puedo con tanto calor. Me deprimía mucho tanta inactividad, y las noches en vela, las piernas hinchadas, los dolores de cabeza.. uf, es tremendo! ya me gustaría enviaros unas gotitas fresquitas mecidas con un poco de viento.. del bueno, nada de despelucha-moños!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Con el calor que hace hoy en Madrid, no te creas que no vendría mal un poco de lluvia y vaya nochecitaaaaa!!!

    Ozú que caló!

    Pues esta versión tan veraniega me parece fabulosa. Me encantan los arándanos aunque manchen la masa jejejeje

    Y lo de la sartén... que curioso!, en cualquier caso con ella o sin ella, seguro que estaba estupendo.
    Tomo nota!

    Besinos, espero que ya estés un poquito mejor ;D

    ResponderEliminar
  4. Pues niña como te envidio...tu sabes la calor que hace??? es de locos...mañana dicen que aquí llegaremos a 38-40º...toma ya!!!
    pero te digo una cosa Maite me da igual que haga calor, que llueva, que...yo me zampo un trozo de este pastel ya mismo...que rrrrricooo!!!!!
    un besazo.....
    las fotos un 10 y las de Lucas me encantan..como crece el tio!!!

    ResponderEliminar
  5. tambien me gusta la lluvia, que remedio! vivo en Londres! aunque ya no llueve tanto como antes. El bizcocho delicioso, se ve tan ligero, besitos

    ResponderEliminar
  6. Que ricos tus bizcochos, como siempre... hoy me comía un trocito de cualquiera de los dos encantada de la vida...
    Por cierto, que envidia me estás dando...aquí necesitabamos un poquito de lluvia, a ver si estos calores bajaban algo... que el termometro de mi ventana ayer marcaba 39, insoportable!
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Divinos los piecitos de Luki! Estoy segura que cuando sea grande va a pasar por aquí y se va adeleitar con tus palabras y las fotos.
    Por acá ahora dejó de llover , almonstruo que vomita ropa sucia lo tengo más o menos dominado. Eso sí de tanto darle a la plancha sacó la lengua y dijo ¡stop!, no sigo más , asi que ahora todo limpio pero arrugado, hasta que arreglen la plancha (es que la compré hace un mes!)Esta bien que no le doy mucho respiro, pero estan hechas de baba....
    Dorie Greespan me encanta aunque ultimamente me resulta dificil llegar a sus recetas porque no las publica más. Solo pone el título para que todos preparen la misma receta el día acordado pero la sacan de su libro (eso creo)
    Hoy tenemos -0.5ºC Y los vidrios de los coches y el pasto congelados, blancos. Hubo que tirarle agua al parabrisas para poder ver algo y llevarlo a Teo al cole.
    La seguimos por skype, dale?
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Paxarina!
    Eso he oído que os estás cociendo, me cachis! Hala, un refrigerio y un poquito de pastel jugoso con muchos arándanos y aunque el calor no se pase al menos uno se queda más.. feliz! Besos


    Núria!
    Uf, con la humedad que tenéis no vais a poder respirar.. y claro que sí! no hacemos un granizado de té y tan ricamente le damos al bizcocho:-)
    Besos y sí que está lindo el enano:-P


    Hola Pity!
    jajajaja, a la fuerza ahorcan, verdad? de todas formas en Londres si que se hartaba uno de tanto cielo gris pero en la campiña daba gusto dejarse mojar y disfrutar de esos paisajes así, a lo mojado:-)
    Besos


    Felicidades Charrita de mi alma y de mi corazón!
    Y cumplas millones más.. pero esto ya te lo he dicho y no quiero parecer un disco rayado. O tú que te imagines estás atrapada como tu colega en el día de la marmota! de verdad, que sufridos sois los periodistas y que pruebas os pone el destino:-P disfruta como una posesa:-)
    Besos


    Hola Erika!
    poco más puedo decir que el skype no haya dicho ya:-D me ha encantado por fin tener un cara a cara... Esta receta de Dorie también es de uno de sus libros aunque antigua, cuando aún todavía las publicaba en el blog... una pena porque me ha gustado mucho:-(
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  9. A mi también me encanta la lluvia. Me identifico mucho con todo lo que has dicho sobre ella, y es que yo, que vengo de la seca Murcia, también recuerdo malas épocas, aunque no haya vivido sequías tan graves como mi madre. Y ya no sólo porque la valore más, es que es verdad que me encantan los sonidos de una tormenta o sólo de una llovizna, el olor, la luz... Soy muy feliz cuando llueve :) Y es el clima ideal para hornear, no hay nada que me guste más que oír agua caer y truenos mientras del horno sale un olorcito reconfortante.

