Fiesta del verano y nectarinas en salsa de vino dulce

Persianas a media luz, el viento que se cuela por las cortinas y un almuerzo ligero y dulce... ¿es esto el paraíso?
(yo misma, hace un ratico)
A todos los que estáis pasando un calor pa'morirse os dedico este momentico tan lindo que he disfrutado al comer estas nectarinas... la calle en silencio, Luquitas tumbado en el suelo -porque le gusta el fresquito que desprende- y me he dicho: "Ay veranico de mi alma, manda un poco de este fresquete a los que están necesita'os y no pegan ni un ojo cada noche"...


Segundo año en el Kindergarten y segunda Sommerfest. Junto con el cumpleaños de Lucas, la Familienfest (la fiesta de la familia) y ésta, la de fin de curso, son las 3 fechas en el calendario de vacaciones del papá que quedan reservadas de un año para otro... porque ese rato oyéndolos cantar, aplaudiendo con ese fanatismo fraterno-filial, disfrutando de los juegos, todos juntos pero sin estar revueltos... y las salchichas! este año ha tocado parrilla de salchichas y nos hemos chuperreteado los dedos a placer. Porque ¿quién se perdería un rato tan lindo si no es por obligación?



Recuerdo cada año en la fiesta de fin de curso, la ilusión que me hacía que vinieran mis padres y que me vieran en la obra de teatro, esa que cada año hacíamos en clave de comedia y por lo normal, destrozábamos a los grandes clásicos sin pudor alguno. Me gustaba el royo familiar y ese ambiente fraternal en los pasillos donde por unas horas, el olor a perfume y a loción de afeitar se colaba en las aulas, mezclándose con sus olores propios: a niño frito y plastilina. Me emocionaba mucho cada vez que mi padre me decía eso de "pero que salero tienes, hija!" y haciendo un guiñito sutil añadía "mamá, has visto? nos ha salido una Garbo". Pero también te digo que me tocaba un poquillo la moral eso de no terminar de saber si mi padre me lo decía en serio o en guasa. Un petardo gordo, desde luego, porque luego una va creciendo y se va volviendo algo paranoica en esas atmósferas sutiles donde uno la suelta, pone cara de jugador de Mus y a ver que pasa... yo he sido siempre de las que he estado en el grupo de " a ver que pasa" y claro, me las he comido a pares, a la chica y a la grande...

Hasta que una va creciendo y aprende -además de a tirarse órdagos- dos cosas: una, a soltar un berrido a tiempo siempre que alguien me ronde con sutilezas que a nada llevan y antes de entrar en más materia y dar pie a salir tarifando, he optado por adelantarme con un "a mí las cosas claritas que si no me embalo y cuando eso pasa me estrello contra quién sea... me entiendes, no?" hala, y paz y después gloria que para juegos ya tenemos las cartas. Y la segunda, a darme cuenta que mi padre no tenía nada de imaginación ya que el cine y la literatura están llenos de comentarios similares sacados a colación por hijos resentidos que como yo, desarrollaron en su niñez el trauma del "ombligo susceptible" ...


Pero esa es otra historia. Hoy ha tocado agradecer a las Tantes lo mucho que hacen por nuestros niños. No es la primera vez que saco este tema pero tengo que decirlo que si no reviento. La educación de los niños, en mayor o menor medida, es compartida por todos aquellos adultos que conviven con ellos. Porque si la convivencia nos implica a todos, parece lógico pensar que todos debemos cooperar en el aprendizaje de los peques. Los educadores pasan gran parte del día con nuestros enanos y ellos llevan el estandarte en muchos asuntos. Todo lo que un niño aprende, ya sea de unos o de otros, lo debe de practicar también en el otro lado de la cancha. Entre un educador y un padre tiene que haber mucho respeto y mucha claridad. Sin ombligos susceptibles y sin juegos a lo "la suelto y a ver que pasa"... claridad, confianza y respeto. Todo lo que nos recomiendan se hace y sin discutir. Nunca se han metido ni en nuestro estilo de vida, ni en nuestra manera de hacer las cosas... si algo no va bien, lo dicen. Si algo se tiene que mejorar, lo dicen. Estamos en el mismo bando y tenemos el mismo objetivo y encima ese objetivo resulta que es lo que más queremos en el mundo. Tengo dos hijos con 20 años de diferencia entre ellos y dos historias completamente opuestas. De la nefasta experiencia con Álvaro he sacado en claro que ésta de ahora es la forma correcta de hacer las cosas y cuando das con buenas personas, que además son buenos educadores y que además el sistema educativo es más flexible y cercano...pues qué quieres! un gustazo...

Así que cada año, cada familia lleva un regalín a las Tantes para agradecer el esfuerzo y el cariño que les dan a los niños. Muchas plantitas con lazo, muchos bombones y solo un par de cestitas con productos caseros y adornados con un ramillete de flores aromáticas del jardín...las ha chiflado porque adoran ese amor a lo hecho en casa, y los detallicos sencillos como ese ramito con flores de lavanda, de tomillo y de cilantro además de  unas ramitas de romero y orégano. Cosas naturales que a día de hoy, son un lujazo poder disfrutarlas. Yo lo sé y es por eso que lo regalo de corazón sabiendo a ciencia cierta que algunas cosas no se cambian ni por todo el oro del mundo...


En esa cestita, había galletas. Y de las ricas. La clásica american cookie tuneada con chocolate blanco y trocitos de albaricoques secos. Si quieres la receta y saber mis trucos -que los hay- acude a esta entrada donde voy contando de vez en cuando mis logros y mejoras...

Además, una conserva de nectarias en salsa de vino dulce. Yo no me he podido resistir y hoy he almorzado un buen plato. Con helado que en verano es lo suyo aunque acompaña igual de bien con yogur, con requesón o ricotta o crema agría. Cada cual con su cosa que con los gustos ya se sabe...



Ingredientes:
  • 1 kilo de nectarinas o melocotones
  • 1 copita de vino dulce (oporto, moscatel... cada cual el vino que más le guste)
  • 1/2 copita de licor de frutas. Yo he usado limoncello
  • 1/2 vaina de vainilla
  • de 3 a 6 cucharadas de azúcar moreno (depende del dulzor del vino)
  • el jugo de medio limón

Preparación:
Corta la fruta en trozos no demasiado menudos para evitar que se pueda deshacer. En una sartén grande, pon el azúcar y la fruta. Saltea 2-3 minutos, no más. Añade la vainilla a la que le habrás sacado la pulpa (el haces un corte transversal con un cuchillo grande de cocina y con su canto contrario, presionas la vaina de un lado a otro. Usa esa pulpa y añade también las vainas para que suelten todo su sabor). Añade el vino, el licor y saltea de nuevo otro par de minutos. Retira la fruta escurrida en un bol. Añade el zumo de limón y deja que todo el jugo se reduzca por lo menos a la mitad. Prueba y rectifica de azúcar. Mi consejo es que no uses mucha azúcar al principio y en todo caso, le añades más en este momento. Retira del fuego y deja que se enfríe...


Si vas a guardar en conserva, mi consejo es que no unas la fruta al caldo hasta que ambos estén fríos porque si no la fruta se seguirá cociendo del calor de la salsa y puede que quede demasiado blanda...

19 comentarios. ¿te animas?

  1. si tuvieras un blog sólo de fotos también te seguiría... ya me quedé prendada de la foto inicial, la de los nectarines, y cuando vi las del jardín de infantes me dieron muchas ganas de haber estado ahí. hermosas imágenes :)

    ResponderEliminar
  2. jajajajaj, que mono es Lucas!!! es un cielo! hoy en Barcelona ha hecho un bochorno horroroso!!!!! ahora estamos un poco más fresquitos... ;P las nectarinas son deliciosas, pero con esta salsa, ummmm, las tengo que hacer ya!!!!! besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. Que bien Maite...el día que venga quiero un desayuno como este...que gozada y con el airecito qu se cuela a través de las cortinas...ayyyyy que bien..que lujo niña!!! es que entre una cosa y otra llevo dos días que me arrastro.
    Por lo que cuentas y nos has contado el sistema educativo en Austria es mucho mejor...aquí todavía hoy he escuchado en la radio que en segundo de ESO tendran que poner mas clases de matematicas porque se ve que estamos fatal fatal...bueno es un tema tan complejo que nos podríamos pasar horas hablando de el....
    Los regalitos fabulosos...y la receta la semana que viene la voy a hacer y más si se puede guardar unos días....y que colores, alegran el día a cualquiera.
    un besazo

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Qué rico!!
    La fiesta se ve de lo más divertida, cuando iba yo al cole las fiestas eran más sosas, o será que las recuerdo en blanco y negro, no lo sé, jejeje.
    No me extraña que aprecien las cestas hechas con cariño, con encanto y no por mera obligación. Y es que sólo ver esas galletas me lo puedo imaginar.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Ay sí, manda un poquico de fresco para Murcia (y luego para Madrid), que estas noches son una tortura!