    Dorie Greenspan tiene unas recetas increíbles, en la blogosfera se ven muchas (hay un evento por ahí en el que cada semana hacen una de sus recetas), pero tu versión me gusta más. Delicioso con los arándanos!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Qué rico el de arándanos!! Estoy pensando en hacerlo con unas frambuesas que me acaban de regalar...lo meditaré!;)

    ResponderEliminar
  11. Maite con el calor que estamos pasando incluso aqui en las montañas donde vivo me parece imposible que nos estes hablando de frio y lluvia,aunque los piececillos de tu peque dan buena fe de ello,ahi en el charco.
    el bizcocho es una delicia con o sin buen tiempo,y el toque sarten me ha encantado,pero ahora que lo pienso..¡no tengo ninguna que valga para el horno!!
    Un besazo,el otro dia vi tu mensaje en Fb muuuy atrasado,es que aun estoy lenta para estas nuevas tecnologias y la verdad entro poco,pero como dicen aqui en Asturias me "presto "encontrarlo.
    abrazos guapetona

    ResponderEliminar
  12. si esto es producto de los días grises... ¡que sigan los días grises! y lo lamento por lucas, jeje

    ResponderEliminar
  13. Pues ya te puedes figurar que por aquí de lluvia, ná de ná, ya ni me acuerdo de la última vez que llovió.
    De todas formas, y por mucho que te guste la lluvia, a ver si para dentro de quince días puedes hacer que escampe un poquico...es que vamos a Viena y a hacer un crucero por el Danubio. No me importa que llueva un poco...pero al menos que se pueda pasear!
    Qué ricos están los bizcochos con almendra, y esa capa de almendras fileteadas es lo más!!!
    Bueno, y los piececicos de Lucas son para comérselos!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  14. Pues como me gustaría un chaparrón que refresque un poco los 35º delas 7 de la tarde, fijate que a pesar del calor si que me comia un buen trozo de este bizcocho.
    Esos piececitos son precisos, frescos, limpios, pisando el suelo mojado, que bien se lo tiene que estar pasando. Es que me encanta andar descalza.
    Un beso y que aproveche

    ResponderEliminar
  15. Hola Akane!
    verdad? en general el agua tiene un rollo que me seduce mucho y me equilibra. Será que soy sagitario, un símbolo de fuego y el fresquito me viene bien:-P Erika lo comentaba, que desde hace un tiempo, Dorie Greenspan prácticamente solo hace retos de sus libros de cocina. Una pena:-)
    Besos


    Hola Macus!
    Pues con frambuesas te recomiendo este otro pastel de almendras.Está verdaderamente delicioso con frambuesas de temporada. http://hierbasyespecias-mai.blogspot.com/2011/04/pastel-de-almendras-y-amarenas-con-un.html. Si te animas ya me dirás:-)
    Besos


    Hola Esther!
    De frío nada de nada, que la temperatura es maravillosa y aún en los días de bochorno, se puede llevar... la verdad es que los veranos aquí son super lindos la pena es que este año podamos hacer tan pocos planes y cuando los hacemos, terminamos pasados por agua:-) jajajaja! bueno, yo soy igual que para el Fbook soy como el Guadiana:-P Besos guapa!


    Hola Sole!
    pobruco mío, pero así es. Los días de lluvia son geniales para hornear. Me encanta abrir todas las ventanas de par en par y dejar que los olores a masa recién horneada se mezclen con los olores a verde mojado... me chifla:-)
    Besos


    Lolah!
    Pero que me dices! ya estoy tardando en escribirte y hacerte un 3er. grado... mira que como tengas un hueco me voy a Viena como una loca a darte un beso... el tiempo, pues anda muy irregular, y desde luego, no te olvides el paraguas. Puedes seguir la previsión en <a href="http://www.wetter.at/>http://www.wetter.at/</a> Besicos guapa!


    Hola Chelo!
    Y es que son una bendición para refrescar el ambiente.. cachis! os vais a asar sin remedio... nosotros también somos de la pandilla pies descalzos, disfrutamos como locos:-) suerte y mucho ánimos con esos calores,
    BEsos

    ResponderEliminar
  16. Lolah guapa! perdona que puse mal el link.Lo repito:
    http://www.wetter.at/
    +Besos

    ResponderEliminar
  17. Que suerte tienen esos piecesillos,como me gusta chapotera sobre el agua,que placer!!!Al igual que el olor a lluvia y a cesped mojado,una bendición...al igual que ese pedazo bizcocho,dque destella delicadeza,aroma y buen gusto MAi..tus entradas son encantadoras.

    ESpero que estés fantástica,valle?

    Muchos cariños

    ResponderEliminar
  18. Qué buena pinta tiene ese bizcocho! muy buena idea lo de la sartén y la aportación de los arándanos me encanta! con el calor que hace por aquí no vendría mal un dia de lluvia de esos que tan bien describes para poder disfrutar de este fantástico bizcocho en casa. besos

    Marisa

    ResponderEliminar
  19. Primero que nada, me encantan esos piececitos descalzos sobre el suelo mojado... Ayyyyyyyy, pues sí que se va emocionar cuando vuelva a ver esta foto dentro de 30 ó 40 años. Qué lindo!.
    A mí también me gusta la lluvia, pero por aquí no es tan frecuente como yo querría, qué le vamos a hacer.
    Sabes...?. La miga de ese bizcocho me ha parecido suprema, así que, cuando saque un ratín, me pongo a hacerlo. Me cachis, no tengo sartén con mango de metal... Valdrá un calderito?. Me buscaré la vida... Casi parece una bica y me encantan las bicas. No hay arándanos frescos por aquí y los congelados sueltan demasiada agua al hornearlos, desapareciendo casi. No, no... Haré el invernal. Qué rico!. Ya me babeo...
    Veo que te ha gustado la foto de la sopa. A mí también me encantan las sopas... Somos muy soperos en casa. Y es verdad que son bienlindas, humeantes o no.
    Un besote Maite y pasa un buen martes.

    ResponderEliminar
  20. Ahhhhhhhhhhhh... qué significa lo que dice Lucas cuando ve aproximarse la lluvia???? jejejejeje Me quedé con la mosqui tras la oreja... jajajajaja

    ResponderEliminar
  21. La verdad es que con los calores que estamos teniendo por aquí se agredecería un poco de lluvia. Pero como dice el refrán: "Nunca llueve a gusto de todos"
    Me encantan los bizcochos con almendras, tienen más jugosidad y son deliciosos.
    Te han quedado maravillosos me ha gustado muchísimo las dos versiones.

    Besitos guapa,

    ResponderEliminar
  22. Hola Silvia!
    verdad que sí? me encanta ver como disfruta con la lluvia y esas risas al chapotear:-) estoy muy bien Silvia! mil gracias,
    Besos


    Hola Marisa!
    no se por qué pero los días de lluvia invitan a encender el horno. Con otros tingla'os no me meto pero hornear es una gozada e imagino que con ese calor, hasta el otoño no vuelves a darle ni al termostato del microondas, verdad?
    Besazos

    Hola Laura!
    :-) ojalá. soy de las que deseo con todo el alma que blogger no nos quite nunca nuestros blogs y con el paso del tiempo sean como nuestro diario y libro de recetas al tiempo... el truco de la miga es prudencia con los polvos de hornear, justo para darle un empujoncito pero para nada más:-P y, claro, hacerlo en un molde bajito. Yo creo que vale cualquier cosa mientras no se pegue y guarde mucho el calor. Lo importante es que el bizcocho quede más bien planico.. y esa sopa! me cachis que bonita. yo no puedo pasar sin cuchara mucho tiempo y las cremas de verduras, en verano, se pueden tomar más templaditas y entran de maravilla... como la tuya, que por entrar entra hasta por el cable de mi ordenador:-D
    Besos


    jeje! significa "Las nubes maaaalaaas":-D


    Hola Suny!
    Pero es que las personas protestamos por todo; si calor, por el calor, si frío, por el frío...todo lo extremo nos hace "removernos" pero que genial sería que pudierais disfrutar de unas tormenticas de vez en cuando que por lo menos os deje dormir a gusto. A mi me pasa como a ti, los bizcochos de almendras me encantan y siempre ando tras la pista de alguno nuevo:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Me has transportado, eres genial narrando lo que sucede a tu alrededor, que suerte tiene tu hijo de tenerte como madre, como valoras esos pequeños detalles. Cada vez estoy más contenta de haber conocido tu blog.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Buenos días Toñi!
    A mi sí que me emocionan tus palabras:-) mil gracias guapa
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Sepa ustéd señorita que sus palabras tienen un efecto lluvia sobre mi... que también me calan, me renuevan y regeneran :)
    Besicos sorianos y buena semana

    ResponderEliminar
  26. Aquí llevamos unos días de perros también! Pero esperemos que mejore un poco.

    Por cierto, qué delicia de bizcocho. Adoro las almendras.

    Un saludo.

    The apple of my eye.

    ResponderEliminar