    Qué geniales son las fiestas de fin de curso, sobre todo con los niños más pequeños :) Recuerdo las mías con cariño, y es verdad que se quedan olores de esa época marcados en la memora (la bendita plastilina!). Me alegro mucho de que estéis tan contentos con el cole de vuestro peque y con las Tantes. Es verdad que la educación de los niños debe ser compartida por los adultos que pasan más tiempo con ellos, e implica tanto a padres y familia como profesores. Colaborar y mantener una buena relación entre ambos creo que debe ser fundamental. Tengo entendido que en Japón incluso es común que los profesores visiten personalmente el hogar de cada alumno a comienzo del curso. Lo que está claro es que no pueden pasarse la pelota los padres a los educadores de forma despreocupada. Y así la fiesta de fin de curso seguro que se disfruta mucho más, compartiendo todo en un ambiente más familiar :)

    Que disfrutéis mucho del verano!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Sole!
    en serio? pues mira, viniendo de ti, con esa mano que tienes para la cámara me lo tomo como un cumplidazo:-) mil gracias,
    Besos


    Hola Judith!
    Un placer con tanto calor comerse unas frutas en salsa... cachis, a ver si afloja un poco o cuando menos, puedes consolarte con unos bañicos marinos que son mano de santo para los sofocos del verano;-P Besos y disfruta


    Hola Núria!
    Es verdad, es un lujo y en ese momento no lo quise dejar escapar:-) si es mejor o peor sería algo discutible aunque desde luego, el sistema de "comunicación" padres-educadores funciona de otra manera. Igual que un médico aquí ante un problema o dolencia se toma la libertad de recetarte tratamientos homeopáticos -cosa que es España por ejemplo es imposible, se lo comería el colegio de médicos con patatas- pues con la educación pasa lo mismo. Se pueden tomar muchas licencias dependiendo de las circunstancias. Muchos de los profesores además son padres y en más de una he hablado con las Tantes de mami a mami y comprendes que muchos de los problemas son iguales. Ese proceso natural de confianza no es algo fácil de alcanzar sin compromiso por una parte y buena predisposición por otra... los balones fuera perjudican a todos. Además, el sistema no protege a los nuevos maestros que intentan introducir mejoras al sistema, algunas tan sencillas y naturales como acercarse al entorno familiar de un niño para resolver conflictos y no juzgarlos...

    El debate de más o menos matemáticas o si la cantidad de horas laborales de los maestros deben de re-definirse o ... estos rollos patateros pues, hija, en todas partes cuecen habas;-)

    Se guarda fenomenal pero cuida de enfriar pronto la fruta para que no se quede demasiado blanda,
    Besos


    Hola Marhya!
    jajajaja! y en technicolor, esas primeras foticos en colores "pálidos" jajajaja! di qué sí que cuando veo esas fotos me digo pero que caras más sosas po'di'o!... pero ves, estas galletas de chica ni de lejos, solo en los seriales americanos. En mi casa las Fontadena y las Gullón. No entraban más:-)
    Besos


    Hola Akane!
    Eso! mandaré mucho para que llegue a todos:-) eso que cuentas de los japoneses ya lo había escuchado y me encantó. Qué cercano y cuando menos y gesto precioso. Antes, los maestros hacían lo mismo,. Sobre todo en los pueblos, donde todo se sabía y había situaciones de mucha necesidad. A veces los críos tenían que trabajar para ayudar en casa así que hacían mucho la vista gorda y oye, hacían todo lo que estuviera en su mano para que los chiquillos no dejaran la escuela por lo menos sin haber aprendido a leer y escribir... y lo que son las cosas, a estos maestros rurales siempre les acompañó una fama horrorosa hasta hace bien poquito... una pena
    Besos



    y buen fin de semana a todos y los que andáis cerca del mar remojaros bien el culete que el Lorenzo está intratable;-P

    A los que os toca pasar frío, pues mucha sopa, mucho té y muchas galletas:-)

    ResponderEliminar
  7. Que bueno, Mai ! Fiesta de fin de curso en el Kinder, para mí una etapa entrañable de mis hijos. De todos los educadores con los cuales me relacioné, los del jardín de infantes fueron los mejores y los que más huella dejaron en ellos. Decime que son los nectarines? Duraznos, dmascos o algo por el estilo, no? No los conozco con ese nombre.
    Yo también quiero ser Tante para recibir mi canastita con todos tus regalos! Tus detalles son lo más!
    Sigo tus consejos con eso de las sopitas, con este fresquete vienen genial.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Vale....o sea (que no me cole) dejo enfriar por un lado las nectarinas o melocotones (según lo que encuentre) y por el otro el caldo.
    Cuando este todo frío lo meto en un tarro y ala...que es mejor guardarlo en la nevera o no hace falta???

    muuuuaaa

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que hace como un siglo que mis hijos dejaron de ir a la guardería, pero creo que no había mucha comunicación entre padres y profesores, y no sé si ahora la hay (en España), pero me temo lo peor...
    Esas nectarinas en salsa de vino dulce me han dejado con la boca abierta...no me las pierdo!
    Un besazo. (Espero que pronto te lo pueda dar de verdad)

    ResponderEliminar
  10. Hola Erika!
    son parecidas a los melocotones pero con la piel más roja y no tienen pelusilla, la piel es más lisa... si es verdad, quizás porque los niños son aún muy pequeños, necesitan muchos más cuidados y sus educadores se implican mucho personalmente. Luego las relaciones entre niño-profe cambian y supongo que ahí es donde cambia todo. Y sobra decir, que tu no necesitas ser Tante para tener tu cestita. Lástima que estemos tan lejos que sino ya nos habríamos inundado de detallines:-P
    Besos


    Hola Núria!
    Sí, eso es. Así no se te pasará la fruta. Pues en un tarro hervido puedes guardarlo fuera sin problemas pero si lo vas a consumir pronto y no te apetece meterte con el hervido, guárdalo en la nevera hasta unos 7-10 días sin ningún problema. En cualquier caso, evita la luz directa:-) BEsos y buen fin de semana


    Hola Lola!
    Muy prontico... Qué bien! supongo que ya con las maletas casi listas y deseando ver las dulces aguas del Donau:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Ya se!! Son pelones para nosotros! y me encantan.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pelones? X-D pero que divertidos :-)

    ResponderEliminar
  13. Mai ¿Termina ahora el cole? ¿Y cuando empieza de nuevo? Porque aquí, bueno, ya sbes, terminaron casi el 20 de Junio.
    Bueno, las nectarinas me han flipado, esto lo tengo que hacer y conservar, que me encanta luego abrir la despensa y tener de todo un poco.
    Lo haré con melocotones, bueno, entusiasmada me he quedado.
    Un beso princesa bella.

    ResponderEliminar
  14. Ayer le leí a mi marido algunos de tus fragmentos y se partía de la risa, gracias por esta brisa fresca que nos envías, y por la receta, buenísima.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. ohh, qué maravilla de postre!!! pero con brisilla nocturna eh ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Hoy es la primera vez que vengo a tu blog.

    Los blogs, tiene la gran ventaja de que poco a poco nos vamos conociendo unos con otros y acabamos formando una gran "familia"

    Me ha gustado, tienes buenas entradas y me gustará seguir visitándote.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Eh mujer guapa, reguapa: Tienes un mail.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Tengo la tarde tonta y aquí me he venido a leerte y disfrutar de tus recetas:)

    ResponderEliminar
  19. Hola Viena!
    Perdona guapa mía! que ya sabes como me despisto:-)

    Los peques tienen cole hasta la primera semana de julio y regresan el 1 de septiembre. Creo que tienen menos días de vacaciones aunque las horas diarias de cole son menores. Las clases terminan entre las 12 y la 1 y así tienen las tardes para otro tipo de actividades: deportes, música, etc. En el fondo, más relajado si tenemos en cuenta que la mayoría de las mamis con escolares aún pequeños para pasar la tarde solos trabajan solo media jornada...

    Si yo tuviera oportunidad de echarle un tiento a los melocotones que hay por tu tierra te aseguro que a las nectarinas ni las miraría. Mil veces mejor:-)
    Besos


    Hola Ricorico!
    jajajaja, en serio? muchas gracias:-) me hace mucha ilusión compartir sonrisas con vosotros,
    Besos


    Hola Paula!
    Muchas gracias y sí, que un poco de fresquete por las noches tendría que estar regulado hasta por la ley;-P
    Besos


    Hola Elena!
    así es:-) muchas gracias por tu visita y un fuerte abrazo,
    Besos


    Viena! otra vez, mil perdones por perderme tanto:-)+BEsos


    Hola Raquel!
    pues pasa pasa, que hoy andamos fresquetes, ideal para un café con galletas:-)
    Besos

    ResponderEliminar